Dossier especial COVID19: el verdadero asesino es el capitalismo

Printer-friendly version
  • Hoja internacional de la CCI: Covid-19: Barbarie capitalista generalizada o revolución proletaria mundial

https://es.internationalism.org/content/4556/covid-19-barbarie-capitalis...

  • Covid 19: O el proletariado mundial acaba con el capitalismo o el capitalismo acaba con la humanidad

https://es.internationalism.org/content/4548/covid-19-o-el-proletariado-...

  • Covid-19: Síntoma de la etapa terminal de la decadencia capitalista

https://es.internationalism.org/content/4541/covid-19-sintoma-de-la-etap...

  • Pandemia del Covid-19: ¡El capitalismo es responsable de la catástrofe sanitaria!

https://es.internationalism.org/content/4546/pandemia-del-covid-19-el-ca...

  • Covid-19: a pesar de todos los obstáculos, la lucha de clases trata de forjar su futuro

https://es.internationalism.org/content/4569/covid-19-pesar-de-todos-los...

  • Guerras de vacunas: el capitalismo es un obstáculo para encontrar un tratamiento

https://es.internationalism.org/content/4593/guerras-de-vacunas-el-capit...

  • "Guerra de las mascarillas": la burguesía es una clase de matones.

https://es.internationalism.org/content/4560/guerra-de-las-mascarillas-l...

  • La gasolina de las teorías conspirativas es la descomposición del capitalismo

https://es.internationalism.org/content/4602/la-gasolina-de-las-teorias-conspirativas-es-la-descomposicion-del-capitalismo

  • Pandemia de COVID-19 en Francia: ¡La negligencia criminal de la burguesía!

https://es.internationalism.org/content/4551/pandemia-de-covid-19-en-fra...

  • EN GUAYAQUIL: ANTE UNA CRISIS SANITARIA, EL CAPITALISMO PROVOCA MUERTE Y DOLOR

https://es.internationalism.org/content/4559/en-guayaquil-ante-una-crisi...

  • COVID 19 EN PERÚ: MUERTE, MISERIA Y CRISIS

https://es.internationalism.org/content/4558/covid-19-en-peru-muerte-mis...

  • EN PERÚ: LA CUARENTENA ESCONDE EL EMPEORAMIENTO DE LAS CONDICIONES DE VIDA DE LA CLASE OBRERA

https://es.internationalism.org/content/4576/en-peru-la-cuarentena-escon...

  • La pandemia en México… Como en el resto del mundo, el capitalismo muestra su rostro criminal ávido de ganancia

https://es.internationalism.org/content/4570/la-pandemia-en-mexico-como-...

Debate proletario sobre la pandemia:

  • La pandemia: un revelador y un acelerador de la decadencia y descomposición del capitalismo

https://es.internationalism.org/content/4561/la-pandemia-un-revelador-y-...

  • Sobre la pandemia COVID19: contribución de un compañero próximo

https://es.internationalism.org/content/4554/sobre-la-pandemia-covid19-c...

  • Las teorías conspiranoicas una expresión de la descomposición ideológica del capitalismo

https://es.internationalism.org/content/4590/las-teorias-conspiranoicas-...

  • Presentación Reunión Virtual 9 de mayo 2020

¿Quién puede cambiar el mundo y cómo puede hacerlo?

Esta pandemia nos está mostrando la barbarie del capitalismo y las grandes amenazas que hace pesar sobre la humanidad. Estamos viendo una crisis económica que los “expertos” dicen que será peor que la de 1929 o la del 2008. 

En Nueva York hay un muerto cada dos minutos por el Covid19 y los ricos huyen de la ciudad y se aíslan en una burbuja de lujo, protegidos por seguridad privada y pública. Mientras, en todo el mundo los trabajadores se hacinan en barrios dormitorio con precarias condiciones y servicios de salud; en su mayoría tiene que salir a trabajar utilizando transportes públicos sin medios de protección, exponiendo a ellos y sus familias al virus; en los centros de trabajo tampoco tienen garantizada la protección a la salud. 

Esta situación denuncia al capitalismo como una sociedad de clases y de explotación, en decadencia y descomposición. 

¿Por qué el proletariado es el único sujeto revolucionario?

Estamos aquí para preguntarnos quién puede hacer frente a esta situación, quién puede cambiar al mundo. 

La CCI defiende que la única clase revolucionaria es el proletariado:

1. Es la primera clase de la historia que es explotada y revolucionaria a la vez. Hasta ahora todos los cambios sociales habían sido hechos por clases explotadoras que reforzaban la división en clases, la explotación y el Estado. En cambio, con el proletariado se abre la posibilidad de abolir la explotación, las clases, las fronteras y los Estados. 

2. Es una clase mundial con los mismos intereses en todos los países, por lo que puede unirse y luchar por una comunidad humana mundial.

3. Es el productor colectivo de las principales riquezas y servicios en el mundo, lo que le da una fuerza y la base para impulsar su unidad y su organización y poder acabar con el capitalismo. 

4. Es la primera clase capaz de desarrollar la conciencia, la solidaridad y la autoorganización como acción masiva de todos los trabajadores y no de una minoría “dirigente”.

La CCI se reivindica del Manifiesto Comunista de 1848 que dice: “El movimiento proletario es el movimiento autónomo de una inmensa mayoría en interés de una mayoría inmensa”.

La oleada revolucionaria mundial de 1917 demostró que el proletariado es la única clase revolucionaria

Entre 1848 y 1917, el proletariado a través de una dura lucha “económica, política e ideológica” como recordaba Engels, fue capaz de crear una vasta red de organizaciones: Partidos de masas, sindicatos, cooperativas, mutuas, universidades obreras, ligas de jóvenes o de mujeres etc. Con ellas logró definir su identidad de clase, es decir, reconocerse como clase obrera. Lo que permitía adquirir una conciencia de clase, a pesar de los peligros del parlamentarismo, el reformismo, la dominación elitista del grupo parlamentario, el economicismo, etc.

Esta fuerza permitió al proletariado internacional responder a la barbarie de la 1ra. Guerra Mundial con la oleada revolucionaria también mundial de 1917 a 1923. El proletariado tomó el poder en Rusia desarrollando su propia organización como clase a través de los Consejos Obreros. Estos fueron creados por el proletariado también en otros países (Alemania, Hungría, Italia, Austria), como dijo Lenin, el término Soviet (Consejo Obrero en ruso) había dejado de ser latín para las masas obreras. Hubo ecos en otros países de Europa, Asía, América y África. Estas experiencias a pesar de su derrota demostraron claramente que:

1. El proletariado puede tomar el poder y hacer la revolución, 

2. El movimiento revolucionario es internacional,

3. Los Consejos Obreros son la forma de organización masiva de todo el proletariado.

La barbarie de la contrarrevolución

La revolución fue aplastada en Rusia gracias al estalinismo que se apoderó del partido bolchevique en degeneración y del Estado soviético, debido a que finalmente quedó aislada y el comunismo en un solo país es imposible. Uno detrás de otro, los partidos creados por el proletariado degeneraron y fueron recuperados por la burguesía integrándolos en el Estado capitalista, ocurrió primero con los partidos socialistas, después con los partidos comunistas y finalmente con la Oposición de Izquierda de Trotsky. Los sindicatos fueron también integrados en el Estado capitalista sirviendo al interés de la burguesía disfrazados de obreros. 

El instrumento más eficaz que ha desarrollado el capitalismo en decadencia para asegurar su supervivencia ha sido la recuperación sistemática de todas las formas de lucha y organización que la clase obrera había heredado del pasado y que el cambio de perspectiva histórica ha vuelto caduco. Todas las tácticas sindicales, parlamentarias, frentistas que habían tenido un sentido y una utilidad para la clase obrera en el siglo XIX, se convirtieron en otros tantos medios para paralizar su lucha, transformándose en arma fundamental de la contrarrevolución” (Manifiesto del Primer Congreso de la CCI).

El resurgimiento de la lucha del proletariado desde 1968 y la respuesta de la burguesía

Durante la larga noche de la contra revolución, el proletariado estuvo dividido, amordazado y aplastado, sin embargo, no desapareció como clase. En primer lugar, por el esfuerzo de los pequeños grupos de la Izquierda comunista (Bilan, Internationalisme); en segundo lugar, hubo algunas luchas como en Alemania del Este 1953, Hungría 1956. 

Desde 1968, vuelve a desarrollarse la lucha, la unidad y la conciencia del proletariado. La expresión de este renacimiento histórico es: El mayo francés, el otoño caliente italiano, el Cordobazo argentino, la insurrección del Báltico en Polonia etc.  Hasta 1989 hubo sucesivas oleadas de lucha en diferentes países destacando el gran movimiento obrero en Polonia en 1980. 

Como respuesta la burguesía desarrolló sus armas ideológicas, políticas y sindicales. La más importante es la democracia. Produce la ilusión de que votando podemos cambiar las cosas, que tenemos partidos que nos representan y sobre todo la democracia promueve el veneno del individualismo, nos vemos como ciudadanos y no como parte de la clase obrera. Bajo el manto de la democracia, la burguesía desarrolla toda clase de engaños y divisiones, los sindicatos, el nacionalismo, la autogestión, las luchas parciales, etc. 

Con estas armas, la burguesía logró debilitar la lucha del proletariado, y reforzar su aparato represivo y de división. 

La caída del muro de Berlín y la campaña anticomunista

A esta dificultad de la lucha del proletariado, vino a añadirse la caída del muro de Berlín, el derrumbe del bloque del Este y el hundimiento de los regímenes llamados comunistas. Esto permitió, una gigantesca campaña a la burguesía machacando que el comunismo estaba muerto, que el marxismo había fracasado e incluso la clase obrera ya no existía. 

Esta identificación del comunismo con el estalinismo es la mayor mentira en la historia de la humanidad. No solo la clase dominante quiere demostrar que la revolución proletaria sólo puede conducir a un sistema totalitario bárbaro y al caos. sino que busca también borrar de la memoria de la clase obrera su lucha histórica contra el sistema capitalista”.  

Fue un golpe duro a la conciencia y a la identidad de la clase obrera que provocó un fuerte retroceso en la conciencia de los obreros y en las luchas. Y los efectos se siguen viviendo hoy. Para la CCI el hundimiento de los regímenes “comunistas” era el hundimiento de una forma particular de capitalismo de Estado, debido a una fase nueva en la historia del capitalismo que es su descomposición social e ideológica. La CCI en las tesis sobre la descomposición defiende que: “El hundimiento del bloque imperialista del Este ha venido a confirmar la entrada del capitalismo en una nueva fase de su período de decadencia: la de la descomposición general de la sociedad”. 

¿Cómo puede la clase obrera formar su identidad, su lucha y su conciencia?

En las mismas tesis, la CCI afirma que: “A pesar del golpe en su toma de conciencia dado por el hundimiento del bloque del Este, el proletariado no ha sufrido derrotas importantes en el terreno de sus luchas. Su combatividad sigue intacta. Pero, además, y es éste un factor que determina en última instancia la evolución de la descomposición, o sea, la agravación inexorable de la crisis del capitalismo es un estímulo esencial de la lucha y de la toma de conciencia de la clase, condición misma en su capacidad para resistir al veneno ideológico de la putrefacción de la sociedad”.

Será en la lucha contra los golpes cada vez más terribles que da el capitalismo en crisis, contra las condiciones de vida de la clase obrera donde esta ira forjando su identidad y desarrollando su conciencia. Al desempleo, la precariedad, la reducción de salarios, la eliminación de prestaciones sociales etc., el proletario tiene que responder en su propio terreno de clase, desarrollando asambleas generales, abiertas a los demás obreros, extendiendo y unificando sus luchas, haciendo frente al sabotaje de los sindicatos. Un obstáculo contra esta perspectiva son las revueltas populares interclasistas como las que se vivieron el año pasado en diferentes países y han vuelto a aparecer, por ejemplo, en el Líbano. Igualmente son factor de división, interclasismo, las luchas parciales: el feminismo, el movimiento “por el clima”, la lucha racial etc.

A lo largo de la historia, la clase obrera ha cambiado su piel. En los últimos 50 años se han incorporado al proletariado trabajadores profesionales y más recientemente riders, uberizados etc. Esto ha sido aprovechado por los servidores de la burguesía para proclamar que “la clase obrera ha desaparecido pues cada vez hay menos trabajadores con casco y mono azul” y, simultáneamente, para sembrar toda clase de divisiones y enfrentamientos dentro de la clase. 

Contra estas divisiones y trampas, la perspectiva a la cual deben dirigirse las luchas y todos los esfuerzos que hacemos en estas reuniones es: “La victoria de la clase obrera significará para el género humano la liberación definitiva de los grilletes que le han sometido a las leyes ciegas de la economía y la naturaleza. Señalará el final de la prehistoria de la humanidad, estableciendo el principio de la verdadera historia y del dominio de la libertad sobre las ruinas del dominio de la necesidad” (Manifiesto del Primer Congreso Internacional de la CCI, 1975)

CCI

Propuestas de lectura:

• Principios del comunismo  

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/47-princi.htm   

Manifiesto de la Corriente Comunista Internacional sobre la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia La revolución mundial es el único futuro de la humanidad

https://es.internationalism.org/accion-proletaria/201710/4237/manifiesto-de-la-corriente-comunista-internacional-sobre-larevolucion   

Resolución sobre la relación de fuerzas entre las clases (2019)

https://es.internationalism.org/content/4444/resolucion-sobre-la-relacion-de-fuerzas-entre-las-clases-2019   

Tesis sobre la Descomposición

https://es.internationalism.org/revista-internacional/200510/223/la-descomposicion-fase-ultima-de-la-decadencia-delcapitalismo   

 

  • PRESENTACIÓN REUNIÓN VIRTUAL DEL 25 DE ABRIL DE 2020

¿Cómo debe responder la clase obrera en la situación actual?

La burguesía como clase dominante, históricamente ha mostrado la potencialidad humana que provoca el trabajo asalariado, con ello se ha creado maravillas mejor que en cualquier época del pasado, y sin embargo, ese desarrollo, contradictoriamente, es incapaz de satisfacer las necesidades de la clase obrera y de la humanidad en su conjunto. En este marco general, como hemos analizado anteriormente, las reacciones de la burguesía frente al COVID-19 se enfocan directamente contra los trabajadores.

En medio de la cuarentena, los despidos son masivos en EEUU, España, Italia, Brasil, Perú, etc. Por otra parte, las condiciones laborales de miles de trabajadores sanitarios son deplorables, lo que ha provocado desesperación, miedo y reclamos por falta de instrumentos tan elementales como guantes y mascarillas. A esta situación se suma la dificultad de la burguesía por garantizar alimentación en diferentes lugares para afrontar la pandemia, esto debido al desempleo que antes de la pandemia ya registraban países como América Latina, por tanto, es imposible que mucha gente permanezca en casa sin que el Estado garantice ni siquiera las mínimas condiciones de alimentación.

A todo esto, el anuncio de que habrá pronto una recesión económica de magnitudes sin precedentes, con lo cual la burguesía anticipa los ataques que dirigirá hacia la clase obrera, esto está provocando cada vez un malestar general, nerviosismo, rabia e indignación que es importante que los elementos más avanzados del proletariado se anticipen a cómo canalizar dicha indignación, por tanto podríamos preguntarnos ¿Cómo debe prepararse la clase obrera para responder a la crisis del capitalismo mundial?    

La clase obrera a lo largo de su historia ha desarrollado una larga experiencia en el marco de la lucha de clases, en este terreno ha consolidado su programa, ha madurado sus instrumentos de combate tanto en el campo político como en el campo organizacional, ha fortalecido su unidad de clase por fuera de las fronteras nacionales y ha desplegado una genuina solidaridad. Sólo en el terreno de la lucha de clases, el proletariado puede identificar su perspectiva revolucionaria y por lo tanto, la posibilidad de destruir el Estado y erigir una sociedad diferente. Por tal razón, ¿Qué es una lucha de clases, cualquier manifestación social que aparece en la calle podría ser tipificada de lucha de clases?

¿Cómo luchar durante el confinamiento?

Por ahora no es posible el combate en la calle, ni huelgas de trabajadores,  de igual modo tampoco podemos encontrarnos físicamente para debatir. La posibilidad que tenemos a nuestro alcance, es la reflexión que también es un arma de la lucha de clases, y en ese contexto, profundizar los métodos de combate del proletariado, su historia y las perspectivas de qué sociedad debería instaurar la clase obrera a nivel mundial; en el corto tiempo se puede constatar que hay mucha gente preocupada por el destino de la humanidad, esas inquietudes son importante que encuentre respuestas y qué mejor si nosotros como una fracción de la clase obrera, podamos aportar al esclarecimiento y por ese motivo, es importante preparamos.

Por otra parte, las luchas del proletariado no son lineales, van de tumbo en tumbo hasta que alcanzan la magnitud para provocar en el enemigo el suficiente daño y abrir un período revolucionario. Por eso es significativo identificar que las luchas de hoy o de mañana son o serán la continuidad de las luchas proletarias anteriores. Por tal razón es importante la historia. Por ejemplo, después de las luchas obreras de España de 2011, vino un período de enfriamiento o de reflujo hasta asistir a las luchas que acaban de ocurrir en Francia y que han permanecido por más de 50 días en combate (finales de 2019 y principios de 2020). Estas luchas han mostrado un embrión importante que puede ser el inicio de la reactivación  de las luchas obreras en varios países.  

Con la pandemia, también se ha visto huelgas puntuales en el norte de Italia, España, Francia, Canadá, Brasil, EEUU, Perú de trabajadores de la salud. Aunque estas huelgas son puntuales, muestran algo en común:

  • Son trabajadores que denuncian las condiciones deplorables del trabajo y que no quieren ser carne de cañón del sacrificio para salvar la economía.
  • Hay un nivel de conciencia por identificar que la producción es un medio de vida y no el beneficio exclusivo de una sola clase.

Los peligros que asechan las próximas luchas de la clase obrera.

Los peligros para el proletariado son varios, pero en esta presentación queremos resaltar en especial el peligro que representan las revueltas populares. Las revueltas populares o interclasistas, es un obstáculo serio para el desarrollo de la conciencia de la clase obrera. Las luchas interclasistas siempre desvían la perspectiva del proletariado, precisamente por la presencia de múltiples expresiones del izquierdismo, anarquismo que son manifestaciones ajenas a las posiciones de la clase obrera, al internacionalismo, al programa comunista y en muchos casos, son la reproducción contrarrevolucionaria que han heredado del estalinismo, maoísmo, etc.

El interclasismo que promueve el izquierdismo y el anarquismo, por lo general terminan en saqueos y en desorden violento en que es imposible instaurar asambleas y muchas veces boicotean las asambleas de obreros que son acusados de “flojos” que se la pasan reflexionando. Por el contrario, la revolución proletaria contiene mucha reflexión porque no se trata sólo de enfrentar al Estado y desahogar la ira, sino, que su tarea es la de revolucionar toda la sociedad y para ello se requiere de la comprensión para llevar adelante esa tarea histórica.   

¿Cuál es la respuesta de la burguesía de cara al futuro?

La burguesía que ya no puede prometer perspectivas de futuro a la humanidad, cuenta con varias armas contra el proletariado: 

  • Tiene a su favor a los sindicatos que tomarán a cargo ciertas iniciativas para desviar y controlar las protestas proletarias, e incluso como ha ocurrido anteriormente, podrían convocar a las manifestaciones callejeras y disminuir la indignación de la clase obrera.
  • La burguesía cuenta con 3 armas a su favor: el discurso de la unión nacional en que todos son uno y el sacrificio es para todos, etc.; implementación de medidas apelando a la ideología de guerra contra el COVID-19 que en verdad son ataques contra los trabajadores sanitarios; el individualismo que promueve el cada uno en su casa, sospechando de los vecinos por causar la contaminación, con una prefiguración del todos contra todos con lo cual se evita el encuentro y la solidaridad entre las personas.
  • En las reflexiones anteriores, también se ha planteado la denuncia al nacionalismo y la democracia que son obstáculos para el desarrollo de la conciencia de la clase.
  • PRESENTACION REUNIÓN VIRTUAL PANDEMIA DEL CORONAVIRUS 040420

La reunión, juzgamos, debe calibrarse en torno a 4 ejes principales:

  • Transmitir nuestra solidaridad a las víctimas entre el proletariado y la población general frente a una pandemia de alcance internacional, en la que según cifras oficiales, que no olvidemos siempre estarán maquilladas por los Estados, afecta ya a más de 1 millón de personas y ha matado a más de 60,000. Esta pandemia afecta a los países más desarrollados del capitalismo mundial, encabezándolos EEUU, España e Italia. Este hecho inusual en la historia de las pandemias es un índice de medida de la magnitud del desastre. Lo que también mide el impacto de esta pandemia es el colapso de hospitales en esos países, en situaciones de absoluto abandono, con los trabajadores teniendo que hacer frente a pacientes contagiados, ataviados con bolsas de basura, mascarillas desechables o incluso sin mascarillas, falta total de material… es también un indicativo de la magnitud del desastre ver ese desplome de lo que se ha defendido como un gran logro del capitalismo, y si la situación está así en los países centrales, se sucederán las noticias escalofriantes de América Latina, India, África…
  • Denunciar cómo esta pandemia revela la verdadera cara del orden capitalista. Todos los gobiernos han salido en TV asegurando que la salud general es lo que más les preocupa y que tomarán todas las medidas posibles para defenderla, lo cual es una repugnante mentira: para el capital la vida humana no vale nada. El mejor ejemplo es cómo se está dejando morir en condiciones lamentables a ancianos en sus residencias, en Francia y España. En Francia, de más de 6000 fallecidos, 1500 son ancianos de residencias. Argentina está haciendo que sus mayores se agolpen en oficinas para recoger sus pensiones de jubilación. La ley de vida del capitalismo es la concurrencia y la pelea entre intereses competidores, el cada uno para sí. Esto se ve por ejemplo en los actos de auténtica piratería con los que el capital turco, por ejemplo, está escamoteando los suministros médicos necesitados en otros países o el mercado persa en el que se ha convertido China al respecto. Para el capitalismo, la ciencia no es un instrumento para beneficiar la conjunto de la humanidad, es una herramienta para maximizar beneficios. Conviven la capacidad de secuenciar al mm el DNA del virus y averiguar su progresión con la expansión incontrolada de la pandemia. Para el capitalismo el progreso es la construcción de megápolis que han servido de caldo de cultivo de transmisión del virus, la destrucción medioambiental sin precedentes detrás del origen de la epidemia, el desgarramiento de la sociedad. Precisamente porque esas son las leyes del capitalismo no podemos sino denunciar las alternativas que propone el capital para hacer frente a la pandemia: apelar a los sacrificios, mandar a los trabajadores sanitarios a poner sus vidas en riesgo todos los dias, sacrificar los recursos sanitarios, las redes asistenciales de poblaciones más desfavorecidas: su lenguaje real es el sacrificio y el totalitarismo estatal. Leyes de excepción, estados de alarma y sacar el Ejército a la calle con la excusa de la seguridad sanitaria para, en realidad, controlar cualquier acto de protesta de la población e intimidarla. Hay ya más multados que recuperados del virus en España.
  • La falsa solidaridad nacional: la unión de todos los compatriotas detrás del Estado. Es la solidaridad que se empleó cuando se movilizó al proletariado para las dos guerras mundiales. El proletariado no tiene nada que ganar con esa ‘’solidaridad’’ individualista y ciudadana
  • Hay una posibilidad de desarrollar una solidaridad proletaria al respecto: existen reacciones de trabajadores de empresas del automóvil que le gritaron a su patrón a la cara: ``vuestros beneficios valen más que nuestras vidas´´. Y muchas más. Estas reacciones, debemos ser conscientes, tienen un alcance muy limitada. No hay una posibilidad de juntarnos en la calle en manifestaciones o en asambleas, cuando los propios trabajadores sanitarios no pueden ponerse en huelga bajo pena de abandonar a sus hermanos de clase. En estas condiciones no hay una posibilidad de luchar de forma abierta y unida, toda la clase obrera, lo cual no significa que el proletariado no pueda ya prepararse para preparar una respuesta en su terreno de clase frente a los ataques que de seguro vendrán tras la pandemia, y podemos, con debates como este, ir clarificando cómo luchar, qué trampas evitar y con qué instrumentos desarrollar nuestra unidad y consciencia. Esta misma discusión se está llevando a cabo con los contactos en lengua francesa e inglesa.

 

 

 

 

Herencia de la Izquierda Comunista: 

Cuestiones teóricas: