Gaizka calla. Un silencio atronador

Printer-friendly version
AdjuntoTamaño
Icono PDF gaizka_calla.pdf162.96 KB

Ante nuestro artículo: «Quién es quién en Nuevo Curso»[1], que denuncia la colaboración del individuo llamado Gaizka con altos cargos e instituciones del Estado burgués, este sujeto ha mantenido hasta ahora un silencio absoluto. «No comment». La callada por respuesta. Y nos cuesta creer que no se haya enterado de lo que decimos, puesto que sus amigos han salido inmediatamente en su defensa[2]. Pero ni uno ni los otros han aportado un solo desmentido a los hechos que exponemos: NADA, Cero patatero.

Ese silencio significa una confirmación a gritos de la trayectoria advenediza y aventurera de Gaizka. No dice nada porque en realidad no tiene nada que oponer.

Que el silencio no puede sino corroborar las interpelaciones es algo bien sabido, y a este propósito Paul Frölich[3] cita una anécdota en su autobiografía sobre uno de los redactores de la prensa:

«Tenía un instinto para el comportamiento táctico. Una vez me sorprendió mucho que no respondiera a los ataques repetidos de otro periódico del partido. “Muy simple”, dijo, “me equivoqué sobre una cuestión importante y ahora les dejo que se desgañiten hasta quedarse afónicos y que la historia se olvide. Hasta entonces estoy sordo”»[4]

Sin embargo, cada vez que los revolucionarios han sido acusados de provocación o de colaboración con la burguesía, o simplemente de comportamientos indignos, han dedicado todas sus energías a desmentirlo. Marx dedicó un año a preparar un libro entero que respondía a las acusaciones de Herr Vogt[5] de que era un agente infiltrado. Igual que tiempo después, junto a Engels, como puede verse en su correspondencia[6], se implicó en todos los combates necesarios contra las tentativas de desprestigiar a la AIT. Bebel fue acusado de robar dinero de la caja de la ADAV (Asociación Obrera) y no paró hasta demostrar la falsedad de las acusaciones. Trotsky, completamente aislado y acosado por Stalin, aún reunió fuerzas para aprovechar el escaso terreno que le quedaba y convocar la Comisión Dewey[7] en su defensa, etc.

Sin embargo, al contrario, los verdaderos aventureros y provocadores han hecho todo lo posible para escabullirse y escurrir el bulto.

Un silencio atronador

En efecto, por ejemplo Bakunin, en primer lugar frente a la circular privada de la AIT sobre «Las pretendidas escisiones en la Internacional», bajo la apariencia de un tono escandalizado, reconoce que sólo ha sido capaz de oponer… un prolongado silencio:

«Durante dos años y medio hemos soportado en silencio esta agresión inmunda. Nuestros calumniadores empezaron primero con acusaciones vagas, mezcladas con cobardes reticencias y venenosas insinuaciones, pero al mismo tiempo tan estúpidas que, a falta de otras razones para callarme, el mal gusto mezclado de menosprecio que habían provocado en mi curación habría bastado para explicar y legitimar mi silencio»[8].

En vano se puede escrutar toda la carta en búsqueda de algún argumento, que brilla por su ausencia. Eso sí, Bakunin anuncia que convocará un Jurado de Honor, y que escribirá un artículo antes del siguiente congreso (NdR: de La Haya, 1872):

«Por otra parte, yo me había reservado siempre el llamar a todos mis calumniadores ante un jurado de honor, que sin duda el próximo congreso no me negaría… Restablecerlos (los hechos, NdR) en su verdad, contribuyendo en la medida de mis fuerzas, a la demolición del sistema de mentiras edificado por Marx y sus acólitos, ese será el objetivo de un escrito que me propongo publicar antes de la reunión del congreso»

Ni que decir tiene que nunca convocó tal Jurado de Honor, ni escribió ningún artículo. En lugar de eso, nada más enterarse de la publicación del informe de La Alianza de la Democracia Socialista y la Asociación Internacional de los Trabajadores[9], lo que escribía en una carta del 25 de septiembre de 1873 al Journal de Genève (además de insultos contra Marx, por «comunista, alemán y judío») era una capitulación:

«Le confieso que todo esto me ha disgustado profundamente con la vida pública. Estoy harto de todo eso. Después de pasar toda mi vida luchando, estoy cansado. Tengo más de sesenta años y una enfermedad cardíaca que empeora con la edad hace mi existencia cada vez más difícil. Que otros jóvenes se pongan a trabajar. En cuanto a mí, ya no siento la fuerza, ni quizás la confianza necesaria para empujar la piedra de Sísifo contra la reacción triunfante en todas partes. Por lo tanto, me retiro del combate, y pido a mis queridos contemporáneos sólo una cosa: el olvido.»[10]

Y como se puede ver Bakunin también despliega aquí otra de las estrategias clásicas de los aventureros que es la de presentarse como víctima que sufre cuando se desenmascaren sus comportamientos personales.

De forma semejante, cuando Schweitzer[11] fue acusado de robar dinero dedicado a los obreros enfermos que no podían acudir al trabajo, para gastárselo en champagne y “delicatesen”, a diferencia de Bebel nunca fue capaz de defenderse:

«Schweitzer fue acusado públicamente más de una vez de esta vergonzosa acción, pero nunca se atrevió a defenderse»[12].

Y más aún, cuando en el congreso de Barmen-Elberfeld (Wuppertal) Bebel y Liebknecht lo denunciaron como agente del gobierno, él, que estaba sentado en el mismo escenario, justo detrás de ellos, no pronunció una sola palabra, dejando que sus acólitos se ocuparan con insultos y amenazas:

«Nuestros discursos contenían un resumen de todas las acusaciones que habíamos lanzado contra Schweitzer. Hubo varias interrupciones violentas, especialmente cuando le acusamos de ser un agente del gobierno; pero yo me negué a retirar nada… Schweitzer, que estaba sentado detrás de nosotros cuando hablábamos, no pronunció ni una palabra en respuesta. Nos fuimos enseguida protegidos por algunos delegados contra los asaltos de los defensores fanáticos de Schweitzer, en medio de una tormenta de imprecaciones e insultos como “¡granujas!”, “¡traidores!”, “¡canallas!” y así. A la puerta nos reunimos con nuestros amigos que nos escoltaron bajo su protección hasta llegar a salvo al hotel»[13].

Y aún se puede ver el ejemplo histórico de Parvus, acusado por Gorki de estafarle dinero por los derechos de su obra en Alemania, denunciado como aventurero y social patriota por Trotsky[14], que había sido su amigo, rechazado por Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin y Leo Jogiches, que lo trataban de vendido al imperialismo alemán, y al que Lenin impidió volver a Petrogrado tras la revolución, porque tenía “las manos sucias”; y que nunca tomó a cargo su defensa contra todas esa acusaciones, dejando que otros (Radek en particular) lo defendieran en el medio de los exiliados en Suiza durante la guerra (1915).

Y podríamos seguir, Lassalle, Azev…, etc. todos intentaron hacer olvidar las acusaciones contra ellos con un muro de silencio, desaparecer o hacer como si nada (como Parvus).

Pero no es necesario remontarse tan atrás; en 2005 pudimos ver cómo el “ciudadano B”, que se proclamaba “unánimemente” (puesto que se trataba solo de sí mismo) como “Círculo de Comunistas Internacionalistas” de Argentina poniéndose a las órdenes de la FICCI[15] (actualmente Grupo Internacional de la Izquierda Comunista –GIGC-) para denigrar a la CCI, hizo mutis por el foro en cuanto denunciamos su impostura[16].

También existen ejemplos de crisis de mutismo cuando la CCI ha denunciado aventureros en sus filas. Tal fue el caso del descubrimiento y la sanción al militante conocido como Simón[17], a lo que éste respondió con un tozudo silencio que incluso provocó una «Resolución sobre el silencio del camarada Simón», que decía:

«1) Desde que el camarada Simón se ha retirado de la vida de la CCI a finales de agosto 1994, no ha accedido en ningún momento a la demanda de la organización de que diera a conocer por escrito los desacuerdos que tenía con sus análisis y tomas de posición y que en parte motivaron, según él, su retirada… Este silencio de Simón es aún más inadmisible puesto que tenía desacuerdos de fondo con las dos resoluciones adoptadas por la reunión ampliada del Secretariado Internacional del 3 de Diciembre de 1994».

Pero ese silencio empecinado de los aventureros y elementos turbios cuando les pillan con las manos en la masa, no es solamente una confirmación de las acusaciones lanzadas contra ellos o una forma de tratar de hacer que se olviden, también es una estrategia para que otros salgan en su defensa.

Los amigos de Gaizka y compañía

Si Gaizka no ha dicho “esta boca es mía” desde que publicamos nuestra denuncia, a sus amigos les ha faltado tiempo para salir en su defensa. Y así el GIGC sólo 4 días después ha publicado un comunicado: «Nuevo ataque de la CCI contra el campo proletario internacional (1ero de Enero –sic-de 2020[18])».

No nos sorprende que un grupo parásito con un comportamiento gansteril y policiaco salga en defensa de un aventurero. Además ya hizo lo mismo en 2005 tomando a cargo la causa del ciudadano B de Argentina. Y quizás debemos empezar a pensar que el GIGC tenga poderes premonitorios puesto que entonces publicó y distribuyó un comunicado del “Círculo” de Argentina, antes de que el ciudadano B lo publicara en su web.

Lo desgraciado del asunto es que el GIGC (entonces FICCI) embaucó al BIPR[19] (actualmente TCI), que aunque discretamente, sin tomar la palabra directamente, publicó los comunicados de la FICCI/ciudadano B que denigraban a la CCI dando pábulo a los comportamientos indignos tanto de unos como del otro.

Por supuesto el GIGC no aporta en su comunicado ningún desmentido a lo que denunciamos en nuestro artículo salvo la afirmación de que ellos “no han notado nada”: «debemos señalar que hasta la fecha no hemos notado ninguna provocación, maniobra, denigración, calumnia o rumor, lanzado por los miembros de Nuevo Curso, ni siquiera a título individual, ni tampoco ninguna política de destrucción contra otros grupos o militantes revolucionarios». Algo en lo que siquiera nos detendremos un segundo.

En realidad la finalidad del comunicado es atacar a la CCI, puesto que sería ella «la que ha desarrollado esas prácticas bajo el disfraz de su teoría de la descomposición y el parasitismo y que vuelve a retomar ahora». Y por otro lado habría caído «en el podrido campo de la personalización de las cuestiones políticas».

El sitio web Pantópolis del Doctor Bourrinet[20] ha reproducido inmediatamente el artículo precedido de una introducción que compite y supera en odio a la CCI a la del GIGC.

Otro grupo que ha condenado nuestra exposición de Gaizka es la GCCF[21], que ha dicho[22]: «solo podemos condenar esta pieza de primera indignante e inmoral de chismes personalizados completamente aparte de un terreno político»[23]

En suma, dos recriminaciones: 1) Que no es Gaika, sino la CCI quien tendría comportamientos indignos del proletariado, de denigración y provocación; 2) que en nuestra denuncia se sustituyen las cuestiones políticas por las personales.

No es la primera vez que frente al rigor en la defensa del medio proletario y la denuncia de comportamientos indignos, las organizaciones revolucionarias son atacadas con calumnias sobre su “autoritarismo” y sus “maniobras”, como si fueran ellas quienes empleasen los mismos medios que los aventureros y provocadores descubiertos. Ese fue el caso en la AIT: «La burguesía que comprendió, desde su punto de vista lógicamente, el peligro histórico que para sus intereses de clase representaban las lecciones sacadas por la Primera Internacional, respondió a las revelaciones del Congreso de La Haya, haciendo todo lo posible por desprestigiar ese esfuerzo. Y así, la prensa y los políticos de la burguesía señalaron que la lucha contra el bakuninismo no era una lucha de principios, sino una sórdida disputa por el poder dentro de la Internacional, acusando a Marx de haber eliminado a su rival, Bakunin, mediante una campaña de falsificaciones. Lo que, en otras palabras, la burguesía intentaba inculcar a los trabajadores es que las organizaciones obreras utilizaban los mismos métodos, y no eran por tanto mejores, que las organizaciones de sus explotadores. El hecho de que la inmensa mayoría de la Internacional apoyase a Marx fue atribuido al “triunfo del autoritarismo” en sus filas, y a la supuesta tendencia de sus miembros a ver enemigos de la Asociación acechando por todas partes. Bakuninistas y lassalleanos llegaron incluso a difundir rumores de que el propio Marx era un agente de Bismark.»[24]

El propio Bakunin no dudó en presentar la lucha de la Internacional por la defensa de sus estatutos y funcionamiento contra el espíritu sectario y sus intrigas como una “pelea de sectas”: «Así en su Carta a los Hermanos en España Bakunin se queja de que la resolución de la Conferencia de Londres (1872) contra las sociedades secretas, fue, en realidad, adoptada por la Internacional con objeto de “despejar el camino a su propia conspiración, a la de la sociedad secreta que, bajo el liderazgo de Marx, existe desde 1848, habiendo sido fundada por Marx, Engels y el fallecido Wolf, y que resulta ser la más impenetrable sociedad alemana de comunistas autoritarios (...) Hay que reconocer que la lucha que se ha entablado en el seno de la Internacional, no es más que una lucha entre dos sociedades secretas”»[25]

En la visión del mundo de estos elementos como Bakunin, el GIGC, o Gaizka, no cabe la honestidad, los principios organizativos o la moral proletaria; solo proyectan en los demás su propia forma de comportarse. Como dice la sabiduría popular, «cree el ladrón que todos son de su condición».

Sin embargo, «Lo que resulta más serio y mucho más peligroso es que tales infamias encuentren un cierto eco en las filas del propio medio revolucionario. Tal fue el caso, por ejemplo, de la biografía de Marx escrita por Franz Mehring. En este libro, Mehring, que perteneció a la combativa ala izquierda de la IIª Internacional, declara que el folleto del Congreso de La Haya sobre la Alianza resultaba “imperdonable” e “indigno de la Internacional”. En su libro, Mehring defiende no solo a Bakunin, sino también a Lassalle y Schweitzer, contra las acusaciones de Marx y los marxistas.»[26]

«Ese desprestigio de la lucha marxista contra el bakuninismo y el lassalleanismo, por parte de Mehring, tuvo efectos devastadores para el movimiento obrero en las siguientes décadas, pues no sólo condujo a una cierta rehabilitación de aventureros políticos como Bakunin y Lassalle, sino que, sobre todo, permitió al ala oportunista de la socialdemocracia antes de 1914 borrar las lecciones de las grandes luchas por la defensa de la organización revolucionaria de los años 1860 y 1870. Fue un factor decisivo de la estrategia oportunista para aislar a los bolcheviques en la IIª Internacional, cuando en realidad su lucha contra el menchevismo pertenece a la mejor tradición de la clase obrera. La IIIª Internacional sufrió también el legado de Mehring, y así en 1921, un artículo de Stoecker (“Sobre el bakuninismo”), se basó igualmente en las críticas de Mehring a Marx, para justificar los aspectos más peligrosos y aventureros de la llamada Acción de marzo de 1921 del KPD (Partido comunista alemán) en Alemania.»[27]

Pero vayamos a la segunda acusación, la de personalizar las cuestiones políticas y, más precisamente, de evocar “chismes o asuntos privados”. Para empezar, nuestra denuncia no se basaba en airear cosas intimas, sino en exponer comportamientos políticos públicos, ampliamente documentados. Lo que expusimos sobre Gaizka son hechos que pertenecen a la esfera de la acción pública de los políticos de la burguesía y que, por tanto, deberían ser considerados atentamente por los militantes comunistas ¿qué hacía en el campo de la Izquierda Comunista un individuo que había frecuentado reiteradamente los círculos políticos de alto nivel del Estado burgués?

Ahora bien, en segundo lugar, existen hechos “privados” (intrigas, maniobras, contactos secretos, relaciones oscuras etc.) cuyo conocimiento es necesario para comprender y poder denunciar acciones destructivas contra el proletariado o contra las organizaciones revolucionarias. Denunciarlos no tiene nada que ver con el chismorreo.

Sobre esto, mejor que responder nosotros mismos, dejemos a Engels que lo haga. En uno de los múltiples artículos que Marx y él mismo tuvieron que escribir en defensa de la AIT, acusada desde toda la prensa burguesa, y por los provocadores y seguidores de Bakunin, y puesta en cuestión por los propios militantes indecisos, Engels responde a un artículo del Vperyod[28] de Peter Lavrov[29], que cuestiona el informe de la comisión del congreso de la Haya sobre “La Alianza de la Democracia Socialista y la AIT”[30], porque se trataría de una “polémica cáustica sobre asuntos personales y privados con informaciones que solo pueden venir de chismes” , y esto es lo que dice:

«El cargo principal (contra el informe sobre la Alianza, NdR), sin embargo, es que el informe está repleto de asuntos privados … de chismes. Su afirmación es en cualquier caso frívola en extremo. Los hechos en cuestión están probados por auténtica evidencia y aquellos que están implicados han tenido buen cuidado de no contestarlos.

Pero el Amigo Peter[31] es de la opinión de que los asuntos privados, como las cartas privadas, son sagrados y no deberían publicarse en debates políticos. Aceptar la validez de este argumento en cualesquiera que sean los términos significa hacer imposible que se escriba sobre la historia… Así que, si uno está describiendo la historia de una pandilla como la Alianza, en la que se encuentra tal cantidad de embaucadores, aventureros, canallas, espías de la policía, estafadores y cobardes, junto a aquellos a los que han engañado, ¿debería uno falsificar esa historia ocultando a sabiendas las villanías individuales de esos señores como “asuntos privados”?...

Cuando sin embargo Vperyod describe el informe como un torpe mejunje esencialmente de hechos privados, está cometiendo un acto difícil de caracterizar, … Nadie puede leer “Un complot contra la Internacional” sin convencerse de que los asuntos privados intercalados son la parte más insignificante, son ilustraciones para proveer un cuadro más detallado de los personajes implicados, y podrían suprimirse sin poner en cuestión el punto principal del informe. La organización de una sociedad secreta con la única intención de someter al movimiento obrero de Europa a la dictadura oculta de unos pocos aventureros, las infamias cometidas para llevar a cabo ese propósito, particularmente por Nechaiev en Rusia –ese es el tema central del informe, y mantener que todo gira solo sobre asuntos privados es, cuanto menos, irresponsable»[32].

Conclusión

¿Podemos tolerar en el Medio político proletario un elemento que ha mantenido contactos y ha colaborado con altos mandatarios del Estado burgués? ¿Podemos creer que alguien así se presente ahora como representante de la Izquierda Comunista? ¿Podemos construir organizaciones del proletariado y preparar el futuro partido de la revolución con individuos como éste dejándole hacer? El silencio enconado de Gaizka es una confirmación de su colaboración con el Estado burgués como denunciamos. Su hoja de servicios principalmente al PSOE[33] y en algún momento a los liberales; y después sus contactos con la Izquierda Comunista y su desaparición al indagarse sobre aspectos problemáticos de su comportamiento para una militancia comunista[34], configuran la trayectoria de un aventurero.

La aspiración de un grupo formado alrededor de este elemento de ser considerado parte de la Izquierda Comunista, si llegara a verse realizada incluso puntualmente, significaría la introducción de un caballo de Troya cuya finalidad no puede ser otra que desvirtuar y socavar la herencia de la tradición proletaria y sus principios programáticos y organizativos que representan las organizaciones de la Izquierda Comunista. Y ello independientemente de la honestidad de los miembros del grupo de Gaizka que puedan estar engañados.

En ese sentido y salvando todas las distancias, igual que Bakunin, como dice Engels, quería imponer su dictadura a escondidas a la Internacional, que agrupaba el movimiento obrero de Europa, Gaizka quiere ser, igualmente encubierto tras un grupo –Nuevo Curso- donde posiblemente hayan elementos ofuscados, una referencia de la Izquierda Comunista, especialmente para los jóvenes en búsqueda de posiciones políticas proletarias. Pero su vinculación con la Izquierda Comunista sólo puede confundir las posiciones de ésta haciendo pasar principios izquierdistas o estalinistas y métodos de aventurero como posiciones de Izquierda.

En ese empeño criminal, Gaizka cuenta con el apoyo organizado del grupo parásito y gansteril de la GIGC, que lo presenta precisamente como adalid del reagrupamiento; pero también con el consentimiento que significa el silencio frente a sus iniciativas de otros grupos del Medio proletario.

11.04.2020

 

[2] Nos referimos al Groupe International de la Gauche Comuniste y a la web de Monsieur Bourrinet: Pantópolis

[3] Un miembro de la Izquierda de Bremen durante las luchas revolucionarias en Alemania. Fue delegado de los Comunistas Internacionalistas de Alemania (IKD) en el congreso de fundación del KPD (partido comunista de Alemania, diciembre 1918)

[4] Paul Frölich "Im radikalen Lager" Politische Autobiografie 1890-1921, capitulo Leipzig, Berlín 2013 pag. 51 : «He had an instinct for tactical behaviour. Once I was very surprised that he did not respond to repeated attacks from another party newspaper. "Very simply", he said, "I was wrong about one important point. Now I let them bark until they are hoarse and history is forgotten. Until then I'm deaf"». Se trata de Paul Lensch (1873-1926), un elemento con una historia dudosa en el movimiento obrero, que trabajó con Frölich como redactor de talento en el diario socialdemócrata Leipziger Volkszeitung y al que caracteriza como «un bulldog de espaldas anchas y patas fuertes, tan mordiente sin piedad como acogedor (…) que se supone que tenía mucho de la elegancia de Mehring, pero en quien la brutalidad de su carácter acababa siempre abriéndose paso. Un fanfarrón avispado (…) sin nada que lo uniera en sus adentros a la clase obrera». También capaz de estar en el “sitio justo” si eso ayudaba a su carrera; en 1910 fue parte de la izquierda de la Socialdemocracia jugando un dudoso papel en el asunto Radek; luego presente la noche del 4 de agosto de 1914 en el apartamento de Rosa Luxemburgo (contra la guerra imperialista) y poco tiempo después, en 1915 partidario de la extrema derecha de la Socialdemocracia y defensor junto a Cunow y Haenisch del “socialismo de guerra” –que defendía la guerra con una argumentación “marxista”- en la revista  Die Glocke, de Parvus, entre otras. Lensch no era simplemente un socialdemócrata que se dejó arrastrar a la derecha y finalmente a la traición del proletariado; en tanto que elemento sin ninguna vinculación militante ni confianza en la clase obrera, era ante todo un carrerista deshonesto que se escondía tras el marxismo y que era capaz de guardar silencio cuando fuera necesario.

[5] En ese libro, que le ocupó un año de trabajo, Marx no solo se defendía de las acusaciones canallas de Vogt, sino que asumía igualmente la defensa de la Liga de los Comunistas, y ello a pesar de que ésta ya había desaparecido; sin embargo defender la tradición que representaba, el Manifiesto Comunista, los principios de organización, la continuidad del Movimiento obrero, fue de vital importancia; al contrario de todos los que consideran que Marx habría perdido el tiempo en minucias, o incluso su buen criterio político y su entrega desinteresada a la lucha del proletariado

[6] Marx/Engels Collected Works, 2010 Lawrence &Wishart Electric Book, Vol 24

[7] Puesto que Stalin había aplastado cualquier vestigio de lo que fueron los medios obreros en el periodo revolucionario, la Comisión tuvo que estar compuesta mayoritariamente por miembros de la intelectualidad y la cultura con prestigio por su independencia de criterio y su honestidad. Dewey era uno de ellos. Las sesiones de la comisión se desarrollaron en México.

[8] En Jacques Freymond, La Primera Internacional, Ed. ZERO 1973, pag. 355

[9] El informe fue encargado a una comisión de encuesta por el congreso de la Haya de la AIT (1872). Después de que el congreso escuchó y discutió el informe, tomó la decisión de excluir a Bakunin y algunos de sus seguidores de la Internacional.

[10] Biblioteca Virtual Sit Inn – www.sitinn.hpg.com.br, Bakunin por Bakunin – Cartas. Carta au Journal de Gêneve. En portugués en el original. Traducido por nosotros: «o Sr. Marx, o chefe dos comunistas alemães, que, sem dúvida por causa de seu tríplice caráter de comunista, alemão e judeu, me odiou». « Eu vos confesso que tudo isso me enojou profundamente da vida pública. Estou farto de tudo isso. Após ter passado toda minha vida na luta, estou cansado. Já passei dos sesenta anos, e uma doença no coração, que piora com a idade, torna minha existência cada vez mais difícil. Que outros mais jovens ponham-se ao trabalho. Quanto a mim, não sinto mais a força, nem talvez a confiança necessária para empurrar por mais tempo a pedra de Sysipho contra a reação triunfante em todos os lugares. Retiro-me, pois, da liça, e peço a meus caros contemporâneos apenas uma coisa: o esquecimento»

[12] Bebel, My Life, The University of Chicago press, The Baker & Taylor co., New York, pag. 152. En inglés en el original, traducido por nosotros: «Schweitzer was more tan once publicly accused of this shameful action, but he never dared to defend himself»

[13] Idem, pag 156. «Our speeches contained a summary of all the accusations we had levelled against Schweitzer. There were sveral violent interruptions, especially when we accused him of being a Government agent; but I refused to withdraw anything… Schweitzer, who sat behind us when we spoke, did not utter a Word in reply. We left at once, some of the delegates guarding us against assault from the fanatical supporters of Schweitzer, amid a storm of imprecations, such as “Knaves!” “Traitors!” “Rascals!” and so forth. At the doors our friends me tus and took us under their protection, escorting us in safety to our hotel»

[14] Ver en Nashe Slovo nº 2: «Epitaphy for a living friend»

[15]Fracción Interna de la CCI”, grupo parásito cuyos miembros fueron excluidos de la CCI negándose a defender sus posiciones y sus actuaciones ante la comisión de recurso que el 15° congreso había nombrado. Uno de sus miembros destacados, conocido por Jonás, había sido expulsado antes por comportamientos indignos de la militancia revolucionaria. Ver https://es.internationalism.org/revista-internacional/200207/3276/documentos-de-la-vida-de-la-cci-el-combate-por-la-defensa-de-los-p y https://es.internationalism.org/revista-internacional/200604/834/fraccion-interna-de-la-cci-intento-de-estafa-a-la-izquierda-comunis

[17] Simón sería excluido en el 11º congreso de la CCI por comportamientos incompatibles con la militancia comunista

[18] Visiblemente se trata de un error, puesto que El GIGC data su artículo contra la CCI el 1 de Enero, antes no solo de que publicáramos la interpelación a Gaizka –ver nota 1- (28.01), sino de la fecha que lleva a pie de página (20.01). Al publicar nuestro artículo de denuncia, el GIGC se ha apresurado a corregir la fecha de publicación de su texto.

[19] Buró Internacional por el Partido Revolucionario, de tendencia Damenista, actualmente Tendencia Comunista Internacionalista (TCI)

[21] Gulf Coast Communist Fraction

[22] Vaya por delante que no pretendemos en absoluto igualar por el mismo rasero a la GIGC/Bourrinet y la GCCF. El GIGC es un grupo parásito que solo existe para atacar a la CCI y aunque hubiéramos publicado un artículo de denuncia de Mata Hari ellos dirían que “no han notado nada”, para pasar directamente al ataque. Y otro tanto puede decirse de Bourrinet. La GCCF es un grupo joven sin experiencia y en búsqueda de clarificación, sensible a las zalamerías de Gaizka y del GIGC/Bourrinet.

[23] «we have nothing but condemnation for this egregious and immoral hit-piece of personalized gossips completely removed from a political terrain»

[25] Idem

[26] Idem

[27] Ver nota (1) del mismo artículo

[28] Vperyod (Adelante) un periódico en ruso editado en Gran Bretaña, de tendencias narodniki

[29] Lavrov Pyotr Lavrovich (1823-1900) filósofo, sociólogo y periodista ruso, partidario narodniki (populismo); miembro de la 1ª Internacional que participó en la Comuna de París

[30] En Alemania el informe se tradujo como “Un complot contra la Internacional” por eso en las Obras citadas (del inglés), Engels se refiere así al informe de la comisión de encuesta de la Haya, en lugar de “La Alianza de la Democracia Socialista y la Asociación Internacional de los Trabajadores”, pero se trata del mismo informe.

[31] Engels se refiere así a Pyotr Lavrov, como explica al inicio del artículo, para respetar el anonimato que éste escrupulosamente le requiere y del cual Engels se burla, puesto que el verdadero nombre del redactor de Vperyod es bien conocido tanto en Gran Bretaña como en Rusia; por eso propone referirse al autor como Peter, “un nombre muy popular en Rusia

[32] Engels, Refugee Literature III, Marx/Engels Collected Works, 2010 Lawrence &Wishart Electric Book, Vol 24 pag 21-22 (traducido por nosotros): «The main charge, however, is that the report is full of private matters …collected by hearsay. His assertion is, anyway, frivolous in the extreme. The facts in question are attested by authentic evidence, and those concerned took good care not to contest them. But Friend Peter is of the opinion that private matters, such as private letters, are sacred and should not be published in political debates. To accept the validity of this argument on any terms is to render the writing of all history impossible…

Again, if one is describing the history of a gang like the Alliance, among whom there is such a large number of tricksters, adventurers, rogues, police spies, swindlers and cowards alongside those they have duped, should one falsify this history by knowingly concealing theindividual villainies of these gentlemen as "private matters"?... When, however, the Forward describes the report as a clumsy concoction of essentially private facts, it is committing an act that ishard to characterise. Nobody can read the "Komplott gegen die Internationale" without being convinced that the private matters interspersed in it are the most insignificant part of it, are illustrations meant to provide a more detailed picture of the characters involved, and that they could all be cut without jeopardising the main point of the report. The organisation of a secret society, with the sole aim of subjecting the European labour movement to a hidden dictatorship of a few adventurers, the infamies committed to further this aim, particularly by Nechayev in Russia —this is the central theme of the book, and to maintain that it all revolves around private matters is, to say the least,irresponsible.»

[33] Partido Socialista Obrero Español

Corrientes políticas y referencias: 

Rubric: 

Defensa del medio político proletario