Parasitismo

La pretendida “solidaridad” de la CCI con los CRS: cómo la FICCI intenta ocultar sus propias conductas policíacas

Para la FICCI, ninguna mentira es demasiado grande para calumniar a nuestra organización. Por ello en su sitio de Internet (Boletín Comunista 35) se puede leer un texto titulado «Manifestaciones y huelgas en Francia: la nueva CCI afirma su solidaridad con los CRS y la policía antimotines!» que se da como objetivo el demostrar que la “nueva CCI” ha cometido una “traición abierta, evidente, a la verdadera posición de la CCI, de la Izquierda comunista y de toda la historia del movimiento obrero” puesto que “en la realidad de la lucha de clases, [ella] se solidariza con la policía, los CRS y la gendarmería”. ¿Cuáles son según la FICCI las “pruebas”de esta “traición” de la CCI?

 

La FICCI en acción: mentiras y comportamiento de “matones”

 

 

La pretendida Fracción Interna de la CCI (FICCI) publicó el 20 de mayo en su sitio en Internet un comunicado titulado “Una nueva agresión violenta contra nuestros militantes” que ilustra una vez más hasta qué punto la mentira y la calumnia constituyen el único motor de esta pequeña banda de vándalos  y soplones. ¿Qué dice el comunicado?

Lassalle y Schweitzer: La lucha contra los aventureros políticos en el movimiento obrero

Uno de los peligros que amenazan al movimiento obrero y a sus organizaciones revolucionarias es la acción de los aventureros políticos. Estos individuos pretenden utilizar el movimiento obrero para sus fines egoístas. Para ello no dudan en pactar secretamente con el Estado burgués, imponer en las organizaciones proletarias métodos organizativos extraños y destructivos como la subordinación a su autoridad personal o el culto a la personalidad. Igualmente desarrollan posiciones burguesas encubiertas tras proclamaciones del más radical revolucionarismo. Es el caso que estudiamos de Lasalle y Schweitzer que hicieron muchos estragos en los primeros pasos del movimiento obrero alemán.

La "Fracción Externa de la CCI"

Proseguimos con el esfuerzo de incluir en nuestra Web en español de la REVISTA INTERNACIONAL artículos antiguos de ésta. En este caso se trata de la denuncia de un agrupamiento parásito que se llamó "Fracción Externa de la CCI" escrita en 1985. El tiempo transcurrido reafirma la validez de este documento cuya misión es alertar sobre el peligro de comportamientos afinitarios, irresponsables, sectarios, que atacan la actividad de la Izquierda Comunista y arrojan un desprestigio sobre ella.

La traducción del inglés de gran calidad ha sido realizada por un compañero muy próximo a la CCI. Saludamos efusivamente su colaboración.

La escalada de la infamia

Con fecha reciente publicamos una “Respuesta a unas amenazas” agitadas por un individuo que responde al nombre de “John Henry”[1]. Este fulano prosigue su escalada de provocación alcanzando cotas realmente repugnantes. En un texto aparecido en Facebook y que parece ser ha sido borrado por el administrador por su contenido inaceptable, desvela datos íntimos de un compañero próximo a la CCI, calificándolo de enfermo mental y concluye en siniestro silogismo que la CCI utiliza jóvenes inexpertos y enfermos mentales para su política.

Conferencia internacional extraordinaria de la CCI: la "noticia" de nuestra desaparición es un tanto exagerada

En mayo pasado, la CCI mantuvo una conferencia internacional extraordinaria. Desde hacía algún tiempo, se había ido desarrollando una crisis cuyo foco se centraba en nuestra sección más antigua, la sección en Francia. La convocatoria de una conferencia extraordinaria, además de los congresos internacionales regulares de la CCI, se juzgó necesaria ante la necesidad vital de comprender a fondo la naturaleza de esta crisis y desarrollar los medios para superarla. 

La CCI atacada por une nueva oficina del Estado burgués

Desde hace varios días, un llamado “Grupo Internacional de la Izquierda Comunista” lleva una actividad frenética, dirigiendo una carta tras otra a todo el “medio proletario”, así como a nuestros militantes y a ciertos simpatizantes (a los cuales han quitado las direcciones) con el fin de salvarlos de las “garras” de una pretendida “facción liquidadora”.

Se trata claramente de un trabajo policial que no pretende otra cosa que sembrar la sospecha generalizada, la turbación y la cizaña en el seno de nuestra organización. Se trata de los mismos métodos que utilizó la GPU, la policía política de Stalin, para destruir desde dentro el movimiento trotskista de los años 30. Se trata claramente de una auténtica empresa de destrucción cuyo grado de perversidad nada tiene que envidiar a los métodos de la policía política de Stalin o a los de la Stasi.

Páginas

Suscribirse a Parasitismo