Comunicado internacional de solidaridad con la clase obrera en lucha en Francia

Versión para impresión

Trabajadores de Francia en lucha,

Este es un comunicado de solidaridad con vosotros desde militantes proletarios de países de lengua hispana, porque la clase obrera es una clase internacional, una clase de emigrantes, y vuestra lucha es nuestra lucha. No es una lucha por las pensiones francesas, aunque este haya sido el detonante de vuestra indignación, es una lucha obrera por nuestras condiciones de vida y nuestra organización como clase.

En este espíritu de solidaridad queremos contribuir un grupo de compañeros de varios países del mundo tras una reunión de contactos y simpatizantes de la Corriente Comunista Internacional, para dar una perspectiva de futuro a la lucha.

¿Cuáles son las tareas del momento? ¿Cómo luchar ahora?

Es necesario luchar como clase obrera. Esto es, no como individuos o sectores aislados o conglomerados a lo bruto en procesiones sindicales, sino como clase, y como clase obrera, explotada, que comparte necesidades con los obreros de todos los sectores y todo el mundo y no tiene intereses particulares sobre otros obreros más allá de las trampas que nos impone la burguesía para hacernos competir entre nosotros, o luchar como sectores aislados con intereses particulares.

En necesario retomar la continuidad con nuestra lucha histórica. Nuestra clase tiene una historia y una experiencia. La perspectiva es la huelga de masas (que surgió en nuestra historia en 1905 como el método moderno de lucha de nuestra clase), y los consejos obreros cuyo preludio son las asambleas abiertas generales. Asambleas, según la experiencia reciente de las huelgas anti-CPE (2006) y los Indignados (2011)[1], en las que discutir colectivamente nuestras necesidades y perspectiva de futuro. Asambleas controladas por la clase obrera y por principios de compañerismo, no seguidismo...donde todos podamos tomar la palabra como obreros, expresarnos, y con delegados revocables en todo momento para centralizar la lucha.

¡La huelga de tipo sindical es una trampa! No estáis en la calle gracias a ellos. Ellos tienen la función de ponerse al frente del movimiento para controlarlo y dividirlo. La organización de tipo sindical no es, en todo caso, un método de lucha sino de aislamiento y desmoralización[2].

¿Qué hacen los medios extranjeros con nuestra lucha común en Francia? La silencian, banalizan, muestran solo la perspectiva sindical, y sobre todo la convierten en una molestia referenciando especialmente los problemas que causa. ¡Pero los problemas que causa no son causa de los obreros en lucha, sino de la burguesía que no nos permite coordinarnos! Los trabajadores del mundo comparten vuestras preocupaciones e indignación, pero están aislados y encerrados en cada nación y en cada problema particular. La burguesía nos transmite, cuando no se calla, que sois unos privilegiados que se quejan por cualquier cosa, o que sois casi lo mismo que los chalecos amarillos, para que en el extranjero no distingamos. Tenéis que pedirnos ayuda abiertamente. Proletarios del mundo, ¡unámonos! Esa es la perspectiva. Pero es una perspectiva difícil a la vez que el único camino, cuyo proceso mismo avanza la consciencia de clase pero que está plagado de derrotas en el plano más tangible, material. Por eso, a la vez que extendemos la lucha en todos los sentidos, en este proceso tenemos que construir las mejores condiciones para enfrentar la derrota con la que nos toparemos.

Podremos replegarnos conscientemente o por el contrario caer en las trampas y provocaciones desmoralizadoras de los sindicatos y el gobierno. No todas las movilizaciones son positivas, pueden desgastarnos también. La pregunta, ¿cómo luchar? tiene una respuesta a largo plazo, y no es solo "cómo luchar ahora, en este mismo momento", aunque esto sea muy importante y ya lo hemos intentado explicar antes. La perspectiva de lucha ahora mismo y de cara al futuro tiene que ser un todo coherente y unificado. Hemos de saber cuándo y cómo replegarnos y qué hacer en nuestro repliegue, para mantener viva la perspectiva y la continuidad de la lucha, de cara a que los futuros brotes sean más fuertes.

Es necesario que los compañeros que quieren seguir la lucha no se empeñan en seguirla a todo trance, cuando ya se percibe una derrota parcial. Hay una alternativa a esa lucha “sin salida”, un callejón sin salida, que ofrecen los sindicatos: es reagruparnos en comités de lucha que saquen lecciones, aglutinen fuerzas y preparen con ello futuras luchas.

No es una lucha aislada por las pensiones, es una lucha primeramente por nuestras condiciones de vida como clase obrera, y en total, en general, una lucha hacia la revolución proletaria, la revolución comunista mundial. Es vital encontrar esta continuidad con la experiencia histórica acumulada por la clase obrera en las organizaciones revolucionarias.

Adoptado en una Reunión de Contactos de la CCI con presencia de compañeros de Francia, España, México, Chile, Colombia, Costa Rica y Brasil 13-1-2020.

Las notas explicativas han sido añadidas por la redacción de la Web en español de la CCI.

 

[2] Sobre la naturaleza y función de los sindicatos ver nuestro folleto LOS SINDICATOS CONTRA LA CLASE OBRERA y el artículo Apuntes sobre la cuestión sindical https://es.internationalism.org/cci-online/201104/3103/apuntes-sobre-la-cuestion-sindical

Geografía: 

Herencia de la Izquierda Comunista: 

Rubric: