Francia

Francia: huelgas “en cadena” de los ferroviarios: ¡una maniobra de los sindicatos para dividirnos!

Volante difundido por la sección de la CCI en Francia ante las luchas que se han producido

En los EHPAD, los hospitales, Air France, Carrefour, los basureros, las universidades, los ferroviarios ...los días de huelga han aumentado desde hace varias semanas. Debe decirse que el presidente Macron y su gobierno golpean duro. Ayer la "ley laboral", hoy la reforma de la SNCF, mañana un nuevo ataque generalizado contra el sistema de pensiones. En todas partes y para todos los trabajadores y sus familias: baja de salarios y de los beneficios sociales, recortes de empleos y aumento de las jornadas, flexibilidad y precariedad, pauperización de los jubilados y la cacería a los desempleados.

¡TODA LA CLASE DE OBRERA ESTÁ SIENDO ATACADA!

Hace 50 años, Mayo de 1968

Los acontecimientos de primavera de 1968 en Francia revistieron, tanto por sus raíces como por sus consecuencias, una dimensión internacional e histórica. Ellos habían tenido por cimiento las consecuencias sobre la clase obrera de los primeros mordiscos de la crisis económica mundial que reaparecía después de más de un decenio de prosperidad capitalista.

El Frente Nacional, una fronda reaccionaria ligada a la descomposición de la sociedad.

Hubo un tiempo en el que el Frente Nacional en Francia, con Jean-Marie Le Pen a su cabeza, juntaba a un público heterogéneo, algo marginal, frecuentemente nostálgico de una época ya pasada, antiguos combatientes de la Argelia francesa, una franja de jóvenes o menos jóvenes, anti-estalinistas primarios, listos para la batalla contra cualquier izquierdista o demócrata de carnet.

¿Qué defiende el librito On Vaut Mieux Que Ça?

Publicamos un artículo de nuestra sección en Francia, Révolution Internationale, que comenta un folleto que defiende aparentemente una lucha contra la explotación y la situación intolerable que sufrimos todos los trabajadores. Sin embargo, más allá de las posibles buenas intenciones de sus autores lo que defiende el folleto es una protesta como ciudadanos, un ser más solidarios en la vida cotidiana, un rechazo a “los políticos” sin precisar lo esencial: que ellos son engranajes del Estado Capitalista, defensor y legitimador de los sufrimientos de los trabajadores y de la gran mayoría.

Revueltas en la periferia de ciudades francesas: ante la desesperación, sólo la lucha de clases puede ofrecer un porvenir

Si los jóvenes de los cinturones urbanos de las ciudades francesas desencadenan hoy estas revueltas, es porque están sumidos en una profunda desesperación. En 1981, los jóvenes de Brixton, barrio desheredado de Londres, con mucha población emigrante,  protagonizaron revueltas parecidas;dejaron escrito en las paredes: «no future». Esta «falta de futuro» es lo que sienten los jóvenes de Francia, y los de otras ciudades en cualquier país. Una falta de futuro que se concreta en el desempleo, en la discriminación y el desprecio que afecta a los jóvenes de las «bandas» de los barrios populares. Pero desde luego no son en absoluto los únicos afectados por la falta de perspectiva.

El marxismo, defensor de la Comuna

El proletariado es una clase histórica y mundial. Su fuerza está en sacar lecciones de sus más grandes experiencias de lucha. Una de ellas fue la Comuna de París de la cual Marx y Engels sacaron lecciones vitales que los llevaron a criticar una parte crucial del Manifiesto Comunista, la que pretende que el proletariado debe apoderarse del Estado, cuando lo que tiene que hacer es destruirlo hasta que de él no quede piedra sobre piedra. Esta lección crucial inspiró a Lenin la escritura de un libro fundamental en vísperas de la Revolución de octubre 1917. El Estado y la Revolución.

La semana sangrienta de mayo de 1871: el salvajismo de la represión burguesa

La barbarie represiva de la burguesía no tiene límites. Se nos engaña con la ilusión criminal de que los únicos crueles sedientos de sangre son las fracciones de derecha o extrema derecha, los dictadores u otros “locos anómalos”. Es evidente que su odio a la clase obrera y su brutalidad sanguinaria son repugnantes, sin embargo, las fracciones democráticas, socialistas, liberales, son aún más sanguinarias, como lo demuestra la Comuna de París que fue ahogada en sangre por la burguesía liberal o la tentativa revolucionaria en Alemania 1918-23 que fue salvajemente reprimida por la socialdemocracia. El Capital es asesino, represor y bárbaro en TODAS SUS FRACCIONES desde la extrema derecha a la extrema izquierda.

¡La Comuna pertenece a la clase obrera!

Publicamos a continuación un artículo de la Izquierda Comunista, del grupo Bilan, que celebra el 65º aniversario de la Comuna de París. El interés de este artículo, en medio de la contrarrevolución y de la marcha hacia la Segunda Guerra Mundial, es destacar la continuidad histórica entre la Comuna de 1871 y la Revolución de Octubre de 1917. El artículo ilustra tanto el carácter proletario de estas dos experiencias revolucionarias como su alcance internacional y la tragedia de su derrota. Destaca, sobre todo, frente a los falsos amigos y la política chovinista de los "frentes populares", que el proletariado debe aprender de sus experiencias, sabiendo, como ya subrayaba Rosa Luxemburgo en su época, que es de "derrota en derrota" como progresa la lucha del proletariado para afirmar y desarrollar su conciencia revolucionaria.

¡Manos fuera de la Comuna!

Cuando la burguesía conmemora alguna lucha histórica de la clase obrera es para falsificarla, injuriarla y machacarnos falsas lecciones. Así está ocurriendo con la Comuna de París de la cual se cumple hoy 150 años. Este artículo denuncia el abanico de MENTIRAS de las distintas fuerzas políticas del capital: desde la derecha a la extrema izquierda.

Páginas

Suscribirse a Francia