Reunión pública en Marsella sobre el centenario de la IC. Aprender del pasado: una necesidad de la lucha de la clase obrera

Versión para impresión
AdjuntoTamaño
Icono PDF reunion_publica_en_marsella.pdf138.94 KB

El 6 de abril de 2019 se celebró en Marsella una reunión pública con motivo del centenario de la fundación de la Internacional Comunista IC). Además de la presencia de simpatizantes de la CCI, a esta reunión también asistieron un camarada del PCInt-Le Proletaire y un camarada de Fil Rouge.

La presencia de compañeros de la corriente bordiguista en una reunión pública sobre uno de los acontecimientos más importantes de la historia del movimiento obrero fue una ocasión para confrontar nuestras posiciones porque "para poder construir el futuro partido mundial del proletariado, sin el cual el derrocamiento del capitalismo será imposible, las minorías revolucionarias deben agruparse, hoy como en el pasado. Deben aclarar sus diferencias a través del debate, la confrontación de ideas y posiciones, la reflexión colectiva y la discusión más amplia posible. Deben ser capaces de aprender del pasado para comprender la situación histórica actual y permitir que las nuevas generaciones abran las puertas al futuro[1]

Por la confrontación de ideas en el campo proletario

Fueron los participantes en esta reunión pública quienes instaron a las organizaciones presentes a entablar un debate abierto en el medio político proletario, porque, como dijo una camarada: "no hay que esperar a que haya grandes movimientos proletarios para hacerlo. Hoy estamos en una situación de debilidad de la clase, nos está aplastando la ideología burguesa con su individualismo; un debate expresaría la voluntad de librarse de tal presión". Para otro camarada: "También sería un imán para las minorías en búsqueda, especialmente para los jóvenes. Esperar a que haya grandes movimientos del proletariado conlleva el riesgo de reproducir el mismo error que la IC, es decir, que ésta se constituyó cuando ya había muchos puntos que aclarar, sobre la cuestión sindical, el papel del partido... y una de las lecciones que la fundación de la IC pone de relieve es que todas estas cuestiones deben ser discutidas ahora ya". Todos los participantes estuvieron especialmente interesados en conocer las posiciones de la Izquierda Comunista, y en aclarar dónde hay puntos de acuerdo y dónde diferencias. Tal debate, en su dimensión internacional, rompería con la atomización de las organizaciones proletarias y estimularía la reflexión entre elementos o grupos interesados por la política revolucionaria.

Por supuesto, la CCI ha apoyado regularmente esos llamamientos y los grupos que reivindican a la Izquierda Comunista también deben oírlos. La CCI siempre ha defendido el debate en el medio revolucionario, pero, por desgracia, tal voluntad siempre ha acabado hasta ahora en fracaso, en especial las Conferencias iniciadas por Battaglia Comunista (Partito Comunista Internazionalista) a finales de la década de 1970. ¿Por qué tal fracaso?: "El bloqueo y, en definitiva, el sabotaje de las conferencias se debió sobre todo a la incapacidad del medio como un todo para superar la intolerancia. Desde el principio, la CCI insistió en que las conferencias no debían quedarse “mudas”, sino emitir, en la medida de lo posible, un mínimo de declaraciones conjuntas, con el fin de aclarar al resto del movimiento los puntos de acuerdo y desacuerdo a los que se había llegado, pero también ante los grandes acontecimientos internacionales (como el movimiento de clases en Polonia o la invasión rusa de Afganistán), debían hacerse declaraciones públicas conjuntas sobre cuestiones que ya eran criterios esenciales para las conferencias, como la oposición a una guerra imperialista".[2]

¿Hay un inicio de apertura de debate en la Izquierda Comunista?

Lo que vimos en esta reunión pública de la CCI fue que camaradas del PCI y de Fil Rouge respondieron a ese requerimiento entablando una verdadera confrontación de posiciones políticas. Es evidente que los grupos revolucionarios presentes están plenamente de acuerdo en la creación de un partido revolucionario mundial. Una de las primeras lecciones que sacó la reunión es que no debe volver a cometerse el error de la IC, o sea la unión tardía de las fuerzas militantes del proletariado cuando ya la ola internacional de luchas revolucionarias estaba sufriendo sus primeros fracasos graves, en Alemania, sobre todo, en 1919, agudizándose así el aislamiento de la revolución en Rusia. Sin embargo, el PCI y Fil Rouge no sacan las mismas lecciones que la CCI, lo cual dio lugar a un debate muy fecundo.

Como se dijo en la discusión, las condiciones en las que se haya de crear la futura internacional obrera serán diferentes de las que prevalecieron en la fundación de la Tercera Internacional, por lo que sería interesante que el debate pudiera desarrollarse sobre cuáles son esas condiciones diferentes, como dicen los camaradas. Si hay una convergencia entre los camaradas bordiguistas y la CCI sobre la necesidad de reunir y unir fuerzas revolucionarias a escala internacional, se trata pues de aclarar sobre qué base. Los compañeros bordiguistas rechazan cualquier política que pretenda fusionar a los diferentes grupos, lo cual no es, ni mucho menos, la idea de la CCI. Sin embargo, es en esa pregunta (¿con qué proceso debería hacerse ese agrupamiento?) en cuya respuesta sí que aparecen diferencias reales. Para la CCI, tal proceso sólo puede lograrse mediante la confrontación de las posiciones de cada grupo, ya que la IC dejó toda una serie de cuestiones políticas pendientes de clarificación. Y para que se produzca esa confrontación, es necesario luchar contra el peso del sectarismo que ha prevalecido en el pasado y sigue pesando en el medio político proletario, como escribimos en nuestra prensa. La CCI recordó que durante la guerra imperialista en Kosovo en 1999, llamó a los grupos políticos proletarios a reaccionar ante la barbarie burguesa con la consigna: "el proletariado no tiene patria, proletarios de todos los países, uníos", un llamamiento que quedó en papel mojado[3]. Y, sin embargo, fue precisamente ésa una de las lecciones que nos legó el movimiento obrero con la Conferencia de Zimmerwald: aunque hubiera muchas diferencias entre los participantes, Zimmerwald fue una luz en el horizonte para el proletariado mundial que estaba sufriendo la barbarie del capitalismo en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Aquella Conferencia fue el preludio de la creación de una nueva internacional, cuando ya la Segunda Internacional había dejado patente su quiebra en agosto de 1914 al votar los créditos de guerra, arrastrando al proletariado a la primera matanza imperialista. No se trataba de borrar las diferencias políticas, sino de defender, frente a las guerras imperialistas, uno de los principios proletarios fundamentales: el internacionalismo.

Sin embargo, el camarada del Fil Rouge expresó muchas reservas sobre las intervenciones de nuestros simpatizantes y de la CCI, requiriéndole que aclarase las diferencias mediante la comparación de las posiciones de cada grupo. Para él, las diferentes organizaciones ya han sacado lecciones y, por lo tanto, de nada sirve un nuevo proceso de esclarecimiento. De ahí que el camarada insistiera en su rechazo de toda "fusión" de las organizaciones proletarias, afirmando que no son necesarios ni debates ni  confrontación de posiciones. Los dos camaradas bordiguistas afirmaron las lecciones que su corriente ha sacado: el papel del partido, la dictadura del proletariado, lo que caracterizó a Rusia en donde debía realizarse una revolución doble (que es, como lo recordaba el camarada de Fil Rouge, la teoría de la "Revolución Permanente" de Marx en 1848), lo que llevó al camarada del PCI a decir que hay especificidades en cada país que deben tenerse en cuenta, y que así fue el caso de la revolución rusa. Para los camaradas bordiguistas, la CCI ha sacado otras lecciones que se asemejan a las posiciones consejistas, en especial las que se refieren al partido y la dictadura del proletariado. Refutamos semejante idea pues es algo patente que la CCI defiende la necesidad del partido y de la dictadura del proletariado[4].

Lo que pasa es que precisamente son todas esas cuestiones (a las que se puede añadir el problema de la emergencia de los Consejos Obreros como órganos de poder de la clase obrera, como dijo Lenin, o la cuestión sindical) las que conforman el terreno en el que desarrollar una clarificación. Para la CCI, aún no se ha ido hasta el fondo de todas las lecciones de la IC, en particular sobre el cambio en el período histórico del capitalismo, el de la decadencia, tal como Rosa Luxemburg y Lenin lo pusieron de relieve. De hecho, todavía queda mucho trabajo por hacer para comprender las implicaciones del período de decadencia para la intervención de los revolucionarios en las luchas obreras. Nosotros consideramos que la contribución de las diferentes expresiones de la Izquierda Comunista que lucharon contra la degeneración de la IC también debería ser examinada con mayor profundidad.

Aun cuando las distintas organizaciones de la Izquierda Comunista ya deberían haber entablado un debate abierto y fraterno en ese sentido, el medio de la Izquierda Comunista sigue estando, lamentablemente, demasiado fragmentado.

Según decía el compañero de Fil Rouge, "la situación de la clase obrera es catastrófica". Tal observación requiere, a nuestro parecer, discutir largo y tendido. Nosotros pensamos que tal afirmación debe debatirse y matizarse a fondo a la luz de la evolución de las luchas y de la conciencia de clase a un nivel más histórico. Cierto es que las dificultades para la clase obrera son innegables, pero no podemos ponerlas al mismo nivel que las que vivió la clase obrera durante el período de la contrarrevolución de los años 30. Hay que ir más allá, entender por qué la clase obrera se encuentra en una situación a la que más bien definiríamos nosotros de "gran debilidad". Todo esto requiere argumentos y un debate contradictorio que nos permita situarnos en un marco general para enfocar y captar dinámicamente una perspectiva para nuestra clase. Por ejemplo, necesitamos ver cómo las lecciones de la IC y de los grupos que reivindican a la Izquierda Comunista, como Bilan, nos pueden ayudar a orientarnos en la compleja situación actual. Tal debate, vital para el movimiento obrero y las organizaciones revolucionarias, requiere por lo tanto que los grupos que reivindican a la Izquierda Comunista se coordinen para organizar confrontaciones fraternales, mediante polémicas en la prensa y discusiones, organizando reuniones públicas ante la clase obrera. Todo ello para crear un foro de debate abierto contra la propaganda de la clase dominante. Esto es posible y necesario, como lo demuestra la reunión pública de Marsella sobre la creación de la IC. En este sentido, la presencia del medio bordiguista en las reuniones públicas de la CCI, que debemos saludar, demuestra que la fragmentación de las organizaciones de la Izquierda Comunista puede y debe ser superada. La CCI echará todas sus fuerzas en la batalla para crear todas las condiciones para la clarificación política en el campo revolucionario.

André, 15 de agosto de 2019

 

[1] “Centenaire de la fondation de l’IC : l’Internationale de l’action révolutionnaire ouvrière”, Révolution internationale n° 476, bimestral de la CCI en Francia (mayo-junio 2019). Versión en español : https://es.internationalism.org/content/4435/la-internacional-de-la-accion-revolucionaria-de-la-clase-obrera

[2] Ver en el sitio web de la CCI: "Hace 50 años, Mayo del 68: La difícil evolución del medio político proletario" https://es.internationalism.org/content/4411/hace-cincuenta-anos-de-mayo-68-la-dificil-evolucion-del-medio-politico-proletario-i ; se puede consultar igualmente El sectarismo, una herencia de la contrarrevolución que hay que superar https://es.internationalism.org/revista-internacional/201003/2829/el-sectarismo-una-herencia-de-la-contrarrevolucion-que-hay-que-sup

[3] Ver Acerca del llamamiento de la CCI sobre la guerra en Serbia - La ofensiva guerrera exige una réplica unida de los revolucionarios https://es.internationalism.org/revista-internacional/200612/1164/acerca-del-llamamiento-de-la-cci-sobre-la-guerra-en-serbia-la-ofen

Vida de la CCI: 

Corrientes políticas y referencias: 

Herencia de la Izquierda Comunista: 

desarrollo de la conciencia y la organización proletaria: 

Cuestiones teóricas: 

Rubric: