Mexico

Oaxaca, PEMEX... Terrorismo y violencia ciega, expresiones ajenas al proletariado

Tanto la violencia del enfrentamiento estéril de la APPO así como la violencia terrorista de minorías “decididas” son expresiones de la desesperación y del aislamiento; el proletariado expresa su violencia de forma masiva, organizada y, sobre todo, de manera consciente.

100 números de Revolución Mundial

En octubre de 1989 salió a la luz Revolución Mundial nº 1, desde entonces han pasado 18 años y un cúmulo de experiencias se ha condensado en sus páginas. La constancia y rigor de los argumentos han hecho de RM, en México, un verdadero referente para la clase obrera y las minorías revolucionarias y en búsqueda, que han encontrado en ella lecciones de combates proletarias del pasado y de otras regiones.

Correo del lector: ¿Es López Obrador un aliado de los trabajadores?

Hace unas semanas hemos recibido un e-mail del Grupo Socialista Libertario (GSL), en el que presenta un análisis sobre el significado de las movilizaciones convocadas por López Obrador y la CND-PRD. Hay un aspecto fundamental en este correo que no es posible dejar de remarcar, que es la apertura al debate que el GSL presenta, animando a discutir los problemas que afectan a la clase obrera. Dicho esto, y siguiendo esa misma actitud, hay que decir que compartimos gran parte de sus argumentos, aunque encontramos algunas posiciones poco claras[1], sin embargo el centro de sus argumentos permite definir que las movilizaciones encabezadas por el PRD y Obrador son veneno contra los trabajadores. Reproducimos grandes fragmentos del texto y presentamos algunos comentarios en notas de pie de página, y una toma de posición sobre un solo aspecto que nos parece habría que clarificar.

¡A detener la “ley del ISSSTE” y los aumentos de precios!

La clase dominante insiste en sus declaraciones que la crisis económica está en declive y hace aparecer a sus políticas restrictivas como la medicina que ha remediado los males del capitalismo, pero esas medidas aunque son feroces ataques de la burguesía en contra de los trabajadores no han logrado hacer salir del atolladero económico en que se encuentra el sistema. Las últimas tres décadas los ataques en contra de los trabajadores han tomado dimensiones superiores, haciendo caer dramáticamente sus condiciones de vida; no sólo se han acelerado los ritmos de trabajo alegando el necesario cambio de la “cultura laboral” y la “flexibilización del trabajo”, también se han afectado de forma directa los salarios, lo mismo recortándolos mediante “topes o congelamientos saláriales”, o de manera indirecta, incrementando los precios a las mercancías consumidas para su subsistencia, o bien, eliminado los servicios que forman parte del salario, como los de educación, las prestaciones médicas, de pensión y jubilación. Por ello, la actual “ley del ISSSTE” aunque es presentada como una respuesta a los cambios en el comportamiento de la población, es en realidad un mecanismo para abaratar el valor de la fuerza de trabajo dado que es una medida mediante la cual se prolongan los años de labor, se reducen los ingresos recibidos durante la jubilación y se eliminan algunos servicios médicos, lo que a fin de cuentas significa una elevación de los niveles de explotación.

Narcotraficantes y militares un mismo bando en las pugnas interburguesas

La fractura de la burguesía en la región es de tal magnitud que no deja de notarse en todos sus estructuras. Al interno de los partidos es posible ver la multiplicación de pugnas: en el PRI ya no sólo es el pleito de los años 80 y 90 entre los “modernizadores” y los “dinosaurios”, ahora, el ensanchamiento de los conflictos multiplica los grupos en oposición y los escenarios de confrontación. En el PRD las cotidianas luchas entre las “tribus” revelan las dificultades de la burguesía por mantener cohesionado su aparato de izquierda. Las declaraciones encontradas de Calderón con Fox, así como rechiflas hacia Espino, presidente del PAN, hacen ver que también este partido es escenario de confrontaciones de las diversas fuerzas burguesas.

Luchar tras los sindicatos es una derrota segura

En los últimos meses hemos conocido la movilización de trabajadores del sector público, entre los que destaca el magisterio, a propósito del duro ataque a sus condiciones de vida. Ataques disfrazados de “reforma a la ley del ISSSTE” que son en realidad un nuevo golpe masivo contra el proletariado. El Estado tiende cada vez más a eliminar toda seguridad social, condenando a los trabajadores y sus hijos a la miseria.

En medio de esta situación hemos visto desarrollarse reacciones de indignación entre el magisterio, hemos visto manifestaciones y verdaderos intentos por oponerse a estos ataques, todo ello constituye una expresión de voluntad para luchar, testimonio también de un profundo descontento y una combatividad que empieza a desplegarse en medio de confusiones sobre los medios para luchar.

Contra la “ley del ISSSTE” y los aumentos de precios: ¡A luchar pero no tras de los sindicatos!

La magnitud de la crisis al expresarse en mayores ataques contra los trabajadores hace ver que toda aquella campaña escandalosa que se hizo por motivo de las elecciones presidenciales (y posterior a ella), en la que no se escatimaron recursos para imponer la idea entre los trabajadores que no hay más salida que la democracia y las instituciones del Estado, no son sino montañas de mentiras. Los aumentos en los precios, la “ley del ISSSTE”, los despidos y los incrementos de los ritmos de trabajo, hacen ver que los partidos tanto de derecha (PRI-PAN) como los de izquierda (PRD-PT), lo mismo que los procesos electorales, las instituciones y la democracia, son instrumentos del capital para asegurar su dominio y proteger las ganancias a costa del incremento de la miseria de millones de trabajadores.

 

Los ataques de la burguesía son contra todos los trabajadores...No hay otro camino: ¡la movilización masiva y conciente!

La modificación a las condiciones de jubilación y pensión, concretados a partir de la “Ley del ISSSTE”, no hace sino acelerar la degradación de las condiciones de vida de los trabajadores. Es falso pensar que esta ley (y demás medidas referidas) afectan sólo a algunos sectores de trabajadores, la agresión que se viene poniendo en acción es generalizada, no hay ningún sector en el que los trabajadores no sufran los embates del capital, es por ello que para enfrentarlas se requiere de una respuesta masiva y con clara conciencia.

Círculos y foros de discusión: Reflexión colectiva del proletariado, elemento fundamental para el desarrollo de su conciencia

Los 6 artículos que presenta “Fénix” nº 1, son esfuerzos para sacar las lecciones de los sucesos de Oaxaca en 2006, no obstante muchos de ellos quedan atrapados en la impresión de los hechos, pero no logran hacer un balance de los errores y las trampas a la que fueron sometidos los trabajadores de esa región. El hecho de exponer diferencias con artículos de “Fénix”, como decíamos arriba, no significa que no valoremos y lo reconozcamos como un real esfuerzo, sin embargo, la fuerza de los argumentos del proletariado está en su capacidad reflexiva, y la nueva generación de proletarios que ya está presente en los actuales combates, debe recobrar de forma completa la tradición de crítica radical.

México: ¡Ante los ataques feroces del capital el único camino es la lucha masiva y conciente de la clase trabajadora!

La aceleración de los ataques contra los trabajadores de México, mediante los incrementos de precios, la congelación de salarios y la degradación de sus condiciones de jubilación (con la creación de las AFORES en 1997, complementada con la actual “ley del ISSSTE”) debe entenderse como una manifestación de la crisis capitalista. No es en si producto particular de un gobierno, no se trata sólo de un ataque de un “gobierno de derecha”, o de un personaje particular (como Esther Gordillo), es un ataque generalizado. Aún cuando estas políticas sean encabezadas por determinados personajes, los trabajadores deben de tener claro que el problema se encuentra en la existencia del capitalismo.

Páginas

Suscribirse a Mexico