Brasil

Brasil en pleno huracán

En Brasil un individuo brutal ha sido promovido a la presidencia del país. Al frente de los estados capitalistas y como expresión de la creciente podredumbre del sistema se suceden los fulanos impresentables, caprichosos, tiránicos, los Trump, Endorgan, Putin, Salvini, Maduro... que permiten a los Macron, Merkel o Sánchez darse una delgada capa de "racionalidad" y "compostura". Ambos tipos de gobernantes no son tan diferentes y opuestos como parecen, pues todos forman parte de un sistema condenado por la historia que necesita que el proletariado acabe logrando la conciencia y la fuerza para destruirlo.

Movimientos sociales en Turquía y Brasil - La indignación en el corazón de la dinámica proletaria

Crece, por el mundo entero, el sentimiento de que el orden actual de las cosas no puede seguir así. Tras las revueltas de la “Primavera árabe”, el movimiento de los Indignados en España y el de los Occupy en Estados Unidos, en 2011, el verano de 2013 ha visto grandes muchedumbres echarse a la calle casi simultáneamente en Turquía y Brasil.

La indignación desata la movilización espontánea de millones

A más de dos años del estallido de la llamada “Primavera Árabe”, a dos años del movimiento de los Indignados en España, del de los Ocuppy en Estados Unidos… y en simultaneidad con los movimientos que aun sacuden a Turquía, en junio pasado estalla en Brasil una oleada de manifestaciones que llegó a movilizar a millones de personas en mas de cien ciudades, con características inéditas en este país.

La represión policial desata la furia de los jóvenes

En Brasil y en Turquía asistimos a movimientos masivos protagonizados por la juventud aunque se pueden ver en ellas explotados de todas las edades. Más allá de los detonantes inmediatos (la subida del transporte en Brasil) lo que vemos en ellos es una indignación: indignación por el trato inhumano y arrogante que sufre la inmensa mayoría; indignación por un futuro dominado por la precariedad y la miseria pese a los cantos de sirena de un “porvenir radiante” al ser ambos “países emergentes”. Los movimientos conectan con los que se vivieron en 2011[1].

El artículo que presentamos ha sido realizado por nuestros camaradas en Brasil y ha sido rápidamente traducido por una simpatizante a quien agradecemos calurosamente su colaboración. Es una primera toma de posición que esperamos anime un debate sobre la situación actual de la lucha de clases en todo el mundo.

Los ecos de la Revolución Rusa de 1917 en América Latina: Brasil 1917-19

La agitación que sacudió Brasil entre 1917-19 constituye junto con los movimientos en Argentina (1919), la expresión más importante en América del Sur de la oleada revolucionaria mundial concomitante con la Revolución Rusa. En esta agitación influyeron tanto la situación en Brasil como la situación mundial –la guerra– y particularmente la solidaridad con los obreros rusos y las tentativas de seguir su ejemplo. No surgió de la nada, pues Brasil fue teatro de la maduración tanto de las condiciones objetivas y subjetivas en el curso de los 20 años precedentes. El propósito de este artículo es analizar a nivel del subcontinente brasileño tanto esa maduración como la eclosión de acontecimientos que se suceden entre 1917-19.

Toma de posición sobre las huelgas recientes de los Policías Militares en Brasil

La huelga de la Policía militar, que no es la primera ni de seguro la última del sector, expresa las dificultades del Estado brasileño para preservar el orden y cohesión al interior de sus cuerpos represivos, afectados por la crisis económica tanto en las condiciones de vida de sus miembros como en su funcionamiento.

Ante los embates del capital, los controladores aéreos responden con la lucha

«Llegamos al límite de la condición humana, no estamos en condiciones de continuar prestando este servicio, que es de gran importancia para el país, de la forma como estamos siendo dirigidos y como somos tratados. NO CONFIAMOS EN NUESTRO EQUIPAMIENTO Y TAMPOCO EN QUIENES NOS COMANDAN!

Represión y marginalización del movimiento de los controladores aéreos

A pocos días después de la huelga, el gobierno negó la validez del acuerdo firmado entre sus representantes y los huelguistas, que contemplaba la atención de las reivindicaciones. A través de un furioso pronunciamiento hecho a la prensa y a la población, el presidente Lula acusó a los controladores de “irresponsables” y “traidores” por haber irrespetado las instituciones y a la jerarquía militar ccionline/2007/controladoresII.htm

Suscribirse a Brasil