Tarragona: La naturaleza destructiva del capitalismo es un peligro de muerte para los trabajadores del mundo.

Printer-friendly version
AdjuntoTamaño
Icono PDF articulo_tarragona.pdf169.14 KB

El 14 de enero de 2020 tuvo lugar una explosión en la Empresa IQOXE “Industrias Químicas del Óxido de Etileno” en Tarragona que dejó 2 trabajadores muertos y 7 heridos en el lugar, y otro muerto más, que fue alcanzado por un material lanzado por la onda expansiva, que impactó en una vivienda a 3 kilómetros de distancia.

¿La explosión en Tarragona es un fenómeno local, una casualidad, el producto de la corrupción de un empresario, de un político; un accidente desgraciado o un fallo técnico etc.?

NO!!!. Para nosotros esa explosión es el resultado de la crisis y descomposición del capitalismo. Lo que está pasando en China con el coronavirus, los incendios en Australia y en la Amazonía, el accidente de Zaldíbar en el País Vasco, y la explosión mortal de Tarragona; no son fenómenos aislados que se explicarían por causas específicas. Como tampoco son hechos nuevos, recordemos San Juanico en México y Bhopal en India ambos en 1984; Chernóbil en 1986, la explosión de AZF en Toulouse en 2001, el accidente nuclear en Fukushima en 2011 etc., la lista sería interminable. Todos llevan la huella de la barbarie creciente del capitalismo.

La causa de los accidentes en la industria es la ganancia y la acumulación capitalista

Tarragona no es un caso especial, se repite lo que ha pasado en muchos otros accidentes en el lugar de trabajo, en infraestructura, en el transporte y comunicación etc. Recordemos los accidentes ocurridos en el metro de Valencia en 2006[1], que costó 43 muertos; las minas en República Dominicana[2], la caída del puente Morandi en Génova[3], entre muchos otros. En todos ellos se repite la complicidad que hay entre las autoridades del Estado y las empresas, y el ahorro de costes para el mantenimiento de infraestructuras, instalaciones y seguridad en áreas de trabajo. Por ejemplo:

En Brasil, el 17 de julio, un avión Airbús de la compañía TAM derrapó en la pista de aterrizaje del aeropuerto Congonhas, en plena zona residencial de Sao Paulo. Tras barrer materialmente una avenida muy frecuentada fue a chocar contra una estación de servicio y un depósito de la TAM que se incendiaron por el impacto. El trágico balance fue de por lo menos doscientos siete muertos. La mayor catástrofe ocurrida en Brasil en toda su historia.

[…] Desde hace años, el personal de aeropuertos de Brasil protesta contra el deterioro de sus condiciones de trabajo: casi ausencia de verificaciones en los aviones por razones de ahorro financiero, aviones repostados con combustibles de bajo precio y calidad, materiales obsoletos, tráfico aéreo parejo a una política de eliminación de mecánicos y controladores aéreos, para lograr así la máxima rentabilidad […].

En Sao Paulo la investigación ha revelado multitud de anomalías: la pista era notoriamente conocida desde hace años como muy peligrosa ya que no cumplía las condiciones de seguridad, el área de aterrizaje era demasiado reducida y el tráfico demasiado denso […].

La víspera del accidente el Gobierno había denegado el cierre de la pista reclamado por los controladores aéreos del aeropuerto. Es más, el avión de la TAM estaba desprovisto de uno de sus dos inversores de propulsión que permiten al aparato reducir la velocidad de aterrizaje[4].

Lo que muestra el caso de Brasil y los demás, es que el capitalismo estrujado por la crisis económica que le afecta desde hace años, responde con el ahorro en los costes para el mantenimiento, la seguridad etc., ocasionando que las ya de por sí deterioradas condiciones de la infraestructura y las instalaciones se vuelvan una bomba de relojería.

La agravación de la crisis hará que el capitalismo abandone aún más el mantenimiento de las infraestructuras, lo que significa una siembra masiva de bombas contra la vida de los trabajadores.

En la Resolución sobre la situación internacional de nuestro 19º Congreso Internacional a propósito de la doble catástrofe de Fukushima en Japón (2011), decimos: “Es el sistema capitalista en su conjunto –basado en la búsqueda desenfrenada de la ganancia, así como en la competencia entre sectores nacionales, y no sobre la satisfacción de las necesidades de la humanidad– el que es el responsable fundamental de las catástrofes presentes y futuras sufridas por la especie humana[5]

¿Quiénes siempre lo saben y nunca lo dicen?

Desde 2015 una institución del Estado, la Generalitat de Cataluña, tenía conocimiento de que la Empresa Iqoxe[6]  había infligido normas de seguridad en el trabajo y en las instalaciones “Sin embargo, según la Generalitat, la empresa tenía los planes de seguridad industrial actualizados”[7]. Esto muestra su complicidad, dejando que la empresa siga funcionando poniendo en peligro la vida de los trabajadores,  cubriendo las apariencias con multas que son calderilla para la empresa, y cuyo importe no redunda ni mucho menos en una mejora de las condiciones de seguridad en el trabajo o a atenuar los riesgos que se ciernen sobre las viviendas de los trabajadores. Así la izquierda española sacó pecho en la reciente cumbre de Madrid “por el clima” y, sin embargo, acumula multas y expedientes de las autoridades europeas pro la contaminación atmosférica de Madrid y Barcelona, por la mala depuración de las aguas en 17 ciudades de más de 15 mil habitantes. No solo el trabajo y la explotación, sino también la mala salud y la insalubridad de las condiciones de vida obreras financian la acumulación y los negocios de los capitalistas.

Lo mismo ha sucedido en Zaldibar, donde dos trabajadores han resultado sepultados por el derrumbe de toneladas de basura de un vertedero del que el propio gobierno vasco (PNV-PSOE) conocía su peligrosidad desde al menos un informe de junio de 2019, sabían que podía derrumbarse en cualquier momento y que no cumplía los estándares medioambientales mínimos[8],Para poner coto a los atentados del capitalismo siempre hay prórrogas y dilaciones. A los miles de personas de las poblaciones (Éibar, Ermua, Zaldibar…) afectadas por el colapso de ese vertedero y que han estado días y días respirando humos tóxicos, sin poder beber agua de los grifos por su alta contaminación, la única respuesta que les ha llegado del Estado ha sido un “mea culpa” hipócrita y, eso sí, mucho llamamiento a la calma. Nada de sublevarse. ¡¡¡Confiad en el Estado!!!

En Tarragona, los sindicatos también sabían que la empresa infringía las normas, y que la reducción de plantilla provocaba más carga laboral y más riesgos de accidentes[9].

Nos dicen que el Estado está al servicio de los ciudadanos y que busca su protección, ESTO ES UN ENGAÑO, como muestra los diferentes ejemplos en todo el mundo, el Estado sabía lo que pasaba y no hacía nada. El Estado no informaba, dejando a los trabajadores y a la población indefensos. Esto demuestra que el Estado protege los intereses de los capitalistas, y NUNCA de los trabajadores.

Los accidentes como el de Tarragona muestran el desprecio del capitalismo por la vida de los trabajadores

El capital Español presume de Tarragona como el principal polígono petroquímico del sur de Europa[10]. ¿A qué precio? Por una parte, estamos viendo que la seguridad en el trabajo y en las instalaciones están cada vez más deteriorado, lo que significa el desprecio de la vida de los trabajadores.

En segundo lugar, hay cada vez más precariedad, plantillas reducidas, aumento y carga de las jornadas de trabajo, lo que significa mayor explotación y un estrés laboral que favorece los accidentes.

En tercer lugar, alrededor del polígono petroquímico de Tarragona hay una serie de barrios proletarios (La Canonja, Vilaseca, Torreforta, entre otras). Dónde el aire está muy contaminado y los vecinos tienen que tener las ventanas permanentemente cerradas. Eso sin contar, que a pesar de estar en un perímetro de distancia por lo menos de 3 kilómetros, entre el polígono y la vivienda, sufren una constante amenaza de explosión.

Mientras tanto, en las declaraciones de Javier Pacheco[11] presidente de CCOO de Cataluña, le es más importante resaltar la necesidad de un puerto petroquímico que la vida de los trabajadores. Al sindicato le importa más las inversiones del capital español en petroquímica, que las necesidades de la seguridad de los trabajadores. Los sindicatos utilizan la memoria de los trabajadores muertos para canalizar y desviar la preocupación y la rabia de los trabajadores y sus familias hacia el objetivo de “una petroquímica fuerte”, lo que realmente le interesa al capital español.

Cómo tenemos que luchar ante un ataque de las condiciones de vida de los trabajadores como lo ocurrido en Tarragona

El Estado no nos protege, los sindicatos -otro pilar del Estado capitalista- tampoco, por ejemplo CCOO sabía los recortes de plantilla, los incumplimientos de la empresa y las condiciones de inseguridad en las que laboraban los trabajadores. Sin embargo, no movió ni un dedo. Y de repente cuando la tragedia se produce, se lamenta de la situación y pide a los lobos que cuiden más a los corderos, o sea que el estado garante de la explotación se preocupe por la salud y el bienestar de los explotados. En Tarragona además han tenido el nauseabundo cinismo de convocar una huelga general, pero sólo en la petroquímica y ¡1 mes después del accidente! cuando se habían borrado de la memoria la indignación y la preocupación que se expresaron en concentraciones espontáneas de protesta de las horas siguientes a la explosión. Y tienen, además, la caradura de reivindicar en ella que “Las comarcas de Tarragona necesitan un equilibrio de la industria, el turismo y la cultura que dé oportunidades de progreso".( https://www.elnacional.cat/es/sociedad/huelga-general-petroquimica-tarragona-despues-explosion_471531_102.html ) Patria y orden capitalista: el ideal de civilización de los sindicatos.

Los trabajadores no podemos confiar ni en el Estado Democrático ni en los sindicatos.

Tenemos que tomar la lucha en nuestras manos, organizando asambleas generales, donde podamos discutir, decidir y actuar unidos. Siempre llamando a todos los trabajadores a sumarse a la lucha, porque nuestros intereses son los mismos en todos los sectores y en todos los países.

La humanidad no puede depositar sus esperanzas en ninguna fracción de la clase explotadora, sino en la clase explotada, el proletariado, que constituye siempre la primera víctima de los desastres ocasionados por el capitalismo. La solidaridad, y la toma conciencia sobre la verdadera naturaleza del capitalismo, representan las semillas de una sociedad en la que el trabajo, la ciencia y la creatividad humana ya no estén al servicio de la guerra y los beneficios, sino de la vida y el pleno disfrute de ella[13].

Marjane

20 de Febrero 2020

 

[2] Accidentes laborales: la vida no vale un peso para el capitalismo. Consultado en: https://es.internationalism.org/cci-online/200801/2159/accidentes-laborales-la-vida-no-vale-un-peso-para-el-capitalismo.

[3] Morti di Stato a Genova, ostaggi di Stato sulla nave Diciotti. Il cinismo e l’ipocrisia senza ritegno della borghesia. Consultado en: https://it.internationalism.org/content/1424/morti-di-stato-genova-ostaggi-di-stato-sulla-nave-diciotti-il-cinismo-e-lipocrisia

[4] Catástrofes durante el verano. Quien mata es el capitalismo. Consultado en: https://es.internationalism.org/content/catastrofes-durante-el-verano-quien-mata-es-el-capitalismo

[6] “2015: sanción de 2.000 euros por infracción grave en materia de inadecuación del lugar de trabajo en relación con la normativa de seguridad y salud laboral. 2016: sanción de 1.250 euros por ofrecer condiciones de trabajo inferiores a las del convenio colectivo. 2017: sanción de 8.200 euros por infracción grave por falta de formación de los delegados de prevención de riesgos laborales. 2017: sanción de 6.000 euros por infracción grave por no tener actualizada la evaluación de los riesgos laborales”. Consultado en: La empresa química de Tarragona sumaba multas por inseguridad laboral. Consultado en: https://www.lavanguardia.com/local/tarragona/20200117/472927984172/explosion-empresa-quimica-iqoxe-tarragona-multas-inseguridad-laboral.html

[7] La reducción de plantilla, uno de los motivos de la explosión de la planta química de Tarragona según CC.OO. https://www.niusdiario.es/sociedad/reduccion-plantilla-motivos-explosion-planta-quimica-tarragona-ccoo_18_2885145052.html

[8] Una montaña de mierda sobre otra montaña de mierda: El PNV conocía el gran peligro de Záldivar. Consultado en: https://www.elespanol.com/reportajes/20200220/montana-mierda-pnv-conocia-gran-peligro-zaldibar/468704402_0.html

[9] La reducción de plantilla, uno de los motivos de la explosión de la planta química de Tarragona según CC.OO.  https://www.niusdiario.es/sociedad/reduccion-plantilla-motivos-explosion-planta-quimica-tarragona-ccoo_18_2885145052.html

[11] Declaracions de Javier Pacheco a la vaga a la petroquímica de Tarragona. Consultado en: https://www.youtube.com/watch?v=PSJqqhu6uek

[12] Evolución de la huelga en la petroquímica de Tarragona. Consultado en: https://www.ccoo.cat/aspnet/noticia.aspx?id=228311

[13] Huracán Katrina: El capitalismo conduce la humanidad al desastre. Consultado en: https://es.internationalism.org/cci-online/200509/120/huracan-katrina-el-capitalismo-conduce-la-humanidad-al-desastre

Cuestiones teóricas: