Situación económica

warning: Creating default object from empty value in /home/gmpmprdg/public_html/es/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.

Gasolinazo en México: la crisis económica se acelera

El primer día de este año amaneció con el incremento del 20% de los precios de la gasolina en México, lo cual ha suscitado de forma inmediata que se incrementen los precios del transporte y de algunos alimentos y productos de consumo masivo, como es el caso de la tortilla[1].

Resolución sobre la situación nacional

La comprensión de la dinámica económica, social y política, de la vida del capitalismo, así como de las condiciones en las que desarrolla sus propias luchas en este contexto, siempre han ocupado el centro de las reflexiones de los trabajadores y por ende de los revolucionarios. En ese sentido, la Reunión Territorial de la CCI en México ha considerado en su agenda el seguimiento de la situación nacional.

Entre crisis y narcotráfico

La prensa y telediarios del mundo presentan regularmente información e imágenes de México en las que aparecen en primer plano enfrentamientos, corrupción y muerte motivada por “la guerra contra el narcotráfico”. Pero suelen presentar todo ese escenario como un fenómeno anómalo y ajeno al capitalismo, cuando toda esa realidad está enraizada en la dinámica que sigue el actual sistema de explotación que hace ver en toda su extensión la manera con la que actúa la clase dominante por la competencia y las diferencias políticas exacerbadas entre sus diferentes fracciones. Ese proceso de barbarie, que ya es plenamente dominante en algunas de las regiones de México, es la representación de la descomposición que sufre el capitalismo.

Cooperación México-EU: más represión a los explotados

El desarrollo de bandas criminales que promueven la drogadicción y la violencia en la guerra por los mercados para sus productos, son una expresión de la descomposición capitalista que se presenta en la forma de ‘gangsterización' de la sociedad. Un signo más de que la decadencia del sistema capitalista se ha prolongado demasiado; de que su agonía se prolonga después de que ya ha manifestado su incapacidad para seguir rigiendo a la sociedad. Es un testimonio más de que el capitalismo debe ser destruido antes de que destruya a la humanidad entera hundiéndola en un mar de barbarie aún más sangrienta. 

Hablan de fin de la crisis y ayuda a pobres, pero los golpes contra los trabajadores se multiplican

Con jactancia Ben Bernanke, presidente de la FED estadounidense ha "pronosticado" que a fines de este año terminará la recesión, en el mismo tono el secretario de Hacienda de México, desde inicios de septiembre declaró que la crisis en México "ha tocado fondo" y ya se espera un retorno gradual "a su fase de crecimiento"... y eso a pesar de que apenas una semana antes el INEGI había contabilizado una caída de la actividad económica en el segundo trimestre de este año en 10.3%.

Frente a la crisis, ni más sacrificios, ni unidad con la burguesía… ¡la movilización masiva y conciente!

Como si en la magnitud de su entusiasmo encontrara fuerzas reanimadoras, la burguesía anuncia con alegría que países como Francia y Alemania han salido de la recesión porque su economía ha repuntado ¡0.3 puntos porcentuales!... el gobierno mexicano, de forma similar aunque todavía más ofuscado por la torpeza se adelantaba para anunciar que se había llegado al fondo de la crisis y en adelante todo sería "cuesta arriba". Pero por más difusión que le den a informaciones de este tipo, la clase en el poder no puede esconder la magnitud de las secuelas explosivas que vive la economía y que afectan de manera directa a los trabajadores y que se muestra de manera viva en las draconianas medidas que se aplican y que van desde el incremento de precios e impuestos, la eliminación de gastos sociales que forman parte del salario de forma indirecta, hasta el despido masivo de trabajadores. Justamente en la medida en que el gobierno mexicano prevé la agudización de esas medidas, es que lanza al olvido sus fanfarronadas sobre la fortaleza económica y reconoce la quiebra fiscal, de esa manera encuentra justificante para sus llamados al sacrificio.

En México, como en el mundo la burguesía carga la crisis en las espaldas de los trabajadores

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} Los voceros del gobierno mexicano, hace apenas unos meses, se ufanaban del «blindaje» de la economía ante la recesión que ya se anunciaba, incluso en un acto de fanfarronería el presidente Calderón predecía que la economía mexicana se vería beneficiada con la recesión de los EUA.

Impuestos e inflación: La burguesía descarga sobre la espalda de los trabajadores el peso de la crisis

En las dos últimas décadas los ataques han llevado a los trabajadores a sufrir altos niveles de explotación y miseria, ejemplo de ello es la desaparición del sistema de pensiones y jubilaciones en el sector privado y público; pero también con el incremento de las usurpaciones del capital a sus salarios reales y directos con la imposición de nuevos gravámenes y la subida de los precios de los productos más necesarios para la subsistencia. Una situación que, como nunca antes, está volviendo insoportable la existencia de las familias obreras.

Ante los ataques de la burguesía, los trabajadores no tienen otro camino: ¡La lucha masiva y consciente!

Desde finales de la década de los sesenta, cuando se abre la actual crisis capitalista, la burguesía, al tiempo que aplica cada vez más severos programas, llama a los trabajadores a soportar tales sacrificios a cambio de una promesa de mejora de sus condiciones de vida y la de sus hijos en el futuro. Sin embargo, esas promesas son mentiras lanzadas por cada burguesía y cada Estado nacional para hacer pasar sus medidas, pero además, para sembrar la esperanza en un alentador futuro, extendiendo así un sentimiento de resignación y sacrificio… Esa retorcida retórica copiada de los púlpitos, es usada por patrones, funcionarios de gobierno y sindicatos para llamar a aceptar la congelación del salario, es la misma que usan cuando quieren justificar los despidos y son las mismas palabras que vienen usando para hacer pasar las seudo reformas sobre la seguridad social.

Pensiones y jubilaciones en el IMSS: Patrones, Sindicato y gobierno, unidos para golpear a los trabajadores

El golpe que se ha dado a las pensiones y jubilaciones en el IMSS es sin duda la agresión más severa que en los últimos años han recibido los trabajadores de la región, por eso para hacer pasar esta medida, la burguesía puso mucho cuidado en su preparación, usando para ello todas sus estructuras de dominio, desde la policía y los medios de divulgación, hasta los partidos (de izquierda y derecha) y sindicatos.

En México como en Europa el desmantelamiento de la Seguridad Social muestra la quiebra del capitalismo

Con su nuevo plan de «salvamento de la Seguridad social», el primer ministro francés, Raffarin, se apresta de nuevo a reducir los costes del salario social. Esta vez le toca a la sanidad asumir las consecuencias de este plan de austeridad. Lejos de ser una especificidad nacional, estos ataques se desarrollan y se generalizan en el conjunto de países capitalistas que habían desarrollado el llamado «Estado del bienestar» a finales de la IIª guerra mundial para reconstruir su economía devastada, y que por eso necesitaban una mano de obra saludable. El ataque actual al sistema de asistencia médica en Francia, como el de hace unos meses en Alemania, y como se avanza en México, significa el fin del «Estado del bienestar» y hace volar en pedazos el mito de los «logros sociales». Este ataque desvela que, frente a la profundización de la crisis económica, al desarrollo del paro masivo, la burguesía no puede seguir manteniendo una gran cantidad de fuerza de trabajo. La supervivencia del capitalismo pasa por una intensificación de la productividad del trabajo, la búsqueda de mano de obra lo más barata posible, reduciendo además sus gastos de mantenimiento.

Distribuir contenido