Los falsos "partidos obreros"

Chile: Colectivo 18 de Octubre, las propuestas tramposas de la Izquierda del Capital

Una nueva trampa de izquierda del capital, el Colectivo 18 de octubre. Todos sabemos quienes son los de derecha y extrema derecha, los populistas etc., ellos no ocultan que están al servicio del capital. Sin embargo, hay otra rama del Estado capitalista que son la izquierda y extrema izquierda que se presentan como “los amigos del pueblo”, que se llenan la boca de “justicia”, “progreso”, “solidaridad con los más desfavorecidos” y que se ocupan de borrarnos de la cabeza que somos clase obrera para disolvernos en el “pueblo” y la “ciudadanía”.

Los gobiernos de Izquierda en defensa de la explotación capitalista (III) La trampa está en la letra pequeña

Los golpes bajos a nuestras condiciones de vida y a nuestra vida misma, por la pandemia, han sido numerosos y crueles en este primer año de Gobierno de coalición PSOE-UP. Sin embargo, con la agudización de la crisis económica y de la descomposición social del capitalismo, sus golpes van a ser mucho más brutales y devastadores. Por ello, en esta Serie, hemos hecho un balance de los gobiernos de izquierda en España desde los tiempos de la Segunda República para armarnos y comprender que, junto con la Derecha del PP-Ciudadanos y la extrema derecha de VOX, son ENEMIGOS DE LOS TRABAJADORES, servidores del Capital y agentes de la explotación capitalista.

La herencia oculta de la Izquierda del Capital (IV) Su moral y la nuestra

La Serie que estamos publicando sobre la diferencia radical -una diferencia de clase[1]- entre la Izquierda y la extrema izquierda del Capital, por un lado, y las pequeñas organizaciones que se reclaman de la Izquierda Comunista, por otro; tiene hasta la fecha 3 partes: Una falsa visión de la clase obrera; Un método y un modo de pensamiento al servicio del capitalismo; Un funcionamiento que niega los principios comunistas[2].

La herencia oculta de la Izquierda del Capital: (III) Un funcionamiento que niega los principios comunistas

La Serie que nos ocupa denuncia la parte menos visible (la cara oculta) de las organizaciones de la Izquierda y extrema izquierda del capital (socialistas, estalinistas, trotskistas, maoístas, anarquistas oficiales, “nueva” izquierda estilo Syriza, Francia Insumisa o Podemos). En el primer artículo de la Serie vimos como niegan a la clase obrera que dicen defender, en la segunda destripamos su método y modo de pensamiento. En este tercer artículo analizaremos cómo funcionan, qué régimen interno se dan esos partidos y cómo su funcionamiento niega cualquier principio del comunismo y constituye un obstáculo contra todo avance hacia él.

La herencia oculta de la Izquierda del Capital: (II) Un método y un modo de pensamiento al servicio del capitalismo

En la primera parte de esta Serie vimos que los partidos de izquierda y extrema izquierda del capital tienen un programa que defiende el capitalismo en nombre de una “nueva sociedad” que no es otra cosa que una reproducción idealizada del propio capitalismo[1].

La herencia oculta de la Izquierda del Capital: (I) Una falsa visión de la clase obrera

Una de las lacras que afectan a las organizaciones revolucionarias de la Izquierda Comunista es que muchos de sus militantes han pasado antes por partidos y grupos de Izquierda y Extrema Izquierda del Capital (PS, PC, trotskismo, maoísmo, anarquismo oficial, la supuesta “nueva izquierda” de Syriza o Podemos). Esto es inevitable pues ningún militante nace con la claridad bajo el brazo. Sin embargo, ese paso deja un lastre de difícil identificación: se logra romper con las posiciones políticas de esas organizaciones (sindicalismo, defensa de la nación y del nacionalismo, participación en las elecciones etc.), sin embargo, resulta mucho más difícil desembarazarse de las actitudes, el modo de pensamiento, la forma de debatir, los comportamientos, las concepciones, que esas organizaciones inyectan en grado sumo y que constituyen su modo de vida.

Una defensa de la explotación capitalista en nombre del "comunismo"

Es muy importante clarificar qué es realmente el comunismo. Alberto Garzón, coordinador general de Izquierda Unida y dirigente del Partido Comunista de España, se está dedicando a conmemorar el centenario de la revolución de 1917 con charlas donde explicaría qué es ser comunista hoy. En una entrevista a El Diario, Alberto Garzón explica el contenido de estas exposiciones[1]

Primarias y congreso del PSOE: el engaño democrático de "las bases deciden"

Sánchez ha triunfado aupado por la movilización de las bases del PSOE. Ha derrotado tanto a la vieja guardia -muy centrada en el papel del PSOE como partido de gobierno, que jugó la baza de la “Sultana del Fango”[1]- y a las baronías regionales que con la descomposición y dada la tradicional mala soldadura del Estado español han adquirido un poder centrífugo muy considerable[2].

Nicolás Redondo: los sindicatos falsos amigos de los trabajadores

Es llamativo que tanto el líder de la Derecha -Núñez Feijoo- como el jefe de la patronal -Garamendi- hayan llenado de elogios calurosos a Nicolás Redondo, líder de la UGT recientemente fallecido. Ello muestra que los sindicatos son los falsos amigos de los trabajadores, el aparato encargado de sabotear su lucha y atarlos a las necesidades de la explotación capitalista.

Irán: La necesidad de la autonomía de los trabajadores

Junio de 2021: trabajadores petroleros en huelga en una refinería

La brutalidad y la opresión del régimen iraní, junto con el peso de la inflación, la economía de guerra y las miserables condiciones de trabajo han desencadenado protestas generalizadas que han sido calificadas por la burguesía occidental como una especie de “revolución” democrática o feminista. Pero no hay una revolución en marcha en Irán, ni siquiera el proletariado está luchando allí apenas por ahora en su propio terreno, aunque haya algunas luchas dispersas que marcan la única esperanza real a desarrollar. Frente a ellas, podemos ver nuevamente el trabajo sucio de la extrema izquierda y el sindicalismo para reencauzarlas a un terreno nacional y popular de protesta, con eslóganes “radicales” que llaman a huelgas generales, e incluso hacen falsas referencias a los consejos obreros. Ante ello, nos reafirmamos de la noción de que las revueltas interclasistas no tienen un carácter positivo en sí mismo, y de que nuestra mirada no debe ser inmediatista sino dirigirse a un claro balance de las fuerzas entre las clases.

Páginas

Suscribirse a Los falsos "partidos obreros"