De última hora. Sobre los Mineros de Coahuila. Explotación, miseria y muerte: el verdadero rostro del capitalismo

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

La muerte de los 65 trabajadores de la mina Pasta de Concha en Coahuila, México, pone, más que nunca al descubierto, que el lujo y riqueza de la clase dominante surge de la explotación bárbara a la que son sometidos miles y miles de trabajadores. La muerte de estos obreros no es una anécdota para llenar las amarillistas páginas de la prensa burguesa, llenar horas en los telediarios, o un momento “oportuno” para que los personeros del capital hipócritamente se lamenten de los sucesos, es una lección que el conjunto de los trabajadores no pueden olvidar: la muerte de estos camaradas no fue un simple “accidente”, su muerte, como los cientos de accidentes que se viven en minas y fábricas cada día, o la miseria espantosa a la que son sometidos los trabajadores y sus familias, es la cuota que el capitalismo exige para seguir viviendo.

Con gran espanto la misma prensa de la burguesía señala las extenuantes condiciones en que los mineros llevan a cabo sus jornadas, respirando minerales que les acaban en unos cuantos años los pulmones y recibiendo cada semana apenas 600 pesos (equivalente a cerca de 60 dólares), pero esto no es una condición específica de estas minas, la totalidad de la clase obrera sabe de la dureza de la explotación a que cada día es sometido y la miseria asfixiante a la que es obligada a soportar.

Esta dolorosa experiencia manifestó al mismo tiempo la actitud solidaria de sus hermanos de clase, que no dudaron en ir al auxilio de sus compañeros. Decenas de trabajadores que laboran en minas cercanas pese a salir de agotadoras jornadas estuvieron presentes participando en el rescate. Y mientras la clase trabajadora externaba su solidaridad, los representantes del capital hacían gala de hipocresía: la patronal, miembros del “Grupo México” lo mismo que los funcionarios de la secretaría del trabajo, se empeñaban en difundir la “seguridad” de la mina, culpando a los obreros del accidente; el sindicato, representado por el cacique y capo Napoleón Gómez ha fingido una preocupación y muestra una aparente enojo, sin embargo todo mundo sabe que gobierno, la patronal y el sindicato son los que definen mediante acuerdos las condiciones en que ha de llevarse a cabo la explotación en cada lugar de trabajo. Los representantes del gobierno, en particular Vicente Fox (a la par que el obispo de Piedras Negras) ofrecen sus inútiles y falsos rezos, que muy pronto muestran que lo hacen como acto demagógico con el que pretenden ganar simpatías, ya que apenas se empieza a exponer el descontento de los trabajadores y de los familiares de los mineros atrapados en los socavones, el ejército es llamado para asegurar el control de una posible manifestación.

Lejos de las lágrimas de cocodrilo de la burguesía y del uso que el sindicato quiere hacer de la tragedia, con el fin de esconder que es un instrumento más del capital, la muerte de los 65 trabajadores debe ser reconocida como una experiencia más que obliga al proletariado, no sólo de México sino del mundo, a la reflexión de la necesidad de la eliminación del sistema capitalista mediante la Revolución Comunista Mundial. Fue el sistema quien mató a estos compañeros, y cotidianamente vive arrancando la sangre, el sudor y las fuerzas de los trabajadores del mundo.

RM/25-02-06