Lucha de clases

Lucha de clases

1968, Masacre de Tlatelolco: el verdadero rostro del capitalismo

Hace 50 años la masacre de Tlatelolco nos recuerda el verdadero rostro del capitalismo: la explotación, la represión, la masacre, sobre "sus ciudadanos" y a escala mundial la participación en la barbarie de las armas y la guerra imperialista. Este rostro es ocultado por la careta de la Democracia con sus "derechos y libertades" que nos hacen olvidar que el Estado siempre es el fiel servidor del capitalismo que no vacila en descargar su furia represiva ante todo lo que percibe como amenaza a su dominación.

¡Por encima del sindicato, luchan contra la miseria!

La empresa subcontratada por PEMEX que construye los túneles para la refinería de Tula, Hidalgo (Estado vecino al Estado de México y cerca del DF), denuncian los trabajadores, los somete a extenuantes jornadas de 12 horas diarias, sin tener derecho a vacaciones y recibiendo míseros salarios semanales (en promedio) de 1,300 pesos a la semana (102.5 dólares/usa), pero además en las excavaciones que operan se concentran aguas negras y altos niveles de gas metano y no se cuentan con las mínimas medidas de protección.

Resolución sobre la situación nacional

La comprensión de la dinámica económica, social y política, de la vida del capitalismo, así como de las condiciones en las que desarrolla sus propias luchas en este contexto, siempre han ocupado el centro de las reflexiones de los trabajadores y por ende de los revolucionarios. En ese sentido, la Reunión Territorial de la CCI en México ha considerado en su agenda el seguimiento de la situación nacional.

Entre crisis y narcotráfico

La prensa y telediarios del mundo presentan regularmente información e imágenes de México en las que aparecen en primer plano enfrentamientos, corrupción y muerte motivada por “la guerra contra el narcotráfico”. Pero suelen presentar todo ese escenario como un fenómeno anómalo y ajeno al capitalismo, cuando toda esa realidad está enraizada en la dinámica que sigue el actual sistema de explotación que hace ver en toda su extensión la manera con la que actúa la clase dominante por la competencia y las diferencias políticas exacerbadas entre sus diferentes fracciones. Ese proceso de barbarie, que ya es plenamente dominante en algunas de las regiones de México, es la representación de la descomposición que sufre el capitalismo.

¡Para crear un mundo diferente hay que destruir el capitalismo!

Un creciente descontento social se percibe en el mundo. La violencia que viene tomando la crisis económica y la brutal degradación de las condiciones de vida que impone, han sido el marco de las protestas y movilizaciones en España, Grecia, Portugal, Israel, Chile, los Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá... La naturaleza de clase de estos movimientos no ha sido uniforme y ha variado en los diferentes países y según las fases del movimiento.

Nuestra intervención en las movilizaciones del magisterio en México

Como en el resto del mundo, la burguesía en México incrementa la explotación de los trabajadores pues no cuenta con otro instrumento para intentar enfrentar la crisis económica. La “reforma laboral” que se pretende imponer representa una cascada de brutales ataques, más intensos que los llevados a cabo en los años 80’s, periodo llamado la “década perdida” debido al proceso que se vivió de agudización de la crisis.

Páginas

Suscribirse a Lucha de clases