Elecciones 2006 (IV): El “voto del mal menor”, otra ideología de la impotencia contra el proletariado

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

 

El más reciente escándalo golpea de nuevo al PRI, el gobernador de Puebla es pillado por los servicios de inteligencia del Estado en pláticas telefónicas al más puro estilo de la mafia. A una voz, diversos sectores de la burguesía se han rasgado las vestiduras como si este comportamiento fuera ajeno al perfil de moral de su clase y, además, horrorizada condena el uso faccioso que se hizo de las instituciones estatales como si tampoco fuera una realidad que su aparato de gobierno es el órgano de su dictadura como clase, aparentando que es posible esperar un funcionamiento imparcial de su parte. Ahora, que la poca pulcritud mostrada por los actores de este nuevo desaguisado saque a la luz este accionar que es moneda corriente en los círculos de poder de los capitalistas, les preocupa y tratan por todos los medios de echarle tierra con el consabido cuento del saneamiento institucional. Los trabajadores nada tienen que hacer tratando de “democratizarlo” o “sanearlo” como demandan todo tipo de líderes de opinión. Ya hemos evidenciado en innumerables ocasiones cómo los escándalos políticos, de corrupción, etc., son un poderoso método de golpeteo dentro de las pugnas que enfrentan regularmente a las fracciones de la burguesía sobre todo en su carrera desenfrenada por el control estatal nacional. Que siempre haya material de sobra que prueban la práctica marrullera y facciosa de la clase dominante efectivamente nos demuestra, si acaso había dudas, que la clase capitalista se revuelca cotidianamente en la inmundicia y que, se hunde cada vez más en un torbellino de descomposición sin freno.

Para el proletariado sería un suicidio tratar de encontrar a un personaje o un partido “menos” corrupto y “menos malo” para centrar sus esperanzas. Fuera de este grotesco espectáculo lo que interesa destacar es que esta agravación de la disputa hace salir a la luz la suciedad que hay tras de las relaciones de la burguesía, estos escándalos abarca lo mismo al PRI, PAN o el PRD.

 

La polarización de la elección

En RM90 concluíamos que el PRI no convenía a los intereses globales de la burguesía nacional por lo que era notorio que la clase dominante no muestra querer aceptar a Madrazo para la presidencia, y su decisión se mueve entre Obrador y Calderón. Sin embargo, como lo mostramos, las cosas no son tan fáciles y hace falta que la relación de fuerzas entre las diferentes fracciones en pugna se incline hacia un lado u otro para poder estar en condiciones de perfilar una orientación más definida. El PRI, el cual ya no cuenta con un candidato viable y parece que al grito de sálvese quien pueda un gran número de priístas se apresuran a abandonarlo. Para el PAN las presiones indirectas por las acciones de corrupción de los hijos de Marta de Fox, hacen que sus posibilidades para ser elegido por la burguesía como el partido que la cohesione y sirva como pantalla del cambio democrático, se hace cada vez más complicado. En este escenario, habiendo ya pasado lo más fuerte del escándalo de corrupción alrededor de López Obrador, éste aparece como el puntero en la contienda, sobre todo por la promoción que ha estado recibiendo de parte de importantes sectores de la clase en el poder, y está menos dañado en su fachada que los otros dos candidatos importantes. Sin embargo, a cuatro meses de la elección hay un escenario marcado por la agudización de los conflictos, la burguesía todavía no logra el consenso mínimo tan anhelado y es de esperarse que en medio de la descomposición generalizada del capitalismo sus mecanismos de control estatal de estos procesos cada vez le resulten más caóticos.

 

¿Y los partidos pequeños?

La participación de partidos como el Alternativa Socialdemócrata y Campesina y el de Nueva Alianza (aparte de Convergencia, el Partido Verde y el PT que formaron alianzas) aún si se presenta como un ejemplo de la pluralidad democrática, lo cierto es que son indicadores de las dificultades que tiene la burguesía en México para integrar un sistema de partidos compacto y sólido. Los hemos visto accionar para apuntalar a los tres partidos más grandes que existen (PRI-PAN-PRD), funcionando precisamente como contrapesos que las diversas fracciones de la burguesía requieren en un momento dado para tratar de forzar la relación de fuerzas en su favor. El caso de Nueva Alianza es emblemático pues aparece en medio de las pugnas dentro del PRI, impulsado por la cacique sindical Elba Esther Gordillo, para debilitar a la fracción de Madrazo y buscar nuevos acomodos dentro de la estructura estatal. Así aún cuando estas estructuras no son reconocidas como opciones reales de la burguesía para encumbrarlos como equipos de gobierno, son instrumentos necesarios para entrampar en la confusión de la democracia a una masa mayor de trabajadores y fortalecer las estructuras de dominio.

Los trabajadores, por su parte, no deben caer en la trampa del discurso de estos partidos pequeños que se presentan como alternativa ante la corrupción de los grandes, la esencia de estos es la misma que la del PAN, PRI y PRD, todos son enemigos de los trabajadores. Los espectáculos de corrupción y de vendetas, que han dado también estos nuevos partidos, prueban que es toda la burguesía la que funciona de esa manera, aparte del hecho evidente de que todos los personajes que participan en esos partidos son en realidad cartuchos reciclados provenientes de otros o pertenecen en efecto a grupos de poder desde siempre ligados al Estado. Sin embargo, lo que interesa subrayar es la evidencia de que al igual que los partidos grandes, su función es extender la ilusión entre los trabajadores de que la participación electoral es la única alternativa para solucionar las condiciones de explotación cada vez más insoportables. Tampoco ellos son opciones para los explotados pues son organismos creados desde el Estado burgués para fortalecer el dominio del capital.

 

El voto del mal menor y el chantaje contra el abstencionismo

La burguesía tiene muchas dificultades para gestionar de la mejor manera este proceso lo cual se manifiesta en la pérdida gradual de la credibilidad que había ganado con el IFE en las elecciones del 2000, cuando logró sustituir el tradicional sistema de fraude por uno de elecciones limpias, apuntándose un éxito rotundo al nivel de su campaña democrática contra la clase obrera; ante esto, ha estado preparando durante meses su circo electoral principalmente alrededor de dos ganchos ideológicos que debemos denunciar. Por un lado, ante el desencanto de los trabajadores por las elecciones producto (entre otras cosas por los escándalos políticos) se les convoca a votar de todos modos pues sería la única manera de cambiar el estado de cosas y además como un chantaje del estilo de “si no votas no te quejes”, una campaña asumida ya por varios sectores de la burguesía con la que insiste en que no importa que esté sucediendo en las condiciones de vida de trabajo de los trabajadores, de todas maneras hay que votar para tener derecho a reclamar o bien, en las próximas elecciones, imponer un “castigo” no votando por ellos. Por otro lado, se usa el recurso del voto del mal menor, lo que significa que la burguesía puede reconocer que todos los partidos tienen errores y  todos los candidatos tienen historia de corrupción, sin embargo, no hay de otra, hay que votar y hay que hacerlo por el menos malo. Los trabajadores que han votado saben muy bien que de nada ha servido su voto para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo. En las pasadas elecciones federales, por ejemplo, el voto útil que fomentó la burguesía para lograr una votación histórica, derivó en las condiciones actuales: varios escalones abajo en la degradación de las condiciones de vida obrera.

Ante estos llamados al voto para que los trabajadores decidan quién ha de conducir su explotación a nivel nacional, hay que recordar que “En el capitalismo decadente, las elecciones son una máscara. Todo llamamiento a participar en el circo parlamentario no hace sino reforzar la mentira de presentar las elecciones como si fueran, para los explotados, una verdadera posibilidad de escoger (…) La burguesía esconde que su juego democrático electoral le sirve para hacer una alternancia en el gobierno para garantizar la salud de sus mecanismos de gobierno como clase, pues los partidos sólo son la expresión orgánica del control estatal de la burguesía, los cuales se reparten las tareas para encuadrar a los trabajadores usando diferentes ideologías y mecanismos de control. (Ver RM 88, sep-oct 2005). Ya en otras ocasiones lo hemos evidenciado ¿por qué la burguesía y sus representantes en los partidos políticos, en los sindicatos, tiene el mayor interés en que los trabajadores voten? La respuesta es muy sencilla, trabajan como siempre para fomentar la mistificación de que las elecciones son mecanismos de cambio a su favor. La clase obrera está de nuevo ante la mayor mascarada de la dictadura del capital, es su deber reflexionar mínimamente sobre las motivaciones de esta campaña y las implicaciones contra ella misma.

RR/Febrero-2006