La “sexta declaración y la “otra campaña”: Marcos llama a la organización… para la apuntalar al capital

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

La 6ª declaración del EZLN y su “otra campaña”, se presenta como una alternativa política para los trabajadores. Su crítica a los partidos de la burguesía, incluyendo ahora al PRD, así como su lenguaje sentimentaloide y pretendidamente radical, los hace parecer diferentes al resto del aparato de izquierda del capital. Es sobre todo su llamado a formar una organización que hace pensar a muchos trabajadores, sobre todo a las jóvenes generaciones, que la declaración de la guerrilla de nuevo cuño y su recorrido por el país, “escuchando” las demandas, terminará creando un proyecto capaz de aglutinar y enfrentar al capital, sin embargo el proyecto que llama a crear, de concretarse, no será diferente al que levantara el FZLN, es decir un proyecto patriotero que se convertirá en otra camisa de fuerza con la que busca someter la potencialidad revolucionaria del proletariado.

 

La clase obrera es la única clase revolucionaria

La campaña de Marcos, pretende hacer creer que el EZLN ha dado un “giro” radical, y ahora se atreven hablar del obrero y de la explotación a que son sometidos. Si antes en su discurso, que presumía ser incluyente aceptaba que buscaba “… un mundo donde quepan todos los mundos…” (27-07-96), ahora cambian el tono para parecer radicales y le agregan la exclusión de los ricos. Si apenas en 1994 llamaban a votar, a respaldar al PRD y a Cuahutémoc Cárdenas, ahora critican las elecciones y amenazan al PRD con “destrozarlo”… A medida que pasa el tiempo el EZLN irá acondicionando su maquillaje, no obstante lo que no cambia es el proyecto claramente burgués, con el que pretende entrampar a los trabajadores.

Hay una insistencia continua del EZLN con la que busca reforzar el trabajo de la burguesía y ampliar la confusión en las filas de los trabajadores, esta insistencia es que el proletariado ha dejado ser la única clase capaz de eliminar el capitalismo. Ello se deduce de su descripción social a partir del concepto “sociedad civil” en la que caben todos, por lo que insiste en construir una organización interclasista en la que el proletariado quede atrapado en la defensa de un proyecto que no busca ya destruir al sistema sino tan sólo renovarlo, a través de la defensa de la economía nacional (es decir, de los proyectos de la burguesía mexicana) y con la construcción de nuevas leyes.

Esta actitud chauvinista, enfocada en la defensa de la nación ha estado presente desde sus orígenes, la misma concepción de la “liberación nacional” nos habla de ello, y nos es nada raro que las FLN, origen del EZLN tuviera como consigna básica “Vivir por la Patria o morir por la libertad”. Pero si esto puede parecer simples anécdotas secundarias, veamos los que dicen en su declaración sobre el significado de la organización a la que llaman a formar. Por medio de la 6ª declaración, convocan a formar un “programa nacional de lucha”, que tenga como objetivo “… un compromiso claro de defensa conjunta y coordinada de la soberanía nacional, con la oposición intransigente a los intentos de privatización de la energía eléctrica, el petróleo, el agua y los recursos naturales.”

Como se ve, repiten bajo un tono más radicaliode las ideas del “Plan La realidad–Tijuana” (9-08-03), y como antes, ahora estos argumentos son aplaudidos por el sindicato y el aparato de izquierda del capital porque saben bien que son carnadas atractivas para desviar el coraje y combatividad de los trabajadores, y encerrarlos en la búsqueda vana de políticas económicas “alternativas” de defensa de la “soberanía” (lo que implica la protección del capital nacional), impidiendo así tomen como centro de su combate la defensa de sus condiciones de vida, lo cual en su esencia misma lleva la critica radical al sistema de explotación. No es extraño que sean los sindicatos y los izquierdistas los que buscan encuadrar a los trabajadores en el proyecto claramente burgués al que convoca Marcos.

Desde antes de formada la organización que el neo-zapatismo invoca, ya está adelantada la amenaza de atar a los trabajadores a las consignas de la burguesía, y someterlos a una estructura interclasista en la que su PROYECTO HISTÓRICO, no tiene cabida, en tanto está sometida su fuerza como clase al degradar su actuación a la de “ciudadanos”. Es la formación de una endeble amalgama de clases en la que pretende meter a los trabajadores, dejándolos aislados, su llamado lo confirma: “Invitamos a los indígenas, obreros, campesinos, maestros, estudiantes, amas de casa, colonos, pequeños propietarios, pequeños comerciantes, micro empresarios, jubilados, discapacitados, religiosos y religiosas, científicos, artistas, intelectuales, jóvenes, mujeres, ancianos, homosexuales y lesbianas, niños y niñas, para que, de manera individual o colectiva participen directamente con los zapatistas en esta CAMPAÑA NACIONAL para la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y por una nueva Constitución.

De forma que aunque ahora el EZLN diga que se trata de formar una organización anticapitalista, no tienen más proyecto que el atacar la conciencia proletaria.

Es cierto que el capitalismo con sus existencia comprime no sólo a los asalariados, también se ven sometidos estamentos y clases medias, entre ellas los campesinos y la pequeñaburguesía, no obstante el proletariado, por el lugar que ocupa en el modo de producción, por ser la única clase que está despojada y no contar con ninguna atadura orgánica hacia algún tipo de propiedad, es la ÚNICA CLASE explotada y revolucionaria al mismo tiempo que no puede diluirse en una masa interclasista. El resto de clases y estamentos, aunque son víctimas del capitalismo mantienen la mirada pegada al pasado para criticarlo, por lo que viven añorando formas anticuadas de producción. Si los asalariados pierden la autonomía de su combate, son aislados e impedidos para desarrollar las únicas armas con las que cuenta para enfrentar al capital su CONCIENCIA y ORGANIZACIÓN.

 

La organización de los proletarios para afirmar su fuerza y autonomía, no para atarla a la burguesía

La conciencia proletaria, es la claridad de la clase sobre su papel histórico y de que el capitalismo no le puede ofrecer sino explotación, miseria y guerra, y esta conciencia toma forma viva en su organización. Por eso la organización de la clase obrera no es impuesta ni inventada por alguna minoría ilustrada, es producto de la misma lucha de clases y, por supuesto, de la reflexión. Por ello, es fundamental para el proceso de desarrollo de toma de conciencia de la clase obrera, reflexionar que su organización debe responder a sus necesidades históricas, debe reflexionar que el sindicato, desde las primeras décadas del siglo XX ha dejado de ser un instrumento de combate obrero y hoy no es más que un engranaje del capital, de la misma forma debe reflexionar que los partidos de la burguesía y sus procesos electorales son sólo medios por los cuales la burguesía busca perpetuar su orden, pero ante las circunstancias actuales, se vuelve imperativo que los trabajadores reflexionen sobre lo ajeno que son a sus intereses el involucrarse en la defensa de la soberanía y de la patria y de lo peligroso que es perderse en organizaciones interclasistas. La clase obrera no tiene patria, y no tiene ningún interés en formar un frente con sectores de la burguesía y de la pequeñaburguesía para defender la nación. Ante la agudización de la crisis y la aceleración del golpeo a las condiciones de vida, la clase obrera debe responder con la movilización, pero para que esta se convierta en una expresión verdadera deberá romper con las imposiciones del sindicato, tomar en manos el movimiento impulsando Asambleas Generales masivas que alimenten la reflexión colectiva y que impidan a los agentes de la burguesía infiltrados en la trinchera proletaria desviar el descontento hacia la defensa de empresas estatales o de la patria. Los trabajadores deben recoger las experiencias del pasado y sobre todo recuperar el arsenal teórico del marxismo, al que el EZLN y sus corifeos no han dejado de afirmar que se trata de vejestorios. Los trabajadores necesitan organizarse pero no para afirmar el poder de la burguesía como lo quiere el EZLN.

Tatlin/6-02-06