América central y Sudamérica

Brasil: Ante los embates del capital, los controladores aéreos responden con la lucha

«Llegamos al límite de la condición humana, no estamos en condiciones de continuar prestando este servicio, que es de gran importancia para el país, de la forma como estamos siendo dirigidos y como somos tratados. NO CONFIAMOS EN NUESTRO EQUIPAMIENTO Y TAMPOCO EN QUIENES NOS COMANDAN! Estamos trabajando con los fusiles apuntando contra nosotros...».  De esta manera dramática los controladores aéreos]de Brasilia, Curitiba, Manaos y Salvador, se expresaban a través de un manifiesto], antes de paralizar el servicio al medio día del viernes 30 de marzo,

Luchas proletarias en Perú

Un compañero de Perú nos envía una corta nota relatando las últimas manifestaciones de lucha proletaria en ese país.

En primer lugar queremos manifestar nuestra solidaridad con los trabajadores en lucha.

En segundo lugar queremos saludar la iniciativa de este compañero y llamar a que cunda el ejemplo. Es muy importante que tengamos una apreciación ajustada de la realidad de la combatividad obrera y esta apreciación no podemos esperarla de los llamados medios de comunicación de la burguesía (en realidad medios de incomunicación entre seres humanos y de desinformación) que silencian las luchas obreras auténticas y cuando hablan de ellas es para deformarlas y calumniarlas de forma sibilina o de forma descarada. Solamente, a través de iniciativas directas de compañeros, de obreros en lucha, a través de medios directos de comunicación entre internacionalistas, podremos tener información viva y eficaz para poder hacernos una idea. ¡Nada podremos esperar de los media burguesas tanto sí son gubernamentales como de oposición!

Nicaragua: Regresan los sandinistas al gobierno para dar continuidad a la explotación y opresión

ni antes, cuando se presentaban como los “jóvenes rebeldes”, ni ahora como los empresarios modernos, representan alguna esperanza para los trabajadores. Desde los años 60, cuando inician su enfrentamiento con la dictadura somocista, eran ya una estructura ajena a los asalariados, lo cual queda rebelado por sus métodos y objetivos. La toma del poder y la instauración de su gobierno no hace sino confirmar que el objetivo central del FSLN era (y es) la perpetuación de las relaciones de producción capitalistas. La aplicación de racionamiento por la economía de guerra y el incremento de las cadencias productivas en las fábricas y en el campo mostraba que el enemigo del proletariado no era únicamente Somoza, los “contras” (guerrilla impulsada y sostenida por el gobierno de EUA), sino también lo eran los sandinistas que cumplían fielmente la defensa del capital.

Pinochet, representante fiel del capitalismo

En las primeras semanas de diciembre (2006) se ha anunciado la muerte de Augusto Pinochet, el militar que en 1973 asumiera el control del gobierno de Chile. La férrea dictadura impuesta por Pinochet, sustentada en la bota militar, la cárcel y la picana, no es, sin embargo, un accidente histórico o la responsabilidad exclusiva de un individuo sanguinario, es la expresión del capitalismo en su forma más brutal.

Intervención de la CCI en Brasil: debate sobre las perspectivas de la lucha de clases

En Septiembre de 2006, la CCI tuvo ocasión de presentar, ante un auditorio de 170 estudiantes de una universidad brasileña, su análisis sobre la coyuntura mundial y la alternativa histórica. La presentación trató los siguientes temas: la guerra, la lucha de clases y el papel de las elecciones. Tras la presentación se desarrolló un debate muy animado del que, a continuación, resumimos lo esencial.

Ante todo queremos resaltar como los participantes acogieron nuestra posición, cuyo contenido no les resultaba “habitual” para ellos, puesto que denunciamos las elecciones como un instrumento al total servicio de la burguesía, y poníamos el acento en la perspectiva de desarrollo de la lucha de clases internacional. Y a pesar de esto, nuestro análisis no suscitó escepticismo u hostilidad, sino un gran interés y, en ocasiones, un apoyo explicito.

La geopolítica en América Latina

Hoy, con el cuestionamiento del dominio americano a nivel mundial, la intervención de otras potencias, aunque no del mismo calibre, se hace cada vez mas evidente: intervención de Francia en el conflicto de Chiapas y en Haití; intervención de España en diversos países, bien sea mediante “ayudas humanitarias” cuando los huracanes en El Caribe o mediante intervención en elecciones para apoyar tal o cual candidato (en Venezuela esta pendiente dilucidar la intervención del gobierno español de turno a través del BBVA en la campaña de Chávez); intervención rusa con ventas de armas a Venezuela cuestionada por EEUU. Intervención de China con sus mercaderías baratas y sus necesidades cada vez mas importantes de materias primas.

Las nacionalizaciones de Evo Morales, a favor de la burguesía y veneno para el proletariado

El 1 de mayo de este año el nuevo gobierno boliviano de “izquierda” de Evo Morales, cuya formación política proviene de sus funciones como sindicalista de los cocaleros y cuya adhesión al Movimiento al Socialismo (MAS) lo han catapultado a la presidencia en medio de una convulsa situación política, anunció pomposamente la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos. Esta medida tomada por Evo Morales es una de las promesas de campaña del MAS. Este tipo de medidas cobraron viabilidad política a partir de las protestas de 2003 y las cuales motivaron la renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada. Estas medidas junto al “decreto de aumento salarial” son temas de discusión en la clase obrera y sus minorías en búsqueda. En el marco apretado de este artículo tomaremos posición al respecto denunciando el carácter burgués de las medidas de Evo Morales y de la naturaleza antiobrera de las mismas

Chile: protestas estudiantiles reprimidas por el gobierno de izquierdas

En los primeros días de mayo y hasta cumplido casi un mes, estudiantes de secundaria apoyados por universitarios suspendieron labores en protesta contra el cobro de exámenes y contra la ley de educación (LOCE) que limita los recursos a las escuelas públicas e impulsa mediante subsidios estatales a las escuelas privadas.

Estas acciones exponen aristas diversas: por un lado, deja ver que la crisis que domina al conjunto del sistema conduce a que el capital de manera inmediata cargue sobre los trabajadores sus efectos, de manera que el “ejemplo” que la burguesía en América Latina hace de la economía chilena, no es sino una trampa más con la cual pretende seducir a los trabajadores para aceptar amistosamente el incremento de los niveles de explotación. Debemos anotar que, el hecho de limitar económicamente a las escuelas públicas, significa de manera directa la disminución de las posibilidades de que los trabajadores y sus hijos puedan tener acceso a este servicio. Pero el reconocer que esto representa un golpe al salario de los trabajadores (en su llamada forma indirecta), no significa aceptar la maniobra del izquierdismo, en particular del estalinismo, que invoca como solución a este problema el estatismo, y aunque con un aparente lenguaje radical empuja a los estudiantes, en realidad busca someterlos a la lógica del capital, que limita toda critica radical al sistema, y lo conduce hacia la elección de una “mejor” política, colocando así a la defensa de la propiedad estatal y de las medidas de corte keynesiano como expresiones alternativas.

Motines de mafias, masacres policiales en Brasil, la descomposición devora las entrañas de la sociedad capitalista

Durante una semana, a partir del 12 de mayo del 2006, el estado de Sao Paulo y en particular su capital del mismo nombre, la ciudad más grande del Cono Sur y donde también existe una de las concentraciones obreras más importantes del continente americano, se produjo uno de los conflictos armados más caóticos y violentos sin precedentes, protagonizado por las mafias de delincuentes que pululan al interior de la sociedad capitalista

Hace 30 años, la caída de Allende: dictadura y democracia son las 2 caras de la barbarie capitalista

El 11 de septiembre de 1973, un golpe de Estado ­dirigido por el general Pinochet derribaba en un baño de sangre el gobierno de Unidad popular de Salvador Allende en Chile. La represión que se abatió sobre la clase obrera fue terrible: miles de personas (1), en su mayoría obreros, fueron asesinadas sistemáticamente, miles fueron encarceladas y torturadas. A esa barbarie espantosa hay que añadir varias centenas de miles de despedidos del trabajo (un obrero de cada diez durante el primer año de dictadura militar).

Páginas

Suscribirse a América central y Sudamérica