Ante los ataques brutales contra los trabajadores, el enfrentamiento con la burguesía es inevitable

Versión para impresión

Sea cual sea el nombre que se le dé a la avalancha de golpes que el Gobierno "socialista" de Zapatero está descargando sobre los trabajadores de toda condición, en base a sus programas de austeridad, lo cierto es que a estas alturas la botella de los ataques a los obreros esta casi llena.

Sea cual sea la situación particular de todos aquellos que sufren la opresión de la explotación capitalista, ya sean los trabajadores en las pequeñas o grandes empresas, precarios, a tiempo parcial o completo, trabajadores sociales, funcionarios, ingenieros, estudiantes, desempleados, jubilados... todos estamos atrapados por los efectos de la crisis capitalista.

¡La burguesía nos ha declarado una verdadera guerra!

Si los efectos del ataque a las pensiones no son visibles hoy día, (pensiones de jubilación, pero también de viudedad, invalidez, orfandad, no contributivas, etc.) tendrán un gran peso en los próximos años para todas las generaciones de proletarios. Pero hoy, la amplitud, profundidad y simultaneidad de los ataques a los obreros en activo, son gravísimas.

Los presupuestos y servicios sociales han sido pulverizados o están en un irreversible proceso de degradación y retroceso. La no sustitución de los funcionarios que se jubilan, especialmente en el área de la salud y la enseñanza, recortes de recursos respecto a hospitales o escuelas, la congelación y reducción de los salarios, justificándolo en base al ahorro presupuestario y para dar confianza al mercado de la deuda pública, se está traduciendo en situaciones dramáticas para las clases populares, en cuyos sectores más castigados se están dando situaciones extremas como cortes por falta de pago en el suministro de agua y fluido eléctrico.

 En muchas empresas, cada vez más, se ejerce el chantaje de despedir a los trabajadores y volverlos a recontratar con salarios más bajos, este es el caso, a título de ejemplo, del 10% de la plantilla de General Motors en Estrasburgo, pero que es extensivo a España y a toda la industria automovilística del mundo. Esto muestra, con centenares de ejemplos que podríamos poner, que los sacrificios de los trabajadores en general durante los últimos años no han servido para nada, que son sacrificios inútiles para los trabajadores, que los sacrificios, traducidos en peores condiciones salariales y de vida, no son temporales sino a perpetuidad.  

Las condiciones draconianas impuestas a los desempleados, con requisitos administrativos de lo más estrictos y humillantes para tener derecho a la prestación por desempleo o, una vez agotado, al subsidio, son insoportables.  Los desempleados son brutalmente arrojados a la soledad, al aislamiento de la vida social, poco más o menos a una especie de muerte civil, inmersos, contra su voluntad, en la ociosidad y condenados a una miseria rigurosa tanto material como espiritual. Tanto en el sector público como en el privado la sobrecarga de trabajo, a raíz de que las jubilaciones y despidos no son cubiertos, es la causa de que los trabajadores sufran un agotamiento y un estrés  insoportables. El sufrimiento que esto produce, y que la burguesía y sus lacayos silencian de forma consciente, es de tal magnitud que está dando lugar a un fenómeno cada vez más extendido como son los suicidios  de trabajadores, incluso en las llamadas "empresas de elite" y de supuesta "aristocracia obrera"[1]. Cada vez más estos hechos se están convirtiendo en un fenómeno social, frecuente y generalizado, un verdadero genocidio anónimo; cada vez más los ataques sociales realizados por el capital mediante su instrumento favorito, el estado democrático, llevan a los trabajadores y sus familias a no poder pagar la prestación de servicios básicos, como la hipoteca o el alquiler de la vivienda, el gas, la electricidad, el transporte público, los alimentos básicos, vestirse y no echemos en el olvido la subida de precio de las mutuas privadas por la utilización de los servicios, etc.

La ofensiva recaudatoria y de bajos costes del gobierno capitalista de Zapatero se centra, como no podría ser de otra manera, no en atacar los intereses capitalista vitales como el sector financiero, el monstruo estatal, la corrupción desvergonzada tanto pública como privada, etc., sino en un torrente de medidas antiobreras, que a la hora de ser aplicadas por las distintos entes del Estado, sean locales o autonómicos no les ha temblado la mano ni a la izquierda ni a la derecha, es decir al PSOE y al PP. Como siempre, y con la complacencia de toda la inmundicia burguesa, se ha declarado una verdadera guerra social al proletariado, hoy desorientado, inseguro, indiferente o reclutado en cien frentes ajenos a sus intereses de clase, consistente en eliminar a cara de perro, sin ninguna mesura, condiciones sociales que hasta ahora parecían intocables y que de un día para otro están desapareciendo: agilización legal de los desahucios de viviendas, aumento de las causas de despidos, más requisitos para cobrar las prestación por desempleo, dificultades de las familias para hacer frente al pago de las matriculas universitaria, el material escolar etc., etc. Para que no quede ninguna duda de quién son los "amigos" de los obreros, la flamante "reforma" laboral que Zapatero quiere implantar, ha tenido que buscar una política de alianzas antiobrera en el parlamento , su aliado natural sería el cavernícola PP, (por cierto que retozan en la misma cama en el Gobierno del País Vasco) pero resulta que no, por razones de correlación de fuerzas burguesas y de imagen electoral, la alianza para la última contrarreforma laboral la está buscando con los nacionalistas catalanes de ERC (Esquerra republicana de Cataluña), también con el PNV, (Partido Nacionalista Vasco) y con los ex estalinistas de Izquierda Unida uno de cuyos jefes, el Sr, Saura, es el jefe de la policía en la comunidad de Cataluña.

Es el momento de participar frontalmente en la lucha

El aumento de la ira y la indignación son atizados por un profundo sentimiento de injusticia. La burguesía sigue mostrando una arrogancia increíble en medio del vendaval que ha desatado la crisis, con un ejemplo basta: La "candorosa" Ministra de defensa, Sra. Carmen Chacón, ha adquirido una mansión en uno de los sitios más exclusivos en Santo Domingo (Republica Dominicana) por un importe de 600.000 €, pero según parece se le ha quedado pequeña y ya está pensando en adquirir otra más suntuosa y precio de 1,4 millones de euros[2]. .

Las ilusiones de que un cambio del personal político sería una manera de afrontar la aguda crisis social, prácticamente han desaparecido. Cambiar el sentido del voto no impedirá los ataques, la eventualidad de un Gobierno del PP es más de lo mismo; los palos sobre las costillas de los trabajadores y de la población llueven por la izquierda y la derecha, la prueba es que en todos los países el proletariado se enfrenta a ataques similares y en todas partes se confronta a las mismas perspectivas de condiciones de vida todavía más miserables. En Grecia o en España, además del ataque a las pensiones, son los gobiernos de izquierda los que están imponiendo recortes salariales del 20 o 10%. Esto es claramente lo que nos espera en el futuro y en todas partes: de peor en peor.

Todo esto sucede no porque se gobierne de esta o aquella manera, o que los políticos estén podridos o sean malintencionados, sino que el sistema capitalista en todo el mundo está abiertamente en quiebra y la burguesía hace pagar al proletariado mundial un alto precio por su crisis..

El capitalismo no nos dará nunca un gobierno más social o más equitativo. En España, es el gobierno  " socialista " de Zapatero quien, en concierto con la derecha, ha lanzado a final de junio principios de julio, una enorme campaña ideológica difamatoria para desacreditar y aislar la valiente huelga de los trabajadores del metro de Madrid, en lucha contra una rebaja del 5% de su salario.

Tarde o temprano, la clase obrera deberá defenderse y no puede posponer por mucho tiempo una confrontación inevitable, contra un sistema que sólo nos puede sumir a todos en una profunda miseria material y moral. No podemos esperar ni dudar.

¡Los proletarios en España no están solos!

Esto también significa, que la clase obrera en España debe tomar conciencia de que no está sola para afrontar esta terrible realidad, que en todos los países se trata de la misma lucha para hacer frente a los mismos ataques de los explotadores de todo el mundo a las condiciones de vida. De la China a Panamá, pasando por Bangladesh y Cachemira, la clase obrera demuestra que es capaz de desarrollar masivamente y con determinación su combate de clase contra clase a escala mundial.

No hay ninguna perspectiva que no sea la de luchar masivamente para defenderse de la avalancha de ataques que nos lleva a unas condiciones de vida cada vez más miserables. Luchar de manera masiva significa luchar juntos y con determinación, buscando, de la manera más amplia, la extensión y la unidad del combate. Solo la movilización masiva frente a los ataques masivos, será capaz de frenar a la burguesía; aún así, el proletariado no puede ganar la batalla en un solo acto. La burguesía, porque no tiene otra solución, volverá a la carga; pero es la única manera de impedir mediante la movilización nuevos ataques complementarios. Acordémonos como en 2006 los estudiantes franceses, las nuevas generaciones, lograron que el gobierno Villepin retirase el CPE (contrato de primer empleo) mediante una lucha masiva y solidaria, igual que en España, el sector del metal en Vigo ese mismo año, mostró cual es el camino a seguir. No es a través de sucesivas y episódicas jornadas de acción esterilizantes, o recurriendo a los especialistas del sabotaje y la división obrera, entre ellos los sindicatos, como lograremos detener los ataques; solo los trabajadores, organizando y dirigiendo colectivamente sus propias luchas, con llamamientos generalizados a la participación de todos en las asambleas y no solo de los "afectados", o sea sin tener en cuenta el sector económico, o si son activos o desempleados, pensionistas, estudiantes, etc. Solo así y verdaderamente haremos una demostración de fuerza contra la clase dominante. Paralelamente con esto, se debe mantener el control permanente de las luchas  en manos de la asamblea, cosa que se consigue, como ha demostrado la historia de movimiento obrero, con la elección directa de delegados por la asamblea y su revocación por la misma en cualquier momento, es decir, sin mandato por un tiempo determinado (como en las elecciones), según los método de la burguesía y sus asistentes. No hay otro camino para expresar el rechazo de la clase obrera frente a los ataques y la inhumanidad de un sistema capitalista podrido hasta el tuétano, solo así la burguesía verá un enemigo serio y fuerte, que lleva en sus entrañas un futuro diferente. Lo demás no es otra cosa que pólvora mojada. 

Adaptado de R.I., publicación en lengua francesa de la CCI 11-09-10

 



[1] Sin ir más lejos, ya hace tiempo que en la "aristocrática" telefónica francesa, France Telecom, se han producido una serie de suicidios de trabajadores que hemos recogido en nuestra prensa internacional. Pues bien, a la hora de escribir este artículo nos enteramos por la prensa económica de España ("El Economista" 10-09-10, edición digital) que en los últimos días se han suicidado cinco trabajadores más.

[2] La Gaceta 30-08-10

Situación nacional: