Una voz internacionalista en Australia

Versión para impresiónEnviar por email

Acabamos de recibir el "Llamamiento" que se publica a continuación de un grupo de compañeros en Australia. Desde la Corriente Comunista Internacional apoyamos este llamamiento de todo corazón, e instamos a nuestros lectores en Australasia o de la región a contactar con los compañeros en la dirección de correo que ponemos al final.

¡Camaradas!

Hoy la humanidad se enfrenta al mismo ultimátum que se planteó en la víspera de la Primera Guerra Mundial: «Socialismo o Barbarie», en palabras de Rosa Luxemburgo y de Friedrich Engels antes de ella

El sistema capitalista mundial ha visto su peor crisis económica desde la Gran Depresión, con la clase obrera llevando la peor parte del golpe, en todas partes se enfrenta a la congelación de los salarios, los recortes de empleo y el empeoramiento de las condiciones de trabajo. La amenaza de una catástrofe ambiental global aparece más posible que nunca. Sangrientos y brutales conflictos salpican el mundo - desde Irak a Afganistán, Somalia a Sudán, Colombia a México.

En contraste con estas emanaciones de una sociedad moribunda también vemos el germen de un nuevo mundo - sin explotación ni opresión, sin pobreza o la escasez, sin guerras ni las fronteras nacionales - en la lucha de clases de la clase obrera internacional.

La izquierda comunista tiene sus orígenes en las corrientes de izquierda de la Internacional Comunista, que nació como una respuesta proletaria a sus deslizamientos oportunistas a medida que retrocedía la oleada revolucionaria internacional en la década de 1920. Mientras que la Izquierda Comunista tuvo expresiones en muchos países la mayoría de sus representantes destacados se encontraban en Alemania, Holanda, Italia y Rusia. En el período de la contrarrevolución que se inauguró a finales de la década de 1920, fue la Izquierda comunista quien defendió de la manera más intransigente el internacionalismo proletario y la más rigurosa en la elaboración del balance de la ola revolucionaria.

Aunque existen simpatizantes de la Izquierda Comunista en Australia, se trata de individuos dispersos que sufren en gran medida el aislamiento político. Con el fin de intervenir eficazmente en la lucha de clases, es necesario que los revolucionarios se organicen en una organización política, fundada sobre la base de las posiciones y principios compartidos.

Sin embargo, en la hora presente la formación inmediata de un grupo no está en la agenda en Australia. Lo que se necesita en la actualidad es la unión de los internacionalistas en undebate llevado a cabo con el objetivo de iniciar y mantener el contacto entre compañeros (especialmente las que están geográficamente aislados) y la clarificación política colectiva de las posiciones que definen el programa comunista de hoy.

Por lo tanto, hacemos un llamamiento para el inicio de los debates organizados entre todos los simpatizantes de la Izquierda Comunista en Australia. Se propone que los debates se llevan a cabo bajo el nombre: «Red Afiliada al Comunismo Internacionalista».

Proponemos los criterios de participación que están de acuerdo con las posiciones más elementales del comunismo actual:

  • la guerra imperialista y los movimientos nacionales de todas las tendencias no otra cosa que ofrecer a la clase obrera sino la muerte y la destrucción. La clase obrera debe oponerse a todos los campos burgueses. Llamándolos a tomar partido por una u otra fracción, la burguesía divide a los trabajadores y los llevan a masacrar a sus hermanos y hermanas de clase
  • El parlamento y las elecciones burguesas son una mascarada. La democracia capitalista no difiere en la raíz de toda forma de dictadura capitalista. Cualquier llamada a participar en el circo parlamentario no puede sino reforzar la mentira de que las elecciones ofrecerían alguna opción real a los explotados.
  • Todos los sindicatos son órganos del sistema capitalista y actúan a su servicio. El papel fundamental de los sindicatos es hacer de policía de la clase obrera y el sabotaje de sus luchas. Con el fin de defender sus intereses inmediatos, y en última instancia para hacer la revolución, la clase obrera debe luchar fuera y en contra de los sindicatos.

Todos los que puedan estar interesados en participar se les anima a escribir a [email protected]. Cualquier comentario, pregunta o crítica, serán bienvenidos.

Con saludos comunistas fraternales, Fabius, Jack, Max, Nicolás, Tomás