Debate sobre la violencia

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Abrimos un debate sobre la cuestión de la violencia a partir de un comentario enviado por un lector. Proseguiremos este debate en respuesta a un nuevo comentario de otro lector.

A propósito del artículo aparecido en nuestra Web en francés Sabotage des lignes SNCF : des actes stériles instrumentalisés par la bourgeoisie contre la classe ouvrière[1], un compañero ha dirigido 2 comentarios a nuestras Web en francés y en español[2] donde pide solidaridad para las personas detenidas por el Estado francés y plantea lo siguiente:

«Lo extraño es que la CCI, que tanto condena al aparato de izquierda del capital en este caso ha salido a decir EXACTAMENTE LO MISMO que el principal líder de la izquierda capitalista francesa, Besancenot, que de inmediato, IGUAL que la CCI, salió a decir que el sabotaje no es un método de lucha obrera y condenó a estos militantes proletarios que tan sinceramente combaten al capitalismo.

En fin.. Vaya coincidencia, la CCI y Besancenot opinan lo mismo.

Ojala reflexionen su posición.

Saludos.

Espero que no se lo tomen a mal, es un llamado en buenos términos a que reflexionen sobre la gran similitud de su condena a estos actos[publicada en francés] con las palabras expresadas por Besancenot y por los sindicatos, que para quedar bien con sus jefes de la burguesía han salido a decir justo lo que ésta quería, que se criminalice a quienes (independientemente de que estemos de acuerdo con sus tácticas o no) desprecian y combaten sinceramente a esta sociedad explotadora».

Estos 2 comentarios han provocado un debate muy activo donde de una manera honrada y abierta este comunicante y otro que firma "Un Compañero"-cuyas posiciones compartimos y saludamos- han intercambiado posiciones en pro de la clarificación[3].

Con ánimo de contribuir a este debate vamos a responder a las cuestiones planteadas.

Estamos de acuerdo con el compañero en la denuncia clara que hace del terrorismo del Estado. Nuestro comunicante afirma que la burguesía « tiende a ampliar su definición de "terrorismo" al menor acto que rompa con el orden democrático» y denuncia que con ello pretende «Ocultar la naturaleza fundamentalmente terrorista de su dominación, asimilando exclusivamente el terrorismo a las reacciones violentas del proletariado, amalgamando deliberadamente las acciones que se sitúan en un terreno de clase y las que se encuentran en terrenos aclasistas, reformistas, religiosos, de liberación nacional, etc.».

En realidad, la inculpación de los jóvenes que se han visto envueltos en este asunto, es un montaje del Estado con el objetivo de desarrollar una campaña ideológica contra todo lo que en Francia se denomina la "ultra-izquierda". Esta campaña se propone hacer de tal manera que todos los que están a la izquierda de Besancenot [4] sean asimilados a peligrosos terroristas.

No es la primera vez que tales campañas se dirigen contra "todos los que no se insertan en el juego democrático" porque hace unos años se organizaron unas campañas "anti-revisionistas" que trataban de desprestigiar de manera específica a la Izquierda Comunista. Para recordar lo que entonces ocurrió, estas campañas pretendían asimilar a los revisionistas (que negaban la existencia de cámaras de gas durante la Segunda Guerra Mundial) con los internacionalistas que denunciaban a los dos bandos -el democrático y el fascismo- como capitalistas e imperialistas.

Hay que denunciar la represión que se abate sobre los jóvenes inculpados y que, por lo que se sabe, no tienen nada que ver con los actos de los que se les acusa -actos que, cabría añadir, no se deben confundir con el terrorismo pues no se proponen poner en peligro la vida de los pasajeros. Todo esto suena a un montaje del Estado bastante chapucero y que no parece que van a estirarlo mucho.

¡No denunciar es una cosa, aceptar y apoyar es otra muy distinta!

Ahora bien, si es necesario denunciar la represión y no criminalizar a estos elementos tampoco debemos caer en la idea de que forman parte de la clase obrera. No son miembros de ella en el sentido sociológico del término pero lo más importante es comprender que no son militantes de la clase obrera -sea cual sea su origen sociológico.

Puede darse el caso que proletarios exasperados y desesperados se impliquen en actos individuales o minoritarios de sabotaje. Nosotros en manera alguna los condenaremos.

Sin embargo, conviene no mezclar las cosas: no condenarlos no significa aceptar los métodos que preconizan o ser ambiguos sobre ellos. Estos métodos basados en actos individuales o minoritarios de sabotaje no sirven ni para "concienciar a la clase obrera" ni para contribuir al desarrollo de su lucha. Al contrario, debilitan ambas.

Por ello, debemos poner en guardia a la clase obrera sobre tales métodos que no solamente no participan para nada en su combate como clase sino que además conducen a que elementos obreros se vean expuestos de manera inútil a la represión[5].

Cuando se produce de manera anónima un sabotaje o un acto de violencia contra una institución del capital (bomba arrojada a un edificio público, atentado contra un representante del sistema etc.) nos preguntamos siempre quién puede ser el autor: ¿se trata de un grupo que reivindica sinceramente la destrucción del capitalismo, o bien estamos ante un provocador de la policía o incluso un grupo de extrema derecha[6]? Este interrogante surge del hecho de que tales métodos pueden ser indistintamente utilizados por clases muy diferentes -proletarios, burgueses, pequeño burgueses- y por las tendencias políticas más variopintas.

Sin embargo esas cuestiones no se plantean cuando estamos ante acciones como huelgas por reivindicaciones de clase, asambleas generales, tentativas de extensión y unificación de movimientos de lucha etc. Ante ellas no cabe ninguna duda posible: se trata de acciones del proletariado que van en el sentido de la defensa de sus intereses. Este tipo de acciones -cualquiera que sean sus debilidades y limitaciones- favorecen el desarrollo de la conciencia de la clase obrera, su confianza en si misma, sus sentimientos de solidaridad y no pueden servir a los intereses de la burguesía.

En cambio, las acciones del primer tipo, además de que en si mismas son confusas pues pueden ser reivindicadas por las más variadas tendencias políticas e ideológicas y las más distintas capas sociales y especialmente por fracciones pertenecientes a la propia burguesía, no favorecen para nada la confianza en si del proletariado: ¿cómo pueden favorecer ésta si presuponen que una minoría clandestina sustituye a la clase en la tarea de la lucha contra el capital?

Otro argumento que emplea el compañero es que los términos de nuestra crítica a los métodos de sabotaje podrían ser semejantes a los que emplea Besancenot. Este argumento plantea un cierto número de consideraciones que se refieren al origen de los partidos de izquierda y extrema izquierda y a la función que actualmente tienen frente a la clase obrera.

La capacidad de engaño e influencia que estos partidos tienen en la clase obrera y que hace que sobre este plano sean más eficaces que sus congéneres de la derecha, se apoya en que tuvieron origen en el movimiento obrero y que en un momento dado de su existencia constituyeron una auténtica vanguardia de la clase obrera para posteriormente degenerar, traicionar y convertirse en engranajes del Estado capitalista.

Apoyados en esos orígenes remotos conservan en su discurso un cierto número de temas y de referencias que forman parte del patrimonio de la clase obrera. ¿Podemos renunciar a ellos porque esas organizaciones burguesas se los han apropiado y los utilizan para sus intereses espurios? Pensamos claramente que eso sería un error. Por ejemplo, no podemos renunciar a la perspectiva del socialismo por el hecho de que la extrema izquierda habla igualmente de "socialismo". Si estos partidos se llenan la boca con la "unidad de la clase obrera" no podemos renunciar a la lucha sincera y concreta por dicha unidad. De la misma forma, el proletariado tiene una larga experiencia acerca de las provocaciones policiales contra su lucha que forma parte del patrimonio de su combate histórico y que sus movimientos actuales deben reapropiarse especialmente cara al futuro. Que los partidos de izquierda o extrema izquierda hablen de "provocación policial" no puede impedir a los revolucionarios actuales reconocer que existe y defender frente a ella las posiciones clásicas del movimiento obrero.

La lucha del proletariado
constituye el verdadero desafío a la dominación capitalista

El compañero hace la siguiente afirmación «Y como la mayoría de la clase obrera aún no es capaz de comprender estas acciones, como gracias a los medios burgueses perciben a sus propios hermanos de clase que enfrentan al Estado-capital como "delincuentes", "vándalos", "terroristas", ya que ellos están contaminados hasta la médula de la ideología ciudadana, condenemos a los que si se atreven, para que los "obreros-ciudadanos" no se asusten y puedan sumarse a nuestras bien portadas movilizaciones».

Si hemos entendido bien esta aseveración, nuestro comunicante cree que en aras a poder organizar "grandes movimientos de masas" propugnamos no "asustar" a los obreros más atrasados contaminados por la ideología ciudadana y por ello rechazaríamos las acciones violentas de los que "se enfrentan al capital".

Los movimientos de masas del proletariado no son el producto de la convocatoria de un puñado de revolucionarios[7]. Los movimientos de masas del proletariado son el producto de un proceso histórico en el que intervienen a la vez el desarrollo de las condiciones objetivas y la maduración subjetiva del proletariado. Precisamente desde el punto de vista de la contribución que podemos hacer a esa maduración subjetiva es crucial rechazar los métodos de acciones minoritarias de violencia. Pues tales métodos fomentan la pasividad y la delegación de la lucha colectiva en un grupo de "héroes anónimos", de "salvadores bienintencionados" que le darían estopa al capital. Y al mismo tiempo generan un sentimiento de impotencia y frustración pues cualquiera con dos dedos de frente comprende perfectamente que tales "audacias" no son otra cosa que "picaduras de mosquito en la piel de un elefante"[8].

Somos plenamente conscientes de que la lucha de clase y la confrontación con el Estado no son pacíficas y exponen a la clase obrera y a sus minorías revolucionarias a los golpes de la represión. Esa violencia forma parte inevitable del proceso revolucionario. En el curso de su desarrollo, las luchas de la clase obrera adoptan medidas de respuesta a la violencia del Estado burgués, responden a su terror y represión con la violencia de clase del proletariado[9].

La violencia no se reduce a choques con la policía, las acciones de ataque a la circulación de mercancías, los bloqueos a la producción, el ataque a instituciones de la propiedad privada (bancos, automóviles de lujo etc.). Esto sería una visión muy restrictiva y profundamente superficial. Rosa Luxemburgo señala en Huelga de masas, partido y sindicatos que «a diferencia de la policía que entiende por revolución simplemente la batalla callejera y la pelea, es decir, el "desorden", el socialismo científico ve antes que nada en la revolución una transformación interna profunda de las relaciones de clase»[10]. Para el proletariado la cuestión de la violencia es política y consiste en cómo establecer una relación de fuerzas favorable contra la burguesía y su Estado de tal manera que le permitan resistir a sus ataques y poder pasar a la ofensiva por su destrucción definitiva.

La violencia del Capital y su estado se expresa en las balas, los gases lacrimógenos, las cárceles y las cámaras de tortura, pero existe una violencia mucho más dañina y perniciosa que sirve mucho más eficazmente a la defensa de los intereses del capital: es el atentado permanente que la sociedad capitalista perpetra contra la unidad y la solidaridad de la clase obrera, el bombardeo que desde todos sus poros lanza en el sentido de la división, la atomización, la competencia, la pasividad y el sentimiento de culpa. El Estado democrático sin renunciar ni mucho menos a la violencia física y al más cínico terror, es un redomado experto en el desarrollo de esta violencia, insidiosa y profundamente destructiva.

El primer paso para enfrentar ambas clases de violencia lo constituyen las tentativas conscientes para romper la atomización, salir de la pasividad y del "cada cual a sus asuntos", superar el aislamiento y la división, desarrollar la solidaridad obrera rompiendo las cárceles de la empresa, el sector, la nacionalidad, la raza etc., debatir ampliamente y sin cortapisas sobre las necesidades y los problemas de la lucha general.

Todo esto puede parecer demasiado "pacífico", muy "ordenado" y "controlado", a quienes identifican unilateralmente la "lucha" con el desorden y el choque físico y no son capaces de comprender el potencial que encierran los movimientos genuinos del proletariado. Sus movimientos colectivos, el desarrollo de su capacidad para organizarlos enfrentando el control de los sindicatos y demás instituciones del Estado, constituyen la violencia más eficaz contra la dominación capitalista.

CCI 18-12-08

Anexo I

 

Solidaridad con los nueve "inculpados del 11 de noviembre" en Francia. ¡rompamos el aislamiento!

¡Proletarios, rechacemos someternos a la campaña antiterrorista del Estado!
¡el antiterrorismo es la idéologisa del terrorismo estatal!

En respuesta a la cadena de sabotajes contra trenes de alta velocidad en Francia, el Estado ha lanzado sus garras contra nueve proletarios (de los cuales cinco siguen detenidos), pretendiendo de forma triunfal haber capturado a una "asociación de malhechores con objetivos terroristas"

Al mismo tiempo, el terrorismo capitalista contra la humanidad se acelera a gran velocidad por todas partes en el mundo. El aumento del precio de los productos alimentarios, los despidos masivos y la reducción de las ayudas sociales, a raíz de la crisis capitalista actual, arrojan a la calle y privan de sus medios de supervivencia más elementales a cientos de millones de proletarios. El capital, según cifras de sus propios organismos, mata de hambre al día a 25.000 proletarios en el mundo, otros 5.000 son asesinados en el trabajo, otros millares de proletarios caen bajo los tiros y las bombas en Irak, en Afganistán y a través del mundo. Y esto sin hablar del envenenamiento generalizado de la raza humana, el agotamiento y la destrucción de la tierra por el capital.

¡Terrorista es la expropiación de nuestros medios de vida por el capital!

Al mismo tiempo, los Estados, sus justicias y sus policías, reprimen de forma cada vez mas dura al menor piquete, al menor bloqueo de la circulación, a la menor manifestación o acción que tiende a oponerse al empeoramiento exponencial de las condiciones de supervivencia bajo el capitalismo. A los proletarios que obstaculizan la santa sacro "libertad de circular, trabajar, vender, comprar..." se les acusa sistemáticamente de "tomar como rehén a víctimas inocentes" (refiriéndose a los ciudadanos que se someten al orden y a la legalidad burguesas) y de intimidarlos, aterrorizarlos.

Es la burguesía la que realmente se siente aterrorizada por el cuestionamiento de la propiedad y la libertad mercantil, y por ello tiende a ampliar su definición de "terrorismo" al menor acto que rompa con el orden democrático. Con ello pretende:

- Ocultar la naturaleza fundamentalmente terrorista de su dominación, asimilando exclusivamente el terrorismo a las reacciones violentas del proletariado, amalgamando deliberadamente las acciones que se sitúan en un terreno de clase y las que se encuentran en terrenos aclasistas, reformistas, religiosos, de liberación nacional, etc;

  • Reforzar su arsenal legal, jurídico e ideológico de represión contra la menor contestación a la sociedad mercantil;
  • Imponer entre los explotados la división ideológica entre "inocentes" y "culpables", entre "honestos ciudadanos" y "bárbaros terroristas";
  • Aislar a los proletarios que rompen con el pacifismo socialdemócrata y arrastrar a sus hermanos de clase a la denuncia, a rechazar la solidaridad.

Contra estas maniobras burguesas, es esencial afirmar que:

  • ¡Son las bases mismas del sistema democrático de propiedad y libertad, las normas legales que lo protegen, las terroristas!
  • ¡Someterse a la campaña antiterrorista del Estado, es colaborar directamente en la represión de toda contestación al terrorismo cotidiano del capital contra la humanidad!
  • ¡Los cinco proletarios encarcelados que están sufriendo las repugnantes presiones de los interrogatorios y del encarcelamiento para tratar de someterlos... son nuestros hermanos de clase!

 

¡No seamos cómplices del terrorismo del Estado!
¡Solidaridad con todos nuestros hermanos
de clase reprimidos en el mundo!

[email protected]

Submitted by Un compañero (no verificado) on Diciembre 6, 2008 - 12:11pm.

Creo que es inadecuado el que no se sometan a crítica los métodos. Y aún más inadecuado, que se presenten los métodos individualistas como un "combate" al capitalismo. He leído lo suficiente acerca de lo que la CCI critica de los métodos de lucha, y me parece que no es justa la comparación que hace el compañero que escribió anteriormente. No puedo compartir esa condena.

Es la izquierda del capital la que hace apología de métodos que no son adecuados para la extensión de las luchas, como el sabotaje, por dar un ejemplo. Los maoístas son expertos en eso. Ahí donde el proletariado se arriesga infructuosamente, el izquierdismo inmediatamente aplaude. ¿Y por qué? Porque para ellos el carácter masivo de las luchas no significa nada, a menos que tengan esas luchas bajo control.

La solidaridad no consiste en aplaudir métodos en donde los compañeros se vuelvan presa fácil de la represión, sino señalar los errores como lo que son, como errores que no deben generalizarse, y además, de buscar los métodos más adecuados para enfrentar al capital y su aparato de Estado. Eso no es posible, me parece, más que reflexionando colectivamente y actuando masivamente.

Hay una frontera muy ancha entre lo que dice la burguesía a través de su aparato político y lo que dice la clase obrera a través de su experiencia: que nadie se libera solo. O luchamos todos o no hay desarrollo revolucionario.

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 6, 2008 - 9:35pm.

Estoy de acuerdo en que hay que abrir el debate sobre los métodos y hacer críticas a los que creamos equivocados, pero de eso a condenar a los compañeros y prácticamente señalarlos como ajenos a nuestra clase, como "individualistas" que no tendrían ninguna relación con el proletariado, con la intención de deslindar esas acciones a las de la clase obrera, hay un abismo.

La CCI señala que estas acciones sólo sirven como pretexto a la burguesía para atacar y criminalizar a la propia clase obrera, por tanto, (tal parece que así pensara la CCI) hay que condenar toda expresión radical que se salga de los márgenes ciudadanistas y socialdemócratas en función de que la burguesía y sus medios no despotriquen contra la clase obrera, para no provocar a la burguesía y evitar sus ataques desinformativos que buscan dividir al proletariado, salgamos y condenemos a los "violentos" y digamos que no son combatientes anticapitalistas que detestan esta inmunda sociedad de clases, por el contrario, presentémoslos prácticamente como agentes del capital para dividir a la clase obrera.

Pero no basta con condenar los sabotajes, condenemos también toda acción que se salga de los márgenes de las libertades jurídicas burguesas, de ese terreno que los capitalistas nos conceden para expresar nuestro malestar, y condenemos los bloqueos a las vías de comunicación por las que transitan las mercancías capitalitas y gritemos a los cuatro vientos que son acciones provocadoras y de desgaste instrumentadas por la propia burguesía, hagamos una crítica demoledora si en alguna lucha los trabajadores emplean la violencia y se enfrentan a los perros guardianes del capital, porque también esta es una acción de provocación burguesa...

Y como la mayoría de la clase obrera aún no es capaz de comprender estas acciones, como gracias a los medios burgueses perciben a sus propios hermanos de clase que enfrentan al Estado-capital como "delincuentes", "bandalos", "terroristas", ya que ellos están contaminados hasta la médula de la ideología ciudadana, condenemos a los que si se atreven, para que los "obreros-ciudadanos" no se asusten y puedan sumarse a nuestras bien portadas movilizaciones.

La pregunta es ¿Quienes deberían de cambiar su postura, los proletarios radicales y decididos que ya enfrentan conscientemente al capitalismo volverse moderados ciudadanos bien portados, o los proletarios ciudadanizados convertirse en proletarios conscientes del papel histórico de su clase y pasar a combatir abiertamente a este podrido sistema de la mano de sus demás hermanos proletarios de todo el mundo?

No creo que ni estos compañeros ni ningún grupo de proletarios de los que bloquean rutas, que apedrean policías, etc., sean enemigos de la "movilización masiva y consciente", o que crean que cada quien se puede "liberar solo" (podría asegurar que sueñan con el día en que los proletarios conscientes y constituidos en clase inunden las calles y confronten a este sistema) sin embargo hoy por hoy no es esa la característica de las luchas, y eso no les hace quedarse cruzados de brazos hasta que la clase obrera en su conjunto salga en masa a las calles.

Y repito, creo que podemos criticar los métodos si estos no nos parecen correctos, pero no hacer un deslinde que deja en el aislamiento a estos compañeros que equivocados o no tienen el valor de llevar hasta sus últimas consecuencias su voluntad por destruir al capitalismo. Con estos deslindes solo le hacemos el trabajo a la burguesía, que busca que los propios revolucionarios seamos presas de la ideología tramposa e hipócrita de "la lucha contra el terrorismo", como dice el comunicado de los compañeros.

Acá dejo las palabras de Besancenot para que analicen el parecido del discurso de este repugnante izquierdista con el de la CCI (palabras que por cierto contradicen lo que dice el compañero del comentario anterior, pues lejos de hacer una apología de estos actos, los izquierdistas y los sindicatos han salido a condenarlos desde el primer minuto):

Olivier Besancenot, portavoz de la LCR (liga comunista revolucionaria - trotskista, grupo de extrema izquierda el más importante dentro de lo que es esa mierda hoy en Francia) no quiere de ninguna manera justificar los actos de vandalismo "que no les beneficia ni a los usuarios ni a los trabajadores en lucha". Olivier Besancenot publicó ayer un comunicado para tomar distancia con los sabotajes en contra de la SNCF. Mientras que 10 miembros del movimiento "ultra izquierda" fueron detenidos, el ex candidato a la presidencia que intenta poner en pie su nuevo partido anticapitalista explicó que "esos métodos nunca fueron, no son y nunca serán los nuestros". "Queremos más trenes, no menos trenes. Los trabajadores y los usuarios ya tienen bastantes problemas con los saboteadores de la dirección de la SNCF, del gobierno y de la unión europea que hacen retroceder el servicio público de los trenes." declaró y se preguntó " ¿A quién le beneficia el crimen?".

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 7, 2008 - 1:44am.

Tio tu estas mas agilipollao que un bastardo, solo hace falta que la policia empieze a ametrallar a los proleterios y que hacen estos ametrallar a la policia, eso es lo que quieres tu cacho cabrón, heres de la GCI, DE BORDIGUITAS Y ANARQUITAS, MIERDA PARA VOSOTROS Y CUANDO SE REMUEBE HUELE PEOR.

Submitted by Un compañero (no verificado) on Diciembre 7, 2008 - 10:05am.

Compañeros. Me parece un error llevar a un terreno equivocado el debate. La CCI no está condenando a los compañeros, sino que está criticando los métodos. Pero hay un dato más: los compañeros de la CCI hablan en el artículo en francés de cómo el gobierno ha montado la represión sobre un grupo de jóvenes.

Me parece que lo que dice Besancenot no tiene nada que ver con lo que menciona el artículo de la CCI, y además no contribuye a ver el centro del argumento. Comparto algunas cosas que dices, pero no lo que sacas como conclusión: que la CCI criminaliza a los jóvenes. Las conclusiones sobre la criminalización de estos chicos las estás sacando tú y no la CCI. Es decir, le estás cargando a los compañeros una afirmación que ellos no están haciendo. Invito a los lectores a que lean el artículo con más atención ("Sabotage des lignes SNCF" http://fr.internationalism.org/) y vean que el argumento tiene la finalidad de reflexionar sobre los métodos empleados y no la intención de crear un clima de linchamiento sobre esos jóvenes.

El artículo escrito por la CCI denuncia que la burguesía tendió una trampa a estos chicos y que éstos han caido en la trampa que implica adoptar un método que no contribuye a la toma de consciencia del resto de la clase, y que además la burguesía lo aprovecha para arreciar la represión no sólo sobre estos chicos, sino sobre toda la clase obrera.

- no se pone en duda las buenas intenciones, sino lo que implican los métodos.
- el artículo no condena a los chicos, critica los métodos.
- no está planteando ningún método pacifista ni socialdemócrata, ni tampoco quedarse cruzados de brazos, sino que insiste en la necesidad de la acción masiva y consciente de la clase.

Saludos.

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 7, 2008 - 12:38pm.

SEGUN VEO LO QUE TU QUIERES QUE LAS FUERZAS REPRESIVAS AMETRALLEN A LOS PROLETARIOS Y ESTOS AMETRALLEN A LAS FUERZAS REPRESIVAS , PERO DONDE VA A LOS PROLETARIOS LAS AMETRALLADORAS , LO CUAL SERIAN ASESINADOS, ESO LO QUE TE INTERESA Y A LOS TUYOS, HAUN NO ESTAMOS EN UN PROCESO PREREVOLUCIONARIO, LA UNICA SALIDA, ES LA UNION DE TODAS LAS MINORIAS PROLETARIAS INTERNACIONALISTAS E IR FORMANDO EL PARTIDO COMUNISTA MUNDIAL, VOSOTROS CREEIS QUE HOBRAIS EN FAVOR DE LA CLASE OBRERA Y LO QUE HACEIS ES USAR LOS MISMO METOOS QUE LA BURGUESIA, LA CUAL SIEMPRE LA TENEIS QUE PERDE,VOSOTROS DEL GRUPO COMUNISTA INTERNACIONALISTA.

LA UNICA LUCHA QUE RECONOCE LA CLASE OBRERA ES SU UNIDAD Y SOLIDARIDAD EN CONSEJOS OBREROS ES DECIR ASAMBLEAS GENERALES DONDE PUEDA PARTICIPAR TODOS LOS PROLETAS DE TODOS LOS SECTORES Y RAGUIONES O PAISES Y EN GENERAL TODA LA CLASE OBRERA DIGO TODA,COMO SI DE LA BURGUESIA SALIENSEN A MODO INDIVIDUAL DE ELLA Y ABRAZASEN LA CAUSA DEL COMUNISMO VOSOTROS DEl "GCI" OS CONSIDERAIS "ULTRA-IZQUIERDISTAS" y yo os digo que usais los mismos metodos de la burguesia para aliniar la mente de los proletasy y destrozarlos mentalmente esos no son metodos de la clse obrera, solo conozco una organizacion de la izquierda comunista la CCI,que saca lecciones del movimiento obrero y los publica en sus periodicos y Revista Internaconal publicada en 3 idiomas ingles,frances y español cada 3 meses y con mas distancia en otros 6 idiomas,por las asambleas generales que vosotros temeis tanto porque no teneis huevos de participar,por que vuestro"ultra-izquierdismo" no es otra variante del terrorismo.Revolucionarios de todos los paises¡unios! Proletarios de todos los paises ¡unios!.Por la construcción entre todas las minorias proletarias e internacionalistas del futuro Partido Comunista Mundial, que sea un partido centralizado donde todas las minorias se formen en untodo y los debates esclarecan a los mas dificiles de reflesionar para la futura Revolución Mundial y la construción del planeta del Comunismo Mundial.donde no haya explotación del hombre por el hombre.y a vosotrosde "gci" os digo que solo sois una variante del bordiguismo y del anarquismo y como a la mierda como vosotros se remueve huele peor mi solidaridad ,por estos militantes proletarios que se han hecho engañar por "gci" estoy orgulloso de simpatizar con una organización de la izquierda comunista la Corriente Comunista Internacional, saludos comunitas , SALUD.ADELANTE POR EL COMUNISMO MUNDIAL

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 8, 2008 - 12:52am.

¿De donde saca este tipo visceral y paranoico que la declaración es del GCI? ¿Por que tanta fijación con el GCI, compañero? Tranquilizate y respirá profundo, me parece que lo necesitás.

Ahora si.

¿Los mismos métodos que la burguesía? Andá a preguntarle a la burguesía si le gusta mucho que los proletarios bloqueen las rutas por las que transitan sus putas mercancías (cada minuto de retraso puede representar ganancias millonarias)... Les gusta tanto que se ponen TREMENDAMENTE FURIOSOS y llaman de inmediato a sus policías a romper cráneos, a esos mismos policías a los que parece que nos invitas a ponerles la otra mejilla, en lugar de anteponerles la autodefensa de clase.

Al otro compañero: Estoy de acuerdo, como ya lo dije, que se hagan las criticas que sean pertinentes a los métodos, pero me sigue costando entender la forma en que la CCI suele expresar esas criticas (en el caso de las luchas estudiantiles en Francia también catalogaron de provocadores a los jóvenes que enfrentaban la (esta sí) provocación policíaca). Yo en lo personal no comparto las acciones violentas de manera incondicional y ante cualquier escenario (muchas veces es un suicidio estúpido) pero estoy lejos de catalogar de "provocadores", "agentes del Estado", o "elementos lumpenizados" a quienes las realizan, conceptos que SÍ han sido utilizados por la CCI en diferentes documentos para describir a quienes emplean la violencia contra el Estado.

Y también me cuesta mucho entender que digan una y otra vez que esas acciones son festejadas por el aparato de izquierda del capital, cuando son los primeros que salen no sólo a condenar, sino a señalar y entregar a los propios compañeros que repudian las procesiones aborregadas y pacifistas a las que convocan los sindicatos y los partidos de izquierda (el texto de los compañeros de Perú que publicó la CCI menciona un acto de delación del propio sindicato contra los trabajadores que apedrearon policías). Así que insisto, lejos de creer que festejen esas acciones, me parece que son los primeros en lamentarlas, pues enfurecen a sus amos burgueses, que les piden movilizaciones pacificas y ordenadas que no alteren la dinámica (ni por un minuto) de la explotación burguesa.

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 8, 2008 - 3:11am.

Di de una puñetera vez de pies cojeas la unidad y la solidaridad son los unicos metodos que tiene la clase obrera el enfrentamiento fisico solo trae el descontento de los de mas proletarios, y ese enfrentamiento es lo que siempre busca los estados del todo el mundo con sus fuerzas represivas policia, ejercito,la iglesia y sus partidos derecha, izquierda y los sindicatos de todos los pelajes incluso en el que militan ciertos bordiguitas del El Comunista, los enfrentamientos con la policia son aprovechados por laburguesia para desprestiguiar a los proletarios, como sucedio en la huelga de los del metal de vigo, sus insignias heran unidad y solidaridad ,y eso lo demostrarón estos proletarios con sus asambleas soberanas de 10000 y hasta 15000 proletarios participaban estos proletarios en estas asambleas soberanas y ellos decidian que medidas habian de cojer, nadie imponia a nadie lo que se intentaba hacer si no un debate y una refrexión que madidas conjuntas habian hacer como llamar a las grandes muntinacionales que tienen conveno propio,ests es la lucha que hay que escoguer y no los entrentamientos con la policia que es lo que le interesa a la burguesia para desprestijiarlos delante de las TV y y que vean lo violentos que son los proletarios y no se conciencen que metos de lucha hay que escoguer, solo la unidad y la solidaridad con sus asambleas soberanas, estos son los metodos de la clase obrera y no caer en la provocación que les tiende la burguesia, para desmoralizar a la clase obrera y destruirlos mental mente y lugo fisicamente.si lo dicho atras tea ofendido perdona, pero todabia tienes que comer mucha sopa.un saludo para todos los proletarios.

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 8, 2008 - 9:29am.

¿Y quien diablos ha dicho estar en contra de la unidad y la solidaridad? Nadie pone en duda la necesidad del proletariado de unificarse internacionalmente y combatir al capital de manera solidaria como una sola clase mundial, si he dicho lo contrario, demostralo.

"el enfrentamiento fisico solo trae el descontento de los de mas proletarios" Gracias por darme la razón... He dicho justamente que tal parece que todo se propone en función de no hacer enojar y no incomodar a los sectores más atrasados del proletariado (a los que no han roto con su conciencia de ciudadanos bien portados), si a esas vamos habría que oponeros a las huelgas en el transporte público, de los médicos, etc., porque disgustan de sobremanera a un sector del proletariado sin consciencia que no es capaz de percibir esas acciones como acciones de clase, sino acciones sin sentido realizadas por flojos y vagos que no se quieren poner a trabajar. (Pero si gustas te podes poner a idealizar las huelgas y decir que esas acciones si encuentran solidaridad generalizada y apoyo masivo).

"los enfrentamientos con la policia son aprovechados por laburguesia para desprestiguiar a los proletarios" Ya lo decia en un comentario anterior, entonces en función de no provocar a la burguesía y evitar que a través de sus medios despotrique contra el proletariado intentandolo dividir mediante la desinformación y la calumnia, no hagamos uso de la violencia de clase (cuando esto sea necesario y conveniente)no utilicemos la autoefensa, no, nunca jamás, pues esto sólo sirve para que otros proletarios nos perciban como "violentos" o "terroristas", tranquilicemos pues a este sector del proletariado y condenemos toda expresión de violencia obrera, a fin de que los bien portados nos vean con buenos ojos... No mi hermano, no hace falta que se arroje una piedra para que la burguesía deprestiguie a nuestra clase, eso lo hace todos los días y utiliza cualquier pretexto, con tal de dividir a nuestra clase calumnia hasta las movilizaciones más pacíficas y ciudadanizantes.

"ese enfrentamiento es lo que siempre busca los estados del todo el mundo con sus fuerzas represivas policia, ejercito,la iglesia y sus partidos derecha, izquierda y los sindicatos de todos los pelajes" Entonces explicame porque en Chile son los sindicatos y los partidos de izquierda los principales delatores (y hasta represores directos como en el caso de los parapolicias de la Juventud Comunista) de los miembros de los grupos que enfrentan a la policia violentamente, explicame porque ellos dicen lo mismo que vos, que son acciones provocadoras ejecutadas por el propio Estado, explicame porque en Peru han sido los propios sindicatos los que han delatado a los obreros que enfrentaron violentamente a la policia, explicame porque los partidos de izquierda y el sindicato de maestros en México fueron los que delataron a los grupos de jovenes radicales que se oponian a encuadrarse a las ordenes de la appo... Sencillamente esa teoría de que son esos grupos de la izquierda del capital los que promueven esas acciones no tiene ni pies ni cabeza, son ellos los primeros que salen a deslindarse de esas acciones y a entregar compañeros.

Submitted by Anonymous (no verificado) on Diciembre 8, 2008 - 11:41am.

C0mpañero termindo el debate y conociente mejor veo que heres un tio majo y con los pies en la tierra sin mas un saludo y que sigas trabajando para la clase obrera, por la revolucion proletaria mundial, por el COMUNISMO MUNDIAL.Compañero nos veremos en la misma trinchera ¡adelante!

 

[1] Ver la traducción en español en http://es.internationalism.org/ccionline/2008_trenes

[2] Estos dos comentarios junto con el debate que se ha desarrollado se publican en el Anexo I

[3] Ha intervenido un tercer participante que aunque ha defendido ideas justas empleaba un tono agresivo con el primer comunicante y lo amalgamaba con grupos o ideologías de los cuales éste no se reclama, lo cual no favorece un debate proletario.

[4] El líder carismático de la ex - Liga Comunista Revolucionaria -trotskista- hay convertida en el Nuevo Partido Anticapitalista

[5] Es importante comprender que la práctica de actos de sabotaje, de violencia minoritaria etc., presta un flanco fácil a la infiltración de los servicios del Estado que pueden incluso fomentarlos con el objetivo de utilizarlos contra la clase obrera o sus minorías revolucionarias. Poner en evidencia este problema no significa denunciar o culpabilizar a personas que de forma honesta se implican en este tipo de práctica. Denunciamos al culpable - El Estado burgués y sus servicios de inteligencia- no a la víctima.

[6] Como sucedió por ejemplo en Italia en los años 70 donde numerosos atentados ejecutados por la extrema derecha fueron atribuidos por la prensa y demás órganos del Estado a anarquistas cuando luego se demostró de forma incontrovertible que sus verdaderos autores eran elementos de extrema derecha

[7] De la misma manera que la tarea de los elementos más avanzados de la clase obrera no es despertarla con actos de heroísmo individual tampoco es su tarea erigirse en sus organizadores y dirigentes.

[8] El compañero señala que «me cuesta mucho entender que digan una y otra vez [se refiere a la CCI]que esas acciones son festejadas por el aparato de izquierda del capital, cuando son los primeros que salen no sólo a condenar, sino a señalar y entregar a los propios compañeros que repudian las procesiones aborregadas y pacifistas a las que convocan los sindicatos y los partidos de izquierda». En realidad no son contradictorias ambas actitudes. Tomando como ejemplo los sindicatos estos en unas ocasiones organizan manifestaciones - procesión pero en otras ocasiones, según sus necesidades de sabotaje de la lucha obrera, organizan manifestaciones violentas de choque con la policía o de destrucciones de escaparates, lanzamiento de petardos etc. La manifestación - procesión pacifista se usa para enterrar una lucha mientras que la manifestación - enfrentamiento se utiliza para desviar la lucha hacia un choque en el aislamiento. Por otro lado, los jerifaltes sindicales suelen ser muy cínicos y a la vez que empujan a los obreros a acciones desesperadas, son los primeros en denunciar ante la policía a esos compañeros, incluso siendo miembros del sindicato. Hay muchos ejemplos de ello.

[9] Ver los artículos aparecidos en Revista Internacional nº 14 y nº 15 sobre violencia de clase, terror y terrorismo. http://es.internationalism.org/rint/1978/14_violencia y http://es.internationalism.org/node/2134

[10] Rosa Luxemburgo Huelga de masas, partido y sindicatos, Obras Escogidas Tomo II página 343 edición española.