Las catástrofes devastadoras no son causa de la naturaleza sino del capitalismo en descomposición

Versión para impresiónSend by email

 

El comienzo de 2010 nos
muestra el rostro de la barbarie a la que nos está llevando este modo de
producción moribundo: junto al paro y la miseria crecientes y el desarrollo de
las guerras imperialistas vemos con angustia y perplejidad la sucesión de
catástrofes que aunque tienen un origen natural son agravadas por el abandono
por parte de la burguesía de las infraestructuras básicas y de unas condiciones
de vida mínimamente humanas para la mayor parte de la población mundial. Esta
situación es más sangrante pues por primera vez en la historia de la humanidad
el desarrollo de la ciencia y de la técnica pueden minimizar los efectos de
estas catástrofes: la mayor parte de los 300.000 muertos del terremoto de Haití
se hubiesen podido salvar si en vez de vivir en chabolas inmundas hubiesen
vivido en edificios construidos con medidas antisísmicas, lo mismo podemos
decir del terremoto de Chile donde la desidia del gobierno por no informar a
las poblaciones de la costa del previsible tsunami ha agravado la mortandad,
las inundaciones en México y Perú, la tempestad en Francia que a pesar de
presumir su burguesía de ser una superpotencia ha causado más de 50 muertes debido
también al abandono de los diques de la costa atlántica y en general de las
infraestructuras. En España también estamos comprobando que el abandono de las
infraestructuras han agravado las inundaciones en Andalucía y otras partes del
país, y como el temporal de nieve en Cataluña ha colapsado a la región más
desarrollada e industrializada, dejando sin luz eléctrica a más de 200.000
personas durante más de una semana. El hundimiento de la economía capitalista
en su crisis de sobreproducción que tiene como corolario la posible quiebra de
muchos estados, está obligando a un recorte del gasto público (como estamos
viendo en Grecia y España) que profundizará todavía más este deterioro de las
infraestructuras y que dejará cada vez más abandonada a grandes sectores de la
población mundial a su suerte frente a las "catástrofes" de la naturaleza, que
a pesar del desarrollo científico y técnico, que podría minimizarlas, la
población se encuentra tan indefensa como ante las plagas de la Edad Media.  A continuación publicamos un artículo del
Grupo de Lucha Proletaria y Organización anarcopunk que analiza esta situación de horror sin fin a la que
nos ha llevado el capitalismo en descomposición y la única salida para la
humanidad que se encuentra en la lucha revolucionaria de la clase trabajadora mundial.

 

SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES DE
CONCEPCION-CHILE:

TERREMOTO, TSUNAMI Y CAPITALISMO.

Esta toma de posición trata de continuar con
el llamado de denuncia que se hizo en el 2007 tras los acontecimientos del
terremoto en Ica, sur del Perú. Además de la denuncia que se hace en este
documento, también hacemos un llamado a la solidaridad y unidad proletaria, de
la zona, que como en todo "desastre natural" de estas dimensiones es el
proletariado y las demás capas explotadas las que se llevan la peor parte. La
mejor parte se la llevara la Burguesía que emprenderan los contratos de
reconstrucción. Para ellos les resultan un gran negocio los terremotos, ya que
se dinamiza partes de la economía, ahora mas que nunca cuando la economía de
todos los países se ven afectados por la crisis profunda del capitalismo.

Primero fue el terremoto en Haití, luego las
inundaciones en México, Brasil y Perú. Ahora le toco a Chile, pero también a
Japón y otras partes del planeta. Todos estos lugares, han sufrido el pánico y
el terror de la catástrofe [1],
el azoto de los que muchos llaman "castigo de dios", "inicio del fin del
mundo", "desastre natural", "la furia de la naturaleza"...se ha dicho de todo.
Hemos tratado de sacar algunas conclusiones de esta terrible tragedia que a
nuestros hermanos proletarios en Chile les ha tocado vivir.

 

La ineptitud del Estado chileno y las
miserables condiciones de vida de los proletarios contribuyeron a la
devastación y las muertes

 

En Chile siempre han habido y habrán
terremotos. La burguesía y su Estado lo saben bien. Y sabían que esa parte del
sur de Chile eran zonas amenazadas por un sismo desde hace mucho tiempo. Sin
embargo, nunca se previno a la población. El día 27 de Febrero llegó el
terremoto y todo se vino abajo; los proletarios sobrevivientes quedaron a
oscuras, en shock, con hambre, frio, sed, heridos y muertos a centenas,
durmiendo a la intemperie. Los hospitales colapsaron casi inmediatamente al
saturarse de victimas. Como un huracán en pocos feroces minutos no solo se
cayeron casas y edificios SINO SE VINO ABAJO TAMBIEN EL MITO DEL CRECIMIENTO Y
DE LA PROSPERIDAD ECONOMICA DEL SUR CHILENO QUEDANDO AL DESCUBIERTO LA INFAME
MISERIA DE LOS PROLETARIOS. Comenzando por los cientos de muertos por la caída
de casas hechas de adobe, debido a los míseros sueldos que paga la burguesía
chilena y que no alcanza para comprar material noble. Y ni que hablar de los
condominios y modernos edificios, construidos en muchos casos con "tecnología
antisísmica".

 

Con ello se demuestra que a la burguesía y su
Estado les interesa un carajo como vive el proletariado. Para ellos primero son
los negocios y las ganancias. Y ahí están las consecuencias: miles de
damnificados que perdieron lo poco que tenían. Así se revela LAS DOS CARAS DEL
CAPITAL: RIQUEZA Y MISERIA, CONVIVIENDO, JUNTAS EN CONCEPCION, COMO EN TODO
CHILE, COMO EN TODO EL PLANETA.

 

Los saqueos y el toque de queda

 

A medida que transcurrían las horas, la gente
comenzó con saqueos imparables por todo Concepción, similares a los que se
vivió aquí en el Perú el 2007, tras el terremoto de Ica. Ni los carabineros
pueden parar los saqueos, se les escapa de las manos el control y el orden
social. Tiendas, supermercados, armerías... todas son arrasadas por el hambre, la
desesperación y la furia proletarias. Ahora bien hay que precisar que todos
estos actos encierran autodefensa y como tales se pueden y se deben apoyar,
pero eso no se debe confundirse con un movimiento hacia el comunismo, como
algunos compañeros empiezan a afirmar.

 

Al trascurrir y expandirse esta situación
incontrolable la burguesía ordena a sus fuerzas del orden a declarar toque de
queda de 18 horas, para frenar la ola de saqueos, sin ningún éxito en algunas
zonas. Militares y Carabineros en plan de "garantizar la seguridad" salen a las
calles. Se rebela el terror Burgués a una situación que se pueda generalizar y
tomar otro carácter, ya que se observa un enorme malestar y descontento social.
¡A LA DESESPERACION Y RABIA PROLETARIAS EL ESTADO BURGUES RESPONDIO CON LO DE
SIEMPRE: ZANAHORIA Y BALAS!

 

La burguesía, con Piñera al frente,  se frotan las manos y desean en sus adentros
"más terremotos"

 

La alicaída Economía Chilena, producto de la
crisis mundial del capital, encuentra su oportunidad de generar millonarias
ganancias. Para la Burguesía una situación de terremoto, trae un situación de
reconstrucción (desfile de jugosos contratos con empresas constructoras,
empresas de materiales de construcción...¡Piñera conoce bien todo esto!) esta
trae excelentes ganancias para ellos. Se ha visto siempre en toda la historia.
En estos momentos en que la economía chilena pasa por una terrible situación
(¡así como todas las economías en todo el planeta!) la reconstrucción, "le
resulta una medida de estimulo Keynesiana".

 

La solidaridad con los explotados de Chile

 

Los proletarios de chile no solo sufren las
consecuencias del terremoto y del tsunami, si no que se desnuda una vez más la
terrible situación de explotación y miseria que viven miles de trabajadores en
ese lugar y en todo el planeta y lo hemos visto hace poco también en Haiti. La
solidaridad de la Burguesia, se manifiesta en "lo que se puede ganar en medio
de tanta tragedia humana". El desfile de Lula, Hillary Clinton y Alan García,
entran en escenario con sus lagrimas de cocodrilo, su hipocresía, su cinismo y
su mejor pose para la foto.

 

Solo el desarrollo de la solidaridad
internacionalista de los proletarios es la única capaz de superar estos
desastres y tragedias que el capitalismo, origina. Solidaridad
internacionalista con los hermanos proletarios de chile. Solo la lucha mundial
del proletariado unificada y masiva a nivel planetario[2],
pueden mostrar otra salida, otro mundo posible, el comunismo.

 

¡NO SON LOS FENOMENOS NATURALES LOS ENEMIGOS
DE NUESTRA CLASE SINO EL CAPITALISMO ASESINO DE LA HUMANIDAD!!!

¡PROLETARIOS DEL MUNDO UNIDOS!

 

GLP / ORGAP (11/03/2010)

 


[1] Ya algunos científicos hablan de que los
movimientos de placas tectónicas, constantes son debido al mayor calentamiento
de la tierra vía el efecto invernadero. Hay que recordar que el Cambio
Climático, obra y gracia de este modo de producción actual (el Capitalismo),
está llevando al hundimiento al planeta y la humanidad en su conjunto con una
escalada de desastres, terremotos, tsunamis, inundaciones...que no son para nada
la simple" furia de la naturaleza".

[2]
¿Las situaciones que crean
los terremotos, como la que acontece en Chile, con toda su magnitud, generan
toma de conciencia? ¿son situaciones similares a las guerras imperialistas,
donde es menos posible la toma de conciencia, debido al pánico, terror y
desmoralización que estas causan en el proletariado? Esto lo consideramos como
un elemento de reflexión.

 

 

Cuestiones teóricas: