Stalinismo

China 1927: El estalinismo entrega el proletariado a la represión

Hace justo ochenta años - en marzo de 1927 - los obreros de Shanghai (China) se alzaron en una insurrección triunfante que tomó el control de la ciudad, en un momento en que toda China se veía envuelta en la agitación. Un mes más tarde esa insurrección resultó completamente aplastada por las fuerzas del Kuomintang, el partido nacionalista dirigido por Chiang Kai-shek, a quien el Partido Comunista chino (PCCH) había elevado al rango de héroe de la “revolución nacional” china. Se ponía fin así a la última sacudida de la gran oleada revolucionaria que se inició en 1917 en Rusia y que acabó con el aplastamiento de las luchas proletarias que se desarrollaron en China entre 1925 y 1927. Esto, sumado a las derrotas decisivas del proletariado alemán en 1921 y 1923, acentuó el aislamiento internacional de la Rusia revolucionaria y aceleró la marcha hacia un largo periodo de contrarrevolución.

Contribución desde Rusia - La clase no identificada : la burocracia soviética según León Trotski

Contribución desde Rusia

La clase no identificada:
la burocracia soviética según León Trotski

¿Cuál era la naturaleza del sistema que existió en nuestro país durante el período soviético? Esta es una de las principales cuestiones de la historia y en cierto modo de las demás ciencias sociales. Y no tiene nada que ver con una cuestión académica: tiene lazos muy estrechos con el período contemporáneo pues no se pueden entender las realidades del día de hoy sin entender las de ayer.

Corriente Roja: gato por liebre

El futuro cada vez más negro que nos ofrece el capitalismo - guerras y tensiones imperialistas; aceleración de la crisis económica con despidos masivos y ataque a las pensiones; barbarie e inseguridad por todas partes- provoca una inquietud creciente en amplias capas de la clase obrera. Como expresión avanzada de ese proceso, minorías de jóvenes tratan de encontrar una alternativa revolucionaria frente a este sistema de explotación.

La burguesía es consciente de ello y responde segregando en su aparato político anticuerpos destinados a desviar y destruir esos esfuerzos de toma de conciencia. El anticuerpo más importante es el llamado “movimiento anti-globalización” , un conglomerado de grupos, foros, centros sociales etc., controlado y articulado por un increíble arco iris de fuerzas políticas y sindicales: PSOE, IU, ONG’s, sindicatos, Iglesia, anarquistas, nacionalistas radicales etc.  

Suscribirse a Stalinismo