La decadencia del capitalismo

Ante la agravación de los sufrimientos de la humanidad, solo hay una solución, ¡Acabar con el capitalismo!

Basta ver cualquier telediario o abrir cualquier periódico para recibir la bofetada de una interminable sucesión de desgracias a cual más mortífera e inhumana. Ni siquiera el período estival, convencionalmente publicitado como una especie de paréntesis en el que “desconectar” de la terrible cotidianidad del sinfín de problemas que padecemos, concede tregua alguna, y en el de este año hemos visto amontonarse las escalofriantes imágenes de los atentados de Londres, de las matanzas en masa en Irak, de la devastación de regiones enteras por las inundaciones en Europa Central, los incendios en la Península Ibérica, la sucesión de accidentes aéreos con cientos de víctimas y, como terrible remate, la catástrofe del Katrina,… A la “vuelta” a la normalidad, los trabajadores se encuentran con amenazas cada vez más palpables de degradación de sus ya deterioradas condiciones de vida: en Alemania gane quien gane las elecciones los planes de austeridad y de recortes de prestaciones van a continuar; en Estados Unidos se suceden las quiebras (Delta Airlines), y las reducciones de plantillas; en España las tres principales factorías automovilísticas (SEAT, Ford y Opel), anuncian despidos en el caso de que los trabajadores no acepten recortes de salarios, sometimiento a las necesidades de la empresa en cuanto a jornada laboral, vacaciones etc.

Huracán Katrina: una crisis provocada por el capitalismo

Todo el mundo ha visto las imágenes de la catástrofe. Cuerpos hinchados flotando en las fétidas aguas de la inundación en Nueva Orleans. Un anciano sentado en una silla de camping, acurrucado, sufriendo sed, calor, hambre, mientras otros supervivientes languidecían a su alrededor. Madres atrapadas con sus hijos pequeños sin nada que comer o beber durante tres días. Caos en los propios centros de refugiados donde las autoridades habían dicho a las víctimas que fueran para ponerse a salvo. Esta tragedia de la que a duras penas se encuentran precedentes, no se ha producido en ningún rincón del tercer mundo azotado por la miseria, sino en el corazón de la primera potencia capitalista e imperialista mundial.

Más de treinta años de agravación de la crisis económica

Después del fin del período de reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial, el mundo capitalista ha continuado hundiéndose lentamente aunque inexorablemente en su crisis económica.

En la primera parte de este artículo nosotros vamos a mostrar la realidad de esta evolución hasta finales del siglo XX.

La segunda parte se dedicará más particularmente a poner en evidencia que el capitalismo está entrando en una nueva fase de recesión económica, sin comparación en cuanto a su gravedad con las que le han precedido.

Huracán Katrina: El capitalismo conduce la humanidad al desastre

Como ya sucediera en el terremoto de Bam que ocasionó la muerte de decenas de miles de personas en Irán hace un par de años; como en el Tsunami que el pasado Diciembre segó la vida de cientos de miles de seres humanos en la región del Océano Indico; hoy de nuevo, en Nueva Orleans, en Mississippi y en Alabama, el sistema capitalista ha hecho de un desastre natural un verdadero desastre social.

60º aniversario de la liberación de los campos de concentración...Barbarie capitalista y manipulaciones ideológicas

El año 2005 es rico en aniversarios macabros. La burguesía acaba de celebrar uno de ellos, la liberación de los campos de concentración nazis en enero de 1945, con un fasto que ha superado el de las ceremonias del cincuentenario. No es de extrañar, desde luego, pues la exhibición de los crímenes monstruosos del adversario que salió derrotado de la Segunda Guerra mundial es el medio más seguro para absolver a los Aliados de sus propios crímenes contra la humanidad, cometidos durante la guerra misma y desde entonces, y presentar los valores democráticos como garantías de la civilización frente a la barbarie...

La teoría de la decadencia en la médula del materialismo histórico (IV): de Marx a la Izquierda Comunista

En el primer artículo de esta serie publicado en la Revista internacional nº 118, vimos cómo y por qué, para Marx y Engels, la teoría de la decadencia estaba en el centro mismo del materialismo histórico en el análisis de la evolución de los modos de producción. La volvemos a encontrar con la misma importancia en el centro de los textos programáticos de las organizaciones de la clase obrera...

La teoría de la decadencia en la médula del materialismo histórico (II): El abandono por Battaglia Comunista de la noción de decadencia de un modo de producción

En la primera parte de este artículo (véase Revista internacional nº 119), hemos recordado que para el marxismo y contrariamente a la visión desarrollada por Battaglia comunista (1), la decadencia del capitalismo no es una eterna repetición de sus contradicciones a una escala crecientegún automatismo o fatalismo en la sucesión de los modos de producción que permitiría pensar que el capitalismo, acosado por contradicciones cada vez más insuperables, se retiraría por sí solo de la escena de la historia.

 

La teoría de la decadencia en la médula del materialismo histórico (II): Battaglia abandona la noción de decadencia

En la Revista internacional nº 118 rememoramos ampliamente cómo Marx y Engels definieron las nociones de ascendencia y decadencia de un modo de producción ayudándonos de numerosos pasajes extraídos de sus principales escritos. Vimos, al analizar la sucesión de los distintos modos de producción, que la teoría de la decadencia está en la esencia misma del materialismo histórico.

De Marx a la Izquierda Comunista

En el primer artículo de esta serie recordaremos, contra los que afirman que el concepto y que el término mismo de “decadencia” estarían ausentes o no tendrían valor científico en Marx y Engels, que esta teoría es la médula misma del materialismo histórico. Demostraremos que este marco teórico, así como el término de “decadencia”, estaba muy presente en Marx y Engels a lo largo y ancho de su obra. Detrás de la crítica o el abandono de la noción de decadencia, lo que está en juego es el rechazo de lo que constituye el corazón mismo del marxismo.

La teoría de la decadencia en la médula del materialismo histórico (I)

Emprendemos una nueva serie dedicada a la teoría de la decadencia (1). Desde hace algún tiempo no han cesado las críticas sobre ella. Algunas procedían sobre todo de grupúsculos académicos o parásitos. Otras, expresión  de ciertas incomprensiones, procedían del medio revolucionario (2). También de elementos en búsqueda que se interrogan sobre la evolución histórica del capitalismo. Hemos respondido a la mayor parte y a las principales de entre ellas (3). Sin embargo hoy asistimos a un giro en la naturaleza de las críticas que se le hacen. No son únicamente dudas o incomprensiones, sino que estamos asistiendo desde la puesta en cuestión de partes concretas de esta teoría, pasando por su rechazo total, hasta la crítica en toda regla e incluso a la execración del marxismo.

Páginas

Suscribirse a La decadencia del capitalismo