Irlanda - Un “ejemplo brillante”… del colapso capitalista

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

 

Irlanda

Un "ejemplo brillante"... del colapso capitalista

Irlanda, de ser uno de los países más pobres de Europa pasó a ser un modelo a seguir, su PIB (producto interno bruto) crecía por encima del 5%, y la renta nacional aumentaba en un 75%, mantenía el mayor crecimiento de la zona euro y pagaba las tasas más bajas por su deuda pública. Para lograrlo, Irlanda había apostado a ofrecer las mejores condiciones posibles para la rentabilización del capital, para que se establecieran empresas de alta tecnología en su territorio, reduciendo su carga tributaria a un promedio de 12,5%, cuando la media en la zona es del 24%. De allí que 70 de las 100 mayores transnacionales que aparecen en el índice de la revista Fortune tienen su sede en ese país.

Además ofreció mano de obra calificada aumentando el gasto en educación específicamente en las ramas relacionadas a las áreas del los capitales que llegaban. En 1999, Irlanda dedicó el 6,74% del PIB a educación, justo el doble que España, lo que permitió que la productividad por trabajador se elevara. Paradójicamente su gasto público social en otras áreas es el más bajo en la Unión europea, con un 18% de su PIB, cuando el promedio es de un 27%. Además el porcentaje de trabajadores en el sector público es solo de un 12%, cuando el promedio es de un 15%, pero el plan fuerte se centró en la gran desregulación de los mercados laborales con una fuerte tendencia a la contención de los salarios, lo que ha determinado un descenso de las rentas de los trabajadores.

La reducción de salarios ha creado un gran endeudamiento de las familias que facilitó la expansión del sector bancario dedicado a actividades especulativas en los sectores inmobiliarios y de la construcción, el crédito hipotecario se multiplicó por siete y el crédito para la promoción inmobiliaria se multiplicó por 11 entre 1998 y 2009. La resultante es que entre 1996 y 2006, el precio de la vivienda creció un 270%. Este incremento en el precio de la vivienda era el aval que sostenía el adeudamiento de las familias. Cuando el precio de la vivienda colapsó, por la crisis, debido al estallamiento de de la burbuja inmobiliaria en EUA y en el resto del mundo, (el precio de las viviendas cayó un 7,3% en 2007, un 9,1% en 2008), afectó enormemente a la demanda y al crecimiento económico, lo bancos igual que en EUA se encontraron con que tenían un nivel muy alto de "activos tóxicos" que le ocasionaban una falta de "liquidez", por ello el gobierno irlandés intentó primero capitalizar los bancos en problemas.

Pero no sólo los particulares (empresarios y familias) se endeudaron, la limitada recaudación fiscal sobre todo debido a las exenciones a los grandes capitales, ha empujado al Estado a endeudarse lo cual ha determinado un elevado déficit presupuestal. Así la suma de la deuda privada y pública ha alcanzado casi el 700% de su PIB. La mayoría de esta deuda impagable, la tenían los bancos alemanes, británicos y franceses, creando así una crisis bancaria de enormes proporciones, que ha afectado a toda la zona euro, bancos que han cerrado las líneas de crédito hasta que Irlanda garantice la implementación de políticas fiscales que reduzcan las déficits y golpeen mucho más a las clases trabajadoras, y soliciten un rescate (que sería su propio rescate).

Con la falta de créditos industrias enteras han desaparecido por completo en cuestión de meses, y ya que los ingresos del gobierno disminuyen con la repentina caída de la producción, las finanzas públicas, han sido calificadas como riesgosas; Irlanda forma parte de los tristemente celebres PIIGS, que pueden ser Estados en quiebra, es decir, que no pueden hacer frente a su deuda, como consecuencia de los 35,000 millones de euros que el Gobierno ya ha inyectado en su sector bancario su déficit cerrará este 2010 en un 32%).

Más planes de choque para aliviar la crisis

Irlanda como primer país de la zona del euro en camino a la recesión, ha tenido que implementar planes de austeridad, ya  ha reducido 20% el salario de los empleados públicos y un 10% el gasto en prestaciones sociales. Además en diciembre de 2008 acordó inyectar 5,500 millones de euros en sus tres mayores bancos, nacionalizando el Anglo Irish Bank. A finales de 2010 aprobó para los siguientes 4 años reducir su gasto estatal en 10 mil millones y aumentar la recaudación  fiscal en 5 mil millones, la idea es reducir el déficit público a un 3% del PIB para 2014. Además ha solicitado una línea de crédito al FMI y BCE de 85 mil millones de Euros (113 mil millones de dólares USA) el cual fue aprobado, tras comprometerse a no ceder en las medidas de austeridad. El salario mínimo disminuirá un 12 % hasta bajarlo a 7.6 euros por hora. Las pensiones se han congelado para los próximos cuatro años (pero se prevé en el futuro reducirlas en un 10%), la edad de jubilación gradualmente llegará hasta los 68 años para el 2028. se proyecta el despido de más de 24 mil empleados públicos. El IVA subirá en el mismo periodo hasta llegar al 23%, el impuesto sobre el carbono se duplicará y se creará un impuesto nuevo al consumo de agua, así como un impuesto a la propiedad que afectará a todos los hogares. Mientras tanto se ha garantizando que el 12.5 % de impuesto a las empresas extranjeras será intocable. También se encarecerán las cuotas en el sector educativo, en las universidades pasará de 500 euros hasta los 2 mil euros anuales.

Después de Grecia, la burguesía internacional estaba angustiada porque el colapso de las economías de Irlanda y Portugal tendría un fuerte impacto no sólo de la zona euro, sino mucho más lejos. El Reino Unido no forma parte de la zona euro, pero el gobierno juzgó su aportación al rescate de 7 mil millones de euros como una medida necesaria que había que tomar, en última instancia en interés de la economía británica. Después de este último plan de rescate irlandés aún hay preocupación por las posibilidades de éxito, y ya se especula acerca de si sería España, Italia o Bélgica el próximo país en ser rescatado, cuyo costo superaría con mucho la cantidad de Irlanda; el de España rompería la alcancía: pues se estima en unos 420 mil millones de euros.

Falsas alternativas

Los críticos podrían estar en desacuerdo sobre los detalles, pero como en el Reino Unido, existe un acuerdo en la necesidad de lidiar con el déficit estatal. El Sinn Fein, por ejemplo, ha elaborado recientemente un documento titulado ‘Hay una manera mejor, donde se alardea que es "debidamente analizado y aprobado por economistas independientes." En él afirman que una mayor imposición a los ricos y las grandes empresas va a generar millones, y si el gobierno va a "tomar 7 mil millones de euros del Fondo de Reserva para Pensiones por tres años y medio, el Estado ampliará el programa de inversiónes" que deberá "estimular la economía y crear puestos de trabajo." Entonces el déficit se reduciría debido a que el "estímulo" traería un crecimiento. Sin embargo, la experiencia de la economía capitalista en los últimos cien años ha demostrado que con el recurso de la deuda, las inversiones, los recortes de gastos o subidas de impuestos, ningún gobierno ha encontrado una manera de escapar a la realidad de la crisis.

Por otra parte, la solución proclamada el 27/11/10 por el Socialist Worker (que debería adaptarse a todos los países). "Los gobiernos deberían tener los bancos bajo control pleno, tomar los beneficios de los banqueros y usar dinero para proyectos sociales necesarios... Los impuestos deberían ser masivamente incrementados para los ricos y los empresarios[...] Los gastos de la guerra imperialista y de las fuerzas armadas deberían terminar mañana. Los gobiernos, como Grecia e Irlanda deberían desafiar las demandas de recortes del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea", es ilusoria porque la nacionalización de la banca ya está muy avanzada en el Reino Unido y en otros países. Tras los últimos rescates la participación del gobierno de Irlanda en el Allied Irish Bank  es más del 96%, y en el Anglo Irish Bank  es 100%; en el Bank of Ireland (por lo reducido que es ahora, es una institución financiera menor de Paddy Power corredor de bolsa, pero sigue siendo un banco) es más del 70%, en el Irish Nationwide es del 100%. La intervención del Estado capitalista en todos los aspectos de la vida económica ha sido una tendencia importante en el último siglo y de ninguna manera representa un beneficio para la clase obrera. El Socialist Workers Party (Partido Socialista Obrero) habla de la necesidad de un "poderoso movimiento de masas", pero sólo como una forma de apoyar a los gobiernos. Decir que Grecia o Irlanda podía "desafiar" al FMI y a la UE es una negación de la realidad de la economía capitalista: ¡los pordioseros no pueden elegir! El ‘desafío' sería en realidad un espectáculo de tontos, la renuncia de los gastos militares es imposible, las potencias capitalistas fácilmente pueden recurrir a los medios militares para hacer cumplir su voluntad.

Detrás del planteamiento de aumento de impuestos a los ricos, esta la ridícula idea de que si la sociedad capitalista se organizara de una manera diferente podría desenvolverse sin explotación y sin crisis económicas. En diciembre de 2009, el ministro de Finanzas irlandés Brian Lenihan dijo: "Hemos dado un vuelco... Si trabajamos juntos ahora y compartimos la carga, podemos generar un crecimiento económico sostenible para todos." Un año más tarde, podemos ver que ningún sector dio la vuelta y que, lejos de compartir la carga, los más pobres son las mayores víctimas. En cuanto al crecimiento y la sostenibilidad, donde quiera que ellos existan en el mundo, se puede estar seguro de que es y será solo a expensas de otros.

Las grandes manifestaciones que han acompañado los anuncios  de los planes de choque han demostrado que hay una cólera generalizada en Irlanda debido a que los explotados tienen que pagar la crisis. En las encuestas el 57% piensa que el gobierno ha incumplido con sus deudas. Esta confusión no es más que el resultado de las controladas demostraciones sindicales, en Irlanda los sindicatos "sorprendidos" han aseguro que los planes han superado todas las expectativas, que las medidas de austeridad son injustas y demasiado duras, induciendo a pensar que el gobierno fue títere de la UE y del FMI, idea reforzada por los gobernantes que se quejaron de que Irlanda, fue objeto de presiones del FMI para que aceptase hacer una contribución al rescate de los bancos mediante la aportación de 17.5 mil millones de euros tomada del Fondo Nacional de Reserva de Pensiones.

Como siempre las necesidades de la clase obrera sólo pueden alcanzarse mediante la organización de los propios trabajadores, discutiendo los medios y los objetivos de la lucha por sus propios intereses. Poner toda la confianza en los gobiernos o los sindicatos es fatal para las luchas obreras. La historia del movimiento obrero muestra que las reformas del gobierno y las procesiones sindicales nada ofrecen a la clase obrera, que la única perspectiva fiable reside en luchas masivas que culmine en el derrocamiento revolucionario del capitalismo.

Vania 12 de dic-2010