La catástrofe económica mundial es inevitable

Versión para impresiónSend by email


La catástrofe
económica mundial es inevitable


En estos últimos meses
se han producido a repetición acontecimientos de gran alcance que vienen a
confirmar la gravedad de la situación económica mundial: incapacidad de Grecia
para hacer frente a sus deudas; amenazas similares para España e Italia;
advertencia a Francia por su extrema vulnerabilidad ante la posible suspensión
de pagos de Grecia o Italia; bloqueo en la Cámara de Representantes de Estados
Unidos sobre el aumento del límite máximo de la deuda del Estado; pérdida por
éste de su “triple A”, nota máxima que, hasta ahora, definía la garantía de reembolso
de su deuda; rumores más y más persistentes sobre el riesgo de quiebra de
algunos bancos, cuyos desmentidos no han engañado a nadie cuando se ven las
supresiones masivas de empleo a las que ya procedieron; primera confirmación de
ese rumor con la quiebra del banco franco-belga Dexia. Los dirigentes de ese
mundillo van siempre a remolque de los acontecimientos, pero las brechas que
parecían haber sido colmadas se abren de nuevo, a las pocas semanas, cuando no
días. Su impotencia para contener la escalada de la crisis no sólo traduce su
incompetencia y su visión a corto plazo, sino y sobre todo, la dinámica actual
del capitalismo hacia catástrofes inevitables: quiebras de entidades
financieras, quiebras de Estados, hundimiento en una profunda recesión mundial.


 


Consecuencias dramáticas para la clase obrera


Las
medidas de austeridad adoptadas desde 2010 son implacables, poniendo cada vez
más a la clase obrera –y gran parte del resto de la población– en la
incapacidad de hacer frente a sus necesidades vitales. Enumerar todas las medidas
de austeridad que se han impuesto en la zona euro, o que se están imponiendo,
acabaría siendo un interminable catálogo. Es necesario sin embargo mencionar
algunas de ellas, que tienden a generalizarse y que son significativas del
siniestro porvenir que se está preparando para millones de explotados. En
Grecia, cuando ya se habían aumentado en 2010 los impuestos sobre los bienes de
consumo, se había retrasado la edad de la jubilación hasta los 67 años y se
habían reducido drásticamente los salarios de los funcionarios, se decidió, en
septiembre de 2011, poner en paro técnico a 30.000 empleados de la función
pública, con una disminución del 40 % del salario, reducir un 20 % las pensiones
de jubilación superiores a 1200 euros y gravar todas las rentas superiores a
5000 euros al año 
(
[1]). En casi todos los países aumentan
los impuestos, se sube la edad de jubilación y se suprimen los empleos públicos
por decenas de miles. El resultado son los constantes desbarajustes en los
servicios públicos, incluidos los vitales; en una ciudad como Barcelona, por
ejemplo, los quirófanos y las urgencias redujeron sus horas de apertura y se
suprimen en masa 
(
[2]) camas en los hospitales; en Madrid
perdieron su plaza 
(
[3]) 5000 profesores no titulares, lo
que se compensó con un aumento de 2 horas semanales para los titulares.


Las cifras
de desempleo son cada día más alarmantes: 7,9 % en Reino Unido a finales de
agosto, 10 % en la zona euro (¡20 % en España!) a finales de septiembre 
(
[4]) y 9,1% en Estados Unidos en el
mismo período. Los planes de despidos o de supresión de empleos se han ido
sucediendo durante todo el verano: 6500 en Cisco, 6000 en Lockheed Martin,
10.000 en HSBC, 30.000 en Bank of América, y la lista no se para ahí. Los
sueldos de los explotados se hunden: según las cifras oficiales, el salario
real disminuyó en más de 10 % en ritmo anual en Grecia a principios de 2011, en
más de 4 % en España y, en menor medida, en Portugal e Italia. En Estados
Unidos, 45,7 millones de personas, o sea un incremento de 12 % en un año 
(
[5]), sólo sobreviven gracias al sistema
de bonos de alimentación de 30 dólares semanales entregados por la
Administración.


Y a pesar
de eso, lo peor queda por venir.


Se plantea
pues con más intensidad que nunca la necesidad de echar abajo el sistema
capitalista antes de que éste, en su hundimiento, arrastre la humanidad a la
ruina. Los movimientos de protesta contra los ataques desde la primavera de
2011 en una serie de países, cualesquiera que sean las insuficiencias o las
debilidades que puedan expresar, son, sin embargo, los primeros jalones de una
amplia respuesta proletaria a la crisis del capitalismo 
(
[6]).


Desde 2008, la burguesía no ha logrado encauzar la tendencia
a la recesión


A
principios de los 2010, pudo haber la ilusión de que los Estados habían logrado
salvar al capitalismo de la recesión de 2008 y principios de 2009, que se
plasmó en una caída vertiginosa de la producción. A tal efecto, todos los
grandes bancos centrales del mundo inyectaron cantidades masivas de dinero en
la economía. Fue entonces cuando a Ben Bernanke, director del FED (en el origen
del lanzamiento de planes de reactivación considerables), le pusieron el mote
de “Helicopter Ben” pues parecía lanzar dólares a chorros sobre Estados Unidos
desde un helicóptero. Entre 2009 y 2010, según las cifras oficiales que como se
sabe siempre se sobrestiman, el índice de crecimiento pasó en Estados Unidos de
– 2,6 % a + 2,9 % y, en la zona euro, de – 4,1 % a + 1,7 %.
En los países emergentes, los índices de crecimiento, que bajaron, parecían
recobrar en 2010 los valores anteriores a la crisis financiera: un 10,4 % en China,
un 9 % en India. Todos los Estados y sus medios de comunicación entonaron
entonces la copla de la reanudación, cuando, en verdad, la producción del
conjunto de los países desarrollados nunca ha llegado a recuperar sus niveles
de 2007. O sea que, más que de reanudación, se puede justo hablar de una
atenuación en la caída de la producción. Y ese receso sólo duró unos
trimestres:


• En los países desarrollados,
los índices de crecimiento empezaron a hundirse a partir de mediados de 2010.
El crecimiento previsto en Estados Unidos para el año 2011 es de 0,8 %. Ben
Bernanke anunció que la recuperación norteamericana estaba a punto “de marcar
el paso”. Por otra parte, el crecimiento de los grandes países europeos (Alemania,
Francia, Reino Unido) anda cerca de cero y si los gobiernos de los países del
Sur de Europa (España, un 0,6 % en 2011 tras un – 0,1 % en 2010 
(
[7]); Italia, un 0,7 % en 2011) ([8]) no cesan de repetir hasta la
saciedad que su país “no está en recesión”, habida cuenta de los planes de
rigor que han sufrido y seguirán sufriendo, su perspectiva en realidad no es
muy diferente de lo que conoce actualmente Grecia, país cuya producción sufrirá
una caída superior al 5 % en 2011.


• Para los países emergentes,
la situación dista mucho de ser brillante. Si conocieron en 2010 índices de
crecimiento importantes, el año 2011 se presenta mucho menos favorable. El FMI
había previsto que registrarían un crecimiento del 8,4 % para el año 2011 
(
[9]), pero algunos índices ponen de
manifiesto que la actividad en China se está ralentizando 
(
[10]). Se prevé que el crecimiento de
Brasil pasará de un 7,5 % en 2010 a un 3,7 % en 2011 
(
[11]). Y los capitales están huyendo de
Rusia 
(
[12]). En resumen, contrariamente a toda
la tabarra que nos han dado durante años los economistas y muchos hombres
políticos, los países emergentes no van a ser la locomotora que permita un auge
del crecimiento mundial. Muy al contrario, son esos países los primeros que van
a padecer la degradación de la situación de los países desarrollados y conocer
una caída de sus exportaciones, que han sido el factor de su crecimiento.


El FMI
acaba de revisar sus previsiones: se preveía un crecimiento del 4 % a escala
mundial para los años 2011 y 2012, señalándose “que no se puede excluir”
(
[13]) una recesión para el año 2012, tras
haber constatado anteriormente que el crecimiento “se había debilitado
considerablemente”. O sea que la burguesía está tomando conciencia de hasta qué
punto la actividad económica va a contraerse. Habida cuenta de tal evolución, uno
se plantea la pregunta: ¿por qué los bancos centrales no han seguido regando el
mundo con dinero, como lo hicieron a finales de 2008 y en 2009, aumentando así
de manera considerable la masa monetaria (se multiplicó por 3 en Estados Unidos
y por 2 en la zona euro)? La razón está en que volcar toneladas de papel sobre
las economías no soluciona las contradicciones del capitalismo. Lo que sí
acarrea es sobre todo una reactivación de la inflación y no de la producción,
una inflación que se aproxima a un 3 % en la zona euro, un poco más en Estados
Unidos, 4,5 % en Reino Unido, entre 6 % y 9 % en los países emergentes.


La emisión
de moneda en metálico o electrónica permite que se otorguen nuevos préstamos… y
también que el endeudamiento mundial vaya aumentado. La situación no es nueva:
es así como grandes protagonistas económicos del mundo se han endeudado hasta
tal punto que hoy les es imposible reembolsar su deuda. En otras palabras, son
hoy insolventes, y entre ellos están nada menos que los Estados europeos, el
norteamericano y el conjunto del sistema bancario.


El cáncer de la deuda publica


La zona Euro


Los Estados
europeos tienen cada vez más dificultades para pagar los intereses de su deuda.


Si las
suspensiones de pago de algunos Estados se manifestaron primero en la zona
Euro, es porque éstos, contrariamente a Estados Unidos, Reino Unido o Japón, no
tienen el control de la emisión de su propia moneda, y no tuvieron entonces la
posibilidad de poner en marcha la máquina de billetes para pagar, aunque fuera
con papel mojado, los vencimientos de su deuda. La emisión de euros incumbe al
Banco Central Europeo (BCE) que se somete más bien a la voluntad de los grandes
Estados europeos y más particularmente del alemán. Y, como cada uno sabe,
multiplicar la masa monetaria por dos o tres con una producción estancada se
plasma obligatoriamente en un incremento de la inflación. Para evitar eso, el
BCE se hizo más y más sordo para no garantizar la financiación de los Estados
que lo necesitaban, para no correr el peligro de ponerse a sí mismo en
situación de suspensión de pagos.


Es una de las
razones esenciales por la cual los países de la zona euro viven, desde hace año
y medio, bajo la amenaza de una suspensión de pagos del Estado griego. En
realidad, el problema que se plantea a la zona euro no tiene solución ya que su
negativa a financiar la deuda griega causaría la suspensión de pagos de Grecia
y su salida de la zona euro. Los acreedores de Grecia, entre los cuales hay
Estados y bancos europeos importantes, se encontrarían a su vez en una
situación difícil para hacer frente a sus propios compromisos, y, a su vez,
estarían amenazados de quiebra. La propia existencia de la zona Euro está así
cuestionada, aun cuando es esencial para los países exportadores, en especial
Alemania.


Grecia, sobre
todo, lleva polarizando desde hace año y medio, la atención sobre los problemas
de suspensión de pagos. Pero países como España e Italia van a encontrarse en
una situación similar pues nunca lograrán obtener los ingresos fiscales
necesarios para amortizar parte de su deuda (véase gráfico)
(
[14]). Una simple
ojeada sobre la amplitud de la deuda de Italia, cuya suspensión de pagos a
corto plazo es muy probable, pone de manifiesto que la zona euro no podrá
apoyar a Italia para que asuma sus compromisos. Los inversores se creen cada
vez menos que Italia sea capaz de reembolsar, y por eso sólo aceptan prestarle
dinero con intereses muy altos. La situación de España es, por su parte,
bastante parecida a la de Grecia.


Las tomas de
posición de los Gobiernos e instancias de la zona euro, en particular del
Gobierno alemán, traducen su incapacidad para enfrentar la situación creada por
la amenaza de quiebra de algunos países. La mayor parte de la burguesía de la
zona euro es consciente de que el problema ya no consiste en saber si Grecia
está en situación de suspensión de pagos: el anuncio de que los bancos iban a
participar en el rescate de Grecia en un 21 % de su deuda significa ya que se
reconoce tal situación. La cumbre de Merkel y Sarkozy del 9 de octubre lo
confirma al admitir que habrá suspensión de pagos de Grecia para un 60 % de su
deuda. Por lo tanto, el problema que se plantea a la burguesía es encontrar los
medios para procurar que esta suspensión cause los menos estragos posibles en
la zona euro, lo que ya es de por sí un ejercicio de equilibrista de lo más
difícil, que provoca más dudas y más divisiones. Los partidos políticos en el
poder en Alemania están muy divididos sobre si hay que ayudar financieramente a
Grecia, cómo ayudarla y si también habrá que ayudar a los demás países que van
a pasos agigantados hacia la misma suspensión de pagos. Debe hacerse notar, por
ejemplo, que el plan decidido el 21 de julio por las autoridades de la zona
euro “para salvar” a Grecia y que prevé un incremento de la capacidad
crediticia del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera de 220 a 440 mil
millones de euros (cuya consecuencia evidente es el aumento de la contribución
de los diferentes países), haya sido cuestionado durante semanas por una parte
importante de los partidos en el poder en Alemania. ¡Y, de repente, cambio
total de la situación: el Bundestag vota el plan masivamente el 29 de
septiembre! Del mismo modo, hasta principios de agosto, el Gobierno alemán se
negaba a aceptar que el BCE comprara deuda soberana de Italia y España. Habida
cuenta de la degradación de la situación financiera de esos países, el Estado
alemán aceptó finalmente que a partir del 7 de agosto, el BCE pudiera comprar
deuda de esos países
 (
[15]) y, así, entre el
7 y el 22 de agosto, ¡el BCE compró por valor de 22 mil millones de euros de
deuda soberana de España e Italia 
(
[16])! En realidad,
esas contradicciones y retrasos ponen de manifiesto que una burguesía tan
importante internacionalmente como la alemana no sabe qué política llevar.
Europa, en general, empujada por Alemania, ha optado más bien por la
austeridad. Eso no excluye que se pueda financiar un mínimo los Estados y los
bancos mediante la instauración del Fondo Europeo de Solidaridad Financiera (lo
que también supone un aumento de los recursos financieros de dicho organismo),
o autorizar al BCE a crear la suficiente moneda para ayudar a un Estado que ya
no puede pagar sus deudas, para que la suspensión no se produzca
inmediatamente.


Por supuesto el
problema no es el de la burguesía alemana, sino el de toda la clase dominante
ya que es ella en su conjunto la que se endeudó para evitar la superproducción
desde finales de los años sesenta, y hasta tales cotas que resulta hoy muy
difícil no solo reembolsar los vencimientos de la deuda sino ni siquiera pagar
sus intereses. Por eso se están hoy llevando a cabo restricciones económicas con
políticas de austeridad draconianas que reducen todo tipo de ingresos. Pero, al
mismo tiempo, lo único que hacen es provocar una disminución de la demanda,
aumentando así la superproducción y acelerando la zambullida en la depresión.


Estados Unidos


Este país se
enfrentó al mismo tipo de problema durante el verano de 2011.


El límite máximo
de la deuda, que se había fijado en 2008 en 14.294.000.000.000 (o sea más de 14
billones) de dólares, se alcanzó en mayo de 2011. Ese límite tenía que ser
alzado para que, al igual que los países de la zona euro, EE.UU. pueda hacer
frente a sus compromisos, incluidos los internos, o sea garantizar el
funcionamiento del Estado. Aunque el increíble arcaísmo y la estupidez del “Tea
Party” hayan sido un factor de agravación de la crisis, no era ése, sin
embargo, el fondo del problema que se planteó al Presidente y al Congreso de
los Estados Unidos. El verdadero problema era la alternativa siguiente, uno de
cuyos términos había que escoger:


   o
proseguir la política de endeudamiento del Estado federal, como lo pedían los
demócratas, o sea básicamente pedir al FED que creara moneda con el riesgo de
provocar una caída incontrolada de su valor;


   o
practicar una política de austeridad drástica como lo exigían los republicanos,
sobre todo la reducción en 10 años de los gastos públicos entre 4 y 8 billones
de dólares. Como comparación, el PIB de Estados Unidos en 2010 fue de más de 14
billones y medio de dólares, lo que da una idea de la amplitud de los cortes
presupuestarios que semejante plan acarrearía, y, por lo tanto, la de las
supresiones de empleos públicos.


En resumen, la
alternativa que se le planteó este verano a Estados Unidos era la siguiente: o
tomar el riesgo de abrir la puerta a una inflación que acabaría desbocándose, o
practicar una política de austeridad que acabaría reduciendo fuertemente la
demanda, y causando la caída y hasta la desaparición de las ganancias, y, al
cabo, el cierre en cadena de toda una serie de empresas y la caída vertiginosa
de la producción. Desde el punto de vista de los intereses del capital
nacional, tanto la posición de los republicanos como la de los demócratas son
legítimas. Acorralada por las contradicciones que sitian la economía nacional,
lo único que han podido hacer las autoridades estadounidenses es tomar medidas
a medias…, contradictorias e incoherentes. El Congreso volverá pues a tener que
encarar la necesidad de realizar a la vez millones de millones de dólares de
ahorros presupuestarios y un nuevo plan de reactivación del empleo.


El desenlace del
conflicto entre republicanos y demócratas pone de manifiesto que contrariamente
a Europa, Estados Unidos ha escogido más bien la agravación de la deuda, puesto
que el límite máximo de la deuda federal se alzó hasta 21 billones de
dólares hasta 2013 con, como contrapartida, reducciones de gastos
presupuestarios de cerca de 2 billones y medio en los diez próximos años.


Pero, como para
Europa, esa decisión pone de manifiesto que el Estado norteamericano no sabe
qué política llevar ante el callejón sin salida de su endeudamiento.


La disminución de
la nota de la deuda americana por la agencia Standard and Poor’s y las
reacciones que causó, ilustran bien que la burguesía sabe perfectamente que
está en un callejón sin salida y que no ve con qué medios podrá salir de él.
Contrariamente a muchas otras decisiones de las agencias de notación desde el
principio de la crisis de las
subprimes, la decisión de
Standard and Poor’s de este verano parece coherente: la agencia pone en
evidencia que no hay ingresos suficientes para compensar el aumento del
endeudamiento aceptado por el Congreso y que, en consecuencia, la capacidad de
Estados Unidos de reembolsar sus deudas ha perdido credibilidad. En otras
palabras, el compromiso en esa institución evitó una grave crisis política en
Estados Unidos, pero al agravar el endeudamiento del país, va a incrementar su
insolvencia. La pérdida de confianza de los financieros del planeta hacia el
dólar que inevitablemente resultará de la sentencia de Standard and Poor’s va a
tirar para abajo su valor. Por otra parte, si el voto del aumento del límite
máximo de la deuda federal permite evitar la parálisis a la Administración
federal, los distintos Estados federados y los municipios ya en quiebra, en
quiebra seguirán. Desde el 4 de julio, el estado de Minnesota está en
suspensión de pagos y ha tenido que pedir a 22.000 funcionarios que se queden
en casa 
(
[17]). Una serie de ciudades
norteamericanas (entre las cuales Central Falls y Harrisburg, capital de
Pensilvania) están en la misma situación; situación que el estado de California
–y no es el único– parece que no podrá evitar en un futuro cercano.


Ante la
agravación de la crisis desde 2007, tanto la política económica de la zona euro
como la de Estados Unidos han sido incapaces de evitar que los Estados tengan
que asumir unas deudas que, en su origen, habían sido contraídas por el sector
privado. Estas nuevas deudas no hicieron sino aumentar la deuda pública, una
deuda que ya llevaba incrementándose desde hacía décadas. El resultado ha sido
unos plazos de reembolso que los Estados no podrán cumplir. En Estados Unidos
como en la zona euro, eso se traduce en despidos masivos en el sector público,
en la reducción incesante de los salarios y el aumento, también incesante, de
los impuestos.


 


La amenaza de una grave crisis bancaria


En 2008-2009,
tras el hundimiento de algunos bancos como Bear Stearns y Northern Rock y la
quiebra pura y simple de Lehman Brothers, los Estados corrieron en ayuda de
otros muchos recapitalizándolos para evitarles la misma suerte. ¿Y cómo andan
ahora de salud las entidades bancarias? Pues vuelve a ser muy mala. En primer
lugar, los libros de cuentas de los bancos siguen sin haberse quitado de encima
toda una serie de créditos incobrables. Además, muchos bancos son poseedores de
parte de las deudas de Estados hoy en dificultad de pago. El problema para
ellos es que el valor de la deuda así comprada ha disminuido considerablemente
desde entonces.


La reciente
declaración del FMI, basándose en su conocimiento de las dificultades actuales
de los bancos europeos y estipulando que éstos debían aumentar sus fondos
propios en 200 mil millones, ha provocado reacciones exasperadas y
declaraciones por parte de dichos bancos según las cuales todo iba bien para
ellos. Y eso cuando todo demostraba lo contrario:


   los
bancos norteamericanos no quieren refinanciar en dólares a las filiales
estadounidenses de los bancos europeos y repatrían los fondos que habían
colocado en Europa;


   los
bancos europeos se prestan cada vez menos entre sí porque están cada vez menos
seguros de ser rembolsados y prefieren invertir sus activos, incluso a tasas
muy bajas, en el BCE;


   consecuencia
de esa falta de confianza que se generaliza, los tipos de los préstamos entre
bancos no dejan de aumentar, incluso si aún no han alcanzado los niveles de
finales de 2008 
(
[18]).


El colmo es que
unas semanas después de que los bancos hubieran afirmado su estupenda salud, se
asistía a la quiebra y liquidación del banco franco-belga Dexia sin que ningún
otro banco se haya interesado por ayudarlo.


Añadamos que los
bancos de EEUU no están precisamente en una situación inmejorable como para
andar sacando pecho ante sus colegas europeos: a causa de las dificultades que
conoce, Bank of América acaba de suprimir un 10 % de sus puestos de trabajo y
Goldman Sachs, el banco que se convirtió en el símbolo de la especulación
mundial, acaba de despedir a 1000 personas. Y también ellos prefieren
depositar sus activos en el FED antes que prestar a otros bancos americanos.


La salud de los
bancos es esencial para el capitalismo, ya que éste no puede funcionar sin un
sistema bancario que lo abastezca en moneda. Ahora bien, la tendencia a la que
asistimos es la que lleva a lo que llaman en inglés
credit
crunch
(contracción crediticia), o sea a una situación en la que
los bancos se niegan a prestar en cuanto hay el menor riesgo de no reembolso.
Lo que eso contiene, a largo plazo, es un bloqueo del movimiento de capital, o
sea un bloqueo de la economía. Se comprende mejor, desde esa perspectiva, por
qué el problema del refuerzo de los fondos propios de los bancos se ha
convertido en el primer punto al orden del día de las múltiples cumbres que se
celebran a nivel internacional, antes incluso que la situación de Grecia que,
sin embargo, sigue sin arreglarse. Básicamente, el problema de los bancos
muestra la extrema gravedad de la situación económica e ilustra por sí solo las
dificultades inextricables que el capitalismo debe encarar.


Tras la pérdida
de la nota AAA por Estados Unidos, el diario económico francés
les
Echos
titulaba en primera página, el 8 de agosto de 2011:
“América deteriorada, el mundo en lo desconocido”. Cuando el principal medio de
comunicación económico de la burguesía francesa expresa tal desorientación, tal
angustia ante el futuro, no refleja sino la desorientación de la propia
burguesía. Desde 1945, el capitalismo occidental (y el capitalismo mundial tras
el hundimiento de la URSS) se basa en que la fuerza del capital de Estados
Unidos es la garantía en última instancia para todos los dólares que permiten,
por todas las partes del mundo, la circulación de mercancías, y, por lo tanto,
del capital. Ahora bien, la inmensa acumulación de deudas que la clase
dominante de EEUU ha contraído para hacer frente, desde finales de los sesenta,
al retorno de la crisis abierta del capitalismo, ha acabado siendo un factor
acelerador y agravante de esa misma crisis. Todos los que poseen partes de la
deuda americana, empezando por el propio Estado de EEUU, poseen en realidad
unos valores… que cada vez valen menos. Y la moneda en la que está denominada
la deuda, el dólar, será cada vez más débil al igual que lo será… el propio
Estado norteamericano.


Se están
desmoronando las bases de la pirámide sobre las que se ha construido el mundo
desde 1945. En 2007, cuando la crisis financiera, los bancos centrales, o sea
los Estados, salvaron el sistema financiero mundial; los propios Estados están
ahora al borde de la quiebra y es imposible que los bancos puedan venir a
socorrerlos; miren hacia donde miren, los capitalistas no ven nada que pueda
permitirles una verdadera recuperación económica. En efecto, un crecimiento por
escaso que sea supone la emisión de nuevas deudas para crear una demanda que
permita vender las mercancías; ahora bien, ni siquiera los intereses de las
deudas ya contraídas son ya reembolsables, precipitando a bancos y a Estados en
la sima de la bancarrota.


Como hemos visto,
unos días después se ponen en entredicho decisiones que se proclamaban
irrevocables, se desmienten casi inmediatamente afirmaciones irrefutables sobre
la salud de la economía o de los bancos. En semejante situación, lo único que
pueden hacer los Estados es navegar a ciegas. Es probable, sin ser cierto,
precisamente porque la burguesía está desorientada por una situación inédita,
que para hacer frente a lo inmediato, para ganar un poco de tiempo, siga
irrigando con moneda el capital, sea financiero, comercial o industrial, aunque
eso acarree una inflación que ya comenzó, que va a aumentar y ser cada día más
incontrolable. Eso no impedirá que sigan los despidos, las reducciones de
salarios y las subidas de impuestos; pero, además, la inflación va a agravar la
miseria de la gran mayoría de los explotados. El mismo día en que
les
Echos
titulaba “América deteriorada, el mundo en lo desconocido”,
otro diario económico francés,
la Tribune, titulaba
“Caducados” a los grandes responsables del planeta cuya fotografía también
figuraba en primera página. Sí, los que nos prometieron el oro y el moro, que
luego nos confortaron cuando fue evidente que ese sueño sería una pesadilla,
reconocen ahora que están “caducados”. Y si están “caducados”, es porque su
sistema, el capitalismo, es definitivamente caduco y que está arrastrando a la
gran mayoría de la población mundial hacia la más terrible de las miserias.


Vitaz (10-10-2011)








[4]) Estadística
Eurostat.




[5]Le
Monde
, 7-8 agosto de 2011.




[6]) Véase a este respecto el artículo “De la indignación a
la preparación de los combates de clase”, en este número de la
Revista Internacional.






[9]) FMI,
Perspectivas de la economía mundial, julio de 2010.




[10]Le
Figaro
, 3 octubre de 2011.




[11]Les
Echos
, 9 agosto de 2011.






[14]) Publicado
en le Monde, 5 de agosto del 2011.




[15]Les
Echos
, agosto del 2011.




[16]Les
Echos
, 16 de agosto del 2011.