Crisis económica mundial: Los BRICs no flotan

Versión para impresiónEnviar por email

El capitalismo y todos sus defensores -sean de derecha o de izquierda, populistas o lo que sean- nunca reconocerá que es un sistema reaccionario y obsoleto cuya supervivencia no hace sino traer graves sufrimientos a la inmensa mayoría. Siempre nos venden toda clase de "países milagro" para convencernos de que "algo puede mejorar". Los "nuevos milagros" son actualmente los llamados BRIC: Brasil, Rusia, India y China.

El "boom de la posguerra" llegó a su fin en 1967. Este breve período de relativa prosperidad económica se produjo a raíz de los horrores de la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. El fantasma de la crisis económica volvió a aparecer en ese año. Durante la primera mitad del año, Europa entró en recesión y en el segundo semestre hubo una crisis en el sistema monetario internacional. Desde entonces, el desempleo, la inseguridad, el deterioro de la vida y de las condiciones de trabajo son  el pan de cada día de los explotados. Sólo un rápido repaso de los acontecimientos más importantes del siglo XX, uno de los más catastróficos y bárbaros de la historia de la humanidad, es suficiente para entender que el capitalismo se ha convertido, como ocurrió antes con la esclavitud o el feudalismo, en un sistema obsoleto y decadente.

Pero esta crisis histórica del capitalismo fue oscurecida en parte, enterrada bajo una carga de propaganda y mentiras. En cada década, la melodía de siempre: a un país, a una parte del planeta o de un sector económico que llevaba el asunto un poco mejor que los demás, se le daba importancia para crear la falsa impresión de que la crisis no era algo fatal, que era suficiente llevar a cabo eficaces "reformas estructurales" al capitalismo para reactivar e impulsar el crecimiento y la prosperidad. En 1980-1990, Argentina y los "tigres asiáticos" se utilizaron como modelos de éxito, y después del inicio del año 2000 les tocó a Irlanda y a España ...Como siempre, por supuesto, estos "milagros" se convertirían en "espejismos": en 1997, los "tigres asiáticos" resultaron ser tigres de papel. A finales de 1990, Argentina se declaró en bancarrota y ahora Irlanda y España están al borde de la quiebra... En cada ocasión, "el increíble crecimiento" fue financiado recurriendo al crédito y después, las falsas esperanzas se hundieron con el tiempo por la carga de la deuda. Sin embargo, contando con la corta memoria de la mayoría de nosotros, los mismos charlatanes están ahí otra vez. Según ellos, la enfermedad de Europa se debe a razones específicas de su propia creación: dificultades para realizar las reformas y compartir la carga de sus deudas entre sus miembros, la falta de unidad y solidaridad entre los países, de un banco central incapaz de impulsar la economía, ya que no puede imprimir dinero a su antojo.

Pero estos argumentos no se corresponden ni mucho menos con los de un análisis riguroso. ¿La crisis ha golpeado a Europa porque hay una falta de reformas y de competencia y tenemos que aprender de Asia? Tonterías, estos países también están con problemas. ¿La recuperación no está suficientemente puesta bajo el control del Banco Central Europeo y la respuesta está en la impresión de dinero? Eso es una locura: los Estados Unidos y su banco central han defendido todo tipo de creación de dinero desde 2007, pero también se encuentran en mal estado.

Un gran descubrimiento: los BRIC no flotan[1].

El acrónimo "BRIC" se refiere a los cuatro países cuyas economías han tenido más éxito en los últimos años: Brasil, Rusia, India y China. Pero como con Eldorado, esta buena salud es más un mito que una realidad. Todos estos "booms" son financiados en gran parte por la deuda y terminan, como sus predecesores, hundiéndose en el horror de la recesión. Además, ese mal viento está ahora mismo sobre nosotros.

En Brasil, el crédito al consumo se ha disparado en la última década. Pero, como en los Estados Unidos entre 2000 y 2010, los "hogares" son cada vez menos capaces de mantenerse al día con sus pagos. El atraso en el pago de deudas por parte de los trabajadores ha batido en esta ocasión todos los récords. Peor aún, la burbuja inmobiliaria parece idéntica a la que se vivió en España antes de que explotara: grandes y nuevos complejos de viviendas recientemente construidos se encuentran totalmente vacíos.

En Rusia, la inflación está fuera de control: ha alcanzado oficialmente el 6%, pero parece más acertado un 7,5%, según analistas independientes. Y los precios de frutas y verduras se han disparado en los meses de junio y julio, ¡subiendo casi un 40%!

En la India, el déficit presupuestario se está ensanchando peligrosamente (se estima en 2012 que es el 5,8% del PIB). El sector industrial se encuentra en recesión (-0,3% en el primer trimestre de este año), el consumo se está reduciendo bruscamente, la inflación es muy fuerte (7,2% en abril, y el pasado octubre los precios de los alimentos habían subido casi un 10%). El mundo financiero ahora considera a la India un país en el que supone un riesgo invertir: lo califica como triple B (la calificación más baja en la categoría denominada de "calidad inferior a la media"). Se encuentra bajo la amenaza de ser pronto clasificada junto a los países que se consideran “malas inversiones”.

La economía de China sigue aminorándose y cada vez hay más señales de peligro. La actividad manufacturera se contrajo en junio por octavo mes consecutivo. Los precios de los apartamentos se han derrumbado y los sectores relacionados con la construcción son cada vez menos activos. Un ejemplo muy claro: la ciudad de Pekín por sí sola, tiene el 50% de sus viviendas vacías, más que en todos los EEUU (hay 3,8 millones de viviendas vacías en Pekín en comparación con las 2,5 millones que hay en América). Pero lo más preocupante sin duda alguna, es el presupuesto del Estado para las provincias. En efecto, si el Estado no se ha colapsado oficialmente  bajo la deuda, es sólo por el hecho de que la carga de la deuda cae toda sobre éstas. Muchas provincias están al borde de la quiebra. Los inversores son conscientes de la mala salud de los BRIC, por lo que evitan estas cuatro monedas: el real, el rublo, la rupia y el yuan, como si fueran la peste (han ido cayendo de forma continua durante meses).

En los EE.UU., la bomba de relojería de la deuda

La ciudad de Stockton (California) se declaró en quiebra el martes 26 de junio, como ya lo hicieron Jefferson County (Alabama) y Harrisburg  (Pennsylvania) antes que ella. Ya durante tres años, los 300.000 habitantes de esta ciudad han soportado todo "sacrificio necesario para la recuperación": recortes en el presupuesto de 90 millones de dólares, el 30% de los bomberos despedidos junto con el 40% de otros empleados municipales, un recorte de 11.2 millones de dólares en los salarios de los empleados municipales, una reducción drástica de los fondos de pensiones de jubilación…

Este ejemplo concreto muestra el verdadero estado de decadencia de la economía de los EEUU. Los hogares, las empresas, los bancos, las ciudades, los estados y el gobierno federal, cada sector está literalmente enterrado bajo montañas de deuda que nunca será liquidada. En este contexto, la futura negociación entre los republicanos y los demócratas cuando el pico de la deuda se eleve este otoño es muy probable que se convierta en un psicodrama como ocurrió el verano pasado. Podemos decir que la burguesía estadounidense se enfrenta a un problema imposible de resolver: tiene que generar aún más deuda para reactivar la economía mientras debe, al mismo tiempo, reducir su deuda para evitar la quiebra.

Cada parte deudora de la economía es una bomba de relojería: aquí hay un banco cerca de la bancarrota, allí hay una ciudad o una empresa casi en quiebra... y si la bomba explota, simplemente nos podemos sentar a ver la consecuente reacción en cadena. Hoy en día, la "burbuja de préstamos estudiantiles" es una preocupación para el mundo financiero. Estudiar es cada vez más caro y la gente joven encuentra cada vez menos trabajo al salir de sus cursos universitarios. En otras palabras, los préstamos estudiantiles se están haciendo cada vez más esenciales y el riesgo de que la deuda no sea pagada se está volviendo cada vez más probable. Para ser más específicos:

  • Después de sus estudios universitarios, los estudiantes norteamericanos contraen una deuda por valor de una media de 25.000 dólares.
  • Sus préstamos pendientes de pago superan a todos los préstamos de consumo en el país. Son 904 mil millones de dólares (casi se ha duplicado en los últimos cinco años) y corresponde al 6% del PIB.
  • La cantidad de desempleo para los graduados universitarios menores de 25 años es de más del 9%;
  • El 14% de los estudiantes graduados que han recibido préstamos no han cumplido el pago de su deuda tres años después de graduarse.

Este ejemplo es muy significativo para ver en qué se ha convertido el capitalismo: en un sistema enfermo que cada vez tiene menos futuro. Los jóvenes en Norteamérica –y cada vez en más países a medida que se ha ido generalizando el sistema de estudiar mediante créditos a “devolver cuando se encuentre un trabajo”- sobreviven encadenados a una carga de deuda comprometiendo un futuro salario que probablemente no va a llegar nunca. No es una casualidad que en los Balcanes, en Inglaterra y en Quebec, las nuevas generaciones hayan montado grandes manifestaciones en los últimos dos años debido al aumento del costo de la inscripción para los cursos universitarios. Ahogándose en la deuda durante 20 años y ante la perspectiva del desempleo y la caída salarial en los próximos años, este es el símbolo perfecto de que el capitalismo no tiene un futuro que ofrecer a la humanidad.

Los Estados Unidos, al igual que Europa, al igual que todos los países del mundo, están enfermos, y no habrá un momento real y duradero en el que se nos permita respirar tranquilos bajo el capitalismo, porque este sistema de explotación es la raíz de la infección.

Después de leer este artículo, ¿alguien puede seguir esperando y creyendo que un "milagro económico" es todavía posible? Si usted es una de esas personas... tenga en cuenta que el presupuesto del Vaticano está en números rojos.

World Revolution, sección en Gran Bretaña de la CCI

 

[1] En el texto original en inglés se hace un juego de palabras con “BRICs” y “bricks” (que significa ladrillos), cuya pronunciación es la misma.