Desde Chile: una apreciación sobre la situación y las minorías que luchan por una nueva sociedad

Versión para impresiónEnviar por email

Contribución de un compañero sobre la situación en Chile y sobre las posturas que hay entre las minorías más activas

Introducción de la CCI:

En la CCI tratamos de dar cabida a textos, informes, comentarios, debates, de compañeros que combaten por la abolición mundial de la explotación capitalista. El texto que publicamos a continuación procede de un compañero de Chile. Nos parece expresa una visión proletaria revolucionaria y, sobre todo, internacionalista que saludamos con calor. Es una contribución a una situación social especialmente agitada por las movilizaciones estudiantiles. En ese aspecto lo vemos como un punto de partida para un debate con nuevas contribuciones a lo que animamos a quienes estén interesados.

Texto del compañero:

Estimados compañeros

Como les dije en mi mail anterior, últimamente han surgido en Chile grupos de jóvenes y estudiantes que rompen con la izquierda "oficial" o "tradicional" chilena. A dicha generación pertenezco yo: la juventud que nació y ha vivido en "Democracia". Antes de referirme a aquellos movimientos, voy a hablar sobre el contexto político chileno.

En 1989, la Dictadura Cívico-Militar llegó a su fin luego de un plebiscito y una posterior elección presidencial en la que resultó vencedor Patricio Aylwin Azócar, dirigente del Partido Demócrata Cristiano. Este partido pertenece a una coalición llamada Concertación de Partidos por la
Democracia, conformada actualmente por otras tres organizaciones más: el Partido Socialista, el Partido Radical Socialdemócrata y el Partido Por la Democracia (a estos yo los llamo "los trillizos", pues son idénticos). La Concertación se identifica como una coalición política de "Centro-Izquierda", debido a que está conformada por el PDC (cuya ideología es socialcristiana de centro) y los tres partidos mencionados en la oración anterior (de tendencia socialdemócrata). La Concertación gobernó Chile durante 20 años (1990-2010), enfrentándose en cada elección presidencial a la Alianza por Chile (recientemente rebautizada como Coalición por el Cambio), un pacto conformado por dos partidos de derecha: la Unión Demócrata Independiente (partido ultra-conservador, muy vinculado al Opus Dei) y Renovación Nacional (partido derechista "más secular", aunque no menos conservador que el anterior). La Coalición por el Cambio es la heredera del pensamiento político de la Dictadura Cívico-Militar cuyo rostro más visible fue Augusto Pinochet. De hecho, la gran mayoría de sus dirigentes fueron altos funcionarios del gobierno de facto de ese entonces.

Además de las dos coaliciones ya señaladas, es menester mencionar a los partidos y movimientos de la Izquierda "Oficial", los que no han tenido mayor éxito en las elecciones. Entre ellos el más simbólico es el Partido "¿Comunista?" de Chile, fundado en 1912 bajo el nombre de Partido Obrero
Socialista. Provengo de una familia de militantes del PCCh, así que conozco de cerca el pensamiento y la historia de esta organización política. Al igual que la gran mayoría de los actuales partidos "comunistas" del mundo, son férreos defensores del Capitalismo de Estado (al que ellos llaman
"socialismo").

Como en toda democracia, los proletarios han sido chantajeados por todos estos partidos. Tanto la Derecha como la Izquierda evocan a "los pobres" o a "los más necesitados" en sus discursos. Durante la Dictadura, un grupo de dirigentes de la Derecha decidió modificar su actitud hacia el "pueblo". Me
refiero a los fundadores de la UDI (Unión Demócrata Independiente), quienes en ese entonces eran jóvenes profesionales que trabajaban para la dictadura. Provenían de las familias más acaudaladas de Chile (Errázuriz, Larraín, etc), las que habían sufrido expropiaciones durante el gobierno de
la Unidad Popular (1970-1973). Para cambiar esta imagen tan elitista que caracteriza a la Derecha chilena, la UDI en sus discursos repite hasta la náusea las ya mencionadas expresiones ("los pobres", "los más necesitados"). Esta nueva actitud ha dado sus frutos: La UDI cuenta con "dirigentes poblacionales" en los barrios bajos, a través de los cuales adoctrina a los sectores más pobres del proletariado. Entre estos sectores del proletariado abundan los adeptos al Pentecostalismo, lo que los convierte en blancos fáciles de la UDI en su campaña de adoctrinamiento "popular". Recuerden que este partido está estrechamente vinculado al Opus Dei, institución católica que tiene mucho en común con el Pentecostalismo (aversión a la homosexualidad, oposición al aborto, "principios divinos" incuestionables, etc.).

El Partido "Comunista" y los tres partidos socialdemócratas de la Concertación no se quedan atrás. Ellos se infiltran en el proletariado a través de sindicatos y federaciones estudiantiles. Nos chantajean diciendo que votemos por ellos, pues de lo contrario le estaríamos "haciendo el juego a la derecha". La Concertación ganó cuatro elecciones presidenciales debido a este tipo de chantajes. Nos decían que si ganaban la UDI y RN volveríamos a los tiempos de la Dictadura. En la última campaña presidencial (2009-2010) transmitieron un spot llamado "No da lo mismo... Vamos Chile!"[1], en el cual instaban a no votar por la Derecha mediante falacias populistas y patrioteras. El Partido "Comunista", cuyos candidatos obtienen ínfimos resultados en las elecciones presidenciales de primera vuelta, llamó a votar por la Concertación en la segunda vuelta argumentando que ésta era un "mal menor" frente a la Derecha. A pesar de esta campaña "anti-derecha", Sebastián Piñera (candidato de la Coalición por el Cambio) fue electo presidente el 17 de enero de 2010. ¡Y nada ha cambiado!

La juventud proletaria, dándose cuenta de esta situación, ha reaccionado negándose a participar en las elecciones de la burguesía y asociándose en colectivos de estudiantes. La mayoría de estos movimientos se auto-identifican como "marxistas libertarios" o como adherentes del Anarquismo, doctrina que jugó un rol muy importante en la génesis del movimiento obrero en Chile (fines del siglo XIX y comienzos del XX). Sin embargo, el Anarquismo chileno decayó a mediados del siglo XX.

Muchos de sus adeptos se unieron a partidos o movimientos de "izquierda" como el PCCh, el MIR, el MAPU[2], etc. En la década de 1990 resurge el Anarquismo debido a la difusión de la música "Punk". El Punk, aun cuando sus seguidores sostengan lo contrario, es un movimiento meramente estético. Por
consiguiente, los primeros movimientos "anarquistas" de la década del '90 no se sustentaban en una ideología clara. Esta carencia de sustento ideológico ha sido aparentemente saneada con el paso del tiempo. Sin embargo, aún es posible hallar en ellos ciertas falencias.

A continuación expondré algunas ideas o principios que me hacen discrepar con los "anarquistas" o "libertarios" chilenos[3]:

1.-Reivindicación de "toda forma de violencia en contra del sistema"

En este punto me voy a referir al portal "hommodolars.org". Éste ha reproducido recientemente un artículo[4] extraído del blog "revistakiebre.wordpress.com", en el que se reivindica a la Vanguardia
Organizada del Pueblo. La VOP fue un movimiento "de izquierda" sin ideología clara
[5] que proponía la lucha armada en contra del gobierno de Allende, pues lo consideraba reformista. Propugnaba  como métodos de lucha el ajusticiamiento de autoridades y toda forma de violencia dirigida contra
éstas. Estuvieron involucrados en la muerte de Edmundo Pérez Zujovic, dirigente del Partido Demócrata Cristiano y un exitoso hombre de negocios.

Pérez Zujovic, quien fue Ministro del Interior durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970), ordenó el desalojo violento de una toma de terreno en Puerto Montt el 9 de marzo de 1969. Durante este desalojo, diez pobladores fueron asesinados por Carabineros de Chile. La reivindicación de la "lucha revolucionaria" del VOP que hace Hommodolars no es casual, pues varios grupos anarquistas también creen en la efectividad de los métodos que este movimiento propugnaba.

El anarquismo chileno ha logrado trascendencia mediática debido al Caso Bombas[6], un proceso judicial en que se acusó a varios jóvenes okupas por los delitos de colocación de artefactos explosivos y "asociación ilícita terrorista". Los medios de comunicación jugaron un rol muy importante en
estigmatizar y caricaturizar a los imputados
. Si bien las explosiones de bombas en bancos efectivamente ocurrieron, el Ministerio Público (o Fiscalía) no pudo comprobar la responsabilidad individual de los imputados, ya que las pruebas presentadas fueron extremadamente burdas (por ejemplo, se utilizó como prueba acusatoria la posesión de un póster de Axl Rose[7]).

El 1º de junio de 2012 fueron absueltos los últimos imputados del Caso Bombas. Me llamó la atención que muchos anarquistas consideraran a esta absolución como una "victoria" ¿Acaso ser utilizado por una institución de la burguesía, como lo son los tribunales de justicia, es razón para
festejar?

Además del Caso Bombas, hay otros hechos por los que el anarquismo chileno ha sido mencionado en los medios de comunicación. Me refiero a la muerte de Mauricio Morales y el juicio en contra de Luciano Pitronello. El primero fue un joven okupa que falleció luego de que le explotara una bomba que llevaba en su mochila. Conocidas son entre los anarquistas chilenos las siguientes palabras de Morales[8]: «Armate y sé violento, hermosamente violento, hasta que todo reviente. Porque recuerda que cualquier acción violenta contra estos promotores de la desigualdad, está plenamente
justificada por los siglos de infinita violencia a la que nos han sometido. …Armate y combate el terrorismo, quema, conspira, sabotea y sé violento, hermosamente violento, naturalmente violento, libremente violento»
. Luciano Pitronello es otro joven okupa que perdió una mano y sufrió graves
quemaduras en la otra, luego de intentar colocar un artefacto explosivo en una sucursal bancaria.

¿Por qué me opongo a la idea de reivindicar toda forma de violencia "en contra del sistema"? Porque experiencias pasadas nos enseñan que los bombazos, los "ajusticiamientos" a autoridades específicas y cualquier agresión individual son contraproducentes a la lucha del Proletariado. Un caso paradigmático es el de Severino di Giovanni, un inmigrante italiano que se hizo conocido en Argentina por sus diversos atentados (tampoco es casualidad que su figura también sea reivindicada por Hommodolars[9]). Entre los atentados que se le adjudican, se encuentran: la voladura de la embajada de EE.UU. en Argentina (como consecuencia del asesinato de Sacco y Vanzetti), la voladura del "City Bank" en el centro porteño, y la voladura del consulado italiano en Buenos Aires (donde se hallaban reunidos los mejores hombres de Mussolini en Argentina) donde murieron siete fascistas,
lo que provocó gran parte de la antipatía del resto de los grupos anarquistas y su condena en los periódicos
[10]. Di Giovanni fue fusilado el 1º de febrero de 1931 por orden del gobierno argentino de entonces.

¿Para qué realizar actos de violencia cuyas víctimas más perjudicadas terminamos siendo nosotros y no nuestros adversarios (la burguesía)? Tanto di Giovanni como Mauricio y Luciano en realidad son víctimas y no "héroes" como afirman algunos compañeros. Creyeron que era posible derrotar al Capitalismo mediante ataques individuales, pero se equivocaron. Para acabar con el Capitalismo necesariamente deberemos recurrir a la violencia, pues es ingenuo creer que la Burguesía abandonará voluntariamente sus privilegios. Sin embargo, en dicha violencia todos los proletarios debemos participar. Para lograr la participación total en la lucha contra el capitalismo, es menester primero promover la Conciencia de Clase entre aquellos proletarios que han sido adoctrinados por elementos de la burguesía (como es el caso de los adeptos al pentecostalismo y los miembros
de sindicatos).

2.-Apoyo a "luchas parciales"

He leído artículos de la CCI en que critican a las "luchas parciales" y estoy plenamente de acuerdo con ellos. Las "luchas parciales" son producto del liberalismo y la socialdemocracia. Ambas ideologías instan al proletariado a que luche por sus "derechos civiles", provocando su división en "minorías" de cualquier denominación. Un ejemplo de cómo las "luchas parciales" se encuentran presentes incluso entre los anarquistas chilenos es "metiendoruido.com". Respondiendo a la pregunta "¿Quiénes somos?"[11], los chicos de Metiendo Ruido señalan que «Revindicamos la lucha que se afronta con alegría, y también la digna rabia de Marcos en Chiapas, de lxs trabajadorxs explotadxs, de lxs indígenas menospreciadxs, de mujeres y diversidades sexuales discriminadxs, y de la naturaleza maltratada». Asimismo, cuentan con una categoría de "secciones" en las que
precisamente mencionan a variadas "luchas parciales".

Otra falencia de Metiendo Ruido, además de la cuestión de las "luchas parciales", es que sólo se limitan a criticar al capitalismo de "libre mercado" (o Neoliberalismo[12]). Esto lo pueden comprobar leyendo "¿Quiénes somos?" antes mencionado.

3.-Defensa y promoción del Nacionalismo Mapuche

La Nación Mapuche es un pueblo indígena oriundo del sur de Chile. En el siglo XVI entró en contacto con la "Civilización" Occidental y si bien no fueron nunca dominados por los españoles, adoptaron varios de sus usos y costumbres. Recientemente, publiqué un comentario respecto a la Cuestión Mapuche en la imagen de un anarquista que los reivindica (en realidad, no conozco anarquista que no apoye al Nacionalismo Mapuche).

Mi reflexión fue la siguiente:

«Compas, ¿Qué tiene que ver la defensa de una cultura o nación (en este caso la Nación Mapuche) con el Anarquismo? ¿Me podría citar algún texto de un autor anarquista en el que se reivindiquen las luchas en defensa de la "identidad nacional"? La represión policial es deleznable y es menester
estar del lado de las víctimas de ésta
.
Sin embargo, ¿debemos apoyar y promover el Nacionalismo Mapuche? En la Era del Capital todo "pueblo" o "nación" se haya dividido en dos clases antagónicas (burgueses y proletarios) y los mapuches no son la excepción. Muchos empresarios de origen  mapuche están, tanto o más interesados, en la recuperación de tierras y en la defensa de su cultura ancestral como sus "peñis" más pobres. El periodista Pedro Cayuqueo, uno de los fundadores de Wallmapuwen[13] (Partido Nacionalista Mapuche), habla sobre la burguesía mapuche en su columna de opinión "Los Mapuches ABC1"[14] publicada en elpost.cl. Si algún día el "Pueblo Mapuche" logra que el Estado de Chile les reconozca algún grado de autonomía política, será esta élite la que se posicionará a la cabeza de sus "compatriotas"

La experiencia histórica demuestra que los conflictos entre "naciones" o "grupos étnicos" son siempre liderados por sus respectivas clases dirigentes. La burguesía inocula el veneno del nacionalismo en la conciencia del proletariado y lo utiliza como simple "carne de cañón". Un ejemplo es el Conflicto Palestino-Israelí, en el cual han perdido sus vidas parias de ambas partes mientras sus dirigentes estrechan sus manos en "reuniones diplomáticas". Otro ejemplo es Sudáfrica, país que durante casi medio siglo estuvo sometido a un sistema de segregación racial conocido como "Apartheid". Este régimen racista llegó a su fin en 1994, cuando el líder del Congreso Nacional Africano (Nelson Mandela) ganó las primeras elecciones en que participó la población negra. Así como en Chile nos dijeron que tras la caída de la dictadura de Pinochet "venía la alegría", en Sudáfrica el proletariado fue chantajeado con el surgimiento de "la nación del arco iris". ¡Que gran farsa! Recientemente un grupo de mineros sudafricanos fue masacrado a balazos por la policía. En tiempos del Apartheid, eran policías blancos los encargados de reprimir las manifestaciones. Ahora son policías negros quienes reprimen a mineros de su "misma raza"[15]. ¿Creen ustedes que la "autodeterminación" del "Pueblo Mapuche" mejorará las condiciones de vida de su proletariado? Insisto, la experiencia histórica nos dice otra cosa.

¿Qué actitud debemos adoptar entonces frente al Nacionalismo Mapuche? La misma actitud hostil que tenemos frente al Nacionalismo Chileno. El Nacionalismo Mapuche podrá ser "menos poderoso" que su contraparte chilena, pero no menos peligroso. La burguesía pone en práctica el principio "divide y vencerás". Ella disfruta cuando nos involucramos en disputas ajenas a la lucha de clases. Ya lo decían Marx y Engels en el Manifiesto Comunista: "Los obreros no tienen patria". Sólo les faltó decir que tampoco tenemos "raza" o "grupo étnico".

¡Ni chilenos, ni mapuches! ¡PROLETARIOS!»

La respuesta del compañero fue escueta y poco convincente: «Mucho compa en el anarquismo está por la libre determinacion de los pueblos, y por el resguardo de su cultura y en defensa de sus tierras la libertad es parte fundamental del anarquismo y no confundir Nacion con Estado».

Compañeros, finalizo mi crítica respecto al nuevo anarquismo chileno. Como bien me señalaron en su mail anterior, hay que ser pacientes con las falencias de estos compañeros y tener esperanzas en que las superarán.

¡Saludos comunistas!


[2] MIR: Movimiento de Izquierda Revolucionaria, organización de orientación “marxista-leninista”, fundada en 1965 y que apoyó de forma “crítica” el gobierno de Allende (1970-73). MAPU: Movimiento de Acción Popular Unitaria, grupo también “más a la izquierda” que apoyó igualmente de forma “crítica” el Gobierno Allende [nota de la CCI]

[3] En un correo posterior, el compañero, con gran espíritu crítico y de apertura, nos plantea lo siguiente acerca del movimiento anarquista «es menester señalar que el anarquismo chileno no es homogéneo (cometí el error de no dejarlo claro)»

[5]"La VOP era un revoltijo. Ronald Rivera Calderón -su líder- se definía como marxista, leninista, guevarista, trotskista y maoísta" http://www.hommodolars.org/web/spip.php?article4555*

[12] Nota de la CCI: para ilustrar esta cuestión ver nuestro artículo ¿Crisis del neoliberalismo o crisis del capitalismo? http://es.internationalism.org/node/2380

[15] [Nota de la CCI] Ver en nuestra Web Matanza en Sudáfrica: la burguesía lanza sus sindicatos y su policía contra la clase obrera, http://es.internationalism.org/node/3453