Francia: movilizaciones obreras contra el ataque total a nuestras condiciones de vida

Versión para impresiónEnviar por email

El actual movimiento de luchas en Francia es ya una fuente de inspiración y de lecciones para el conjunto del proletariado mundial. Ante las mentiras del Estado francés, de los medios de comunicación franceses y de la prensa internacional, debemos hacer circular lo más ampliamente posible TODOS los testimonios e informaciones disponibles a escala internacional. Animamos a todos nuestros lectores, simpatizantes y, en general a cualquier persona interesada en esta lucha a ayudarnos a completar la cronología que presentamos (forzosamente parcial e incompleta) utilizando nuestro Foro de Discusión (actualmente disponible en francés e inglés). En la medida de nuestras posibilidades nos esforzaremos en traducir todas las contribuciones que recibamos a los principales idiomas.

23 de Marzo 2010

La conocida como Intersindical (que reagrupa a la totalidad de sindicatos franceses, desde los declarados "colaboracionistas" con el Gobiernos a los pretendidos "radicales") llamo en esta fecha a una primera "Jornada de Acción".

800.000 manifestantes salieron a la calle[1]. La atmosfera general de esta Jornada estuvo marcada por la atonía, la resignación era el estado dominante entre los participantes. Debemos señalar ante todo que el ataque de la reforma de las pensiones se ha preparado desde hace meses, cabría decir para ser precisos que se organiza desde hace años por el Estado. Los políticos, los medios de comunicación de todo tipo, los "especialistas" no paran de repetirnos que esta reforma es indispensable, irrevocable, que de ella depende "obtener un régimen de pensiones sano en el futuro" y "conseguir un equilibrio real del presupuesto nacional". También es muy importante subrayar el hecho de que el discurso de todos los sindicatos ante este ataque ha sido "mejorar la propuesta de reforma" y en ningún caso han defendido la retirada de este vasto ataque al conjunto de la clase obrera. Han llamado en todo momento a luchar por "alcanzar el máximo de negociación y entendimiento" entre Estado-Sindicatos para conseguir una reforma "más justa y más humana".

En resumen, ABSOLUTAMENTE TODOS, Estado, Patronal y Sindicatos, afirman que este sacrificio es "completamente necesario y beneficioso a largo plazo". Ante esta propaganda asfixiante, el descontento es muy grande, pero los obreros están cabizbajos.

26 de Mayo

Reedición. Volvemos al mismo punto y repetimos. La Intersindical convoca una segunda "Jornada de Acción" con los mismos objetivos y métodos de protesta.

Hay un ligero aumento de la participación (1 millón de manifestantes) pero la atmósfera, el estado de ánimo, sigue estando marcado por la falta de esperanza.

24 de Junio

Los sindicatos tienen previsto dar la estocada al movimiento. Se programa a tal fin una tercera "Jornada de Acción". Valorando el ambiente de desilusión y de falta de vigor, los sindicatos consideran que esta Jornada a las puertas de las vacaciones significará "el entierro del movimiento". Este maniobra es muy habitual en los sindicatos y en, no pocas ocasiones, han tenido éxito al utilizarla. La ecuación que manejan es la siguiente: una manifestación de la misma dimensión que las precedentes supondrá que "el asunto está cerrado y visto para sentencia". La perspectiva de dos meses de vacaciones a la vista les hace trabajar en el sentido de acabar con cualquier tipo de ilusión entre los trabajadores sobre las posibilidades de un desarrollo de las luchas iniciadas en Marzo de 2010. De hecho lo sindicatos tenían el discurso preparado para decir a los obreros "... lo hemos intentado todo, pero la combatividad no es lo suficientemente potente en el seno de la clase obrera...". Como en otras ocasiones confiaban en que esta idea aseguraría el desencanto y el desanimo suficiente para acabar con la resistencia obrera. Pero.... ¡Sorpresa!...el día 24 de Junio, los sindicatos se encuentran con 2 millones de obreros, parados, precarios y otros manifestándose en la calle.

Julio - Agosto

La "Jornada de Acción" del 24 de Junio da un soplo de moral a la clase obrera. La idea de que una lucha amplia es posible va ganando terreno en sus filas. Los sindicatos se dan cuenta de que la situación ha cambiado y, perciben claramente que la cuestión precisa de ¿Cómo luchar? preocupa y ocupa la cabeza de muchos trabajadores. Inmediatamente deciden ocupar el terreno social y la dinámica de reflexión de los trabajadores, con el objetivo de impedir que los obreros vayan más lejos en la idea de que pueden pensar y actuar por ellos mismos, al margen de su control político e ideológico. De forma urgente convocan una nueva "Jornada de Acción" tras la vuelta de vacaciones, concretamente el 7 de Septiembre.

Para estar seguros que los obreros no iban a pensar por su cuenta, de forma autónoma, en las vacaciones llegan al extremo de alquilar aviones que van lanzando sobre algunas playas panfletos que llaman a la participación en la manifestación del 7 de Septiembre.

Pero sin que puedan preverlo, un nuevo acontecimiento, les complica los planes y la vida. De nuevo ¡ Sorpresa!. La cólera obrera aumenta ante la publicación del "escándalo Woerth" ( el asunto en cuestión destapa la connivencia de los hombres políticos actualmente en el poder con una de las más ricas herederas del capital francés, la Señora Betancourt, propietaria de L´Oreal, a propósito de los fraudes fiscales y de las maniobras ilegales de todo tipo en estas materias). Debemos hacer notar que, Eric Woerth no es otro que el Ministro encargado de la reforma de las pensiones. El sentimiento de injusticia es total: la clase obrera debe apretarse aún más el cinturón mientras que los ricos y los poderosos se ocupan de sus "ilegales asuntos".

7 de Septiembre

Los sindicatos prevén que esta "Jornada de Acción" será muy seguida. De hecho es la primera vez que se organiza una manifestación tan pronto en fechas de año escolar. Conscientes del estado de ánimo reinante en la clase obrera, la Intersindical antes mismo del 7 de Septiembre, prometió organizar una nueva manifestación un sábado con el fin de que "pueda participar todo el mundo".

El 7 de Septiembre: 2, 7 millones de manifestantes. El paréntesis del verano en nada ha afectado a la clase obrera y el inicio del curso político se presenta caliente. De hecho empieza como acabó en el mes de Junio. Los llamamientos a huelgas reconducibles empiezan a aparecer.

Ante la amplitud del descontento y a la masividad de la movilización, la Intersindical reacciona inmediatamente: anula, vacía de contenido la manifestación del sábado al tiempo que descarta la posibilidad de una huelga reconducible y anuncia una nueva "Jornada de Acción" para..... ¡15 días después! (23 de Septiembre). Su objetivo: romper la dinámica, contemporizar. Este "sentido de la responsabilidad sindical" es saludado y alabado por los más altos representantes del Gobierno y el Estado.

23 de Septiembre

¡Tres millones de manifestantes en las calles! Evidente, el movimiento sigue creciendo. Por primera vez, una vez acabadas las manifestaciones hay grupos de trabajadores que no quieren dispersarse. Más precisamente, en muchas ciudades, algunas decenas de personas por aquí, algún ciento por allá, se quedan discutiendo al final del recorrido. Aparecen hojas de grupos que se declaran "interprofesionales" que llaman a tomar las luchas en mano por los propios trabajadores[2]. En algunas ciudades, la CNT-AIT organiza Asambleas Populares para allí "liberar la palabra" (la CCI se sumó inmediatamente a esta excelente iniciativa). A partir de ese momento, estas asambleas de calle tuvieron un éxito real, llegando a reagrupar cada semana a varias decenas de participantes, en especial en Toulouse[3].

Esta voluntad de auto-organizarse expresada por minorías de nuestra clase revela que en esta se comienzan a plantear preguntas muy serias sobre la estrategia sindical, sin acabar aún de saca todas consecuencias y respuestas a esas dudas y preguntas de fondo.

2 de Octubre

Primera manifestación organizada en sábado. No hay un incremento real en el número de participantes. Lo que cambia es el hecho de que entre los tres millones de manifestantes se encuentran juntos los que ya están habituados a "gastar las suelas" en manifestaciones precedentes y obreros del sector privado con sus familias que normalmente encuentran más dificultades para hacer huelga.

Varias tentativas de organizar Asambleas de calle tienen lugar en esa fecha:

* En Paris, una hoja distribuida por la Inter-profesional Turbin[4] llama a reagruparse bajos sus pancartas ("La mejor jubilación es el ataque" y "Tomemos la lucha en nuestras manos") en un kiosco localizado al final de la marcha. Buena prueba de que esta información circuló eficazmente entre los manifestantes es el hecho de que en el citado punto de encuentro se pudieron ver varias decenas de....policías (pertrechados de sus correspondientes cámaras para no perder detalle obviamente). A falta de un lugar en condiciones en donde desarrollar una discusión la Asamblea no se pudo celebrar. En ese momento los allí agrupados decidieron continuar otro tramo con la manifestación. En ese momento se sumaron más de 50 personas tras las pancartas, una hora después eran más de 300.

* En Tours, el Comité "por la extensión de las luchas" llamó en sus panfletos a "mantener la presencia en las calles".

* En Lyon, algunas decenas de manifestantes expresaron la voluntad de no abandonar la manifestación inmediatamente, quedarse juntos para discutir, en Asamblea en la calle y reflexionar colectivamente como proseguir y desarrollar el movimiento. Los altavoces de la CGT (principal sindicato en Francia) fueron fatales ante tal iniciativa. El ruido atronador que les imprimieron impidió cualquier posibilidad de un verdadero debate.

Estas tentativas fallidas expresan, a la vez, el esfuerzo de nuestra clase para intentar tomar en sus propias manos SUS luchas y las dificultades aún muy presentes en el período actual (principalmente la falta de confianza en sí misma, hecho que inhibe a los explotados).

Sin embargo, en Toulouse, las llamadas Asambleas Populares tuvieron éxito. La iniciativa tomada por la CNT-AIT y secundada por la CCI, dio como resultado que al final de la manifestación se colocará una pancarta en la que se podía leer "ASALARIADOS, DESEMPLEADOS, ESTUDIANTES, JUBILADOS, TOMEMOS LA LUCHA EN NUESTRAS PROPIAS MANOS" y se pudiera organizar una Asamblea en la calle. El debate consiguió interesar a algunas decenas de personas.

12 de Octubre

Esta nueva "Jornada de Acción" reagrupa a ¡3,5 millones de personas en lucha! ¡Récord batido!

Más importante aún, la atmósfera es relativamente efervescente. Las Asambleas Generales Inter-profesionales comienzan a multiplicarse, se pudieron contabilizar varias decenas de ellas en toda Francia. Estas asambleas reagruparon una media de entre 100 y 200 personas. La política de la Intersindical fue abiertamente criticada y numerosos panfletos de estas inter-profesionales afirmaban que esta política quería llevar deliberadamente a la derrota[5]. Prueba de esta dinámica es el hecho de que, en Toulouse, además de las Asambleas Populares organizadas por la CNT-AIT (y en menor medida por la CCI) se lanzó un llamamiento para organizar una asamblea en la calle todos los días ante la Bolsa de Trabajo a las 18,00 h (esta asamblea ha tenido lugar por el momento hasta el 20 de Octubre) y a lanzar llamamiento de invitación a estos actos por medio de panfletos.

Ante esta situación la Intersindical decide lanzar el llamamiento a la realización de huelgas reconducibles. Teniendo en cuenta la duración de este "maratón" (el movimiento comenzó hace ya más de 7 meses) y considerando, además, los numerosos días de huelga planteados a y por los trabajadores desde las "Jornadas de Acción" a repetición, esta huelga reconducible llega demasiado tarde a la escena social. El salario de los trabajadores se ha vista ya severamente afectado. En cualquier caso, este era el cálculo que se hacían todos los sindicatos. Por ello, deducían que, este movimiento que ellos orquestaban, sería seguido sin demasiadas dificultades.

En la región de Paris, multitud de asambleas sindicales fueron convocadas en el sector de los ferrocarriles y también en el sector de la enseñanza. Las maniobras de división y sabotaje organizadas por los sindicatos rozan el ridículo más escandaloso. En la SNCF (ferrocarriles) las asambleas generales organizadas por los sindicatos se organizan por categorías (maquinistas por un parte, controladores por otra, administrativos en otro momento,...); en los hospitales, asambleas generales ¡por planta! Y, en la mayoría de los casos ninguna asamblea es soberana. Por ejemplo, en la estación del Este, se debía haber producido la votación para reconducir la huelga el jueves 14 por la mañana, pero los permanentes sindicales deciden votarla por su propio criterio, el miércoles. Esta estrategia sindical buscaba un doble efecto:

* vaciar de contenido y capacidad de decisión a las Asambleas Generales. Cuando todo está decidido de antemano, nadie está interesado en participar.

* permitir que los medios de comunicación pudieran presentar las votaciones de continuación o reconducción de las huelgas como el resultado de decisiones minoritarias y así conseguir presentar al movimiento como algo impopular.

Para completar el escenario de asfixia de las luchas, los sindicatos lanzan sus dardos de forma premeditada: deciden bloquear los transportes públicos y el bloqueo de las refinerías para crear una situación de falta de combustible. De este modo pretenden crear tensiones importantes en el seno de la clase obrera y dividir y enfrentar a aquellos que quieren (más bien deben) trabajar contra los huelguistas.

16 de Octubre

Segundo sábado de manifestaciones. Una vez más, 3 millones de personas vuelven a la calle.

Un nuevo e importante elemento aparece en la escena social: la irrupción de los jóvenes. Los estudiantes de Instituto se suman a la lucha en esas fechas, poniéndose en muchos casos a la cabeza de las manifestaciones.

El lunes siguiente, cerca de 1.000 Institutos están bloqueados y se suceden manifestaciones espontaneas de los estudiantes. El UNL, principal sindicato de estudiantes (y no estudiantes, también), se ve desbordado por la amplitud de un movimiento que pretendían controlar globalmente.

En esas fechas, el Estado explota la presencia de jóvenes delincuentes mezclados en las filas de los estudiantes para reprimir de forma violenta ciertos "bloqueos" y en general a todos los estudiantes (un joven de 17 años perdió un ojo tras serle lanzada una bala de Flash-Ball en Montreuil, zona del extra radio parisino). Las fuerzas del orden, como en tantas ocasiones anteriores, azuzan la cólera por medio de verdaderas "provocaciones policiales". El objetivo es muy claro: intentar que el movimiento degenere llevándolo al terreno de la violencia ciega y el enfrentamiento estéril de enfrentarse con la policía. Esta acción forma parte de un objetivo más general, hacer impopular el movimiento de lucha a toda costa. Pretenden que el movimiento de miedo a los jóvenes, a sus padres y al conjunto de la clase obrera.

18 de Octubre

Los estudiantes, que estuvieron en el corazón del movimiento victorioso contra el CPE (Contrato de Primer Empleo) en 2006[6] parecen querer volver a ocupar su lugar en este movimiento. Algunas facultades (en Paris, Toulouse y Rennes en particular) anuncian el bloqueo de las aulas, pero aparentemente de forma minoritaria.

19 de Octubre

La amenaza de bloqueo de las refinerías, de la que se viene hablando desde el 12 de Octubre, finalmente se realiza. En general, sin que las asambleas generales de esos centros de trabajo hayan tomado tal decisión, estas medidas de bloqueo son llevadas a cabo por las tropas sindicales de la CGT. Directamente se paralizan estos centros por orden expresa del sindicato. Rápidamente, la falta de gasolina se convierte en realidad en numerosas gasolineras (entre 1.000 y 2.000 según las fuentes de estimación).

Del mismo modo, la movilización se desarrolla en los ferrocarriles (SNCF) y multitud de trenes se detienen.

A pesar de todo ello, el movimiento no se convierte en impopular. Los medios de comunicación, muy habituados y hábiles a la hora de presentar estas acciones como medidas que afectan a los "ciudadanos viajeros" o a los "ciudadanos usuarios de tal o cual servicio", no tienen más remedio que reconocer que estos "usuarios" se muestran solidarios con el movimiento, que "aceptan sus males con paciencia" y que apoyan plenamente a los huelguistas ya que "están luchando por los intereses de todo el mundo". Ciertas asambleas generales sindicales y algunas inter-profesionales deciden apoyar a los obreros que bloquean las refinerías (compañeros que son presa de múltiples ataques, a menudo brutales, de la policía que bajo la excusa de "liberar las refinerías", "restablecer el orden" o "detener a los vándalos", todo ello en palabras del Presidente de la República, Nicolás Sarkozy) yendo a apoyar físicamente a los piquetes.

Resultado político: a pesar de la penuria de gasolina y la falta de trenes, a pesar de las intimidaciones y de la represión, tres millones y medio de manifestantes se lanzan a la calle el 19 de Octubre. ¡Mejor muestra de la cólera profunda que recorre e inquieta a la clase obrera, no la podremos encontrar a día de hoy!

Ante la amplitud de la movilización obrera, el Estado incrementa el uso de la propaganda y de las balas de goma. En particular en Lyon, donde un impresionante dispositivo policial se despliega a la espera de la llegada de los manifestantes. En un acto de provocación y de verdadero desafío hacia los jóvenes los policías se colocan en posición de guerra de forma descarada. Un puñado de jóvenes cae en la trampa. La represión se abate sobre ellos, los policías comienzan a golpear a todo aquello que se mueve: "jóvenes con apariencia de ladrón" (los que llevan pasamontañas en su mayor parte), y en general a todo aquel que es joven y, de regalo golpean a todo aquel que esté en la manifestación aunque peine canas plateadas (se le puede preguntar a los sindicalistas del SUD que recibieron lo suyo). No obstante, el Estado no ha podido dejar de reconocer que se "ha pasado" en esta respuesta y algunos Ministros de Sarkozy han hecho llamamientos "a la calma" (en realidad dirigidos a sus propias tropas policiales). Por ello, la manifestación que se realizó en París transcurrió sin incidentes, como subrayó rápidamente la prensa.

En resumen, el movimiento sigue desarrollándose como un mar de fondo desde hace más de siete meses. La cólera es inmensa. La reivindicación de luchar contra la reforma de las pensiones tiende a pasar a un segundo plano: los medios de comunicación no tiene más remedio que reconocer que el movimiento se "politiza". Es todo, la miseria creciente, la precariedad, la explotación, la falta de perspectivas... todo ello está siendo rechazado. La solidaridad entre los diferentes sectores obreros, tiende a crecer. De momento, la clase obrera no ha conseguido realmente tomar en sus manos, SUS LUCHAS. Desea a intenta conseguirlo cada vez más, algo que expresan cada vez más claramente sus minorías. Crece la desconfianza hacia la Intersindical, pero no se llega aún a organizar de forma colectiva y real por medio de Asambleas Generales autónomas y soberanas, fuera del control de los sindicatos de cualquier pelaje. Las Asambleas Generales fueron el centro y la fuerza del movimiento contra el CPE en 2006 no debemos olvidarlo. La clase obrera sufre aún enormemente una falta de confianza en sí misma. El desarrollo de las luchas futuras va a mostrarnos si es capaz de superar esta dificultad fundamental. Si no es en esta ocasión deberemos seguir luchando para ir más lejos en la próxima. El presente está lleno de promesas para el futuro desarrollo de las luchas, para el desarrollo de un combate actuando verdaderamente como clase obrera.

CONTINUARA..........

CCI (22/10/2010)


[1] Todas las cifras de participación referidas han sido dadas por la Intersindical. Entre las cifras de los sindicatos y las de la policía ha habido a menudo un diferencia de ¡1 es a 10! Los medios de comunicación han hablado en todo momento de "guerra de cifras". Esta supuesta guerra intenta hacer creer que hay una oposición verdadera entre sindicatos y Estado (en realidad se trata del juego con un instrumento "objetivo" que se presenta de forma diferente según conviene en un estudiado reparto de papeles). En realidad, nadie sabe cuánta gente ha participado realmente en las manifestaciones. Por nuestra parte, nos hemos referido siempre a las cifras de la Intersindical, que sin duda se aproximan mucho más a la realidad, lo que nos permite comprender ciertas tendencias, y saber si van en aumento o en disminución

[2] Algunos ejemplos de estos panfletos están publicados en nuestro Fórum (en francés) en el hilo titulado "Tomemos nuestras luchas con nuestras propias manos" http://fr.internationalism.org/forum/312/tibo/4365/prenons-nos-luttes-main).

[3] He aquí, por ejemplo, uno de los llamamientos a las Asambleas Populares: "... esta vuelta al trabajo está marcadas por las manifestaciones masivas contra la reforma de las pensiones. Por centenares de miles hemos participado en las reuniones organizadas por los sindicatos. ¿Cuántos vamos sin fatalismo?, ¿Cuántos vuelven a sus casas sin frustración?. Las experiencias del pasado nos han mostrado que estas "Jornadas de Acción" a repetición no son más que estériles mascaradas. Si no reaccionamos, si no tomamos la palabra para poder decidir cómo actuar juntos y cómo podemos desarrollar nuestras luchas, el conjunto de ataques contra nuestras condiciones de vida- incluida nuestra jubilación- nos serán impuestos y además nuevos ataques llegarán. Por ello, os invitamos a venir a debatir para romper el aislamiento, la atomización y el desamparo al que estamos sometidos. ¿Qué pasará cuando rompamos el silencio y el aislamiento al que nos vemos forzados y nos pongamos a hablar?, ¿tenemos que esperar "un buen momento" y el permiso oportuno para hacerlo? Encontrémonos el lunes 11 de Octubre a las 13,00 horas en los mercados exteriores del Arche para debatir juntos y juntos encontrar una respuesta a cómo podemos desarrollar nuestra respuesta. ¡Combatamos la dispersión! ¡Aprovechemos este momento para crear un lugar de discusión fraternal y solidario, abierto a todos y cada uno de nosotros!

[4] ver su e-mail : turbin @riseup.net

[5] Leer, en especial el panfleto titulado "DIRIGIDO A TODOS LOS TRABAJADORES" firmado por "Los trabajadores y eventuales de la Asamblea General de la Estación del este" disponible en nuestro Fórum (en francés): http://fr.internationalism.org/forum/312/tibo/4365/prenons-nos-luttes-main). Este panfleto afirma, por ejemplo: "... dejar a los Chérèques (CFDT, sindicato "socialista") Thibault (CGT, sindicato "comunista") y Compañía decidir en nuestro lugar, es dejar la puerta abierta a nuevas derrotas.." y señala además "... la forma que tome el movimiento es asunto nuestro. Nos corresponde a nosotros construir en los lugares de trabajo Comités de Huelga elegidos por las Asambleas Generales soberanas. Estas deben intentar aglutinar al máximo de la población obrera laboriosa y coordinarse a escala nacional con delegados elegidos y revocables. Nos corresponde a nosotros decidir los medios de acción, las reivindicaciones.....a nosotros y a nadie más.....".

[6] Ver en Revista Internacional nº 125 las Tesis sobre el movimiento de estudiantes en Francia http://es.internationalism.org/rint/2006/125_tesis