Toma de posición desde Perú: ¡Bagua es Una muestra de la putrefacción del capital !

Versión para impresiónEnviar por email

Publicamos una nueva toma de posición internacionalista procedente de revolucionarios de Perú sobre los acontecimientos de Bagua.

Este escrito se une a otros dos de la misma orientación internacionalista que publicamos anteriormente y que procedían igualmente de compañeros de Perú:

Ver Perú: Voces proletarias contra la matanza de Bagua en http://es.internationalism.org/node/2584

El lazo común de los 3 documentos es encarar los acontecimientos desde la perspectiva del proletariado: ¿cómo desarrollar su lucha? ¿cómo expresar su solidaridad? ¿cómo mantener su autonomía de clase? ¿cómo denunciar no solo la bárbara represión del gobierno sino los engaños y las falsas vías de los partidos de oposición?

Lo que tienen en común los 3 documentos es en definitiva la defensa de las posiciones internacionalistas y proletarias y de manera concomitante la denuncia de las posiciones nacionalistas, capitalistas del Estado, interclasistas etc., que llevan consigo la división, la disolución y, en definitiva, la derrota, del proletariado y, por ende, de toda la humanidad.

Este marco común es lo más importante y es el que nos une a todos los internacionalistas.

Ahora bien, hay un tema que se plantea en los 3 textos y que entendemos debe ser objeto de un debate a nuestro juicio de gran interés.

El tema lo podríamos resumir así: ¿Cuál es la postura que el proletariado debe tener ante las luchas de otros sectores sociales que no son explotadores pero cuya condición social no es la proletaria?

Este problema se planteó de manera candente en Rusia 1917 donde había apenas 3-4 millones de proletarios inmersos en una masa heterogénea de 100 millones de campesinos. El proletariado logró ganar a su lucha a ese gigantesco sector social. Pensamos que logró hacerlo desde su propia base de clase: la lucha por terminar con la guerra imperialista, la revolución mundial, la lucha por que todo el poder pasara a los Soviets o Consejos Obreros Ahora bien, ante las reivindicaciones campesinas se produjo un debate muy amplio tanto dentro de los propios bolcheviques como en el movimiento revolucionario internacional, destacando la posición adoptada por Rosa Luxemburgo que criticó la política bolchevique hacia el campesinado.

Creemos que sería muy interesante retomar este debate para orientarnos en la situación actual que, sin embargo, no es la misma que entonces. Por ejemplo, el peso de la agricultura se ha reducido de manera brutal en los últimos 40 años en la mayoría de países, notablemente en América Latina donde mientras a principios de los años 60 la población campesina representaba más del 50% de la población total, hoy apenas alcanza el 20%.

Los campesinos han sido arrancados de sus viejas comunidades en la Sierra o la selva a causa de la voracidad capitalista. Esto se ha hecho vía la introducción de la producción mercantil principalmente a través del Estado. Este mediante una brutal carga impositiva y el desarrollo del cooperativismo[1], acaba obligándoles a abandonar la vida agraria que tenía la desventaja del atraso, el aislamiento y la pobreza pero que ofrecía la precaria ventaja de una cierta estabilidad.

¿Y cual es su destino? Pues o bien la emigración hacia Europa y Norteamérica o bien la huida desesperada a las grandes ciudades que se han visto inundadas de terribles cinturones de miseria donde se amontonan millones de personas en condiciones deplorables.

Este problema hemos de abordarlo mediante el debate formulándonos preguntas tales como ¿se puede detener el proceso de despoblamiento que sigue desarrollándose en las zonas agrarias espoleado por la agudización de la crisis capitalista? ¿habría reivindicaciones que garantizaran una mínima estabilidad a esas comunidades? ¿en qué terreno y sobre qué bases se puede expresar la solidaridad del proletariado?

CCI 23-7-09

Toma de posición desde Perú:

¡Bagua es Una muestra de la putrefacción del capital !

El capitalismo se encuentra en su peor momento y los acontecimientos de Bagua es una muestra de ello. Cuando el capitalismo manifiesta hechos como el de Bagua con su secuela de ríos de sangre por doquier, es un síntoma mas que manifiesta en su peor momento histórico de decadencia. Esta descomposición de la sociedad, es la característica mas importante y saltante de dicha de decadencia capitalista

Bagua, es una muestra de por qué el capitalismo atraviesa actualmente este proceso de hundimiento y los escenarios de matanzas y barbarie como consecuencias permanentes. Las guerras son una amenaza constantes, las grandes masacres como la de Bagua hoy, es solo una muestra de la barbarie capitalista que puede estar cerca y poner en peligro a toda la humanidad en cualquier momento.

Es posible, que esto no se vea claramente de buenas a primeras, muchos dirán que el capitalismo sigue siendo el todo poderoso con todo y crisis encima, un sistema de empuje. Pero ya no lo es, desde la primera guerra mundial el capitalismo entró en su periodo de decadencia y en esta nueva fase de decadencia capitalista, la fase de descomposición, entró en órbita a finales de los 80 (leer más en http://es.internationalism.org/rint/2001/107_descomposicion.htm).

¿Cual fue la razón de la lucha en Bagua por las comunidades indígenas?

El indignes principal de la lucha fue la defensa de la pequeña propiedad (indígena, campesina) lo cual seria una justa reivindicación para estos sectores explotados, condenados a la miseria y marginación. Si bien es cierto que el carácter proletario no está presente en la pelea, es propio del proletariado como clase hacer lo posible de sumar a estos sectores, ya que muchas indígenas y campesinos están condenados a la proletarización solo como fuerza de trabajo. Estamos de acuerdo en la necesidad que el proletariado sea solidario con estas luchas de las comunidades indígenas de Bagua y de cualquier otra.

Estos sectores sociales por eso deben ser ganados por el proletariado en su lucha final contra el capital. No debemos mezclar la idea de que estos sectores podrían ser protagonistas de una lucha similar a la del proletariado o que todos somos una masa igual de proletarios. La única lucha del proletariado[2] con sus reivindicaciones como clase, con sus métodos de clase, con la perspectiva que encierra, puede ofrecer un porvenir, un futuro a los demás sectores sociales explotados y a la humanidad en su conjunto y para esto, el proletariado debe crear una plataforma en el cual las comunidades indígenas deben integrar sus problemas y protestas.

En cambio, si tomamos las cosas al revés, si el punto de partida es una lucha indiferenciada donde el proletariado se diluye en otros sectores sociales, corremos el riesgo de que ni el proletariado sea fuerte ni tampoco esos sectores sociales, es decir, que ambos se debiliten y sean derrotados y aplastados.

El antagonismo entre pequeña y gran propiedad, se pone en relieve aquí en que se impone esta última para extraer los recursos naturales de la zona arrebatándole « sus » tierras a los selvícolas o campesinos. Para el proletariado no se trata de defender la propiedad, sino de abolirla para poner todos los medios de vida al servicio de las necesidades.

La lucha por la derogación de los decretos por mas presupuestos, para escuelas, carreteras, agua, luz para el desarrollo del lugar, niega el problema de fondo: el capitalismo. Pero mas específicamente crea una falsa ilusión, que el capital a través del Estado puede ser todavía el agente del progreso, (no se trata aquí de una dicotomía Modernidad vs. Atraso como menciona García). No. Lo que estamos presenciando con lo acontecido en Bagua es la desesperación del capitalismo que lleva por un lado a la destrucción medioambiental y a grandes masacres de poblaciones cuyo destino no es el trabajo asalariado, sino la desaparición de viejas comunidades empujándolos a las grandes ciudades a amontonarlos en suburbios en condiciones miserables

Pero la ideología dominante del capital se hace presente aquí con « el Indigenismo » la cultura de lo ancestral, el nacionalismo, también cumplen un papel de desviación en los intentos proletarios en el momento de solidarizarse con las protestas de las comunidades indígenas y lo vimos cuando portaban banderas del tahuantinsuyo o el trapo bicolor por ejemplo. Tampoco se entiende que lo que hizo el gobierno de masacrarlos no fue un acto "autoritario", "genocida" o "antidemocrático"· sino fue precisamente LA PROPIA DEMOCRACIA LA QUE LOS MASACRO.

Ante los sucesos de la matanza de Bagua es necesario que se hagan oír voces que expresan análisis y perspectivas proletarias en claro contraste con los planteamientos nacionalistas, de capitalismo de Estado, de interclasismo, pacifismo y "ciudadanía", de "lucha por la democracia", que propugnan Ollanta, los sindicatos, las ONGs, los frentes y todos los adoradores del "socialismo del siglo XXI", el gran timo de Chávez y sus seguidores. Esto implica denunciar a la izquierda y extrema izquierda del capital a fondo.

Finalmente debemos tener en claro que mientras el capitalismo esté en este proceso de hundimiento, más serán las masacres, las guerras, las barbaries capitalistas propias de esta fase de descomposición que a traviesa el capitalismo hoy en día. El proletariado esta llamado a superar todo esto poniendo por delante, su perspectiva de futuro a toda la humanidad, ya que su fuerza se encuentra hoy por hoy en ascenso.

¡Socialismo o barbarie !


[1] O de proyectos monstruosos de "desarrollo" como el intento del Estado peruano en Bagua que lo vemos en otros muchos países. Por ejemplo, en Brasil y en Argentina el desarrollo de una producción "verde" de combustibles "ecológicos" está llevando a cultivos en extensiones gigantescas que no solo llevan a la emigración a las comunidades que habitan esas tierras sino que además provocan un tremendo daño ecológico.

[2] Nosotros rechazamos la visión restrictiva y parcial del proletariado reducido a únicamente los obreros de las fábricas. El proletariado es una clase social que agrupa capas muy amplias tanto de la ciudad como del campo