Francia: Estudiantes, parados, trabajadores… ¡Es necesario que luchemos todos unidos!

Versión para impresiónEnviar por emailMientras nos anuncian para 2009 la mayor recesión, desde de la Segunda guerra mundial hasta hoy, en Francia, Alemania, España, Gran Bretaña, EEUU,...; el Gobierno Sarkozy intenta poner en funcionamiento cierto número de "reformas" que no harán sino perjudicar sañudamente a numerosos sectores económicos y sociales, en un ambiente de descontento social que tiende a hacerse extensivo y a ampliarse cada minuto que pasa. Para enfrentarse a esta situación la burguesía despliega una batería de maniobras de todo tipo. Los sindicatos, concretamente, que no han cesado de segmentar y de dispersar cualquier respuesta obrera de las que se han venido realizando desde hace meses, se han visto forzados a convocar una huelga general interprofesional, claro que solamente para el día 29 de enero, a fin de tener tiempo de concertarse con el resto de la burguesía.

 

La inquietud de la burguesía frente al incremento de "los peligros sociales"

 

La pauperización y la precariedad afectan brutalmente a todas las capas de la sociedad y en particular a las generaciones más jóvenes, que están aun en edad escolar. Frente a la muralla del paro y la falta de perspectivas que le tiene reservado el capitalismo en crisis a las jóvenes generaciones de proletarios, sobre todo en los institutos y escuelas de formación profesional donde las tres cuartas partes son hijos de obreros, los estudiantes se movilizan cada vez con mayor fuerza. Estos estudiantes y bachilleres se refieren cada vez con más frecuencia a las experiencias y a los métodos de sus mayores, de aquellos que se movilizaron masivamente contra el CPE (Contrato de Primer empleo) en 2006 y contra la LRU (Ley de Reforma universitaria) en 2007[1]. Además, la agitación no ha cesado en el curso de los últimos meses: las luchas contra las supresiones masivas de plazas en la Educación nacional (Enseñanza Pública), contra la supresión programada de las RASES (Redes de Ayuda a alumnos con dificultades),... Donde más significativamente se ha expresado este hartazgo y la creciente combatividad, a pesar de que el ministro Darcos se vio forzado a "recular" (aplazando un año su "reforma de los programas de las Enseñanzas medias") y a arrepentirse públicamente de la escandalosa declaración que se atrevió a hacer 48 horas antes (diciendo: "Jamás seré el ministro de la vacilación nacional"), es en que la movilización de los estudiantes de secundaria no se ha debilitado; al contrario, se ha ampliado. La jornada del 18 de diciembre, en la que unos 150 mil estudiantes salen a las calles de todo el país, justo al día siguiente de la reculada del Ministro, para reclamar la derogación pura y simple de la "reforma" es una clara expresión del estado de ánimo de los estudiantes. Éstos, que ya han paralizado numerosos centros escolares en Burdeos, Lille, Brest, Toulouse, París,..., antes de que empiecen las vacaciones, se comprometen a movilizarse a la vuelta y anuncian una huelga masiva para el 17 de enero en el sector. Esto provoca un nuevo paso atrás de Darcos -desde este momento obsesionado por el temor de "una agitación social que vaya más a allá de la reforma de los institutos"[2]- quien promete "partir de cero" y convocar "Estados Generales" para tratar lo de la Enseñanza a comienzos de 2009 (como su jefe Sarkozy o como lo hizo Luís XVI). Esta "reculada" ha sido dictada por Sarkozy, quien proclama a los cuatro vientos que ha evitado que se desencadene una "serie de enfrentamientos sociales, o lo que es lo mismo, de acontecimientos violentos en Francia". Toda la prensa burguesa se ha hecho eco de este miedo. Veamos algunas expresiones: "Ambiente tenso en los institutos, malestar y crisis entre los asalariados: la clase política se inquieta ante una posible agitación social, similar a la de Grecia", "¿Puede inflamarse Francia después de Grecia?" (Titulares de la 1ª página del Liberation del 12 de diciembre 2008); "Estado social, juventud, suburbios: Francia ganada por la inquietud; la derecha tanto como la izquierda escrutan atentamente los acontecimientos de Grecia" (cabecera del Le Monde del 13 diciembre de 2008); en el Editorial del Marianne: "¿Fuego de un lado al otro del mundo?", firmado por N. Domenach, puede leerse: ""-Bastaría una chispa", dicen alarmados e inquietos los candidatos electos, francamente angustiados los de la izquierda y tanto más intranquilos los de la derecha... Muchos saben que un mistral televisivo es capaz de propagar cualquier incendio social". En el PS, Julián Dray[3] ha proclamado explícitamente que "el síndrome griego amenaza al conjunto de países porque estamos en una crisis muy grave, con una explosión de desigualdades sociales". En efecto, las jóvenes generaciones en lucha se reconocen en la revuelta y la movilización actuales de los estudiantes en Grecia, hacia quienes desgajan un profundo sentimiento de solidaridad; como lo muestra la participación de numerosos estudiantes en las manifestaciones contra la represión en Grecia. Este temor de la burguesía es lo que está en la base de la actitud provocadora de las Fuerzas del orden para incitar al enfrentamiento, como ocurrió en Lyon el 18 de diciembre, y sus persistentes esfuerzos para desacreditar al movimiento estudiantil, comparando a los estudiantes con vulgares camorristas. Lo que está detrás de los Medios de comunicación que repiten sin parar historias macabras acerca de los jóvenes, a quienes relacionan con el incremento de la delincuencia, del consumo de drogas o del alcohol, y que montan una campaña en la que se ha difundido insidiosamente la ecuación jóvenes igual a revuelta igual a violencia ciega igual a camorristas en potencia y en la que se escenifican enfrentamientos homicidas entre bandas rivales, concretamente en París y barrios aledaños.

Se trata no sólo de agitar el espectro inminente de nuevos disturbios en los barrios periféricos (banlieues) sino de abrir una sima entre las nuevas generaciones y el resto de la clase obrera, de aislarlas en el mismo momento en que su movilización se empieza a transformar en solidaridad de clase entre todas las generaciones que hay en el seno de los movimientos sociales. Hoy por ejemplo, en provincias, estos estudiantes multiplican las iniciativas para preparar una movilización más amplia en las próximas semanas, toman decisiones para establecer lazos con otros asalariados e intentan crear comités de solidaridad con los estudiantes y los trabajadores griegos, víctimas de la represión.

 

"La explosión de desigualdades sociales"

 

Los planes sociales y los anuncios de despidos también "se multiplican a un ritmo jamás visto"[4], por efecto de la aceleración brutal de la crisis económica mundial, con un alza brutal del paro y la caída del poder adquisitivo. Hay que decir que a los ataques que ya se han llevado a cabo contra los centros escolares (con la supresión de unas tres mil plazas afectadas por las RASED -cuya desaparición pura y simple se programó a corto plazo-, la reforma de la enseñanza infantil[5] y primaria, la reducción de la posibilidad de cambio de categoría profesional en las IUT), hay que añadir las 13.500 supresiones de empleo previstas en la Enseñanza y que ya empiezan a padecer, tanto estudiantes como profesores. Al mismo tiempo, el conjunto de la Función pública y de los Servicios públicos, donde las reformas se suelen aplicar con suavidad, empieza a estar duramente tocado.

En cuanto al sector privado, la nueva legislación sobre el trabajo en días festivos en las grandes superficies y los grandes almacenes está ocasionando una limpieza de empleos importante; en Francia han sido destruidos alrededor de 50.000 empleos en un semestre (entre principios de abril y finales de setiembre). Aunque el INSEE (instituto nacional de estadística francés) habla de una pérdida de 147. 000 empleos (sin contar el sector de la distribución de productos agrícolas) a lo largo del segundo semestre de 2008 y prevé otros 214.000 para el semestre que viene. Sólo en la industria se constata la eliminación de 71.000 empleos este año y se prevén 81.000 desempleos para el primer semestre de 2009. El PIB cayó un 0,8% en el curso del cuarto trimestre de 2008. Como en todo el mundo, el sector del automóvil es el que está más tocado: muchas semanas en paro técnico en Renault, PSA-Peugeot/Citroen; Renault ha anunciado 4000 despidos en 2009; PSA va a tirar a 3.550 trabajadores (de los que 850 son de la factoría de Rennes); Equipamientos Valeo ha anunciados 5000 supresiones de empleo (1600 de ellos en Francia); Faurecia 1215 empleos, mínimo, de ahora a 2011 (700 en 2009), concretamente en las regiones de Essonne, Orne, Loire-Atlantique y Los Vosgos; Tyco Electronics, 520 despidos; numerosas empresas subcontratadas del sector están amenazadas de quiebra. En la siderurgia: Arcelor-Mittal ha anunciado la destrucción de 9.000 empleos, de los cuales, 1.400 "bajas voluntarias" se aplicarán en Francia; Alcatel-Lucent eliminará1.000 cargos ejecutivos y prevé igualmente "prescindir de los servicios" de cinco mil subcontratados (desde su fusión en 2006 estos dos grupos han suprimido en el mundo 16.500 empleos a lo largo de tres años. En la industria química y en la farmacéutica: Sanofi-Aventis anuncia 927 suspensiones de empleo; MBO 740; Pfizer France 700 -de los cuales 500 (de los 1250 que tienen) son visitadores médicos y el resto (200) empleados comerciales de las oficinas o sedes centrales. En este sector han puesto en marcha, desde comienzos de 2008, diecisiete Planes sociales para suprimir 4.350 puestos de trabajo en tres años; durante ese periodo deberán ser despedidos de 5.000 a 6.000 visitadores médicos, más del 20% de los efectivos de esta categoría profesional. La lista de todos los planes de despido ejecutados los dos últimos meses es mucho más larga de lo que aquí hemos expuesto.

Cuesta "comulgar con esa rueda de molino" de ‘320.000 millones de euros desbloqueados por los bancos', cuando al mismo tiempo se les está pidiendo a los obreros que se aprieten el cinturón (el 70% de los trabajadores han sufrido una brutal degradación de su poder adquisitivo a todo lo largo de este año).

El Papá Noel capitalista es una auténtica indecencia...

 

Mientras que el Estado francés ejecuta estos ataques en toda regla, su Gobierno, armado de un cinismo sin límites, quiere que nos creamos que procura hacer todo lo posible para mejorar la suerte de los asalariados.

En el famoso Plan Sarkozy para reactivar la economía (un plan de 26.000 millones de euros, que dio lugar a que casi se duplicara el déficit presupuestario y que se va a tener que pagar al precio de muchos sacrificios y muy penosos) la única medida "social" que aparece en éste es una "prima de solidaridad activa" de 200 euros, a final del año, que no es otra cosa que una ridícula limosna para 3,7 millones de trabajadores pobres o beneficiarios de la RMI (Renta mínima de inserción). El resto es asignado a la "salvación" de las grandes empresas del automóvil o de Obra pública. En realidad la mayoría de esas medidas no son más que un puñado de arena a los ojos puesto que el incremento del número de préstamos concedidos al 0,0% de interés solo sirve para animar a los matrimonios recientes con pocos recursos, a las víctimas de los despidos,..., a endeudarse hasta el cuello y acabar en la misma situación en que están esos millones de americanos quienes de la noche a la mañna se han visto en la calle y sin medios. En cuanto a la "prima por desguace" en el sector automovilístico: únicamente quienes tienen medios para comprar un coche nuevo podrán cobrar esta prima. Los que quieran comprar un coche de ocasión barato no lo encontrarán por menos de ¡mil euros! En fin, no serán, tampoco esta vez, aquellos que menos tienen quienes podrán ¡beneficiarse de las "ventajas"!

Como lo está demostrando en Grecia con la precariedad, los despidos, el paro, los salarios de miseria que impone su crisis mundial,..., el Estado capitalista no puede llevar a cualquier rincón del planeta otra cosa que policía y represión. Únicamente el desarrollo internacional de la lucha y de la solidaridad de clase entre obreros, empleados, estudiantes, parados, precarios, implicando a todas las generaciones puede abrir la via a una perspectiva para abolir este sistema de explotación.

W. (20 de diciembre)

 


[1] Como lo muestra, por ejemplo, este extracto del Llamamiento de los estudiantes huelguistas de la universidad de Clermont-Ferrand, fechado el 19 de diciembre: "Los estudiantes de Clermont Gergovia-Carnot reunidos en Asamblea General (...) llaman al conjunto de universidades del país a combatir contra el desmantelamiento de la Enseñanza que el gobierno intenta imponernos por la fuerza, desde la guardería al doctorado. (...) Estamos en huelga con bloqueo, ni expectantes ni resignados, y decimos con decisión que ¡todos juntos podemos ganar!; el CPE nos lo mostró. Sin embargo, ¡si combatimos aislados perderemos!; la LRU nos lo mostró también, desdichadamente. Por tanto, ¡se ha acabado ya el tiempo de las lamentaciones! ¡Basta de doblar el espinazo! (...)¡Estudiantes en Francia, los italianos movilizados contra el desmantelamiento de la Enseñanza desde hace muchos meses, nos muestran el camino, los griegos lo confirman; es la misma vía que nosotros abrimos con nuestra resistencia histórica contra el CPE! Su consigna:La Educación no pagará su crisis!", ha de ser la nuestra.

¡Todos al combate en huelga coordinada, desde enero, para obligar a este Gobierno y a su proyecto de sociedad a ceder! ¡Nosotros, aquí, no nos vamos a dejar arrebatar la comida de la boca!

 

[2] Declaración en la Web Europe 1.fr, el 16 de diciembre de 2008.

[3] Este dirigente socialista "puro y duro" está siendo investigado por un importante desvío de fondos, a título personal, procedentes del sindicato de estudiantes FIDL y de la asociación SOS-Racisme.

 

[4] Le Monde, el 16 de diciembre de 2008.

[5] Su provocadora arrogancia para justificar la eliminación de plazas en las escuelas de párvulos, donde él mismo redujo la función de los maestros a "cambiar pañales" está atravesada como una espina en la garganta de los profesores.