POESIAS DESDE ECUADOR

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Dos compañeros que discuten con nosotros en Ecuador nos envían poesías donde recogen sus vivencias, sentimientos e impresiones.

La lucha del proletariado no es -como se nos quiere presentar de manera reduccionista y por tanto castradora- un movimiento únicamente político y reivindicativo, expresa igualmente sentimientos -sentimientos de solidaridad, de empatía, de compañerismo, de placer y felicidad- y emociones, pues, como decía el poeta romano -esclavo de nacimiento- nada de lo humano le es ajeno.

Con esa convicción damos a conocer las poesías de los compañeros.

CANTO DE ESPERANZA PARA MI HERMANO

Había creído que lo he visto todo

Unos dicen que si; otros que no

Al final todos coincidían en lo mismo

Todos parecen hechos del mismo material

De las mismas ideas, de los mismos métodos, de los mismos gustos; de los mismos deseos

Nos encontramos con el mismo circo, con los mismos payasos, con el mismo drama, con la misma podredumbre;

De día y de noche la misma cantaleta

Parece un cuento de nunca acabar

Todo parece lo mismo

El mismo sistema

La misma forma

Unos de rojo, otros de verde

Y no faltan los amarillos pero igual embadurnados de la misma mierda

Todos gritan como locos desaforados

44 años por la revolución

Otros 30, otros 20

Se enorgullecen como gorilas envilecidos al decir socialismo

Para desconsuelo de uno que otro

Solo es capitalismo de estado

Nada nuevo, solo decadencia

Al despertar el nuevo siglo

También lo hacen los que mueven el mundo con sus manos, con sus ideas, con sus sueños, con sus anhelos

Resurgen como el vino añejo

Más maduros, más calmados, más concientes

Vuelven a mirarse de frente,

Se reconocen, son seres humanos, trabajadores

Se ven en el espejo claro de la realidad

Solo con sus pellejos que cubre los huesos

El hambre que les queda grande en los estómagos

Los deseos solo prohibidos

La libertad un espejismo

Todo lo mismo.

Cuantos dolores nos ha costado la espera

Cuantos desterrados

Cuantos acribillados

Cuantos héroes inútiles

Míticos que decoran hoy camisetas, bolsos y hasta las botellas de coca cola

Cuantas mentiras

Cuantas traiciones

Cuantas, dímelo por dios o por lo que sea, cuantas?

Las puertas se están abriendo

Los libros se desempolvan

La historia recobrar su presencia,

Sin macula,

Sin misterio,

Con errores y acierto pero al fin y al cabo ellos mismos

La rabia comienza a tener sentido

El amor a la vida renace nuevamente

Basta ya de tragos amargos,

De lamentos,

De iras contenidas,

De brutalidades

Vamos hermano proletario,

Que el comunismo es inexorable

Palmiro Cocha

PROLETARIOS DEL MUNDO

A Johnan y Sixto

Y vinieron de otros lugares.

Eran pocos,

Pero de contextura fuerte

Y firmes convicciones.

Nos sentamos juntos,

como viejos camaradas,

en una mesa rústica.

Hablamos de las revueltas obreras

de nuestro octubre negro del 82

de la rebelión del hombre dominicano

de la combatividad del obrero boliviano,

de la aptitud heroica de los mineros ingleses

Y de las sorprendentes acciones

solidarias de la clase.

Auscultamos nuestra realidad

y se fueron

¡Qué gran día!

Vigoroso e interminable

Diciembre 25 de 1984

A Orley

Proletario del mundo,

Caído en Lisboa, marzo 1975

Ya nadie toca mi puerta

ni mira por la celosía

de mi cuarto,

donde me hallo suspendido

-de mi áspero cuello-

por el cordel

de mi soledad

y tu silencio

Marzo 1977

Hiroshima - Nagasaky

El 90% de los 13 km2

de la ciudad fueron arrasados

Restos de estructuras cayendo,

servían de base

para el gigantesco hongo

elevándose más allá de las nubes.

El destello del impacto

cegó a quienes llegaron a verlo.

Muchos ni siquiera lograron levantarse

de donde estaban.

Los que estuvieron cerca

no dejaron más que cenizas

esparcidas por la tumba general.

Por todas partes seres humanos

con la carne colgándose del cuerpo

despedazada

Ahora

Comprendo

por qué los pájaros

no se posan en mis manos

o descansan

a la altura de mi hombro

Un transeúnte sorprendido

Diciembre 1976

Siglo de violencia

Barricadas de París

Mayo 1968

Mujer

un día moriré

acribillado

por la violencia

de tu ternura

El último camino

Mujer,

de todos los caminos recorridos

solo me faltas tú

Camino delicado

dulce y tranquilo

Canción pequeña

A: Lorena

Pequeña criatura que me sorprendió

Mirando pasar mi propia sombra

Tierna

alegría urbana

Pequeña

espiga de ternura

Caracol que guardas

la música del mundo

Leve brizna

que mi corazón

de labriego espera

Agita tus manos:

¡y diez caballitos blancos

galoparán en el aire!

Sonríe:

¡y, un vuelo de palomas

se desprenderá

a la madrugada!

Salta, baila, brinca

¡y Nadie Comaneci

Se quedará sorprendida!

Enero 1 de 1978

Creedme

Cuando

se rompan

las cuerdas

de tu silencio,

un hombre

transitará

por tu ternura

Un transeúnte