CORREO DEL LECTOR: HUELGA DE TRABAJADORES DEL PETROLEO EN VENEZUELA

Versión para impresiónEnviar por email

A continuación publicamos nuestra respuesta a una nota enviada por un lector de Brasil (T), quien pide nuestra opinión sobre un artículo que recibió del cual publicamos algunos extractos, que trata sobre las luchas y movilizaciones que realizaron trabajadores petroleros contra la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en septiembre pasado, por reivindicaciones salariales y otros beneficios contractuales. Así mismo, el compañero nos pide nuestros comentarios sobre la reducción de la jornada de trabajo, propuesta por el presidente Chávez en la reforma a la constitución, que será votada el próximo 2 de diciembre.

Nota del compañero T

Olá compañero…

Te repaso un mensaje que me envió un compañero acerca de algo que pasó ahí en Venezuela, si me puedes comentar algo, y también te pregunto como fue lo de la reducción de la jornada que habla Chávez, que esto ha creado bastante discusión por acá.
Saludos

T

Debido a que el artículo recibido por el compañero está en ingles[1], a continuación publicamos algunos extractos traducidos por nosotros al español:

Trabajadores petroleros se enfrentan con la policía por el Contrato Colectivo

30 de septiembre de 2007

Venezuelanalysis.com

El Ministro de Energía y presidente de la estatal compañía petrolera PDVSA, Rafael Ramírez, aseguró que el contrato colectivo de los trabajadores petroleros, en negociación desde abril, podría firmarse en las próximas dos semanas, después de confrontaciones entre trabajadores petroleros y la policía en el estado Anzoátegui el jueves pasado que dejó un saldo de varias personas heridas.

Alrededor de 150 trabajadores de la refinería de Puerto La Cruz, junto con trabajadores del Complejo Industrial de Jose, marcharon a las oficinas de la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP) en el municipio Urbaneja para entregar un documento a Ramírez, quien estaba reunido con la comisión de negociación de la Federación Unitaria de Trabajadores de Petróleos de Venezuela (FUTPV), cuando fueron interceptados por el Grupo de Respuesta Inmediata de la policía de Anzoátegui.

En la confrontación, que duró tres horas, fueron arrestados 40 trabajadores, tres de ellos heridos, incluyendo a Richard Querecuto, quien recibió un tiro en la espalda… Al conocer la noticia de la represión policial, 4000 trabajadores de Petroanzoátegui, Petrocedeño, y del proyecto San Cristóbal, inmediatamente suspendieron sus labores.

…en una declaración en solidaridad con los trabajadores petroleros de Anzoátegui, repudiando la violencia policial,  la Federación UNT - Zulia dijo:

«Consideramos que esta situación se ha generado debido a la intransigencia de PDVSA que ha extendido la discusión del contrato durante varios meses, ofreciendo unas condiciones por debajo de las aspiraciones de los trabajadores y de manera arbitraria impuso una junta (la comisión de negociación de la FUTPV) para discutir el contrato sin haber sido electa por los trabajadores».

 

C-CURA (Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma) hizo un llamado para un cambio en la comisión de negociación…, de lo contrario “radicalizarán” sus acciones. Sin embargo, llamados similares de C-CURA y Fedepetrol para acciones radicales y paros generales para “paralizar” la industria petrolera a la “hora cero” el 6 de agosto, movilizó a menos de 1500 trabajadores en todo el país

Después de divulgar y promover la “hora cero” por los medios de comunicación privados, la disputa tomó una dimensión política, cuando otros sectores de trabajadores petroleros y sectores pobres de la población se unieron en “defensa” de PDVSA.

Ayer, la Federación de Trabajadores de UNT-ZULIA, declaró 

«Pensamos que algunas de la situaciones (en la industria petrolera) son el resultado de la maniobra de sectores de la derecha dentro del chavismo, para generar situaciones conflictivas en el país para desestabilizar el proceso de reforma constitucional»

Sin embargo, los trabajadores de Anzoátegui rechazaron estas acusaciones con una pancarta que decía “No somos guarimberos, somos trabajadores petroleros” (Una guarimba es una forma de protesta organizada con el fin de provocar violencia para alcanzar objetivos políticos)

Los trabajadores petroleros en Anzoátegui anunciaron que continuarán sus protestas en las calles y quedan en estado de alerta, a pesar de las promesas de Ramírez de una mejor contratación colectiva en las próximas dos semanas.

 

Nuestra respuesta

Estimado compañero T,

Saludamos el envío de tu correo, al cual respondemos brevemente y aprovechamos para hablarte de la situación de la lucha de clases en Venezuela.

Sobre la lucha de los trabajadores petroleros

El artículo que te enviaron describe parte de lo acontecido en una lucha, que entre septiembre y octubre pasados, realizaron los trabajadores petroleros de la empresa estatal PDVSA, la mas importante del país, que dejó un saldo de varios trabajadores heridos (uno de gravedad) y varios detenidos. La lucha se debió al retraso, de más de 8 meses, en la discusión de la contratación colectiva, que rige los salarios y beneficios de los trabajadores. Éstos hicieron paros y manifestaciones en las instalaciones de PDVSA en el oriente del país en el estado Anzoátegui y en occidente, en el estado Zulia, al sur del Lago de Maracaibo. La empresa, en componenda con los sindicatos, en su mayoría controlados por tendencias a favor del chavismo, retrasó la discusión de las cláusulas salariales. La lucha de los trabajadores presionó a varios dirigentes sindicales, como los de C-CURA (Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma) perteneciente a la UNT (Unión Unitaria de Trabajadores) o los de FEDEPETROL (Federación de Trabajadores Petroleros, Químicos y sus Similares de Venezuela), quienes se vieron forzados a “radicalizarse” en contra de PDVSA y el gobierno, para no quedar completamente desenmascarados ante los trabajadores.

Al final, los sindicatos y PDVSA lograron aprobar un miserable incremento salarial de Bs. 12.000 diarios, el cual fue rechazado por los trabajadores, quienes exigían un aumento de Bs. 30.000. De esta manera, el salario mensual de un obrero petrolero queda en aproximadamente Bs. 1.320.000 (equivalente a unos $610, según la tasa de cambio oficial, y a menos de $300, si usamos la tasa de cambio no oficial, la cual rige para definir el precio real de varios productos y servicios).

Para que tengas una referencia, este salario es equivalente a un poco mas del costo de una canasta básica de alimentos (octubre 2007) para una familia de 5 personas, que es del orden de un millón de bolívares. Aún sumando los bonos que reciben los trabajadores petroleros, éstos no ganan lo suficiente para llevar una vida digna; ya que a los bajos salarios se le debe añadir el incremento incesante en los precios de los alimentos (alrededor del 25% anual)[1] y la escasez, que según las propias cifras del Banco Central de Venezuela es del orden del 30% con respecto a los productos básicos. Y los trabajadores petroleros son unos de los que tienen mejores salarios en el país!!

Sin embargo, pensamos que esta lucha ha tenido una ganancia política y moral para los trabajadores petroleros y el proletariado venezolano en su conjunto:

-en primer lugar, los trabajadores petroleros han vuelto a retomar la lucha en su propio terreno de clase; después de haber sido uno de los sectores mas golpeado por la burguesía, al ser el centro de la polarización entre chavistas y opositores, lo que permitió al estado despedir a 20.000 empleados de PDVSA en el 2003 (siendo por lo menos la mitad obreros o empleados de bajo rango), sin ningún tipo de indemnización. Esta lucha tiene una significación mayor en momentos en que las facciones chavistas y opositoras imprimen fuerza a la polarización política, a través de la campaña a favor o en contra de una reforma a la constitución propuesta por el propio Chávez. Los trabajadores, por lo menos durante estas movilizaciones, se han logrado colocar en el terreno de sus reivindicaciones, pese a este acoso de la burguesía por colocar cualquier lucha obrera y social en el terreno de la polarización.

-la lucha ha puesto al desnudo el carácter burgués, antiobrero del gobierno de Chávez: al igual que los gobiernos que le precedieron (a los cuales el chavismo culpa de todos los males sociales), el de Chávez también responde con represión, bombas lacrimógenas, plomo y cárcel contra los trabajadores que “osan” luchar por una vida digna.

Un hecho importante: los obreros petroleros de Puerto La Cruz, al oriente del país, varios de ellos simpatizantes del chavismo, han denunciado los altos sueldos de los jerarcas “socialistas” de PDVSA que llegan a superar mensualmente los 50 salarios básicos (mucho mas superiores a los de los directivos de la industria durante gobiernos anteriores), mientras que a ellos les niegan aumentos que les permitan cubrir al menos la canasta básica (siendo la explotación de su fuerza de trabajo la fuente principal de los sueldos y prebendas de los altos burócratas del estado y de las ganancias de varios sectores de la burguesía nacional; eso lo añadimos nosotros).

-estas luchas, fueron precedidas por otras en mayo pasado, que movilizaron a los trabajadores petroleros para lograr el reenganche de mas de 1000 obreros de las empresas petroleras recién nacionalizadas, que el gobierno “socialista” de Chávez pretendía lanzar a la calle: genuina e importante expresión de solidaridad obrera, en la cual también participaron las familias de los trabajadores afectados.

-como dijimos, los trabajadores quedaron insatisfechos con este acuerdo. Queda latente un malestar, que puede despertar en cualquier momento.

Es importante añadir que la misma reacción de los trabajadores petroleros, se está comenzando a desarrollar con cierta fuerza en otros sectores. Los médicos, maestros y varios sectores de empleados públicos, han iniciado movilizaciones por reivindicaciones salariales; han realizado asambleas donde, aparte de exigir aumento de salarios, han denunciado el alto grado de deterioro de los servicios públicos. En una reciente asamblea de médicos en Caracas, adscritos al Ministerio para la Salud, éstos se han identificado como “proletarios de la salud”.

Es importante decir que oficialistas y opositores han intentado dividir y polarizar el movimiento, lográndolo en muchos casos. Además que el gobierno moviliza a sus organizaciones (círculos bolivarianos, consejos comunales, contraloría social y cuando es necesario, sus grupos armados) para amedrentar e incluso agredir físicamente a los trabajadores.

Otro aspecto, no menos importante, es que prácticamente a diario se presentan expresiones de indignación de las masas pauperizadas (en su mayoría simpatizantes o con una relación clientelar con el gobierno), protestando por la escasez de vivienda, la criminalidad, la falta de servicios, etc., y últimamente por la escasez de productos como la leche, azúcar, aceite comestible, etc. En algunos casos, han sido reprimidos. Situación que contrasta con los altos jerarcas del régimen (la llamada “boliburguesía”, o burguesía bolivariana), quienes muestran su opulencia[2] con el mayor descaro; hacen altas inversiones en armamentos, que mas temprano que tarde serán descargados contra los proletarios y las masas depauperadas; e invierten importantes recursos de la renta petrolera en el desarrollo de la política imperialista del estado venezolano hacia la región.

Esa es la verdadera cara del “socialismo del siglo 21” promovido por Chávez y aplaudido por la izquierda, izquierdistas y altermundialistas, que se “babean” viendo sus discursos a través de Tele Sur; que al igual que todo régimen burgués, se sustenta sobre la explotación de las masas trabajadoras. La única diferencia es la verborrea “revolucionaria”, para intentar confundir a los proletarios de dentro y fuera de Venezuela.

Sobre la “reducción” de la jornada laboral

La “reducción” de la jornada de trabajo de 8 a 6 horas diarias, está contemplada en la reforma constitucional propuesta por Chávez, al igual que otros “beneficios” laborales, como la seguridad social para los trabajadores de la economía informal (que al igual que en el resto de América Latina abarca a 50% o más de la fuerza laboral). Estas propuestas, antes que buscar una mejora real en las condiciones de vida de los trabajadores, son el “camelo”, la gran mentira, para intentar lograr el apoyo de los trabajadores a la propuesta oficialista por reformar la constitución.

El oficialismo no ha dicho cómo se concretará esta reducción de la jornada; pero se especula que las horas no laboradas se utilizarán para la “formación” política (adoctrinamiento) o también en la llamada “emulación socialista” que se inventó la burguesía cubana fidelista para explotar a los trabajadores por el estado, sin ningún pago. Por otra parte, uno de los objetivos de la burguesía (chavista o no) es ver cómo cargan impuestos a los trabajadores informales; al ofrecerles los beneficios de la seguridad social (que no brinda ninguna protección real a los trabajadores), el estado tendrá un mayor control sobre ellos y podrá pecharlos con cargas impositivas.

El objetivo principal de la reforma constitucional (cargada con una alta dosis de hipocresía, como todas las constituciones del mundo), es fortalecer el marco jurídico para un mayor control del estado sobre la sociedad, una mayor militarización, justificar legalmente la represión a los movimientos sociales y permitir la reelección indefinida de Chávez en la presidencia de la república, entre otras cosas.

No podemos perder de vista que el gobierno de Chávez es un gobierno burgués, donde imperan las necesidades y prioridades del capital; en este sentido, no podemos ser ilusos (que no creo sea tu caso), con respecto a que el régimen chavista busca “la mayor suma de felicidad social”, tal como dice el texto reformado de la constitución. Precisamente esta propaganda mentirosa es la que el chavismo lanza a través de sus campañas publicitarias a nivel interno e internacional, para que los trabajadores de Venezuela y otros países, se crean que en Venezuela hay una real mejora en las condiciones de vida de los trabajadores y la población; esta es la gran mentira sostenida a base de la propaganda chavista.

La crisis capitalista obliga de manera ineludible a cada burguesía, sea de derecha, centro o izquierda, a atacar las condiciones de vida de la clase obrera. En ninguno de los países donde se ha reducido la jornada laboral (Francia, Alemania, etc.; incluida Venezuela, donde a comienzos de los años 90 se redujo la jornada laboral de 44 a 40 horas semanales), ésta medida ha repercutido en una mejora de las condiciones de vida de la clase; todo lo contrario, el salario y los beneficios sociales han sido desmejorados, el empleo precario se ha incrementado.

La agudización de la crisis capitalista, obligará a la clase obrera de Venezuela, a luchar contra el estado, tal como lo han hecho los trabajadores petroleros, de la salud o de la educación. De esta manera, posicionado en su terreno de clase, el proletariado podrá salir de la trampa de la polarización política que lo mantiene maniatado, e incorporarse en la lucha del proletariado mundial por la construcción del verdadero socialismo.

Esperamos haber respondido a tus inquietudes.

La CCI.

19-11-07


[1] Venezuela tiene la mayor inflación de la región, con un promedio cercano al 20% anual en los últimos 3 años.

[2] En un reciente “Aló, Presidente”, show dominical que anima el propio Chávez, éste se vio en la necesidad de criticar a los “revolucionarios” que se desviven por vehículos Hummer (que sobrepasan los 100 millones de $), y consumen Whisky de 18 años de envejecimiento. Lo que no dice Chávez, es que él hace uso a discreción para él, familiares y allegados, de los altos ingresos petroleros. La “revolución bolivariana”, que se levantó como abanderada de la lucha contra la corrupción, toma baño en sus aguas.