¿Forman parte del campo revolucionario los anarquistas internacionalistas?

Versión para impresiónEnviar por emailPublicamos a continuación el intercambio de posiciones entre dos lectores que ha tenido lugar en nuestra página Web en español (dentro del epígrafe "Comentarios") a propósito de nuestro artículo "La Izquierda comunista y el anarquismo internacionalista: lo que tenemos en común"[1].

 

El primero de ambos dice, claramente, tener puntos de desacuerdo con nuestro análisis de la naturaleza del anarquismo internacionalista; a la vez que pone seriamente en duda la argumentación de que la colaboración con los anarquistas, incluso los "internacionalistas", pueda estar, de alguna manera, fundamentada.

El segundo compañero intenta responder a estas críticas al mismo tiempo que plantea nuevas cuestiones para el debate.

No vamos a responder, hoy y aquí, a estos interrogantes y planteamientos; lo dejaremos para otro momento -remitimos entretanto a nuestros lectores a la serie de tres artículos sobre "La izquierda comunista y el anarquismo internacionalista" que hemos publicado en sucesivos números de Acción Proletaria, etc.; a partir del número citado). En esta serie de artículos hay, a nuestro parecer, una importante contribución para un debate abierto y fraternal que, más allá de desacuerdos, debería desarrollarse a escala internacional.

 

 

Primer comentario

 

 

Queridos camaradas:

Antes de nada reciban desde aquí lejos un sincero y fuerte abrazo.

Les escribo para manifestarles algunas cosas: entre ellas un breve comentario a un artículo suyo que fue publicado recientemente en "ACCIÓN PROLETARIA. Nº 214" titulado: "La Izquierda Comunista y el anarquismo internacionalista: Lo que tenemos en común". Lo que me llamó la atención de este artículo fue la sana cultura de debate que vosotros tenéis con otros movimientos proletarios cuando se busca "... comprender las posiciones del otro y de concretar honradamente los puntos de convergencia y de divergencia" y saber siempre  "distinguir los revolucionarios (aquellos que defienden la perspectiva del derrocamiento del capitalismo por el proletariado) de los reaccionarios (aquellos que, de una manera o de otra, contribuyen a la perpetuación de este sistema),"; esto último, para mantener siempre, ante todo, los principios revolucionarios comunistas. Sin embargo, y quisiera que lo tomasen como una crítica saludable, hay un punto en dicho artículo que no comparto del todo: Es el que se refiere al anarquismo como a un movimiento compuesto de "..., los elementos esenciales que aproximan a los revolucionarios.", ya que considero que no son elementos esenciales los que comparten mutuamente el comunismo y el anarquismo, sino mas bien perspectivas generales para la humanidad o en su caso ciertos objetivos inmediatos que puedan aparentemente hacer tolerables ciertas intervenciones conjuntas. Creo que bregarse por la revolución comunista en el océano de las turbias, frías y traicioneras aguas del capitalismo con movimientos que dicen ser y que se muestran aparentemente como revolucionarios es siempre peligroso a largo plazo. Es más, no sé si  podría catalogarse al anarquismo "revolucionario" de revolucionario. En todo caso habría que ver la práctica,  a largo plazo, a la que tiende el anarquismo "revolucionario" para sacar las conclusiones debidas y poner, a banderas desplegadas y desde un principio, la delimitación que el comunismo guarda con el anarquismo antes de realizar una intervención conjunta. Lo anterior no significa que me oponga a que se deban hacer ciertas "alianzas" con los anarquistas para luchar por los intereses generales del proletariado, sino lo que quiero expresar es que se deberían distinguir con más precisión los elementos fenoménicos y esenciales de los que está formado dicho movimiento. Ya que lo que considero que del anarquismo se aproxima al comunismo no son elementos esenciales sino más bien elementos aparentes y pasajeros por más honesto que sea dicho anarquismo. No estaría de más recordarles a los propios anarquistas que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Esto, en razón de que una organización realmente revolucionaria será tal no solo si no pierde jamás la perspectiva revolucionaria de transformar cualitativamente el régimen de producción actual que genera tanta opresión; sino también si permanente y continuamente se desarrolla en base a principios programáticos que necesariamente tienen que ser homogéneos; principios programáticos que tengan por objetivo ineludible la abolición de todo lo existente y la estrategia para llevarla a cabo; estrategia que el anarquismo no comparte en cuanto a su forma y mucho menos, en cuanto a su esencia, con el comunismo. Es decir, perder de vista los principios comunistas que animan y dan vida a una estructura política verdaderamente revolucionaria traería como consecuencia no saber tallar las diferencias políticamente trascendentales con otros movimientos cuando llegase la hora de salvaguardar a la revolución misma del proletariado organizado en soviets.

Me gustaría que lo anterior lo tomasen como una crítica fraternal, ya que es con vosotros con los que comparto no solo gran cantidad de principios sino también posiciones concretas sobre determinados hechos.

Leon's.

Agosto 2010

 

 

Segundo comentario

 

Contestación al comentario de Leon's a un artículo de la CCI sobre anarquismo internacionalista e Izquierda comunista

Un saludo para el compañero Leon's por su crítica al artículo de Acción Proletaria nº 214 sobre el anarquismo.

Tanto en el artículo como en la crítica de Leon's se aborda como frontera del campo proletario, tanto de los marxistas como de los anarquistas, "EL INTERNACIONALISMO". Lo que pasa con frecuencia es que se habla de internacionalismo de manera difusa, abstracta, y eso da lugar a numerosos equívocos ¡ojo! no me refiero a los perros amaestrados de la burguesía ya se denominen a sí mismos marxistas o anarquistas, eso es otra cosa, hablo de los compañeros que piensan lealmente, sean anarquistas o marxistas, que están en el campo del internacionalismo. Aquí y ahora, personalmente, se me plantean dos reparos:

1) Conozco a algunos compañeros anarquistas honestos, que no creen en la lucha de clases como hecho determinante de la marcha de la historia; hablan de opresores y oprimidos, de pueblo explotado por los ricos y las multinacionales, pero no hablan de la lucha de clases como algo central y, hasta cierto punto, es lógico ya que históricamente esta cuestión no ha estado del todo clara en el campo anarquista. Por tanto mi pregunta concreta, y que se omite tanto en el artículo de la CCI como en el comentario del compañero Leon's, es si se pueden integrar en el campo del internacionalismo aquellos elementos que no creen en la lucha de clases como elemento esencial del cambio histórico. Es solo una idea que planteo a efectos de que se discuta.

2) Por otro lado, pienso que el internacionalismo, al igual que Lenin decía de la verdad, siempre es concreto; yo diría que casi tasado. Sí que hay una vara de medir respecto del internacionalismo ¿o es que hay diferentes formas de internacionalismo proletario? Por este motivo me permito llamar la atención a los compañeros como Leon's y a la propia CCI respecto a la Introducción al folleto "Nación o clase" de ésta Organización[2] , donde se dice que el internacionalismo proletario se concreta en una serie de puntos que me tomo la libertad de citar en parte, y disculpad si la exposición del debate es ruda o simplista; no sé plantearla de otro modo. Ahí va la cita:

"Pero ¿Cuál es entonces el verdadero internacionalismo? ¿Cómo lo podemos poner en práctica? El Internacionalismo Proletario se concreta en:
1.    La denuncia total de los dos bloques imperialistas, de las ideologías que les sirven de banderín de enganche y de los partidos que les apoyan.

2.    La denuncia del "neutralismo", del "tercermundismo", de las "terceras vías", etc., que no son sino camelos inventados por las naciones de segundo orden para defender sus propios apetitos imperialistas.

3.    La oposición radical a todo planteamiento de lucha nacional, autonómica, federalismo, racismo (o su simétrico la lucha "racial"), cuya función es siempre dividir al proletariado y diluirlo en toda clase de frentes interclasistas.

4.    La lucha intransigente contra toda guerra imperialista localizada, practicando frente a ella el derrotismo revolucionario; es decir, fraternizando los obreros y oprimidos de ambos bandos, volviendo ambos los fusiles contra sus propios mandos, contra su respectivo Capital Nacional.

5.    La oposición de nuestros intereses de clase contra el Interés Nacional del Capital, luchando de forma intransigente contra todo despido, sacrificio, agresión, etc., que nos pretende imponer el capital en nombre de la "salvación de la economía nacional" y demás engañifas.

6.    El apoyo total a las luchas obreras de los demás países. Desarrollando la única forma de solidaridad con ellas: unirse al combate abriendo un nuevo frente de luchas contra nuestro propio capital nacional.

7.    La búsqueda de la coordinación y centralización internacional de las luchas.

8.    La unidad en una organización internacional y centralizada de todas las fuerzas de vanguardia del proletariado.

9.    Dar a todas las luchas que hoy se libran la perspectiva de la REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL que destruya el Estado Burgués en todos los países, levante el PODER MUNDIAL DE LOS CONSEJOS OBREROS, abra el proceso de abolición de la mercancía, el salariado y las fronteras nacionales y dé lugar a la COMUNIDAD HUMANA MUNDIAL, al Comunismo. Está claro que la Revolución se iniciará probablemente en un país, pero deberá darse como primera tarea LA EXTENSIÓN MUNDIAL DE LA REVOLUCIÓN, sin la cual estará condenada al fracaso."

German

Setiembre 2010

 

 

 

 


[1] Acción Proletaria; Nº 214: http://es.internationalism.org/ap/2010/214_anarquismo

[2] "Nación o Clase" (Introducción a la 1ª Edición en español): http://es.internationalism.org/folletos/nacion_introesp