Los métodos policiales de la FICCI

Versión para impresiónSend by email

El
agrupamiento parásito autoproclamado “Fracción
interna de la CCI”, que se constituyó en torno del
individuo Jonás, excluido de la CCI por sus comportamientos
indignos de un militante comunista (ver comunicado en Acción
Proletaria nº 163) desvela hoy abiertamente su verdadera
naturaleza.

Los métodos de los
soplones

Acaban de publicarse 2
textos en la web de la FICCI que muestran el comportamiento
destructor de esta pretendida “fracción”. El
primer texto es la carta que la sección de la CCI en México
dirigió el 15 de noviembre a los cuatro miembros de la
pretendida“fracción” que viven en ese país.
La publicación del contenido de esta carta no nos plantea
evidentemente ningún problema. En cambio donde sí
vemos un problema (y debería verlo igualmente el conjunto
de grupos de la corriente de la Izquierda comunista) es en que la
FICCI haya hecho pública con antelación la fecha de
una reunión interna de la CCI (La Conferencia territorial
de nuestra sección mexicana). En esta carta, la sección
de la CCI en México ha dado en efecto la fecha de esta
Conferencia a los miembros de la “fracción”
para permitir que se defendieran y apelaran ante ésta (cosa
que se han negado a hacer).

Publicando completa esta
carta en su web, la camarilla de los amigos de Jonás ha
puesto deliberadamente a disposición de todas las policías
del mundo la fecha en la que iba a tener lugar nuestra Conferencia
en México con presencia de militantes de otros países
(ya que nuestra prensa siempre ha señalado que en este tipo
de conferencias participan delegaciones internacionales). Esto
significa que los órganos de la policía concernidos
podían reforzar y afinar sus controles y su vigilancia en
los aeropuertos y fronteras. Este acto repugnante de la FICCI de
facilitar el trabajo de las fuerzas de represión del Estado
burgués contra los militantes revolucionarios es si cabe
más innoble puesto que los miembros de la FICCI sabían
pertinentemente que ciertos camaradas nuestros ya han sido antes
directamente víctimas de la represión y que algunos
se han visto obligados a huir de su país de origen (1).

Pero los métodos
policiales de este agrupamiento parásito no se detienen
ahí. En efecto, en el Boletín Interno nº 14 de
la FICCI, publicado en su web, nuestros lectores podrán
encontrar igualmente un texto titulado “Una última
precisión” que tiene la pretensión (y sobre
todo la hipocresía) de querer defender al PCI (“Le
Proletaire“) contra el .ataque incalificable. De la CCI del
que esta organización sería víctima. En
realidad nuestros lectores podrán constatar por ellos
mismos que este texto no es para nada un artículo de
defensa del PCI, como lo prueba la ausencia total de argumentación
para refutar los elementos que habíamos puesto en evidencia
en nuestrarespuesta a “Le Proletaire” (2).

Este texto de la FICCI se
consagra esencialmente a verter las peores calumnias sobre dos de
nuestros camaradas (y sobre el conjunto de camaradas de la CCI
acusados de estar bajo el yugo “del que dirige la CCI”
y de su compañera, sobre la que Jonás había
hecho correr en la CCI el rumor de que era un policía), y
al mismo tiempo revela de nuevo los métodos abyectos de los
amigos de Jonás.

Las verdaderas
«divergenciaspolíticas» de los amigos de Jonás

En su “Ultima
precisión”, la FICCI comienza por afirmar: «siempre
nos hemos mantenido en un terreno estrictamente político»
.
Nuestros lectores pueden juzgar ellos mismos a la luz de toda la
argumentación “política” de la FICCI que
pone claramente en evidencia sus “divergencias de fondo”
con la CCI que habrían justificado la constitución
de una “fracción interna” que tiene la
pretensión de situarse en la continuidad de todas las
fracciones de izquierda del movimiento obrero, de la Liga
Spartacus a la fracción de la Izquierda italiana.

No citaremos aquí
mas que un pequeño extracto de esta argumentación
que prueba que esta FICCI siempre se ha mantenido “en un
terreno estrictamente político” ¡Juzguemos si
no!

«Este texto es de
puño y letra de CG, alias Peter, como lo prueba el estilo y
sobre todo la referencia (más bien fantasiosa) a una
lamentable operación de recuperación llevada a cabo
bajo su dirección. Este mismo Peter es quien dirige la CCI
y, después de haber excluido o animado a irse a la mayor
parte de miembros fundadores de la CCI, se pretende el único
heredero de MC. Pero hay que saber también que si Peter
lanza esta cábala odiosa contra nuestro camarada Jonás,
es por la razón bien simple de que Louise (alias Avril), la
militante a propósito de quien Jonás ha osado
expresar claramente sus dudas, es nada menos que la compañera
del jefe»
(3).

De hecho, este texto de la
FICCI habría tenido que titularse, como el periodicucho que
publica P. Hempel El
Proletariado universal
,
“Consejería (4) universal”. Bajo el pretexto
falacioso de querer tomar a cargo la defensa del PCI, la camarilla
de Jonás desvela hoy su negocio y las verdaderas
“divergencias de fondo” que se sitúan “en
un terreno estrictamente político” que estaban en el
origen de la fundación de esta pretendida ”fracción”:
la CCI está dirigida por un “pequeño Stalin”
(el “jefe”), manipulada por “la compañera
del jefe” que es un elemento dudoso (un policía según
los términos de Jonás).

Como dijimos en nuestro
artículo de Acción Proletaria nº 163 (“El
combate de las organizaciones revolucionarias contra la
provocación y la calumnia”), el movimiento obrero ha
puesto en evidencia que esos métodos que consisten en
introducir la sospecha en el seno de las organizaciones para
destruir la confianza entre los militantes son precisamente los
que utilizaron en el pasado los agentes provocadores
(particularmente la GPU en el movimiento trotskista en los años
30).

Hoy, a través de
esta “Ultima precisión”, la camarilla de los
amigos de Jonás prosigue al exterior de la CCI el mismo
trabajo sucio que hacía al interior, para sembrar la duda y
la sospecha en todo el medio político proletario. Está
claro que, ya que no han podido convencer a los militantes de la
CCI de la necesidad de excluir al “jefe” y a “la
compañera del jefe”, este grupúsculo parásito
se plantea hoy como objetivo embarcar tras sus calumnias a los
otros grupos de la Izquierda comunista para establecer un cordón
sanitario alrededor de la CCI y desacreditarla (como ya se puede
constatar leyendo la prensa del PCI).

Los métodos de los
chantajistas

Pero donde la FICCI
desvela más abiertamente la naturaleza policial de sus
actuaciones es en la insistencia con la que esta “Ultima
precisión” expone públicamente las iniciales
del que llaman “el jefe” (“este texto es de puño
y letra de CG, alias Peter”). ¿Qué interés
pueden tener Jonás y su banda, que “siempre se han
mantenido en un terreno político” en dar a conocer
públicamente las iniciales de un militante? Aparte de que
se hace, también aquí , un trabajo de soplón
(de la misma naturaleza del que consiste en dar a todas las
policías del mundo la fecha de nuestra Conferencia
territorial en México), también nos confrontamos
ahora a los métodos de chantajista que tratan de intimidar
a los militantes.

Dando públicamente
en internet las verdaderas iniciales de uno de nuestros
camaradas(¿para cuando el nombre completo y la dirección?),
Jonás y sus amigos tratan en realidad de lanzar el
siguiente mensaje: el que ose apoyar a la CCI será
denunciado a los servicios de policía. Es especialmente por
eso que, varios meses antes de constituirse la FICCI, robaron a la
CCI los ficheros con las direcciones de los militantes y los
abonados: además de que este robo permite abastecer de
denigraciones indecentes contra la CCI a nuestros camaradas y
abonados, también permite ejercer sobre ellos una
intimidación permanente. ¿Cómo explicar sino
que ahora que sus boletines se encuentran en internet, la FICCI
continúe aún enviándolos por correo, incluso
a los que le han pedido explícitamente que deje de
mandarlos? (5).

Además, ¿Qué
interés político encuentra la FICCI en pregonar a
gritos “ese texto es de puño y letra de CG, alias
Peter, como prueba el estilo”? Desde el punto de vista del
método proletario, lo que interesa al lector serio es en
principio ante todo el contenido político de nuestros
artículos y no qué individuo está tras tal
firma o tal “estilo”. En cambio es cierto que gracias
al análisis del “estilo”, las fuerzas de
represión del Estado burgués pueden efectivamente
buscar identificar los redactores de la prensa revolucionaria
(aunque, como pasa en la CCI, los artículos publicados en
nuestra prensa sean discutidos y corregidos colectivamente). Eso
permite a la burguesía, en los periodos de represión,
tratar de paralizar la publicación de la prensa
revolucionaria arrestando y encarcelando a los militantes cuyo
“estilo” creen haber reconocido.

Con esos métodos,
que consisten en hacer el trabajo de los soplones de la policía,
esta “Ultima precisión” es en realidad una
última amenaza: si la CCI continúa alertando al
medio político proletario contra las maniobras de Jonás
y sus amigos (como en el artículo de respuesta al PCI), la
FICCI va a publicar al exterior los famosos “documentos”
que prueban que “la compañera del jefe” es un
elemento dudoso con el fin de convencer al medio político
proletario. Así
podemos leer en el texto de la FICCI: «el camarada
Jonás no era el único (ni de lejos) que tenía
razones para dudar de esta militante; esto también lo
prueban numerosos documentos escritos de la CCI que tenemos en
nuestro poder»
.

Esta amenaza ya nos la
sabemos de sobra. Ahora la FICCI hace, fuera de la CCI, el mismo
chantaje que ha practicado durante casi un año al interior
de nuestra organización para tratar de obligarla a aceptar
la violación permanente de nuestros estatutosy la conducta
de granujas de los miembros de la .fracción. (robo de
documentos y dinero a la CCI, amenaza, chantaje, calumnias contra
los militantes difundidas a través de la correspondencia y
de reuniones secretas, etc.)

Este método que
consiste en utilizar el chantaje y la insinuación, en
difundir la calumnia contra dos de nuestros camaradas y afirmar
voz en grito .Una vez más, tenemos documentos que prueban
lo que decimos., no es nuevo en absoluto para la FICCI. Cuando sus
miembros aún estaban en la CCI, tuvieron durante meses el
mismo comportamiento a propósito de un documento titulado
“Historia del SI” (Secretariado Internacional,
comisión permanente del órgano central de la CCI)
que hacían circular selectivamente y presentaban como la
prueba de las acusaciones contra ciertos camaradas,
particularmente Louise y Peter. A pesar de la importancia que
atribuían a ese documento (que calificaban de .histórico.),

siempre se habían negado a entregarlo a la organización,
incluyendo a la Comisión de Investigación que se
había nombrado en el 14º Congreso de la CCI para
tratar de aclarar este tipo de problemas. Finalmente, este
documento se ha publicado en el Boletín nº 10 de la
FICCI, después de que sus miembros se situaran
deliberadamente fuera de la organización. Todos nuestros
camaradas que comprenden la lengua francesa han leido este
documento, a petición expresa del órgano central de
la CCI. Todas las secciones y todos los camaradas se han indignado
y han sentido nauseas ante la avalancha de mentiras y de
interpretaciones indecentes que contiene este documento, igual que
por la exposición que hace de la vida privada de los
militantes. ¡Ese es el tipo de documento que la FICCI
amenaza hacer público!

Las organizaciones del
movimiento obrero se han confrontado a menudo a ese tipo de
chantaje: “¡Tenemos documentos que prueban nuestras
acusaciones!” Frente a esos métodos, su actitud ha
sido siempre exigir la publicación de esos famosos
documentos para que puedan rebatirse públicamente. Respecto
a los que la FICCI evoca frenéticamente, está claro
que la CCI es perfectamente capaz de rebatirlos igualmente. Sin
embargo, esos documentos tratan de detalles de funcionamiento de
nuestra organización y de la vida privada de sus
militantes, y su publicación sería pan bendito para
la policía. Dicho esto, la CCI está dispuesta a que
se pongan en conocimiento de una comisión formada por
militantes de confianza de las organizaciones de la Izquierda
comunista y que se discutan en ese cuadro.

La CCI no tiene nada que
temer de la verdad, porque la verdad muestra:

- que nuestra organización
se mantiene fiel, tanto en sus posiciones como en sus principios
de funcionamiento, a su experiencia pasada y a la de la Izquierda
comunista,

- el carácter
conscientemente destructor y antiproletario de los actos de Jonás
y sus acólitos, como lo prueba una vez más la
publicación del Boletín 14 de la FICCI y
particularmente su texto “Una últimaprecisión”.

Corriente Comunista
Internacional

Notas:

(1)
A menudo escuchamos o leemos que a los cuerpos especiales del
Estado burgués no les interesan las actividades de una
pequeña organización como la nuestra, en la medida
en que la clase dominante hoy no tiene conciencia del papel que
está llamada a jugar la Izquierda comunista en un futuro
movimiento revolucionario. Esto prueba una enorme ingenuidad, como
han mostrado por ejemplo las campañas “antirevisionistas”,
que trataban de meter en el mismo saco los grupos de esta
corriente que denunciaban el antifascismo y la extrema derecha
antisemita. Toda la historia del movimiento obrero atestigua que
los servicios especiales del Estado burgués no subestiman
jamás el peligro potencial que representan los grupos
revolucionarios por reducidos que sean en un momento dado su
tamaño y su influencia en la clase obrera. Además, a
pesar de que por el momento el Estado “democrático”
no ejerce en general la represión abierta contra los grupos
de la Izquierda comunista, estos últimos ya han sufrido la
represión (como las pesquisas al Partido Comunista
Internacional en los años 70). La CCI tampoco se ha
librado, puesto que ciertos de nuestros militantes, incluso en los
países “democráticos”, han sido objeto
de pesquisas, de vigilancia, de interrogatorios prolongados en los
puestos fronterizos, de seguimientos policiales ostensibles para
intimidar, de acciones comando de elementos armados, probablemente
en connivencia con el Estado. Todo esto lo sabían
perfectamente los miembros de la .FICCI..

(2)
En francés, ver Revolution Internationale nº 328 y
329; próximamente una versión en castellano

(3)
MC es nuestro camarada Marc Chirik, que murió en 1990. El
vivió directamente la revolución de 1917 en su
ciudad natal, Kichinev, en Moldavia. Miembro desde los 13 años
del partido comunista de palestina, excluido del PCF en 1928,
prosiguió el combate por la defensa de las posiciones
revolucionarias en diferentes organizaciones de la Izquierda
comunista, particularmente la Fracción italiana, en la que
entró en 1938, y la Izquierda comunista de Francia a partir
de 1945. A partir de 1964 en Venezuela y de 1968 en Francia, MC
jugó un papel decisivo en la formación de los
primeros grupos que iban a estar en el origen de la CCI, a los que
aportó la experiencia política y organizacional que
había adquirido en las diferentes organizaciones comunistas
de las que fue miembro. Se pueden encontrar más elementos
sobre la biografía política de nuestro camarada en
nuestro folleto .La Izquierda comunista de Francia. y en el
artículo que le dedicó nuestra Revista Internacional
(nº65 y 66) cuando murió. En cuanto a la afirmación
ridícula de que Peter .se pretende el único heredero
de MC. (que se completa por una nota que exclama “esta es,
dicho sea de paso, la concepción que se hace de la
organización revolucionaria”), los miembros de la
FICCI se las verán bien negras para probarla; no hace sino
probar la imaginación enferma y la rabia estúpida de
los miembros de la FICCI, aparte de su propia concepción
errónea de la organización.

(4)
La Conserjería es una antigua prisión de París

(5)
En su Boletín nº 11, la FICCI publica una respuesta a
un correo que habíamos dirigido a cada uno de sus miembros
pidiéndole que restituyera los documentos internos en su
posesión. En esta respuesta escribe: «En
cuanto al duplicado de las direcciones del fichero de los
abonados, es por lo menos chocante que reivindiquéis, como
un tendero celoso de sus clientes, una .propiedad. sobre las
personas (...) Pero puede que vuestro interés sea la
seguridad de estos documentos, que podrían caer en manos
“indelicadas” (...) Podemos aseguraros que están
a resguardo y seguros... y que sería difícil, por no
decir imposible, que gente .indelicada. les pusiera la mano
encima»
. Hoy, después
de ver los soplos de la FICCI ala policía, podemos hacernos
una idea de la confianza que podemos tenerle

 

Corrientes políticas y referencias: