III Reunión Panamericana: La nueva generación, una promesa para el futuro de la lucha obrera

Versión para impresiónEnviar por email

A finales del 2006, militantes de varios continentes, animados por las mismas convicciones, se reencontraron para discutir juntos las perspectivas del movimiento histórico del proletariado, con ocasión de la celebración de la III Reunión Panamericana. Ahora hubo una diferencia interesante con las anteriores reuniones pues al lado de los militantes varios contactos invitados de manera activa participaron en algunas de las plenarias. Esto fue un signo de los nuevos tiempos y un oxígeno renovador que alimenta las fuerzas de la CCI. Hay que destacar, además, el ambiente militante de amplia camaradería que se respiró de principio a fin y que permitió que las discusiones se desarrollaran en un ambiente fraterno y de disponibilidad para escuchar e integrar todos los argumentos.

Durante muchos años la clase obrera sufrió un retroceso de la lucha de clases y una marcada confusión que se notaba en la ausencia de nuevas fuerzas militantes, este problema estuvo más presente luego de la caída de los regímenes estalinistas, que la burguesía identificó como el fracaso del comunismo y del marxismo. Desde entonces, una de nuestras consignas centrales ha sido «resistir», una tremenda prueba que ha requerido un esfuerzo titánico para sobreponerse y continuar con el combate que el proletariado está obligado a desplegar en la perspectiva de su papel histórico y mundial.

El reforzamiento político y numérico de nuestra Corriente, con las nuevas integraciones de elementos jóvenes que con su dinamismo constituye un verdadero energético que relanza nuestras fuerzas militantes para continuar con el combate por la revolución comunista, con una sólida convicción,  una tenacidad y paciencia que sólo aportan la confianza profunda en las potencialidades de la clase obrera y en su organización política revolucionaria.

Además, actualmente, como sucede en el resto de las secciones de nuestra organización, el número de participantes a las reuniones públicas ha aumentado sensiblemente, y nos llegan cada vez más correos para solicitar directamente su deseo de convertirse en militantes, para proponer y desarrollar discusiones o simplemente para pedir las publicaciones, pero siempre con una perspectiva militante. Saludamos a estos camaradas que vienen hacia las posiciones comunistas y hacia nuestra organización.

Es este el contexto histórico en el que se ha celebrado nuestra III Reunión Panamericana cuyos informes, discusiones y resoluciones reflejaron la voluntad militante por clarificar a profundidad las condiciones en las que nuestra clase desarrollará su lucha en el periodo que viene, por lo que esta reunión internacional de la CCI se ha situado desde el principio en la perspectiva histórica de la construcción de la organización y en la preocupación militante por la intervención en la lucha de clases que está conociendo en estos años una importante dinámica hacia la huelga de masas (ver la resolución sobre la situación nacional en  México en este RM).

Esta última reunión internacional de la CCI reafirmó la tendencia observada en todos los continentes: es la nueva generación de la clase obrera la que está empujando fuerte para avanzar hacia el futuro, un signo en verdad prometedor.

Revolución Mundial,

Diciembre - 2006