Movilizaciones del magisterio en México

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Movilizaciones del magisterio en México:
ante la salvaje avalancha de ataques anti-obreros, la lucha

Como parte de la tendencia mundial de la crisis capitalista, no se hizo esperar en México la oleada de agravación constante de las -ya de suyo deplorables- condiciones de vida de la clase trabajadora. A pesar de todas las mentiras sobre el “blindaje” de la economía mexicana frente a la crisis, la burguesía sólo puede responder al “estancamiento” de la economía y al creciente “déficit” de las finanzas públicas -y privadas-, con más y mayores ataques al conjunto de la clase trabajadora.

En esta ocasión se cierne sobre los trabajadores de la educación una andana de salvajes golpes a sus condiciones de vida, acompañada de una infame campaña de linchamiento social. Y ante esta oleada de agresiones el sector ha comenzado movilizaciones en las que su patente descontento y combatividad se han dejado sentir.

Hemos intervenido en el inicio de dichas movilizaciones con la siguiente octavilla que presentamos pues consideramos que el conjunto de la clase obrera mundial tiene preocupaciones similares que conciernen a la necesidad de unidad y extensión de sus luchas, luchas en defensa de sus condiciones de existencia que en el futuro seguirán desarrollándose.

Ante los ataques contra los trabajadores…
¡Sí, se puede luchar!

La crisis capitalista hace que los ataques en contra de los trabajadores se recrudezcan en todo el mundo, ejemplo concreto son los golpes anunciados en contra de los trabajadores de la educación en México; y sólo con la lucha masiva pueden enfrentarse.

¡Sí se puede luchar! Ese era el sentimiento generalizado en las calles durante la masiva manifestación de profesores el pasado 18 de enero de 2012 en la ciudad de México, movilización que también tuvo eco en varios estados del país, después de tantos años de ausencia de respuesta ante los ataques crecientes. En los días siguientes, se percibe un nuevo ánimo para superar la pasividad y buscar hacer algo frente a la andanada de ataques que caen en cascada.

Y vaya que los golpes sobre sus condiciones de trabajo y de vida son bestiales. Cada día la miseria se extiende por igual a todos los sectores del proletariado pues la burguesía no tiene otro plan ante la crisis que lanzar hachazos a diestra y siniestra: millones de desempleados, grandes masas viviendo en la pobreza más desesperante, disminución de los salarios directos e indirectos (salud, educación…), mayor explotación de los que aún trabajan por las sobrecargas y extensión de horarios bajo la amenaza del despido, encarecimiento de los alimentos, aumento de los alquileres o las hipotecas… en suma, la degradación más insoportable.

El desprecio y la arrogancia de la burguesía no tienen límites. El sector magisterial del nivel básico está recibiendo en este contexto los mayores ataques de su historia que arruinan directamente su misma salud personal y familiar como lo ilustran los nuevos requerimientos del esquema salarial de carrera magisterial y, sobre todo, la llamada evaluación universal. Después de los zarpazos a las condiciones de pensión y jubilación, de las reducciones salariales por el incremento de los descuentos para la salud y los fondos de retiro, este brutal golpe está colmando la paciencia de los trabajadores de la educación que, por lo pronto, han dejado sentir su descontento y negativa a seguir sacrificándose en aras del apetito voraz de sus explotadores pues aceptar de nuevo más sacrificios hoy, como siempre, solo nos lleva a mayores ataques después.

Para detener estos golpes necesitamos una lucha unida y masiva

¡Es toda la clase trabajadora la que se ve atacada, no únicamente el sector magisterial! Si queremos luchar, debemos enarbolar las reivindicaciones inmediatas que nos permitan una lucha común contra los ataques generalizados de la clase dominante. Tenemos que rechazar seguir sacrificando nuestras necesidades humanas en beneficio de la ganancia. Y los ejemplos de cómo hacerlo pueden encontrarse en la historia reciente de importantes movimientos de resistencia obrera en varios países del mundo (Francia, Grecia, Turquía, España, EUA…) que han destacado experiencias importantes que podemos recuperar para nuestra lucha, como son:

Asambleas generales

Hemos de poder discutir abierta y libremente sobre los ataques que enfrentamos todos y cómo nos solidarizamos para defendernos juntos, para debatir cómo nos unimos y movilizamos en los centros de trabajo, para analizar las condiciones más favorables para la lucha, cómo hacemos que más trabajadores se animen a salir a la calle y sumarse a la lucha, cómo integrar las distintas reivindicaciones en una propuesta de lucha común. Necesitamos estos espacios para recuperar la confianza en nuestras fuerzas y en nuestras capacidades para unirnos y hacer retroceder a la burguesía.

Ganemos la calle

Hay que aprovechar las manifestaciones masivas para reflexionar juntos, para encontrar a los hermanos de clase de todos los sectores. Que no sean estas simples procesiones. En una palabra, usemos  la calle para decidir cómo llevar la lucha, cómo tomamos el combate en nuestras propias manos.

Lucha unitaria

Tenemos que plantearnos inmediatamente cómo sumar fuerzas a nuestra lucha y evitar permanecer aislados en nuestros centros de trabajo. Será decisivo que busquemos la solidaridad activa de otros sectores de trabajadores y, además, que sepamos unirnos con todos: activos, desempleados, estudiantes, jubilados, etc. Esta es la única oportunidad para presentar de verdad una fuerza considerable ante la fuerza del Estado burgués.

Ninguna lucha aislada… unifiquemos el descontento

Mientras la fuerza de los trabajadores esté desarticulada los golpes de la burguesía se incrementarán y pasarán fácilmente. La fuerza de los explotados está en su unidad. No sólo los profesores están siendo agredidos, todos los trabajadores están sufriendo estos ataques a su condición de vida, por eso para enfrentarlo es necesaria la unidad, rompiendo las barreras que la propia burguesía crea. Para lograr está unidad tendrán que tomar sus asuntos en sus propias manos a través de sus asambleas. La combatividad que el sector de los maestros está expresando debe potenciarse empujando una verdadera organización. En este proceso, habrá la enorme oportunidad de que los trabajadores se reconozcan poco a poco como parte de una misma clase y, por lo tanto, con la necesidad de luchar unidos.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Revolución Mundial

Sección en México de la Corriente Comunista Internacional

Febrero de 2012

AdjuntoTamaño
sí, se puede luchar.pdf313.73 KB