Francia: Gobierno, patrones y sindicatos atacan a la clase obrera… la única salida es la unidad de los explotados

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email 

Francia

Gobierno, patrones y sindicatos atacan a la clase obrera...
la única salida es la unidad de los explotados

Los discursos de la clase en el poder sobre el fin de la crisis y la esperanza del crecimiento futuro, se lanzan con el fin de hacer pasar los ataques contra los trabajadores como "males necesarios". Los ataques en contra de los trabajadores de Grecia y España, se extienden hacia el centro de Europa y la tendencia es a que se repitan por todo el mundo.

La burguesía por todo el mundo repite sus ataques, pero también sus trampas son las mismas: lanzar un golpe y mediante sus partidos (de izquierda y derecha) y su aparato sindical (oficial e "independiente"), simulan una lucha que les permita asimilar el coraje y la combatividad obrera y así poder conducir esa fuerza hacia caminos sin salida, desmoralizando, desgastando, abriendo las puertas a la represión, y al final dejando pasar los golpes.

Ante tales ataques el único camino que los trabajadores tienen, es tomar el control de sus luchas, pasando por encima del control de partidos y sindicatos.

Ante los ataques y trampas llevados contra los trabajadores en Francia se han presentado importantes respuestas que resaltan que el camino es el de la lucha unida de todos los trabajadores sin importar profesión o sector productivo.

De forma espontánea, grupos de obreros han convocado a Asambleas Generales (AG) en la Estación de ferrocarriles de Este en París (Gare de l'Est), en la cual, de inicio, se rompen las diferencias que impone la estructura sindical, en ella reflexionan y marcan en colectivo la dirección para la acción. Por la importancia de esta experiencia para la lucha actual en Francia y para el conjunto de los explotados del mundo, reproducimos la hoja-volante que los participantes de esta AG han realizado.

Mantenemos en esta presentación la cita a la siguiente reunión, que dibuja su claridad sobre la necesidad de extender la reflexión y la movilización, y para su mejor comprensión, hemos agregado algunas explicaciones de algunos nombres y siglas.

A TODOS LOS TRABAJADORES:

Por iniciativa de los ferrocarrileros de la Estación del Este y profesores, nos reunimos como 100 empleados (del ferrocarril, la educación, correos, de la PYME agroalimentarias, de la informática), pensionados, desempleados, estudiantes, trabajadores con o sin papeles, sindicalizados o no, la reunión fue el 28 de septiembre y el 5 de octubre para discutir lo de las pensiones y más ampliamente, para hablar de los ataques que sufrimos y de las perspectivas para hacer retroceder al Gobierno.

Hemos sido millones los que protestamos y fuimos a la huelga en las últimas jornadas de acción. El gobierno no ha retrocedido. Sólo un movimiento de masas será capaz de hacerlo. Esta idea ha empezado a abrirse paso en el debate en torno a la huelga ilimitada, general, prorrogable y del bloqueo de la economía...

La forma que tomará el movimiento es nuestro asunto. Nos toca a todos nosotros construirlo formando en nuestros lugares de trabajo comités de huelga y en nuestros barrios Asambleas Generales. Éstas deben reunir a la mayor cantidad posible de trabajadores, coordinados a nivel nacional con delegados elegibles y revocables. Nosotros debemos decidir los medios de acción, las reivindicaciones...  Nadie más.

Dejar que los Chérèque (CFDT) ([1]), los Thibault (CGT) ([2]) y compañía decidan en nuestro lugar, es preparase para nuevas derrotas. Chérèque está a favor de las 42 anualidades. No podemos tener confianza en Thibault  quien no reivindica el retiro de la ley, cómo olvidarnos que en 2009 él bebía champaña con Sarkozy  (presidente de Francia) mientras que miles de nosotros éramos despedidos, dejándonos luchar por separado. Tampoco tenemos confianza en los llamados "radicales". La radicalidad de Mailly (FO) ([3]) estriba en estrechar la mano de Aubry ([4]) en la manifestación, mientras que el partido (socialista) vota por las 42 anualidades. En cuanto a Sur-Solidarios, a la CNT o a la extrema izquierda (Lucha Obrera -de filiación troskista-, Nuevo Partido Anticapitalista), no ofrecen otras perspectivas que la unidad sindical. Es decir, la unidad detrás de aquéllos que quieren negociar con retrocesos.

Si bien ahora se montan en el caballo de la huelga prorrogable, es para evitar ser desbordados. Tener el control de nuestras luchas es como una moneda de cambio para ser admitidos a la mesa de  negociaciones... ¿para qué? Para, tal como está escrito en la carta firmada por siete sindicatos de la CFTC ([5]) con Solidario, "hacer escuchar el punto de vista de los sindicatos con el fin de definir un conjunto de medidas justas y eficaces para asegurar la perennidad de las pensiones por sistema de distribución". ¿Se puede creer aunque sea un instante en que puede haber una posible alianza con los que han demolido nuestras pensiones desde 1993, con quienes han llevado a cabo la degradación sistemática de nuestras condiciones de vida y de trabajo?

La única unidad capaz de hacer retroceder a este Gobierno y a las clases dominantes es la unidad desde la base, es unir a los empleados públicos y privados, asalariados y desempleados, jubilados y jóvenes, con o sin papeles, sindicalizados o no, en Asambleas Generales comunes y  controlando nosotros mismos nuestras luchas.

Creemos que la retirada de la ley sobre pensiones es el requisito mínimo. Esto no será suficiente. Cientos de miles de trabajadores de edad avanzada ya sobreviven con menos de 700 euros al mes, mientras cientos de miles de jóvenes malviven con el RSA ([6]), cuando tienen, debido a la falta de trabajo. Para millones de nosotros el problema fundamental es ya poder comer, alojarse y poder curarnos. Esto es lo que no queremos.

Sí, los ataques a las pensiones es el árbol que oculta el bosque. Desde el comienzo de la crisis, las clases gobernantes con la ayuda del Estado lanzan a la calle de cientos de miles de trabajadores, suprimen por miles los puestos en los servicios públicos. Y estamos sólo al principio. La crisis continúa y los ataques se harán cada vez más violentos.

Para hacer frente a esta situación, no debemos confiar en los partidos de la izquierda (PS, PCF, PG....). Siempre han administrado fielmente los asuntos de la burguesía sin cuestionar nunca la propiedad privada industrial y financiera,  como tampoco la gran propiedad de la tierra. Además, en España como Grecia, es la izquierda la que organiza la ofensiva del capital contra los trabajadores. Para nuestra jubilación, salud, educación, transporte y para no reventar de hambre, los trabajadores deberán acceder a  la riqueza producida para satisfacer sus necesidades.

En esta lucha, no deberíamos aparecer como defensores de intereses categoriales, sino los de toda la población trabajadora, incluyendo los pequeños campesinos, pescadores, pequeños artesanos, pequeños comerciantes, los cuales son sumidos en la pobreza con la crisis del capitalismo. Debemos atraerlos y ponernos a la cabeza de todas las luchas para enfrentar mejor al capital.

Somos trabajadores empleados, desempleados, eventuales, sin documentos y cualquiera que sea nuestra nacionalidad, es toda la población trabajadora la que está en el mismo barco.

Cita para discutir en AG interpro:
Martes 12 de octubre a las 6 pm y el miércoles 13 de octubre a las 5 p.m.
Bolsa de trabajo, metro República.

Los trabajadores y eventuales de la AG de interpro de la estación del Este
[email protected]
8 de octubre de 2010.


[1] François Chérèque, líder de la confederación sindical: CFDT (Confederación francesa democrática del trabajo).

[2] Bernard Thibault, secretario de la Confederación General del trabajo (CGT), central sindical cercana al Partido "Comunista" Francés de corte estalinista.

[3] Jean-Claude Mailly, líder de la federación sindical Fuerza obrera (FO).

[4] Martine Aubry, secretaria del Partido Socialista Francés y alcaldesa de Lille.

[5] CFTC: Confederación francesa de trabajadores cristianos.

[6] RSA: Ingresos de solidaridad activa, lo que representan ingresos asistenciales mínimos.