¿Dónde está la clase obrera?

Versión para impresiónEnviar por email

 

En los últimos seis años hemos visto una reanudación internacional de la lucha proletaria con un carácter que apunta a la simultaneidad y rechazo a los sindicatos. Este viraje, con respecto al retroceso de la combatividad y de la conciencia provocado por la campaña de la "muerte del comunismo" tras la caída del bloque imperialista de la ex URSSS, lo inició la "primavera francesa" del 2003[1] cuando varios millones de trabajadores del sector público de Francia, se manifestaron contra el plan de reforma al sistema de pensiones, Austria le siguió a Francia, en la misma dinámica. En menor grado mayo 2003 en Perú una huelga de casi 300 mil maestros del nivel elemental duró más de 4 semanas a la que se sumaron otros sectores, obligando al gobierno a establecer el estado de emergencia en el país[2]. En septiembre en Gran Bretaña, 2 mil trabajadores en los talleres navales de Humberside, se movilizaron en apoyo al personal interino (eventuales) de la empresa. A estas luchas siguieron a las huelgas ilegales en las oficinas de correos en noviembre y diciembre.

En 2004 a la Huelga salvaje en la British Airways a finales de enero, se sumó la huelga de 100 mil empleados del servicio público la cual fue su primera huelga nacional después de 17 años, y una huelga de 8 000 trabajadores de Land Rover[3], en Solihull, la primera después de 16 años. Esta fue precedida por un piquete de más de 900 trabajadores la semana anterior e implicó a obreros de tres sindicatos. También los trabajadores de Mercedes-Daimler tomaron las calles en Stuttgart y en Bremen, en contra de los recortes de salarios y de subsidios, declararon que no luchaban sólo por ellos, sino por todos los trabajadores, esta planta es la más grande de Alemania.

En el verano de 2005 los trabajadores del aeropuerto londinense de Heatrow estallaron huelgas salvajes. Luego en Suecia a finales de año, 70 mil trabajadores del sector salud han desarrollado diferentes acciones y huelgas en demanda de aumento salarial, en el mismo periodo los trabajadores de la refinería Pret en Lysekil han desencadenado una huelga salvaje, luego los trabajadores del transporte han paralizado la ciudad de Estocolmo por varios días. Igualmente los tres días antes de navidad el metro de NY en EUA estuvo paralizado por la huelga que realizaron los 33 mil trabajadores[4].

En México trabajadores de VW, Sicarsa, y especialmente miles del IMSS se lanzaron a las calles para mostrar su descontento con la política patronal y gubernamental e inicialmente contra el sindicato.

En argentina en este año se desarrollaron importantes oleadas de lucha proletarias, en hospitales supermercados, y el metro, y trabajadores municipales de varias ciudades, maestros de 5 provincias y de las universidades de Córdoba y Buenos aires[5]. Posteriormente en Egipto, Dubai, Bangla Desh hemos visto los gérmenes de futuras huelgas de masas.

En Europa reaparecieron en 2006, con las protestas de los estudiantes en Francia contra el contrato del primer empleo[6]. En Inglaterra más de un millón de trabajadores se manifestaron contra los recortes en las pensiones, siendo significativo que trabajadores católicos y protestantes se manifestaran untos en Belfast. Igualmente miles de trabajadores inmigrantes se han manifestado en EUA contra su estatus de ilegales, y luego nuevamente una gran movilización de los trabajadores del transporte en Nueva York. En Alemania hubo huelgas de doctores e ingenieros[7].

En España la huelga masiva de los metalúrgicos en Vigo donde las asambleas generales con más de 10 mil participantes que se reunían diariamente decidían que hacer, para llamar a sus hermanos de clase (Citroën), mientras que los trabajadores del metal contra su sindicato este mismo día se movilizaron para liberar a sus compañeros detenidos días a antes por la policía, logrando su liberación.

En Bangladesh, ante la represión que sufrieron los trabajadores de la fábrica FS Sweater en Sripu, del 20 al 24 de mayo, casi 2 millones de trabajadores sobre todo de la industria del vestido paralizaron las ciudades con huelgas salvajes (es decir, sin autorización sindical), las secuelas de esta rebelión de los obrera llegó hasta el 7 de junio[8]

En septiembre de 2007 estalló la huelga de 73 mil trabajadores de las 82 plantas de General Motor en EUA, que fue la primera huelga a escala nacional desde 1970[9].

El 2008 empezó con la compañía de ferrocarriles Deutsche Bahn (DB) obligada a conceder el 11% de aumento salarial. El anunció del cierre Nokia en Alemania había desmoralizado a los trabajadores, no obstante la masiva intervención de los obreros de Opel, llamando a los de Nokia a luchar y prometiendo unirse a cualquier eventual huelga, hizo posible la movilización que tuvo lugar en el área del Ruhr contra el cierre en Nokia, en particular, los obreros de la fábrica de automóviles Opel en Bochum se pusieron en huelga durante esta jornada, ¡en solidaridad con los trabajadores de Nokia!

El sector metalúrgico también se había movilizado con huelgas y paros de decenas de miles de obreros del sector público en todo el país.

La huelga indefinida de 10 mil trabajadores del transporte en Berlín la última semana de marzo, por aumento salarial -la más importante y más larga de su categoría desde la posguerra, abrió la perspectiva de que la totalidad de los trabajadores del sector estatal, se pusieran en huelga, ¡no sólo en Berlín, sino en todo el país![10], después 600 mil trabajadores han participado en una serie de huelgas, manifestaciones a principios de noviembre.

En Italia, contra la planeación de suprimir 130 mil trabajos el sector de la educación desarrolló protestas de varias semanas entre octubre y noviembre, las huelgas incluyeron sectores, privados y públicos. A principios de noviembre, una huelga nacional del transporte de un día que se extendió a trenes, autobuses y el metro. También hubo huelgas en Alitalia. En Francia en noviembre hubo una huelga de 4 días en Air France, y una huelga nacional de trenes por 36 horas. En octubre hubo una huelga a nivel nacional en Bélgica contra el alza de precios afectó a varios sectores. En China miles de personas atacaron a la policía y las oficinas gubernamentales en una ciudad del noroeste contra reubicación de los residentes. También ha habido "protestas de trabajo" en las principales regiones de exportación del país, donde miles de fábricas han cerrado estos últimos meses. Hay protestas contra el alza de precios y del desempleo.

En Grecia en octubre hubo una oleada de huelgas que culminó con una huelga de un día a nivel nacional que incluyó al sector público, así como cientos de miles de trabajadores del sector privado, y también una huelga general de los trabajadores de autoservicios al día siguiente. Hubo también una oleada de ocupaciones de escuelas, aproximadamente 300 a través de Grecia durante octubre, y luego vendría la revuelta de finales de diciembre.[11]

Este 2009 en Gran Bretaña, por ejemplo, estuvieron las huelgas salvajes en las refinerías de petróleo a finales de enero. A pesar de todos los esfuerzos de la burguesía por crear división entre los trabajadores "Británicos" y los trabajadores "extranjeros", en la huelga se levantaron banderas internacionalistas en oposición a las nacionalistas que habían predominado al principio).[12]

En las Antillas, por 44 días en Guadalupe y 38 días en Martinica, movilizaciones masivas, paralizaron toda la economía: empresas, puertos, tiendas[13]. Esta lucha fue larga e intensa en tanto que, no es sólo porque fue conducida por la enorme cólera contra la pauperización creciente, sino también por un sentimiento profundo de solidaridad. La primera manifestación en Guadalupe, el 20 de enero, unió a 15 mil personas. ¡Tres semanas más adelante, había cerca de 100 mil manifestantes - casi la cuarta parte de la población! Los huelguistas hicieron todo por ampliar la lucha lo más rápido posible, calle por calle, negocio por negocio, para llamar a más trabajadores y a la población a unirse al movimiento. Esta lucha obtuvo importantes logros para la clase obrera[14].

Recientemente en España se han empezado a realizar reuniones de desempleados que discuten cómo luchar contra el desempleo rescatando la necesidad de luchas autónomas, fuera del control sindical organizadas a través de asambleas generales.

Aquí en México tenemos noticia de que los trabajadores de la armadora automotriz de Silao Gto. han empezado a movilizarse.

 

¿Qué perspectiva para la clase obrera?

La CCI concibe esta situación como un punto bisagra, como un giro en la lucha de clase, donde se desarrollan las condiciones que van a permitir al proletariado recuperar y reforzar su identidad de clase, sentirse parte de una clase con intereses comunes que defender. Esta es la base para cualquier solidaridad de clase, pero también será la base para luchar en el futuro a un nivel superior, para extender y unificar sus luchas. Esta identidad de clase necesita ser desarrollada contra las campañas ideológicas sobre el fin de la lucha de clase, de un ‘mundo alternativo' en el capitalismo y también contra los esfuerzos de la burguesía, particularmente los sindicatos que son los especialistas en dividir a los obreros, los cuales han logrado aun en estas luchas sabotear la unidad y la combatividad obrera en grados diversos.

En estas circunstancias, no esperamos por ahora luchas que de repente rompan con los sindicatos; no esperamos que en lo inmediato sean capaces de evitar caer en las trampas tendidas por la clase dominante. Sin embargo es importante destacar que a pesar de todas las trampas, provocación y tácticas divisionistas del gobierno, patrones y sindicatos, no han podido evitar el incremento en la combatividad y el rechazo a las estructuras sindicales que se está desarrollando ahora. Este lento desarrollo de las luchas tiene el potencial para desarrollar el sentido de identidad de clase y tras ello está la capacidad de la clase obrera de retomar y desarrollar las lecciones de toda la experiencia de los combates en el período de 1968 a 1989.

Cristhian, 15 de junio de 2009


[1] Véase RM nº 75 jul-ago 2003

[2] Ídem

[3] Véase RM 80 may-jun 2004

[4] Véase RM 91-mar-abr 2006.

[5] Véase RM 89 nov-dic 2005.

[6] Véase RM 92, mayo- junio 2006

[7] Ídem

[8] Véase RM nº 93-jul-ago 2006

[9] RM nº 101 nov-dic 2007.

[10] Véase RM 104, mayo-junio 2008.

[11] Véase RM 109

[12] Véase RM 110-may-jun 2009

[13] Véase ‘La lucha masiva nos muestra el camino: solidaridad con los trabajadores de las Antillas', y

http://en.internationalism.org/icconline/2009/02/strikes-antilles

[14] Véase nuestro artículo Guadalupe, Martinica, La Reunión: ¿Por qué la burguesía cedió? En nuestro sitio web