Darwin y el Movimiento Obrero

Versión para impresiónEnviar por email

En muchos aspectos Darwin fue típico de su tiempo, interesado en la observación de la naturaleza y de llevar a cabo experimentos sobre la vida animal y vegetal. Lo que distinguía a Darwin era su capacidad para  teorizar y buscar procesos históricos cuando otros se contentaron sólo con clasificar los fenómenos o aceptar las explicaciones existentes. Un ejemplo  de esto fue explicar la existencia de fósiles marinos en los Andes sin recurrir al gran diluvio bíblico. "Soy un firme creyente, de que sin la especulación no hay una buena y original observación"(Carta a AR Wallace, 22/12/1857). Tampoco dudó en tomar las observaciones de un campo y utilizarlas en otros ámbitos. Aunque Marx tomó la mayoría de los escritos de Thomas Malthus con desprecio, Darwin fue capaz de utilizar las ideas de éste sobre el crecimiento de la población humana desarrollando su teoría de la evolución. Ya en 1838, Darwin estaba desarrollando una explicación de cómo evolucionaron las especies.

 

El método del materialismo histórico

 

Tres semanas después de la publicación  de el origen de las especies, Engels escribió a Marx "Darwin, a quien acabo de leer, es magnífico. La Teleología no había sido demolida en ningún sentido, pero con esto ya se ha hecho. Por otra parte, nunca ha habido hasta ahora un intento de demostrar la evolución histórica en la naturaleza de manera tan espléndida, al menos con tanto éxito". La ‘demolición de la teleología' se refiere al golpe que El Origen dio a todas las explicaciones religiosas, idealistas o metafísicas que "explican" los fenómenos por sus efectos y no por su causa. Esto es fundamental para un punto de vista materialista del mundo. Como Engels escribió en el Anti Dürhing (cap. 1), Darwin "dio a la concepción metafísica de la naturaleza el mayor golpe, probando que todos los seres orgánicos... son el producto de un proceso de evolución que pasa a través de millones de años".

 

En el proyecto de materiales para la Dialéctica de la Naturaleza Engels precisó la importancia de El origen de las especies. "Darwin, en la época de su trabajo, estableció la más amplia base de selección.  Precisamente las infinitas y accidentales diferencias entre individuos de una sola especie, las diferencias que se acentuaron hasta dar lugar al carácter de la especie, ... le obligó a cuestionar la anterior base de toda la regularidad en la biología, es decir, al concepto de especie en su anterior  rigidez metafísica e  invariable ".

Marx leyó el Origen un año después de haber sido publicado,  y en seguida escribió a Engels (19/12/1860) "este es el libro que contiene la base de nuestras ideas en la historia natural". Más tarde escribió que el libro sirvió  "como una base científica natural para la lucha de clases en la historia (Carta a Lasalle, 16/01/1862).

 

A pesar de su entusiasmo por Darwin, Marx y Engels no dejaron de hacerle críticas. Eran muy conscientes de la influencia de Malthus, y también que las ideas de Darwin habían sido utilizadas en "el darwinismo social" para justificar el statu quo de la sociedad victoriana con gran riqueza para algunos y de prisiones, enfermedad, hambre o emigración para los pobres. En su introducción a la Dialéctica de la Naturaleza Engels señala algunas de las consecuencias. "Darwin no sabía que había escrito una amarga sátira sobre la humanidad,... cuando él mostró que la libre competencia  de la lucha por la existencia, la cual los economistas celebran como la máxima conquista histórica, es el estado normal del reino animal.". Y es sólo la "organización consciente de la producción social" lo que puede llevar a la humanidad de la lucha por la supervivencia a la expansión de los medios de producción como la base de la vida, al disfrute y el desarrollo; y que la "organización consciente" exige una revolución llevada a cabo por los productores, la clase obrera.

 

Engels vio también que las luchas de la humanidad va más allá del marco de Darwin "La concepción de la historia como una serie de luchas de clase ya es mucho más rica en contenido y más profunda que simplemente reducirla a débiles fases delimitadas de lucha por la existencia" (Dialéctica de la Naturaleza, " Notas y fragmentos "). Sin embargo, dichas críticas no van en detrimento de Darwin en la historia del pensamiento científico. En un discurso en la tumba de Marx, Engels hizo hincapié en que "Así como Darwin descubrió la ley de desarrollo o de naturaleza orgánica, así Marx descubrió la ley de desarrollo de la historia de la humanidad"

 

El marxismo después de Darwin

Si bien Darwin ha estado en y fuera de moda en el pensamiento burgués, el ala marxista del movimiento obrero nunca lo ha abandonado. Plejanov, en El desarrollo de la visión monista de la historia (cap. 5) describe la relación entre el pensamiento de Darwin y Marx: "Darwin logró resolver el problema de cómo se originan las especies vegetales y animales en la lucha por la existencia. Marx logró resolver el problema de cómo surgen los diferentes tipos de organización social en la lucha de los hombres por su existencia. Lógicamente, la investigación de Marx, inicia precisamente cuando la investigación de Darwin termina [...] El espíritu de su investigación es absolutamente la misma en ambos pensadores. Por eso se puede decir que el marxismo es darwinismo  aplicado a la ciencia social".

 

Un ejemplo de la interrelación entre el marxismo y las contribuciones de Darwin viene de la Ética y la concepción materialista de la Historia de Kautsky. Aunque Kautsky exagera la importancia de Darwin, se basa en El Descenso del hombre al tratar de subrayar la importancia de los sentimientos altruistas, de los instintos sociales en el desarrollo de la moralidad. En el capítulo 5 del Descenso, Darwin describe como el "hombre primitivo" llegó a ser social y cómo "ellos habrían advertido los unos a los otros de los peligros, y se habrían proporcionado ayuda mutua ante los ataques. Todo esto implica un cierto grado de simpatía, la fidelidad, y valor". Describe  Hay que tener en cuenta qué importancia tuvo la fidelidad y valentía en las incesantes guerras salvajes. La ventaja que tienen los soldados más disciplinados sobre las indisciplinadas hordas es principalmente la confianza que cada hombre siente en sus compañeros. ...La gente egoísta y contenciosa no es  cohesiva, y sin unidad nada se puede llevar a cabo". Darwin exagera el grado en que las sociedades primitivas se dedicaban a guerras entre sí, pero la necesidad de la cooperación como base para la supervivencia no es menos importante en actividades como la caza y en la distribución del producto social. Esta es la otra cara de la ‘lucha por la existencia', donde vemos el triunfo de la solidaridad mutua y la confianza sobre la desunión y el egoísmo.

 

De Darwin a un futuro comunista

Anton Pannekoek no sólo fue un gran marxista, sino también un astrónomo distinguido (un cráter en la luna y un asteroide recibieron su nombre). Ningún debate de "Marxismo y darwinismo" sería completo sin alguna referencia a su texto de 1909 así nombrado. Para empezar, Pannekoek refina nuestra comprensión de la relación entre el marxismo y el darwinismo.

La "lucha por la existencia, formulada por Darwin y enfatizada por Spencer, tiene un efecto diferente en los hombres que en los animales. El principio de que la lucha lleva a la perfección de las armas utilizadas en el conflicto, lleva a resultados diferentes entre el hombre y los animales. En el animal, conduce a un continuo desarrollo de los órganos, que es... la esencia del darwinismo. En los hombres, conduce a un continuo desarrollo de instrumentos, de los medios de producción. Esto... es la base del marxismo. Aquí vemos que el marxismo y el darwinismo no son dos teorías independientes, cada una aplicada a su dominio especial, sin tener nada en común con la otra. En realidad, el mismo principio subyace en ambas teorías. Constituyen una unidad... para manifestarse de forma diferente en los dos ámbitos; en  el mundo animal para desarrollarse de acuerdo a principios darwinianos, mientras que entre los hombres se aplica el principio marxista."

 

Pannekoek también se explayó sobre la idea de los instintos sociales sobre la base de contribuciones de Darwin y Kautsky. "Ese grupo en el que el instinto social es más desarrollado, será capaz de mantener su terreno, mientras que el grupo en el que el instinto social es bajo o bien cae presa fácil de sus enemigos o no está en una posición favorable para encontrar lugares de alimentación. Estos instintos sociales, por lo tanto, se convierten en los factores más importantes y decisivos  que determinan quién sobrevive en la lucha por la existencia. Es por ello que los instintos sociales se han elevado a la posición de factores predominantes.

"Los animales sociables están en condiciones de vencer a los que  luchan individualmente".

La distinción entre los animales sociables y el homo sapiens radica, entre otras cosas, en la conciencia.

"Todo lo que se aplica a los animales sociales se aplica también al hombre. Nuestros antepasados semi- monos y el hombre primitivo que se desarrolla de ellos todos eran débiles animales indefensos que, casi como todos los monos, vivían en tribus. Aquí los mismos motivos sociales y los instintos tenían que surgir para luego convertirse en sentimientos morales. Que nuestras costumbres y la moral no son otra cosa que sentimientos sociales, sentimientos que encontramos entre los animales, es conocido por todos; incluso Darwin habló de ‘los hábitos de los animales que podrían ser llamados moral entre los hombres'. La diferencia está sólo en la medida de la conciencia, tan pronto como estos sentimientos sociales quedan claros a los hombres, ellos asumen el carácter de los sentimientos morales".

 

El "Darwinismo social" también está bajo el ataque de Pannekoek:"Bajo el capitalismo, el mundo humano se asemeja grandemente al mundo de los animales rapaces, y es por esta razón que los Darwinistas burgueses buscan al  prototipo del hombre entre los animales que viven aislados. Para ello, fueron conducidos por su propia experiencia. Su error, sin embargo, estuvo en considerar las condiciones capitalistas como eternas. La relación  entre nuestro sistema capitalista competitivo y los animales que viven aislados, fue  expresada por Engels en su libro, Anti-Duhring como sigue:

‘Finalmente, la industria moderna y la apertura del mercado mundial hizo la lucha universal y al mismo tiempo le dio una virulencia inaudita. Ventajas naturales o artificiales en las condiciones de producción deciden ahora la existencia o no de cada uno de los capitalistas, así como del conjunto de industrias y países. El que cae es despiadadamente dejado de lado. Es la darwiniana lucha del individuo por la existencia transferida desde la naturaleza  a la sociedad con violencia intensificada. Las condiciones naturales de existencia de los animales aparecen como la parte final del desarrollo humano."

 

Pero las condiciones capitalistas no son eternas y la clase obrera tiene la capacidad para derrocarlas.

"Con la abolición de las clases todo el mundo civilizado se convertirá en una gran comunidad productiva. Dentro de esta comunidad la lucha mutua entre sus miembros cesará y será arrojada fuera del mundo. Ya no será una lucha contra nuestra propia especie... debido al desarrollo de la técnica y la ciencia, esto difícilmente se podrá llamar una lucha. La naturaleza es sujeto para el hombre y con muy poco esfuerzo de su lado le suministra abundancia. Aquí se abre una nueva carrera para el hombre: el surgimiento del hombre desde el mundo animal luchando por su existencia mediante el uso de herramientas, cesa, y un nuevo capítulo de la historia humana comienza".

 

Car/ 28 de enero de 2009

 

Ver tambien :