Editorial - Estados Unidos, la locomotora de la economía mundial… se precipita al abismo