Reflexiones en medio de explosiones

Versión para impresiónEnviar por email

El texto que a continuación presentamos es un esfuerzo de
reflexión de compañeros situados a miles de kilómetros de "La Puerta del Sol",
este esfuerzo militante merece ser leído y discutido por todos aquellos
compañeros que sinceramente se interesan en la lucha del proletariado por
liberar a la humanidad de la opresión del capitalismo. Este texto tiene el
enorme mérito de defender una visión proletaria sobre la crisis mundial, el
papel del Estado y sus fuerzas políticas (sindicatos, partidos de izquierda y de
derecha, las elecciones, etc.) y, sobre todo, defienden los compañeros la
necesidad de ver las luchas en España como parte de un proceso internacional
más amplio, es decir, es una defensa del internacionalismo proletario el cual
no es una cuestión sólo reservada al futuro sino que desde ahora se empieza a
dibujar esa necesidad de concebir la lucha de los explotados como una sola en
todo el mundo.



En este proceso, como la CCI ha insistido, es necesaria
la recuperación de la identidad de clase y de la confianza de ésta en ella
misma. Las manifestaciones de combatividad en España son una importante cresta
en el oleaje que conduce a luchas masivas más amplias y decisivas. Las
lecciones que saca el GEC son justas porque marcan lo que debemos hacer en el
futuro, sobre todo en la insistencia de la necesidad de llevar una lucha por
las "asambleas autónomas" donde se enfrentarán siempre las fuerzas del
proletariado contra las fuerzas del capital (la lucha de "las dos almas" que la CCI ya ha desarrollado).

Es verdad que hay cosas en el texto que merecen ser
discutidas para avanzar en la clarificación del pensamiento: la evaluación de
la relación de fuerzas entre las clases, los criterios de pertenencia a la
clase obrera, cómo plantea la clase la cuestión de la violencia (no sólo como
oposición al pacifismo) y cómo se gesta el proceso de desarrollo de la
conciencia (conciencia de clase y conciencia en la clase). Sin embargo,
compartimos completamente el espíritu y el enfoque del texto, el centro de este
acuerdo lo podemos obviar con una cita del mismo GEC: "Como podemos observar el camino revolucionario que el proletariado
pueda emprender no será mecánicamente puro, ni puede ser lineal, todo lo
contrario los retrocesos, las derrotas son parte de la toma de consciencia, de
la reapropiación de la memoria histórica
." En efecto, las derrotas son
esenciales a condición que de ellas saquemos las lecciones que nos armen para
el futuro. En esta perspectiva se debe inscribir la discusión de esta valiosa
toma de posición.

Reflexiones en medio de explosiones
(Sobre las luchas masivas en España)

Para salvar la economía "española" el Estado de dicho territorio, defensor del sistema capitalista, no ha tenido otra
opción que obligar al conjunto del proletariado[1] (y
demás sectores oprimidos económica y políticamente) a pagar la crisis. El poder
político se ha roto la cabeza buscando la forma de exprimirle hasta la última
gota de "sangre, sudor y lágrimas" a la clase trabajadora. El sistema exige
dosis cada vez más grandes de vida proletaria; de esta manera no ha quedado más
remedio que imponer leyes que resguarden la existencia de la burguesía y su
sistema capitalista de producción golpeando única y exclusivamente la existencia
de los asalariados ¿De qué forma? Despidos masivos en el sector público y
privado, recortes salariales, recorte y baja del salario mínimo, recortes en el
presupuesto de la educación pública, recortes en el seguro de salud,
eliminación de algunos presupuestos para solventar "apoyos sociales", alza
general del costo de vida, etc.

Las leyes para salvar de la banca
rota al Estado español (llamadas medidas de Austeridad o Leyes de Austeridad)
han golpeado al conjunto de nuestra clase. Con esto el sistema capitalista demuestra
su naturaleza inhumana y destructora. La abundancia mercantil, creada por el
gran desarrollo de la industria y la tecnología, no sirve para el conjunto de
la población mundial. Vivimos en la sociedad de la abundancia, pero las
relaciones sociales establecidas por el capital no permiten una vida en
comunidad; por el contrario hay una división, separación, sectorización,
atomización entre los humanos y su actividad creadora. La vida misma sólo sirve
para reproducir el capital, para mantener el orden de cosas existentes.

En España, éstas mismas condiciones
de explotación extrema, de condición de precariedad, ha empujado a que los
miles de trabajadores, de proletarios, de asalariados, dejen atrás su miedo, su
silencio, su apatía, su inercia, su sometimiento... el odio e indignación al
sistema se convirtió en organización, en manifestación, en protesta, en
solidaridad, en desobediencia, en vida "real" y existencia propia, en presente
y futuro.

Desde que las Medidas de Austeridad
fueron aprobadas en España (primeros meses de este 2011), miles de trabajadores
han salido a las calles a protestar. Éstas medidas han sido impuestas y
aprobadas unas tras otras, han aprobado paquetes tras paquetes. Las primeras
muestra de inconformidad y de indignación se han dado desde principios de año.
Paros, huelgas, movilizaciones, etc. Estas primeras manifestaciones se han dado
dentro del marco legal y lógico del sistema capitalista, reclamos a la
defensoría, petitorios a los Partidos de Izquierda en el poder estatal, marchas
sindicales, etc. Lógicamente el Estado respondió con violencia, con represión e
ignorando cualquier reclamo contra sus leyes. El conjunto de los explotados
pudo comprobar que es imposible buscar un cambio que venga desde el mismo
sistema y que las soluciones y aperturas que el capital plantea no cambiarán su
situación de precariedad y miseria.

Muchos trabajadores no han querido
protestar contra éste sistema dentro de un órgano burgués (muchos
inconscientemente), han roto con partidos de izquierda y derecha, han roto con
el encuadramiento sindical, se han negado a escuchar y entrar al juego
electoral. La repuesta que tuvo mayor relevancia, por la cantidad de
proletarios en las calles, por la cantidad de espacios "públicos" ocupados
(plazas, colegios, ayuntamientos, universidades, etc.) y por las posiciones de
clase que se defendían y reivindicaban(¡el sistema es anti-nosotros!, ¡que la
crisis la paguen los capitalistas!, ¡no tenemos futuros bajo este mundo!, ¡la
revolución es posible!, ¡las elecciones no solucionan nada!, ¡nuestra lucha
será desarrollada por nosotros mismos!, ¡se perdido el miedo!, ¡el futuro está
fuera del capitalismo!) se realizó el 15 de Mayo (días antes de las elecciones
municipalidad españolas).

Las protestas anteriores a las del
15-05 han tenido bastante significado para el conjunto de los explotados,
ayudándolos a reconocer que los obreros, enfermeros, profesores, estudiantes,
choferes, albañiles, oficinistas, amas de casa, operarios, técnicos, panaderos,
empleados, etc., son parte de un mismo sector social que es golpeado por el sistema
y su Estado. Estas protestas han ayudado a ver al Estado y su política como
parte del capital, que defiende el orden burgués y la vida en precariedad. Han
ayudado a nuestros hermanos de clase en España, a dejar de buscar la salida a
su vida como mercancía en las izquierdas, en los sindicatos, en la política
oficial. Justamente toda ésta experiencia empujó a que se coincida el 15 de
Mayo en una protesta masiva en toda España, que duró más de una semana
ininterrumpida... más de una semana movilizados en las calles.

De toda esta experiencia podemos
sacar las siguientes (valiosísimas) lecciones:

Aspectos positivos

- Las asambleas. Nuestros hermanos de clase
nos mostraron que las asambleas son un órgano natural del proletariado
organizado fuera de las estructuras burguesas. Dentro de las asambleas ha
habido debates permanentes, un ambiente de solidaridad, de confianza, todos los
miembros podían expresarte libremente sobre su vida, su futuro y han podido escuchar
a otros hermanos de clase con las mismas preocupaciones es una experiencia que
quedará grabada y rebrotará en próximas luchas. El capitalismo niega las
relaciones humanas, nos niega como seres humanos y nos impone la única relación
posible y necesaria para la su existencia, las relaciones mercantiles - entre
mercancías. Qué importante para el desarrollo de la lucha proletaria y de la
revolución mundial del mañana ha sido la creación de asambleas. En los
diferentes lugares de España donde el capital vive, imponiendo su lógica y
dinámica social, los proletarios han podido reunirse y organizarse
autónomamente. Las asambleas han sido un órgano de la clase para imponer sus
reivindicaciones contra las del capital y su Estado. "Es verdad que muchas formulaciones son muy pobres, pero detrás están
las necesidades de una clase, el impulso por imponer los intereses humanos al
capital, es decir la lucha que acabará tarde o temprano con todas las
condiciones existentes. También es verdad que en algunos casos las
formulaciones son algo más claras (impedir que desalojen de sus viviendas a los
que no pueden pagarlas; buscar mecanismos para que los parados dispongan
alimentos y viviendas, entre los cuales han salido al tapete organizar
expropiaciones a supermercados y ocupaciones de viviendas vacías; llevar las
estructuras a los centros de trabajo, a los centros de educación...) Aquí está
nuestra fuerza, la fuerza de nuestra clase, y si se impone asistiremos al
regreso del asociacionismo proletario masivo tras tantos años de aislamiento e
individualismo."[2]

En estos órganos se han podido conocer las diferentes propuestas y visiones
para enfrentar la vida en precariedad que intenta imponer el sistema. Ha habido
participaciones activas del conjunto de asalariados. Las asambleas no son
órganos muertos al servicio del capital como los sindicatos sino órganos vivos
de una clase que tiene el poder de cambiar el mundo de base. Se llegó muchas
veces a plantear ¡Todo el poder a las asambleas!

- La lucha como clase.  Aunque verbalmente no se ha reconocido esto
por el conjunto de los proletarios en lucha, la práctica y dinámica de las protestas
han mostrado que pertenecen a un mismo sector de la sociedad, que en los
diversos trabajos y laburos viven las mismas penalidades y martirios. Los
manifestantes se han reconocido como una sola masa en las calles; han
reconocido, hasta cierto punto, que el problema es el sistema y que el enemigo
es el Estado (o por lo menos desconfían de él). Éste es un gran paso para el
desarrollo de la lucha mundial del proletariado, no importa en realidad que
nombre se pongan, lo importante es que sigan creciendo las relaciones de
solidaridad, de confianza, de unidad, de clase. Los proletarios en España
llegaron al nivel de comprender que son parte de esa gran masa social que no
tiene control sobre su futuro y está obligada a pagar con su sangre la vida de
la burguesía, del capital y su Estado defensor. "Pese a que la mayoría no se reconocen aun explícitamente como una
clase que es explotada, sí que lo han asumido en las protestas de forma
implícita rompiendo todas las categorías que nos impone el capital (parados,
trabajadores, estudiantes, inmigrantes, jóvenes, viejos... se ha unificado en
las calles).  El corsé de espectador se
ha roto y la tentativa de reconstrucción del sujeto de la revolución, aun de
forma totalmente embrionaria y sin reconocerse como lo que es, ya está sobre la
mesa."[3]

- Internacionalismo proletario. La lucha de
clase en España ha tenido un carácter internacionalista, en su esencia las
luchas han atacado al capital, a la dinámica natural de acumulación a costa nuestra.
Estas luchas se inscriben dentro de las luchas masivas del proletariado contra
el sistema capitalista. "Pese a que estas
protestas se inscriben en la oleada de luchas que recorre el mundo, pese a que
estas protestas y los enfrentamientos en Magreb, en Oriente Medio, en Grecia...
son expresiones de una misma lucha por imponer las necesidades humanas contra
el látigo del capital, los niveles de enfrentamientos son obviamente diferentes
y lo que se está jugando son diferentes aspectos de la lucha internacional."[4]
Obviamente no hay
una maduración de consciencia tal, dentro de nuestra clase a nivel mundial, que
nos haga pensar en una próxima revolución, pero hay muchas lecciones actuales,
muchas experiencias inmediatas que nos muestran que hay un despertar masivo de
los explotados, que hay una búsqueda de autonomía fuera de izquierda y derecha.
Existe una presencia activa de comunistas revolucionarios que comprenden la
importancia de mantener lazos internacionales, de interconectar la información
(por ahora sólo ello), de buscar el debate, el esclarecimiento, de romper con
dogmas e iglesias (incluso las que parecían las más radicales). En España se ha
podido ver el interés de los oprimidos en enterarse, conversar y reflexionar
acerca de lo sucedido en Egipto, Libia, Túnez, Grecia, Italia, Portugal,
Irlanda, Chile, etc. Ha habido respuesta en otros países, como Grecia, Italia,
entre otros, donde se ha saludado la lucha de los proletarios "indignados" en
España.

- Perspectiva revolucionaria. Estas luchas han sido realizadas, en
mayor cantidad, por masas de jóvenes proletarios. Son  justamente los jóvenes que a nivel mundial
están dando los primeros pasos a la hora de la acción, a la hora del romper con
la socialdemocracia y las ilusiones capitalistas de todo tipo. Estos jóvenes
que viven las luchas en carne y hueso, podrán ser los portadores de la memoria
histórica actual, podrán llevar en su "espíritu" la experiencia vivida y
aplicarla en las futuras luchas, que esperamos (y actuamos para ello) sean
mucho más fuertes, más rupturistas, más radicales y más propias. "La emancipación de los trabajadores será
obra de los trabajadores mismos".

Aspectos negativos

- La influencia de la izquierda. A pesar de
todas las rupturas, tanto en forma como en fondo, que han tenido los
proletarios con las organizaciones políticas burguesas todavía hay una
influencia oportunista y encubierta de las diversas tendencias de izquierda.
Dentro de las mismas asambleas se han seguido defendiendo: la participación en
elecciones, la esperanza en algún cambio desde arriba, la búsqueda de apoyo de
sectores políticos, entre otras cosas. No hay un rompimiento total con la
izquierda, esta influye, como en todo país del mundo, a nuestra clase. Estas
organizaciones reformistas, que buscan lavar la cara al sistema han articulado
sus posiciones reformistas en "tres
puntos que quieren imponer: reforma de la ley electoral, transparencia
política..., articulación del movimiento, no han podido por el momento, al
menos que sepamos, imponerlo en ninguna asamblea."[5]
Su lenguaje
seudo-revolucionario aporta a que el proletariado se confunda y opte por no
romper por la seguridad que le ofrece la lógica burguesa. El miedo a que una
nueva sociedad sea una utopía idealista de jóvenes desobedientes es influido
por el conjunto de propuestas reformistas desde la socialdemocracia.

- El Pacifismo. Hubo momentos donde el
proletariado estaba dispuesto a luchar, con todas las medidas posibles, para no
ser echado del trabajo, para recuperar nuestra vida robada por el capital, para
liberar a compañeros detenidos, pero el pacifismo estuvo presente. Al parecer
no se rompió el miedo totalmente, y no se llegó a comprender que la violencia
no sólo existe con bombas lacrimógenas, con tanquetas y macanazos policiales. La
imposición de esta vida en esclavitud asalariada es un orden violento que
debemos obedecer desde que nacemos.
"VIOLENCIA es ir a trabajar cada día, pero sobre todo el día después de que han
despedido a algún o algunas compañeras y pasar a su lado sin mirarle a la cara
pensando que «es la ley del mercado»"[6].
Nos utilizan como
máquinas, nos desgastan y nos desechan sin importancia, nos obligan a vendernos
al mejor postor, a competir y pisar a nuestro hermano con tal de conseguir un
salario. Miles mueren en las guerras, con nuestro sudor se construyen y
fortalecen órganos policiacos y militares, todo esto violentamente. El no entender
la dinámica capitalista, la imposición despótica de los intereses del mercado
sobre nuestras vidas, y pensar que sólo cuando la "policía te golpea" se
produce la violencia, no hace más que elogiar a la paz como forma "segura de
protestar" y por lo tanto seguir en el juego democrático del capital.

- Individualismo. Hubo muchos grupos que, sin
comprender que las grandes mayorías oprimidas están en un proceso de toma de
consciencia y que se sale de años de adormecimiento e inercia, quisieron hacer
"justicia" por su cuenta, realizando actos aislados y desesperados que sólo
trajeron la represión brutal del proletariado, al caso de asesinar a algunos de
los nuestros. Los grupos que pretenden ser la vanguardia violenta del
proletariado tomando acciones armadas en sus manos actúan fuera de la clase, se
convierten en una burocracia práctica que intenta hacer su revolución. Por más
buenas intenciones siempre debemos de comprender el momento en el que nos
encontramos y aportar para salir de la ideología y forma burguesa de
organización-acción, pero no aislándose y actuando individualistamente, echando
por la borda el esfuerzo de la clase en retomar su camino de lucha autónoma y
revolucionaria.

- El nacionalismo. Diversos grupos de
izquierda y la misma forma de vida bajo el capitalismo hicieron hablar a
nuestros hermanos de una lucha nacional. Viendo los problemas que pasan como
locales, problemas únicamente españoles que debían resolverse ahí y punto.
Muchos vieron el problema en su Estado o en sus políticos y no en el capital,
como sistema mundial de dominación y explotación. Hasta se habló de la "Spanish
Revolution", haciendo apología a una lucha nacional y de orgullo español. El
veneno nacionalista sirve a la burguesía nacional, y al fortalecimiento del
Estado; inclusive los propios medios de comunicación hablaban del proceso
español, de las luchas en ese lugar negando y separando el momento de combate
masivo que tiene el proletariado en todo el mundo.

* Como podemos observar el camino
revolucionario que el proletariado pueda emprender no será mecánicamente puro,
ni puede ser lineal, todo lo contrario los retrocesos, las derrotas son parte de
la toma de consciencia, de la reapropiación de la memoria histórica. La misma
práctica real de lucha, de los explotados contra un sistema que les niega la
vida, muestra la naturaleza del Estado, de los sindicatos y de la izquierda.
Nuestro trabajo es contribuir con ello, conectar nuestras acciones, avanzar en
base a la dinámica de lucha de nuestra clase. En esta ocasión a pesar del gran
avance de nuestra clase, a pesar de todos los aspectos positivos que nos hacen
avizorar una perspectiva revolucionaria, donde la humanidad deje de servir al
capital y la reproducción de mercancías, también encontramos una influencia muy
grande de la lógica capitalista y de su ideología ciudadana, democrática y
reformista. Es que debemos de entender que la lucha de nuestra clase, la lucha
autónoma de los explotados no pretende solucionar ningún problema del capital,
porque el problema es el mismo capital. La existencia de la humanidad está en
juego, las protestas se reproducen incesantemente, cada vez con mayor decisión
y extensión. Esto no es una afirmación o invención de los comunistas, es una
realidad, es una necesidad. Las protestas, las huelgas, los paros, las
movilizaciones fuera de los sindicatos y órganos estatales de dominación
burguesa y las organizaciones asamblearias proletarias autónomas son las armas
de antes que las debemos de volver a desempolvar y tomar contra los
explotadores de siempre.

Citando a los compas de "Proletarios Internacionalistas" : "si sufrimos otra
derrota y todo es encuadrado por nuestro enemigo, tenemos que sacar fuerzas y
directivas para próximas luchas, tenemos que consolidar las estructuras y lazos
que hayamos creado entre compañeros, tenemos que transformar la derrota en
fuerza actuante para próximos retos. Pues ante todo tenemos que ser conscientes
de que esto no ha hecho más que empezar, que esto es solo un prolegómeno de lo
que está por venir, tanto aquí como en todo el mundo.
"[7]

¡Proletarios de todos los países, unámonos!

Grupo de Esclarecimiento Comunista - G.E.C.

Julio 2011

[1] El proletariado es la clase social que crea
colectivamente con su trabajo toda la riqueza social bajo el capitalismo.
Entiendo que "...la riqueza de las sociedad en las que domina el sistema de
producción capitalista se nos presenta como una inmensa acumulación de mercancías."El
proletario a nivel mundial deja su esfuerzo físico y mental para crear toda la
producción mundial. Esto no lo hacen los trabajadores atomizados u separados unos
de otros,  todo lo contrario esto lo hace
el proletariado como un solo cuerpo como un solo individuo mundial. Para
producir solamente un anillo; trabajadores de todo el mundo intervienen, desde
los mineros, los estibadores, los metalúrgicos, hasta los empaquetadores, etc.

El proletariado no cuenta con medios de producción, a pesar de que los produce, se
encuentra "privado de los medios de producción, por esta razón se ven obligados
a vender su fuerza de trabajo y/o esfuerzo físico para poder existir". En la
actualidad, no todos los proletarios venden su fuerza de trabajo. Si entendemos
por fuerza de trabajo a la "capacidad del hombre para trabajar, conjunto de
fuerzas físicas y espirituales de que el hombre dispone y que utiliza en el
proceso de producción de los bienes materiales.". El sector proletario de
servicios no vende su fuerza de trabajo, los médicos, los maestros, enfermeros,
estibadores, choferes (sin vehículos), cocineros, etc., contribuyen a que el
sector proletario fabril venda su fuerza de trabajo. Pero todos están
asalariados. Lo que sucede es que el proletariado trabaja en conjunto, para
vender la fuerza de trabajo no solo se necesita nacer y vivir, sino que se
necesita instrucción académica, curaciones, transporte, comida, etc., por esta
razón el proletariado colectivamente crea la producción mundial (indirecta y/o
directamente). La burguesía se apropia de todo lo producido, pero necesita que
el proletariado no se extinga como clase, ya que es la única creadora de valor,
por esa misma razón utiliza una parte de lo producido por el proletariado para
pagarle un salario; un salario general para todo el proletariado inclusive los
que no han producido directamente. El salario es entonces lo que cuesta
sostener al proletario con vida, con instrucción, con educación en su oficio, y
su reproducción como clase. El proletariado está encadenado al trabajo
asalariado.

En base a lo dicho anteriormente, podemos dar las siguientes características
generales al proletariado, pero teniendo en cuenta que esto no es una regla
indiscutible y perfecta, hay mucho dinamismo en el capitalismo y en esta etapa
de decadencia hay diferentes variaciones en como uno se proletariza: 1. El
proletariado crea con su trabajo (fuerza de trabajo y/o esfuerzo de trabajo)
colectivamente la producción mundial. 2. El proletariado no tiene medios de
producción, no tiene más que su fuerza física para venderla a los capitalistas
que son dueños de todos los medios de producción. 3. Vende su fuerza de trabajo
al capitalista, o en algunos casos contribuye a que se venda esa fuerza de
trabajo al capitalista. 4. Recibe un salario por la venta de la fuerza de
trabajo. El salario es el pago suficiente para que pueda sobrevivir y
reproducirse como clase. 5. El proletariado no explota a ninguna clase, no vive
del trabajo de otro sector de la población.

[2] http://gcinfos.canalblog.com/archives/2011/06/06/21332249.html

[3] Ibíd.

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

[6] http://zinelibrary.info/files/enrabiaosweb.pdf

[7] Ibíd.