Comunicado de lxs detenidxs en la manifestación del 15 de Mayo de 2011

Versión para impresiónSend by email

Además de todos estos maltratos y
humillaciones, nos denuncian por los delitos de "Desórdenes públicos", penados
entre 6 meses y 3 años de prisión; 
"Atentado contra la autoridad", penado de 1 a 3 años de prisión y
"Resistencia". El primer cargo es común a todxs lxs detenidxs, y luego varían
de 2 a 3 cargos. Estos son los testimonios de lxs mayores de edad, habiendo
otros 5 menores que fueron llevados al GRUME (Grupo Especial de Menores) y
cuyos testimonios no conocemos y a los que queremos expresar nuestra
solidaridad. Éste fue el trato que recibimos, sin olvidar que nos tuvieron a
todxs tiradxs en el suelo boca abajo o mirando a la pared, con las bridas o los
grilletes apretados al máximo, durante 2 o 3 horas.

Con este comunicado queremos
mostrar cómo nos trató la policía nacional española y que la población sepa
cuál es la actitud de estas personas, cegadas por el poder que les hemos
otorgado. Animamos a que toda la gente siga participando en estas
movilizaciones, o como crean conveniente, para demostrarles que no nos dan
miedo y que estamos hartos de sus mentiras y sus robos. Si luchas puedes
perder, pero si no luchas estás perdidx.

La calle es nuestra y nuestras
vidas también. Ya no creemos sus mentiras. Los cambios se hacen en la calle y
no sólo en las urnas. No nos representan

Queremos escribir estas líneas
para expresar cómo nos sentimos ante lo acontecido.

Somos personas muy distintas,
unas nos definimos como Anarquistas, otras como Altermundistas, Feministas,
Ecologistas, gente que es partidaria de una democracia real, etc, pero todxs
vimos y sufrimos en nuestras carnes el abuso policial desproporcionado e
injusto.

Partiendo de que algunas no
participaron en la manifestación, y los que estuvimos podamos defender
distintas formas de acción política, todxs tenemos un sentimiento en común, el
descontento con la situación actual de nuestras vidas (la dificultad para
encontrar trabajo o las condiciones precarias, no poder realizar nuestros
sueños por culpa de las desigualdades económicas y por toda esta educación
basada en consumir y consumir reprimidxs por nuestras ideas politicas o por
querer ser diferentes a lo que nos rodea). Nos encontramos ante un panorama sin
ninguna esperanza y sin un futuro que nos incite a vivir tranquilxs y poder
dedicarnos a lo que nos gusta a cada unx. Por eso, la mayoría acudimos a la
convocatoria del 15 de mayo para intentar cambiar este sistema por algo más
justo y equitativo, pero ¿cuál fue nuestra experiencia?: REPRESIÓN por parte de
los cuerpos de seguridad del estado.

Fue algo vergonzoso, ver cómo
unos hombres exaltados, vestidos y dotados de toda clase de armamento para
asustar y golpear a cualquier cosa que se movía o a cualquier persona que era
un poco diferente a lo dictado por las modas de los mercados, ver cómo la
policía, que se supone que está para mantener el orden y la paz social, pegaba
impunemente a quien estaba a su alcance, con las caras llenas de odio y las
pupilas dilatadas (por los estimulantes que quizás habrían consumido), ese
terror que utilizan para defender a los banqueros, políticos y grandes
empresarios.

Lxs detenidxs coincidimos en la
desproporcionada y aleatoria forma de actuar de la policía, por los siguientes
puntos:

1. A un compañero, después de
efectuar su detención, dentro del furgón y con las manos atadas, le cogieron de
la cabeza y le dieron golpes con el asiento del furgón, diciéndole que llevar
rastas es "anti-higiénico" y que le daba igual que no hubiera hecho nada, pero
que era un guarro, y que eso les bastaba para pegarle. Y cuando parece que ya
ha pasado, se acerca otro antidisturbios a decirle "que no se queje tanto, que
por lo menos le ha pegado sólo uno".

2. A otro compañero, por llevar
pantalones bombachos, le dicen: "Normal que no encuentres trabajo con esos
pantalones de maricón", entre otros comentarios homófobos y machistas.

3. Otro compañero, que se
marchaba para su casa después de terminar la manifestación, acompañado por su
novia, observa cómo la policía está machacando a porrazos a un chaval, pide que
le dejen de pegar y termina golpeado y detenido por "meterse donde nadie le
llamaba".

4. Dos compañeros, al ver cómo
los antidisturbios pegaban porrazos a las personas sentadas en medio de Gran
Vía, intervienen para levantar a los chavales del suelo y que no les pisaran,
acabando detenidos por policías secretas con estética de skins, que sólo se
identificaron como policías tras las detenciones.

5. Otro compañero tuvo la mala
suerte de querer coger el cercanías en Sol después de venir de jugar al fútbol.
Le detuvieron "por estar en el momento y el lugar equivocado", como más tarde
le dijeron delante de todxs nosotrxs riéndose en su cara, humillándole al ver
que en la mochila portaba las botas de fútbol, espinilleras, el traje de su
equipo y el balón. Acaban la bromita diciendo: "no te quejes tanto, que así
tienes una historia que contar a tus nietos".

6. La mayoría de los compañerxs
nunca habían estado detenidxs y al preguntar cuándo podrían realizar su
llamada, ellos respondían "veis muchas películas yanquis, aquí en España no
tenéis derecho a llamar".

7. En la Brigada de Información
Provincial de Madrid, situada en Moratalaz, no podíamos levantar la mirada del
suelo, ya que o bien recibías un grito o un golpe. Era como en las películas de
terroristas, iban todos encapuchados, no nos dejaban mirarlos a la cara, ni
siquiera cuando nos hacían una pregunta. Pero por desgracia, la realidad supera
la ficción.

8. Tirados en el suelo, con las
bridas apretadas en las muñecas y mirando hacia abajo, otro compañero advierte
que tiene problemas de corazón, que ha sido operado y que toma medicación.
Solicitó ser trasladado al hospital, a lo que los agentes respondieron
burlándose de él y negándole la asistencia médica. Pasaron 2 horas hasta que un
mando policial dijo que iba a llamar al Samur, que llegó una hora más tarde. A
los policías, les parecía graciosa la situación y decidieron ponerle el mote de
"El Telele", hicieron chistes y comentarios. Finalmente, fue trasladado al
hospital, donde fue atendido. Le pusieron una vía y le suministraron su
medicación. Al ser devuelto al calabozo, no le dejaron tener la medicación
consigo y le dijeron que cuando la necesitara que la pidiera. Al cabo de varias
horas, se produjo un cambio de guardia y los nuevos agentes no fueron
informados del problema, y a la hora de tener que tomar una nueva dosis se la
negaron. El compañero sufrió una crisis de pánico y accedieron a su demanda al
cabo de más de dos horas que pasamos el resto de detenidxs gritando que le
ayudasen.

9. Ya que muchxs de lxs
compañerxs estábamos asustadxs, y en un primer momento no quisimos que se
avisase a nuestros padres o ver al médico. Después del shock inicial,
solicitamos estos derechos y uno de los responsables de la comisaria de
Moratalaz gritó textualmente: "Panda de maricones, niñatos de mierda, os voy a
meter una patada en el culo  que os va a
salir por la boca; primero no quereis que avisemos a vuestra mamá y a los 5
minutos sí, pero ¿qué cojones os creéis que es esto, panda de gilipollas? ¡Iros
a mamarla!

10. Durante todos los traslados
nos conducen en el coche temerariamente, a gran velocidad, dando volantazos y
frenazos a propósito, para que al estar en la parte trasera con las manos
esposadas nos golpeáramos contra las puertas y las mamparas de separación.

11. Otras muestras de vejaciones
psicológicas fueron:  - A un compañero le
dijeron: "Has tenido suerte de que no te he pegado dos tiros"

- Mientras nos arrastraban
escaleras arriba dijeron: "Podríamos tirarlos por la ventana, que son unos
rojos de mierda".

- Presenciamos maltratos y
muestras de racismo hacia otros detenidos.

- Se negaron a proporcionar los
recursos higiénicos que una compañera consideraba oportunos para su
menstruación.

- Alteraron nuestra consciencia
temporal y nuestros ciclos de sueño.

- Se mofaron contínuamente de la
condición de veganas de algunas de nosotras, con perlas como: "Mira, ésa es la
vegetariana." "Normal, con la cara de amargada que tienes". Por supuesto, se
negaron a respetar esta condición. Además, alegaron que la alimentación era
escasa diciendo "así os ponéis buenorras para el verano".

 

Noticias y actualidad: