La inestimable contribución de ATTAC a las trampas ideológicas de la burguesía

Versión para impresiónEnviar por email

Mientras que las jóvenes generaciones expresan por doquier, abiertamente, su ira frente a las enormes tasas de paro que sufren en sus carnes, y su exasperación con los trabajos precarios, las redes sociales y los nuevos medios de comunicación difunden ampliamente un mismo mensaje: "otro mundo es posible" sin necesidad de derrocar el capitalismo, la "democracia real" también es posible dentro de este sistema (ver la pagina web de ATTAC"). En 2006 en un panfleto editado por ATTAC durante el movimiento de los estudiantes franceses contra el CPE (contrato de primer empleo) decían sin tapujos que "se puede eliminar el paro y la precariedad" , y ahora le echa la culpa "a los poderes financieros y a la irresponsabilidad - incluso complicidad- de los políticos" y reclama que la crisis la paguen su principales causantes "la banca y el sector financiero". ATTAC aún va más lejos cuando afirma que "lo que vivimos no es una crisis sino una estafa" negando de un plumazo la existencia de una verdadera crisis mundial e irreversible del capitalismo, un sistema de explotación que solo puede ofrecer a la humanidad miseria y barbarie crecientes. En resumen, ATTAC siembra y extiende la ilusión de que es posible un capitalismo "verdaderamente democrático", "humano", si los "ciudadanos" del mundo se movilizan pacíficamente en todos los países por estas consignas.

Hoy la ideología reformista difundida por ATTAC está muy presente en el movimiento social de los "Indignados" en España. Su objetivo es obstaculizar la toma de conciencia de los jóvenes sobre la quiebra del capitalismo haciéndoles creer que en este sistema "ni el paro y ni la precariedad no son una fatalidad. Contra la tiranía de bancos y mercados, voluntad política y movilización social" (panfleto de ATTAC). Estas declaraciones pseudo-radicales buscan granjearse las simpatías de muchos jóvenes trabajadores que quieren "cambiar el mundo" y buscan una verdadera perspectiva revolucionaria. Para ayudar a separar el grano de la paja publicamos a continuación artículo que apareció en nuestra prensa en francés en 2006 y sigue están de plena actualidad.

¿Que es ATTAC ?

 En 1999 nace en Francia la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Ayuda de los Ciudadanos (ATTAC) como un grupo de presión compuesto, entre otros, por Le Monde diplomatique, Alternativas Económicas, la FSU, la Confederación de campesinos, Artesanos del Mundo, etc. Esta asociación (hoy presente en unos 50 países) se hizo famosa por utilizar las grandes Conferencias Internacionales como la de Seattle en 1999 como foro para la defensa de los países pobres, y por su participación en diversos Foros Sociales en diferentes países (Porto Alegre, Génova, Paris...)

 ATTAC quiere aparecer como una fuerza "alternativa", diferente a los partidos políticos tradicionales, con comités que reúnen a los científicos, economistas, alrededor de la consigna "otro mundo es posible". En un mundo devastado por la crisis económica, ATTAC pretende presentar, con la máxima seriedad, soluciones para "cambiar el mundo", hacerlo más "justo". Por eso ATTAC atrae a mucha gente sincera que ha dejado de confiar en los partidos de izquierda. De acuerdo con el periódico Liberación, ATTAC "lo tiene para ser una de las fuerzas políticas en el mundo tal y como ha quedado tras el final de la guerra fría" y, como tal lo tratan los medios de comunicación. Hoy en día  es difícil que preocuparse por las cuestiones sociales sin verse inmediatamente confrontado con las ideas "altermundialistas" de las que ATTAC es el buque insignia.

Las propuestas de ATTAC

Veamos que propone ATTAC "contra el neoliberalismo". ATTAC nos explica que asistimos a una "revolución conservadora" y no a una crisis del sistema capitalista, y que esa "revolución conservadora" sería la causante del paro y la precariedad. En España, aboga por "una democracia real" fuera de los dos grandes partidos tradicionales, el PP y el PSOE. Según ATTAC "las orientaciones políticas ultraliberales son las responsables de la degradación social". Para ATTAC capitalismo va bien y tiene "un amplio margen de maniobra para crear empleo", lo que hay que hacer es combatir el "ultraliberalismo" que empuja a eliminar la legislación social y quiere liquidar las "conquistas obreras". En otras palabras, hay otras opciones para gestionar el capitalismo, para evitar ese tipo de deriva y volver a los días de gloria de hace unos 30 años. Por lo tanto, no debemos luchar contra el capitalismo sino contra el neoliberalismo proponiendo reformas que "mejoren" un sistema que sigue siendo totalmente viable.

¿Cuáles son las medidas que propone ATTAC para combatir eficazmente "la fatalidad del desempleo"?

 - crear puestos de trabajo para satisfacer las necesidades individuales y colectivas de la población;

 - reducir el tiempo de trabajo, financiándolo a través de la redistribución del aumento de la productividad de  los asalariados;

 - imponer la tasa Tobin para crear millones de puestos de trabajo en toda Europa.

¿Para qué sirven tales propuestas?

En primer lugar, cabría preguntarse por qué a los capitalistas no se les ocurrió antes crear puestos de trabajo "para satisfacer las necesidades de la población". ATTAC ofrece una respuesta: mientras que "en la sociedad existen inmensas necesidades, se pueden crear millones de puestos de trabajo para hacerles frente (...) las empresas privadas no emplean en función de la naturaleza del contrato de trabajo sino en función de los pedidos que tienen en firme o en perspectiva". ATTAC propone "limitar la tirania de los mercados con políticas presupuestarias que den la espalda radicalmente al corsé neoliberal que impone la Europa de los banqueros". De hecho, según ATTAC, "la creciente demanda de servicios colectivos puede ser una formidable fuente de puestos de trabajo". Resulta chocante que ATTAC haya necesitado rodearse de "pensadores" y sesudos expertos en políticas neo liberales para descubrir que la principal motivación de los capitalistas es obtener beneficios ... ¡cuando eso es precisamente lo que busca el capitalismo desde su nacimiento!. Capital siempre ha pagado lo menos posible a su mano de obra, incluida la parte del salario gestionada por el Estado y que concierne a aspectos de la vida social como la educación o la sanidad. Y hoy, mientras que el mundo se hunde en una crisis aún más profunda, cada capital nacional intenta minimizar el número de brazos que necesita y pagarles cada vez menos para aguantar la dura competencia en el mercado mundial. Llamando a luchar contra los "embaucadores" neoliberales, ATTAC levanta un muro de silencio sobre la  realidad de la sociedad capitalista, basada única y exclusivamente en la explotación de la mano de obra y la obtención de beneficios.  Es la crisis del sistema capitalista y no los "malos" capitalistas hechizados por "sirenas neoliberal" quien provoca que la esclavitud asalariada sea cada vez más insufrible.

En cuanto a "la reducción del tiempo de trabajo", ¡los trabajadores franceses y de otros países han experimentado en sus propias carnes esa política de "izquierdas"! Las 35 horas representan sobre todo un medio de aumentar la explotación, los impuestos y congelar los sueldos ¡con la escusa de la jornada flexible!.

 ATTAC defiende el orden capitalista

Con toda esta palabrería mistificadora ATTAC quiere hacernos creer que existe un capitalismo "bueno" y otro "malo". Un capitalismo bueno que aunque explota a la clase obrera seria "más humano", más proclive a mejorar la vida de hombres y el medio ambiente. ATTAC nos presenta un discurso serio, alejado del "politiquerio", pero que en el fondo no se diferencia en nada del de la izquierda del capital pues no se plantea para nada cambiar la sociedad sino, por el contrario, lo que propugna es que cla clase obrera acepte medidas para defender el capitalismo y su Estado.

ATTAC reclama una distribución de la riqueza más "justa", bajo la dirección del Estado, tal y como hiciera la izquierda en la década de los 70. "El desempleo es un arma en manos de empresas multinacionales para degradar la condición de los salariados a fin de aumentar sus beneficios". Si el Estado, en cada país, reduce drásticamente los servicios sociales, no lo es, como quieren creer en los partidos de izquierda y ATTAC, porque está bajo la influencia de la "multinacional", sino porque la crisis de sobreproducción no garantizar el mínimo social para obtener algún tipo de paz social.

En realidad, es el propio Estado quien está liderando el ataque a las condiciones de vida de los trabajadores vía recortes en los presupuestos sociales y supresión de puestos de trabajo especialmente en educación y sanidad. El estado muestra vade vez más lo realmente es: un instrumento de la preservación del orden social vigente y de defensa de los intereses de la clase explotadora.

Cuando ATTAC retoma los viejos temas de la izquierda de la capital le hace un favor a la burguesía. Cuando la clase obrera se pregunta, cada vez más, a donde va el mundo, ATTAC se activa para ofrecer falsas alternativas de lucha contra esta sociedad, especialmente ante las nuevas generaciones de jóvenes. Su gama de "soluciones" a lo que llaman "fallos" del sistema está ahí para ocultar que sólo hay una perspectiva para acabar con la barbarie y la miseria: derrocar al capitalismo.

Precisamente porque hoy, en muchas partes del mundo, los los jóvenes comenzaron a entender que el desempleo y la pobreza generalizada son una ilustración del atolladero en que está sumido el capitalismo, del "no futuro" que supone este sistema,  ATTAC trata de enturbiar la conciencia de la clase obrera. La única revolución que puede poner fin a la pobreza, el desempleo y la barbarie guerrea, es la revolución mundial de la clase obrera cuyo objetivo es derrocar el capitalismo para construir una nueva sociedad sin clases ni explotación.

(Sandrine 1) lo volverá pronto en nuestra prensa sobre los vínculos entre ATTAC y Stéphane Hessel, autor de la indignez del libro más vendido! y participar! La literatura de Stéphane Hessel fue un éxito ya que los ocupantes de la Plaza de la Puerta del Sol de Madrid fue conocidos bajo el nombre de Los Indignados, con referencia explícita a las obras de este autor.

Sandrine

1) Proximamente trataremos en nuestra prensa las relaciones entre ATACC y Stéphane Hessel, autor de los best-sellers « Indignados » y « Engañados ». La obras de Stéphane Hessel han tenido mucho exito entre los ocupantes de la Puerta del Sol de Madrid apodados « Los indigados » en referencia explicita a las obras de este autor.