El “Daily Mail” descubre una conspiración de la CCI

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

Esta valiente participación ha sido tomada por un periódico burgués de gran circulación -el Daily Mail- para publicar un artículo donde acusa a nuestra sección de manipular a jóvenes inexpertos y de ser una "organización francesa" que se dedicaría a sembrar el virus de la revuelta entre los jóvenes.

Como dicen nuestros camaradas, mueve a la carcajada tan fantasiosa acusación. Somos una exigua minoría y nuestra influencia es ínfima, carecemos de los "poderes sobrenaturales" que nos se nos atribuyen, pero, sobre todo, ese no es nuestro método. No nos consideramos los inductores de los movimientos de nuestra de clase, no pretendemos crear sus respuestas. Nuestra función -conforme a la que ha sido siempre en el movimiento comunista- es contribuir activamente al desarrollo de la conciencia, la solidaridad y, por tanto, de la fuerza de la clase obrera.

Tenemos claro sin embargo cual es el móvil de semejante tipo de campañas. Crear un ambiente que justifique y propicie la represión. De ahí que sea importante la solidaridad con nuestra sección y con el compañero que es denunciado nominalmente en la infame gacetilla del periódico. Defendiéndolos, defendemos la capacidad de todos los revolucionarios internacionalistas, defendemos la lucha de la clase obrera.

El 22 de noviembre, el diario Daily Mail publica en su página Web un artículo "analizando" la resistencia de los estudiantes de secundaria y de los universitarios ante al aumento de las tasas escolares. Este diario "acusa" nominalmente a nuestra Organización de ser uno de los protagonistas principales de los bloqueos y ocupaciones del último periodo en ese país. Nuestros camaradas que viven en Inglaterra han respondido de inmediato, evidentemente.

Publicamos aquí la traducción del artículo del Daily Mail y la respuesta de World Revolution, órgano de prensa de la CCI en Gran Bretaña1.

El artículo del Daily Mail:

Estudiantes combativos han bloqueado las puertas de los Institutos como reacción al aumento de las tasas escolares

"Estudiantes combativos unen sus fuerzas a los comunistas franceses para bloquear, con piquetes, las entradas de los centros ingleses de secundaria, exhortando a los alumnos, que apenas llegan a los quince años, a ponerse en huelga en contra de las tasas escolares.

Los partidarios del "uso legítimo de la fuerza" se han unido a los miembros de la Corriente Comunista Internacional (CCI) para movilizar a niños que están aun en edad escolar, en un intento de detener la subida de las tasas.

Los activistas quieren difundir octavillas en los centros escolares de todo el país durante la jornada de lucha prevista para el miércoles.

Más de veinte mil jóvenes se han inscrito para participar en una "huelga nacional" el miércoles; la mayoría son escolares de enseñanza secundaria y estudiantes de formación profesional.

La apoya el grupo Education Activist Network (EAN) el cual ha convocado una reunión, el sábado en el Birkbeck College de Londres, para planificar la protesta.

En esa reunión participó por lo menos un miembro de la CCI.

La CCI tiene una larga tradición de acción directa que se inició en las protestas estudiantiles que paralizaron Francia, en 1968.

El cabecilla del EAN es Marc Bergfeld, de 23 años, quien ha potenciado la utilización de la "fuerza legítima" para derribar el Gobierno y llamado a "levantar barricadas en las escuelas".

M. Bergfeld, que frecuenta la Universidad de Essex, declaraba en la reunión del sábado: "Lo que podéis hacer, entre hoy y el día 24, es repartir octavillas fuera de las escuelas para que [otros] sepan qué es lo que estamos haciendo. De esta manera podrán unirse a vosotros ese día".

También asistieron empleados del Ayuntamiento y de la Sanidad, maestros y profesores de la Universidad".

Nuestra respuesta:

Nuestra primera reacción a este artículo en el Daily Mail fue de hilaridad general, después pensamos: "No hay publicidad mala" y acabamos preguntándonos ¿Qué hay detrás de todo esto?

La teoría del complot, del periodismo burgués, que no puede de ninguna manera considerar como posible un verdadero movimiento de rebelión que venga de la base y que necesita siempre un Moriarty2 diabólicamente astuto tejiendo su tela de araña en la sombra, tiene una larga historia; se remonta seguramente a la época de Marx y de la Primera Internacional. Por entonces, la prensa capitalista fustigaba habitualmente a la Asociación Internacional de Trabajadores, acusándola de azuzar cualquier acto de resistencia contra el orden burgués; lo mismo le daba la huelga local más pequeña que la poderosa Comuna de París de 1871.

Es bien cierto que la Internacional tenía bastante influencia en esta época pero no era nada comparada con la versión exagerada que transmitían los servidores de la clase dirigente.

La CCI somos un grupo minúsculo. Participamos en la lucha de clases de la mejor manera que nos lo permiten nuestras fuerzas y, ¡sí!, hemos participado activamente en bastantes de las discusiones, reuniones y, manifestaciones que forman parte del actual movimiento de los estudiantes contra las tasas escolares y la abolición del pago del EMA3. Efectivamente, estuvimos presentes en la reunión de EAN, citada. Estamos orgullosos de pertenecer a una organización internacional (lo que, evidentemente, es algo distinto de ser sólo francesa) y se puede decir, con certeza, que nuestros orígenes se remontan a la enorme oleada de huelgas que sacudió Francia en mayo de 1968.

No pretendemos ser los organizadores del movimiento actual -pensamos que este no es nuestro papel. Por otra parte no hay muchos motivos para polemizar con el Daily Mail pues le tiene sin cuidado saber si es verdad o no si sus redactores creen que han descubierto verdaderamente la fuerza secreta que está detrás de la rebelión actual de la juventud obrera en el Reino Unido.

La verdadera razón de ese artículo y otros similares es otra: Han aparecido recientemente cierto número de artículos del mismo género refiriéndose a grupos anarquistas como Solidarity Federation y Anarchist Federation a quienes señalan como los organizadores de la ocupación y asedio del Partido Conservador, en noviembre de 2010. Han llegado incluso, transcurridos ya estos hechos, a publicar en el Daily Telegraph un artículo particularmente pernicioso en el que se pone en evidencia a una persona que interviene en el foro internet Libcom -e incluso a su padre- insinuando, sin prueba alguna, que eran responsables directos de los desmanes causados en el barrio Millbank .

"Explicaciones" de esta índole buscan desacreditar a los revolucionarios y las organizaciones revolucionarias, mostrándolas como algo siniestro, intentando destrozar cualquier atractivo que pudieran tener y creando, en fin, una atmosfera desde donde puedan ser atacadas directamente por las fuerzas del orden. En fin, que, por ejemplo, nosotros estaríamos propugnando la "fuerza legítima" y estaríamos dispuestos a utilizar a inocentes escolares en nuestros proyectos diabólicos. Y por supuesto cabría preguntar ¿Por qué, si somos extranjeros, se nos debe tolerar aquí?

El "kettling" (acorralamiento, ndt) de la manifestación de los estudiantes del 24 de noviembre en Londres ha sido una escandalosa demostración de fuerza destinada a intimidar un movimiento que la burguesía no está convencida si podrá contener -concretamente, porque no sigue las reglas habituales de compromiso e implicación que los sindicatos y la izquierda deben, normalmente, imponer.

Las insinuaciones contra los anarquistas y los comunistas son expresión del carácter reaccionario de la clase dirigente y corresponden a la necesidad que tiene de bloquear un proceso emergente de politización en los jóvenes; una politización que amenaza con ir más allá de la falsa de oposición que les ofrece, en bandeja de plata, la izquierda del capital.

Tras todo esto no hay necesariamente una conspiración, un complot: esta forma de reacción es, para la clase dirigente, casi tan "espontánea" como una manifestación organizada en Facebook. Pero lo que ocurre es que de este proceso la burguesía también tiene su conciencia y es un hecho que nuestros dirigentes aprenden de lo que ha pasado antes y de lo que les pasa a otros. Por ejemplo: tienen delante las imágenes de Grecia y de Francia donde, en los reciente movimientos contra la austeridad, todos hemos visto a pequeñas pero bien visibles minorías proponer cuestiones de importante calado político: la autoorganización y la extensión de las luchas, el futuro que la sociedad capitalista nos reserva,... En Gran Bretaña, los estudiantes están planteando, igualmente, la cuestión del futuro y, como es natural, la clase dirigente prefiere evitar que se esfuercen por sentirse parte de un movimiento que marcha en la dirección de la revolución.

World Revolution (27 de noviembre 2010)

1 http://en.internationalism.org/

2 Moriarty, enemigo jurado de Sherlock Holmes, gran criminal dispuesto siempre a cualquier complot o juego sucio

3 EMA, sistema de ayudas (becas, préstamos,...) a la enseñanza en Gran Bretaña