Solidaridad con la lucha de los trabajadores en Panamá

Versión para impresiónEnviar por email

Queremos saludar y dar nuestro apoyo a la lucha que los trabajadores en Panamá han desarrollado recientemente. La unidad de distintos sectores evidenció que los trabajadores reconocen que su fuerza está en la unidad, esta lucha es un esfuerzo de la clase por liberarse de los esquemas de lucha que estimulan los sindicatos y las organizaciones de la izquierda del capital. Los sindicatos jugaron su papel negociando su ganancia, como es su razón de ser actualmente, y la clase fue la que puso las víctimas. Pero esto no significa que se derrotó al proletariado, este recoge estas experiencias internacionalmente para saber enfrentar cada vez de una forma más certera a la burguesía y sus agentes. La unidad en la lucha que han demostrado los trabajadores en Panamá se acompaña de distintas luchas recientes donde la solidaridad vuelve a resurgir al lado de la lucha de clase. Luego de un largo período donde la atomización ha reinado. Aun son intentos aislados, pero no por eso menos importantes en señalar el camino de las luchas que están por venir.

Así ampliando las luchas estas pueden dar pasos adelante para la clase, llevándola a disntintos sectores así como en Panamá trabajadores bananeros y estudiantes, así trabajadores de todos los sectores y de todos los países levantamos una misma lucha, con un interés común.

Los trabajadores de las bananeras

El sector de los obreros de las bananeras es duramente golpeado por las condiciones más asquerosas de explotación capitalista. Acá en Costa Rica son sometidos a todo tipo de pesticidas aun a sustancias ilegales para los cultivos, además de que trabajan con exposición a diversos riesgos laborales como picaduras de serpientes, etc. Similar a las condiciones de los obreros de la piña. El ataque a las condiciones de vida que lleva a delante la burguesía en Panamá es el mismo que lleva la burguesía adelante en todas partes del mundo, agudizado cada vez más por la crisis; ante esto los obreros de las bananeras han dado una lucha valerosa para toda la clase.

Los sindicatos y organizaciones de izquierda comprometidas por todos lados con el parlamentarismo y la democracia capitalista, ha terminado por enterrar cuanta lucha intente desarrollar la clase. Así cuando no hay movimiento llaman a huelga y movilizaciones para poder protagonizar el descontento general, y al cabo que las luchas tienden a salirse de sus sectores, tanto sindicatos como grupos del izquierdismo llaman a la calma, a las salidas democráticas y pacíficas, es decir al terreno de la burguesía, al de los representantes que ganan su tajada.

En Costa Rica ha sucedido así como en Panamá la negociación en el 2000 del cese de las luchas contra el "combo eléctrico" se dio una vez que los dirigentes de los sindicatos y grupos de izquierda, entraron a la comisión negociadora. Así evitando el desarrollo de mecanismos autónomos de lucha por la misma clase, y despejando el camino para la policía y su represión. Una lucha que inicialmente los sindicalistas querían conducir por sus intereses, fue presionada por la clase cuando esta salió a las calles demandando mucho más, llamando a hermanar todas las luchas. Muchos trabajadores se movilizaban con independencia del sindicato, los barrios, se autoorganizaban y enfrentaban a la policía. Es decir los sindicatos tuvieron que correr para controlar las huelgas y llevar a la calma de la democracia al país nuevamente e intentar borrar de la conciencia a los cientos de miles de trabajadores y explotados que apoyaron estas luchas, el logro que significó el que se expandiera tanto el movimiento de protesta, por encima de los intereses sectoriales.

Hoy todos aquellos dirigentes que ayudaron a la negociación de las luchas en una comisión y llamaron a la paz y a la democracia, hoy participan en las elecciones burguesas y de puestos parlamentarios y sindicales, aspirando a sobrervivir de la misma clase, como capa parácita. La misma historia se ha repetido con los intentos de la clase por dar luchas que auténticamente defiendan intereses de clase, así fue con Mayo del 68. Por eso debemos hermanar nuestras luchas, fuera de las fronteras para que puedan desarrollarse, para que puedan los obreros debatir y adquirir las experiencias del conjunto de la clase.

Enr.

LECO 7/8/10