Turquía: Solidaridad con la resistencia de los trabajadores de Tekel contra el Gobierno y los sindicatos

Versión para impresiónEnviar por email

El 14 de diciembre de 2009, miles de trabajadores de las empresas Tekel [1] de docenas de ciudades de Turquía dejaron sus hogares y familias para viajar a Ankara. Los trabajadores de Tekel hicieron este viaje con el fin de luchar contra las horribles condiciones a las que los obliga el orden capitalista. Esta lucha honorable de los trabajadores de Tekel que han ido sucediendo por más de un mes, llevó a la idea de una huelga en que todos los trabajadores participarían. Al hacerlo, los trabajadores de Tekel empezaron liderando y llevando adelante el movimiento de la clase obrera en todo el país. Lo que trataremos de dar a conocer aquí es la historia de lo que sucedió en la lucha de Tekel. No se debería olvidar que lo que se refiere a este relato no sólo concierne a los trabajadores Tekel, sino a los trabajadores de todo el mundo. Debemos dar nuestro más sincero agradecimiento a los trabajadores de Tekel por hacer posible la escritura de este artículo impulsando las luchas de nuestra clase hacia adelante, por su lucha decidida y por explicarnos lo que pasaron, sus experiencias y pensamientos.

 

Pensamos que en primer lugar sería conveniente explicar lo que provocó que los trabajadores de Tekel se lanzaran a esta lucha. Los trabajadores de la Tekel están luchando contra la política 4-C del Estado turco. El Estado ya ha estado empleando decenas de miles de trabajadores que no son de Tekel bajo las condiciones 4-C. Estas condiciones se están extendiendo rápidamente a decenas de miles de trabajadores entre los cuales los trabajadores de la fábrica de azúcar serán las primeras futuras víctimas. Además, muchos sectores de la clase trabajadora han experimentado ataques similares bajo nombres diferentes y otros ataques están esperando para aquellos que no han sido golpeados todavía. ¿Qué es entonces este 4-C? Esta práctica fue realmente una 'bendición' implementada por el Estado turco cuando el número de trabajadores que perdían sus puestos aumentaron debido a las privatizaciones. Incluye, además de una grave reducción de salario, que los trabajadores públicos sean transferidos a diferentes sectores del estado bajo condiciones terribles. Lo peor de las condiciones introducidas por la política 4-C es que da a los jefes de las empresas del Estado un poder absoluto sobre los trabajadores. Así, el salario, que está determinado por el Estado y ya significa un corte masivo salarial para los trabajadores, es meramente la cantidad máxima a pagar. Puede ser reducido por los directivos de las empresas del Estado arbitrariamente. Además, los horarios de trabajo fijos son completamente abolidos para aquellos que van a trabajar en las condiciones de 4-C puesto que los jefes de las empresas estatales obtienen el derecho de obligar a los trabajadores a permanecer en el trabajo el tiempo que decidan, cuando se les antoje, de manera arbitraria, hasta que los trabajadores "finalicen su tarea asignada". Los trabajadores no obtienen ningún pago a cambio de ese tiempo de trabajo "extra" después de las horas regulares de empleo o durante las vacaciones. Bajo esta política, los jefes tienen el poder de despedir a los trabajadores arbitrariamente, sin estar obligados a pagar indemnización alguna. Además, el periodo que los trabajadores pueden estar empleados en un año es solamente entre tres y diez meses, y no se paga nada en los meses que no se les pide trabajar y la duración de su trabajo al siguiente año también es determinado arbitrariamente por los jefes. A pesar de ello, los trabajadores tienen prohibido buscar un segundo empleo, incluso si no están laborando en ese período. Ya no se paga la seguridad social de los trabajadores bajo la política de C-4 y las prestaciones de salud se esfuman. Las privatizaciones, al igual que la política de 4-C comenzaron hace mucho. En las empresas de Tekel, inicialmente las ramas de cigarrillos y alcohol fueron privatizadas, y luego el proceso condujo al cierre de las fábricas de tabaco de hoja. Creemos que hoy está claro que el problema no son sólo las privatizaciones. Pensamos que es evidente que el capital privado que está tomando los puestos de trabajo y el Estado, que es el capital estatal, están unidos en el ataque al querer explotar a los trabajadores condenándolos a la más inimaginables condiciones. En este sentido podemos decir que la lucha de los trabajadores de Tekel nace de los intereses de clase de todos los trabajadores y representa una lucha contra el orden capitalista como un todo.

Nos parece también que hay que explicar la situación del movimiento de la clase obrera en Turquía en el periodo en que los trabajadores de Tekel lanzaron su lucha el 25 de noviembre de 2009, a un día en que había tenido lugar una huelga organizada por KESK, DISK y Kamu-Sen [2]. Como hemos dicho, los trabajadores de Tekel viajaron a Ankara el 14 de diciembre, varias semanas después de esta huelga de un día. La misma semana que los trabajadores de Tekel llegaron a Ankara, hubo otras dos luchas de trabajadores. La primera fue las manifestaciones de bomberos que iban a perder sus puestos de trabajo a principios de 2010 y la segunda fue la huelga de un día de los trabajadores de ferrocarriles en protesta por el despido de algunos de sus compañeros por su participación en la huelga el 25 de noviembre. La policía antidisturbios, viendo que las luchas de clase estaban en aumento, atacó brutalmente a los bomberos y a los trabajadores de ferrocarril. Los trabajadores de Tekel no fueron tratados de manera diferente. Además, el número de trabajadores ferroviarios que perdieron sus puestos de trabajo por participar en la huelga ascendió a casi cincuenta. Muchos trabajadores fueron apresados. Tomó algún tiempo para que los bomberos se recuperaran de estos ataques. En cuanto a los trabajadores ferroviarios, lamentablemente ellos no han logrado volver al terreno de lucha de clases. Lo que pone a los trabajadores de Tekel en la vanguardia a finales de la semana que inició el 14 de diciembre fue el hecho de que ellos lograron luchar contra las medidas represivas del Estado y que mantuvieron su lucha viva.

 

Entonces, cómo empezó la lucha de Tekel? Ya había una considerable minoría que quería luchar y eso hizo que la lucha iniciara el 5 de diciembre, en una ceremonia de apertura a la que asistió el primer ministro Tayyip Erdoğan[3]. Los trabajadores de Tekel, con sus familiares, inesperadamente estuvieron en contra de Erdoğan en esta ceremonia para preguntarle lo que les iba a pasar. Interrumpieron el discurso de Erdoğan diciendo "Los trabajadores de Tekel lo estamos esperando para que nos de las buenas noticias". En respuesta Erdoğan dijo: "Desafortunadamente elementos como estos han estado apareciendo en Turquía desde hace tiempo. Dichos elementos quieren hacer dinero sin trabajar, recostándose. Cerramos la era de hacer dinero descansando (...) Han dicho que la propiedad del Estado es un mar y quienes no la comen son cerdos. Esta es la forma en que ellos observan esta cuestión. No es la forma en que nosotros la vemos. Aquí está su compensación señorial. Si ustedes quieren podemos usarlos bajo el 4-C, si no, váyanse y establezcan sus propios negocios si quieren negociar. También dijimos esto: tenemos un acuerdo con su sindicato. Yo hablé con ellos, y les dije ‘Ustedes tienen mucho tiempo. Hagan lo que sea necesario'. Aunque tuvimos un acuerdo, el proceso llegó a su fin y pasaron uno o dos años. Estos todavía están aquí diciendo cosas como que ‘queremos mantener nuestros empleos' y continúan de la misma manera, ‘queremos mantener los mismos derechos en otros lugares'. ¡No!, ya hablamos sobre esto. Diez mil trabajadores de Tekel nos cuestan cuarenta trillones al mes."[4] Erdoğan no tenía idea de la clase de problema en la que se estaba metiendo. Los trabajadores, la mayoría de los cuales habían apoyado al gobierno previamente, ahora estaban furiosos. Se discutió cómo iniciar una lucha por los trabajadores en los lugares de trabajo. Un trabajador de Adıyaman[5] explica un proceso como estos en un artículo que escribió y que fue publicado en un diario izquierdista: "Ese proceso estimuló a los compañeros que no habían estado participando en la lucha por poco que fuera. Empezaron a ver la verdadera cara del Partido de la Justicia y el Desarrollo a través de las palabras de del primer ministro. La primera cosa que hicieron fue renunciar a seguir siendo miembros de su partido. En las discusiones que iniciaron en nuestros lugares de trabajo, decidimos proteger nuestros trabajos todos juntos" [6]. Los sindicatos [7] con los cuales Erdoğan había dicho que había hecho acuerdos y que no habían tomado acciones serias en el proceso, convocaron a una reunión en Ankara. Como resultado, los trabajadores viajaron a esa capital.

Las fuerzas del estado organizaron un astuto ataque contra los trabajadores desde el principio. La policía antidisturbios detuvo los autobuses de transporte de los trabajadores, y declaró que no iban a permitir que pasaran los trabajadores de las ciudades de kurdos -donde las fábricas de Tekel se concentran- sino sólo los trabajadores de occidente y de las regiones del Mediterráneo, Anatolia Central y el Mar Negro. Esto destinado a poner a los trabajadores kurdos y otros trabajadores unos contra otros, y así dividir el movimiento de clase en líneas étnicas. Este ataque astuto en realidad derribó dos máscaras del Estado: la de la unidad y la armonía y la de la Reforma kurda. Los trabajadores de Tekel no cayeron en esta trampa de la policía. Con los trabajadores de Tokat dirigiéndolos, los trabajadores de fuera de las ciudades kurdas protestaron contra esta posición de la policía e insistieron con determinación que todos los trabajadores entraran juntos en la ciudad y que nadie se quedara atrás. La policía antidisturbios, incapaz de calcular la postura que el gobierno iba a tomar, tuvo que permitir que los trabajadores entraran todos juntos en la ciudad. Este incidente hizo que los trabajadores procedentes de diferentes ciudades, regiones y etnias formaran profundos lazos en el terreno de clase. Tras este incidente los trabajadores del occidente, Mediterráneo, de Anatolia Central y de las regiones del Mar Negro expresaron que la fuerza y la inspiración que tomaron de la resistencia, la determinación y la conciencia de los trabajadores kurdos contribuyó en gran medida a su participación en la lucha y que aprendieron mucho de estos trabajadores. Los trabajadores de la Tekel habían ganado su primera victoria al entrar en la ciudad.

El 15 de diciembre, los trabajadores de Tekel comenzaron su manifestación de protesta frente a la sede nacional de Partido de la Justicia y Desarrollo en Ankara. Un trabajador de Tekel que llegó a Ankara ese día explica lo que sucedió: "Marchamos hacia la sede nacional del Partido Justicia y Desarrollo, encendimos una fogata en la noche y esperamos frente el edificio hasta las 10 PM. Cuando hacía demasiado frío, fuimos al gimnasio de Atatürk. Había cinco mil de nosotros. Sacamos nuestras alfombras y cartones y pasamos la noche allí. Por la mañana la policía nos llevó al Parque de İpekçi de Abdi y nos rodeó. Algunos de nuestros compañeros lograron marchar a la sede del Partido de nuevo. Cuando estábamos esperando en el parque, quisimos ir a reunirnos con nuestros compañeros y los que esperaban frente la sede del Partido querían venir con nosotros: la policía nos atacó con gases lacrimógenos. A las 7 PM conseguimos reunirnos con nuestros compañeros en el parque. Habíamos caminado durante cuatro horas. Pasamos la noche en el parque, en la lluvia." [8] Por otra parte, el ataque más brutal de la policía tuvo lugar el 17 de diciembre. La policía antidisturbios, obviamente actuando bajo órdenes y quizás a fin de compensar el no poder evitar que los trabajadores kurdos entraran en la ciudad cuando llegaron, atacaron a los trabajadores en el parque con gran violencia y odio. El objetivo era dispersar a los trabajadores. Sin embargo para ese tiempo había algo que las fuerzas del Estado no habían podido calcular: la capacidad de los trabajadores de autoorganización. Los trabajadores, dispersados por la policía, lograron organizarse sin la ayuda de ningún burócrata y realizaron una manifestación masiva en frente de la sede del sindicato Türk-İş [9] en la tarde. El mismo día, los trabajadores, sin tener ninguna parte en donde quedarse, ocuparon dos pisos del edificio Türk-İş. En los días siguientes al 17 de diciembre, las manifestaciones de los trabajadores de Tekel tuvieron lugar en la pequeña calle enfrente de la sede sindical de Türk-İş en el centro de Ankara.

La lucha entre los trabajadores de Tekel y la Administración de Türk-İş marcó los días siguientes a esta fecha hasta el Año nuevo. En realidad, incluso al comienzo de la lucha, los trabajadores no confiaban en los burócratas sindicales. Ellos habían enviado dos trabajadores de todas las ciudades con los sindicalistas a todas las negociaciones. El propósito de esto fue que todos los trabajadores estuvieran informados de lo que realmente estaba pasando. Ambos sindicatos Tek Gıda-İş y Türk-İş y el gobierno esperaban que los trabajadores de Tekel se dieran por vencidos en pocos días frente la congelación del frío invierno de Ankara, la represión policial y las dificultades materiales. Las puertas del edificio del Türk-İş fueron cerradas, como era de esperar, en poco tiempo para impedir que los trabajadores entraran al edificio. Frente a esto, los trabajadores comenzaron una lucha con el fin de poder utilizar los sanitarios del edificio y para que las trabajadoras pudieran descansar en el edificio. Esta lucha resultó en una victoria para los trabajadores. Los trabajadores no tenían ninguna intención de regresarse. Un apoyo importante por parte de la clase trabajadora de Ankara y, sobre todo, de estudiantes con bases proletarias fue dado a los trabajadores de Tekel en lo que se refiere a las dificultades materiales de encontrar lugares donde alojarse: quizás una pequeña, pero sin embargo importante parte de la clase trabajadora de Ankara se movilizó para hospedar a los trabajadores de Tekel en sus hogares. En lugar de renunciar y regresar, los trabajadores de Tekel se reunieron cada día en la pequeña calle en frente del edificio Türk-İş, y comenzaron a discutir cómo hacer avanzar su lucha. No tardó mucho para que los trabajadores se dieran cuenta de que la única solución para superar su aislamiento era extender su lucha al resto de la clase trabajadora.

En este contexto, militantes trabajadores de todas las ciudades que vieron que los sindicatos Tek Gıda-İş y Türk-İş no iban a hacer nada por ellos, trataron de establecer un Comité de huelga, con el propósito principal de transmitir sus demandas a la organización sindical. Entre estas demandas estaban la creación de una tienda de campaña de huelga y que el año nuevo fuera celebrado por los trabajadores colectivamente con una manifestación en frente del edificio de Türk-İş. Los directivos sindicales se opusieron a esta iniciativa adoptada por los trabajadores. ¡Después de todo para qué necesitaban al sindicato si los trabajadores iban adelante a tomar el control de su lucha en sus propias manos! Esta actitud tenía una amenaza velada: los trabajadores que ya fueron aislados temían la posibilidad de quedarse solos si el sindicato retiraba su apoyo. Por lo tanto, el Comité de huelga fue abolido. Sin embargo, la voluntad de los trabajadores de tomar el control de su lucha en sus propias manos se mantuvo. Rápidamente, los trabajadores hicieron esfuerzos para enlazarse con los trabajadores de la fábrica de azúcar que pronto estarían enfrentados a las mismas condiciones del 4-C. Fueron a los barrios de los trabajadores y a las universidades donde fueron invitados a explicar su lucha. Mientras tanto, los trabajadores continuaban su lucha contra la administración del Türk-İş que no apoyaba a los trabajadores en ninguna forma. El día en que se reunió la Junta de ejecutivos del Türk-İş, los trabajadores forzaron las puertas de la sede sindical. La policía antidisturbios se movilizó para proteger a Mustafa Kumlu, Presidente de los trabajadores afiliados a Türk-İş. Los trabajadores comenzaron a gritar eslóganes como "Venderemos a quien nos vende"," İş-Türk a su deber, la huelga general", " Kumlu, dimite". Kumlu no se atrevió a enfrentar a los trabajadores hasta que hubiera anunciado una serie de acciones, incluyendo huelgas que ocurrieran cada semana, comenzando desde una huelga de una hora y duplicar el tiempo cada semana y una manifestación frente al edificio Türk-İş tendría lugar cada semana. Tenía miedo por su vida. Incluso después de la declaración de Kumlu de una serie de acciones, los trabajadores todavía no confiaban en el sindicato Türk-İş. Cuando un trabajador de Tekel de Diyarbakır [10] declaró en una entrevista que dio: "No seguiremos cualquier decisión tomada por la administración del sindicato para poner fin a la lucha y volver atrás. Y si hay una decisión de poner fin a la luchan sin que exista una ganancia como lo hicieron el año pasado, estamos pensando vaciar el edificio de Türk-İş y, a continuación, quemarlo" [11], expresó los sentimientos de muchos otros trabajadores de Tekel.

 

 

Türk-Is volvió de nuevo sobre su plan de acción cuando la primera huelga de una hora conoció una de participación del 30% de todos los sindicatos. Los líderes sindicales se aterrorizaron de que el propio Gobierno tuviera la idea de ver la lucha generalizarse. Después de la calurosa manifestación del Nuevo Año ante el edificio el Türk-Is, se organizó un voto a boletas secretas entre los obreros para decidir si seguían o regresaban con ellos. 99% votaron por la continuación de la huelga. Al mismo tiempo, un nuevo plan de acción, sugerido por el sindicato, comenzó ponerse en tela de juicio: después del 15 de enero, habría un plantón de tres días, seguido por una huelga de hambre de tres días y un ayuno completo de tres días. Una manifestación con una participación masiva también debía tener lugar, como la administración de Türk-Is prometió. Los obreros al principio pensaban que una huelga de hambre era una buena idea. Ya aislados, no querían ser olvidados e ignorados y pensaban que una huelga de hambre podía evitar eso. Creían estar empantanados frente a Türk-Is y experimentaban la necesidad de hacer algo. Una huelga de hambre podía actuar como intimidación para el sindicato, pensaban.

Uno de los textos más significativos escritos por los obreros de Tekel se publicó esos días. Se trata de una carta escrita por un obrero de Batman 14 a los obreros de las fábricas de azúcar: «A nuestras honorables hermanas y hermanos trabajadores y obreros de la fábrica de azúcar. En la actualidad, la lucha notable que los obreros de Tekel han desarrollado es una oportunidad histórica para aquellos a quienes se han retirado sus derechos. Para no faltar a esta oportunidad, su participación en nuestra lucha nos volvería más feliz y más fuertes. Mis amigos, quisiera indicar especialmente que desde hace tiempo los sindicalistas les prometen la esperanza de que "van a ocuparse de este asunto ». Sin embargo, como hemos pasado por este mismo proceso, sabemos que son gente que no tiene ningún interés vital que defender. Al contrario, es a ustedes a quienes se retirarán los derechos y también el derecho al trabajo. Si no participan en la lucha hoy, mañana será demasiado tarde para ustedes. Esta lucha sólo será victoriosa solo si están dentro y no tenemos ninguna duda ni carecemos de confianza en cuanto a esto. Porque estamos seguros que si los obreros están unidos y actúan como un solo cuerpo, no hay nada que no puedan lograr. En este sentido, les saludo con mi más profunda confianza y mi más profundo respeto en nombre de todos los obreros de Tekel15 Esta carta no pedía solamente a los obreros del azúcar incorporarse a la lucha; expresaba también muy claramente lo que había pasado por los obreros de Tekel. Al mismo tiempo, expresaba la conciencia compartida por varios de ellos de que no se batían por ellos mismos sino por toda la clase obrera.

El 15 de enero, otros obreros de Tekel vinieron a Ankara para participar en un plantón. Eran casi 10.000 sobre la plaza de Sakarya. Algunos miembros de sus familias habían venido con ellos. Los obreros habían tomado de permisos enfermedad y vacaciones para venir en Ankara y la mayoría de ellos debían volver de nuevo varias veces para renovar sus permisos de vacaciones. Casi todos los obreros de Tekel estaban presentes 16. Se planeó una manifestación con una amplia participación para el sábado 16 de enero. Las fuerzas del orden temían esta manifestación ya que podía hacer nacer la generalización y la extensión masiva de la lucha. La posibilidad de que llegaran obreros el sábado para la manifestación pasando la noche y todo el domingo con los obreros de Tekel podía conducir a la formación de fuertes y masivos vínculos. Por ello, la policía insistió para que la manifestación empezara el domingo, y Türk-Is, en una maniobra típica, debilita un poco más la manifestación procurando que los obreros de las ciudades kurdas no vinieran. Había calculado también que pasar dos noches en el invierno congelado de Ankara, sin moverse del plantón en la calle, rompería la resistencia y la fuerza de los obreros. Se vio en la manifestación del 17 de enero que este cálculo era un serio error.

Ésta comenzó en calma. Los obreros que se reunían en Ankara y varios grupos políticos comenzaron a las 10 h a marchar de la estación hacia la plaza Sihhiye. En la manifestación, bajo la mirada de decenas de millares de obreros, en primer lugar un obrero de Tekel, luego un bombero y un obrero del azúcar tomaron la palabra sobre un estrado. La explosión de cólera no tuvo lugar sino después de que Mustafa Kumlu se instaló en la tribuna. Kumlu, que nunca no se ha preocupado de la lucha ni de las condiciones de vida de los obreros de Tekel hizo un discurso completamente moderado, conciliador y vacío. Türk-Is había hecho un esfuerzo particular para mantener a los obreros a distancia del estrado y había puesto delante a los obreros metalúrgicos, que no estaban al corriente de lo que sucedía ante ellos. Pero los de Tekel, pidiéndoles dejarles pasar, se las arreglaron para llegar directamente ante la tribuna. A lo largo del discurso de Kumlu, hicieron todo lo posible para interrumpirlo con sus consignas. La última ofensa para los obreros fue el anuncio de que después de Kumlu, Alisan, un cantante de POP que no tenía nada que ver con el movimiento, iba a dar un concierto. Los obreros tomaron el estrado, comenzando a gritar sus consignas y a pesar de que los jefes sindicales bajaban el sonido, los obreros que habían venido a la manifestación retomaron el micrófono. Por esta vez, el sindicato perdió completamente el control. Eran los obreros que lo tenían. Los jefes sindicales, sobre el estrado, comenzaron a hacer discursos radicales por una parte y por otra trataban de expulsara a los obreros. Como no lograban, intentaron enfrentar a unos contra otros y atacaron a los estudiantes y obreros que venían a apoyarlos. Las sindicalistas intentaron también dividir a los obreros que estaban en Ankara desde el principio de la lucha de los que habían llegado recientemente, e intentaron dirigirse a los que venían a ofrecer su ayuda. Al final, los jefes sindicales intentaron hacer descender a los que ocupaban el estrado, y convencieron al conjunto en regresar rápidamente ante el edificio de Türk-Is. El hecho de que los discursos relativos a las huelgas de hambre y los ayunos completos tomaran fuerza para hacer caer las consignas sobre la huelga general es, a nuestro modo de ver, interesante. En ningún caso regresar al edificio de Türk-Is era suficiente para apagar la cólera de los obreros. Consignas como " Huelga general, resistencia general », « Türk-Is no debe abusar de nuestra paciencia" y "Liquidaremos a quien nos traiciona" se gritaban ahora ante el edificio. Algunas horas más tarde, un grupo de cerca de 150 obreros se puso a romper la barricada elaborada por los burócratas delante de las puertas del edificio y lo ocupó. Los obreros de Tekel que buscaban a Mustafa Kumlu en el edificio comenzaron a gritar "Enemigo de los obreros, gusano del AKP" cuando llegaron a la puerta de Kumlu. Después de la manifestación del 17 de enero, los esfuerzos para establecer otro Comité de huelga resurgieron entre los obreros. Este Comité estaba constituido por obreros que no pensaban que una huelga de hambre era una manera adaptada para hacer avanzar la lucha y que era necesario al contrario extender ésta. El esfuerzo para formarlo era conocido de todos los obreros y apoyado por una enorme mayoría. Los que no lo sostenían activamente, tampoco estaban en contra. Entre las tareas asignadas al Comité, más que de transmitir sus pretensiones a los sindicatos, el objetivo consistió en aplicar la comunicación y la auto organización en las filas trabajadoras. Como el anterior Comité de huelga, éste se componía enteramente de obreros y completamente independiente de los sindicatos. La misma determinación de auto organización permitió que cientos de obreros de Tekel pudieran adjuntarse a la manifestación de los empleados del sector de la salud que estaba en huelga el 19 de enero. El mismo día, mientras que se había permitido solamente a un centenar de obreros participar en una huelga del hambre de tres días, 3000 obreros se les unieron, a pesar del sentimiento general entre los obreros de que esta huelga de hambre no era el medio más conveniente para hacer avanzar la lucha. La razón que alegaban era que no querían dejar a sus camaradas hacer esta huelga de hambre solos, que querían, por solidaridad, comprometerse con ellos y compartir lo que iban a cruzar.

Aunque los obreros de Tekel hayan hecho reuniones regulares entre ellos según las ciudades de dónde venían, una asamblea general con todos los obreros participantes no había sido posible. Dicho esto, desde el 17 de diciembre, la calle ante el edificio de Türk-Is había tomado el carácter de una asamblea general informal pero regular. La plaza Sakkarya, esos días, estaba lleno de centenares de obreros de distintas ciudades, discutiendo cómo desarrollar la lucha, cómo extenderla, que hacer. Otra característica importante de la lucha fue cómo los obreros de las distintas regiones étnicas consiguieron unirse contra el orden capitalista a pesar de las provocaciones del régimen. La consigna "Obreros kurdos y turcos todos juntos", lanzado a partir de los primeros días de la lucha, lo expresó muy claramente. En la lucha de Tekel, numerosos obreros de la región del Mar Negro bailaron el Semame, y numerosos kurdos hicieron la danza de Horon por primera vez en su vida. 17 Otro aspecto significativo del enfoque de los obreros de Tekel fue la importancia que dieron a la extensión de la lucha y a la solidaridad trabajadora, y eso no sobre la estrecha base del nacionalismo sino sobre la que incluye el apoyo mutuo y la solidaridad de los obreros del mundo entero. Por ello, los obreros de Tekel evitaron que facciones de la clase dominante en la oposición se sirviesen de la lucha para sus propios objetivos ya que no tenían ninguna confianza en ellas. Estuvieron atentos a cómo el Partido Republicano del Pueblo 18 (CHP, Cumhuriyet Halk Partisi) atacaba a los obreros que se despedía de Kent AS 19, cómo el Partido del Movimiento Nacionalista 20 (MHP, Milliyetçi Hareket Partisi) jugó su papel en la agravación de la política oficial y anti trabajadora. Un obrero expresó esta conciencia muy claramente: "Comprendimos lo que somos todos. Los que votaron por la ley de privatización nos dicen hoy cómo comprenden nuestra situación. Hasta ahora, siempre he votado por el Partido del Movimiento Nacionalista. Es en esta lucha que he encontrado revolucionarios. Estoy en esta lucha porque soy un obrero. Los revolucionarios están con nosotros. El Partido del Movimiento Nacionalista y el Partido Republicano del Pueblo hacen cinco minutos de discurso aquí y luego se van. Allí estábamos nosotros que los amábamos cuando venían aquí. Ahora, la situación ya no es la misma. » 21 El ejemplo más sorprendente de esta conciencia se vio cuando los obreros de Tekel impidieron hablar a los fascistas de Alperen Ocakları 22, la misma organización que había atacado a los obreros de Kent AS que se manifestaban en el Parque Abdi Ipekçi porque eran Kurdos. La lucha de los de Tekel constituyó también un importante apoyo a los bomberos que habían sido atacados brutalmente después de su primera manifestación volviéndoles a levantar la moral para reanudar la lucha. De manera general, los obreros de Tekel dieron la esperanza no solamente a los bomberos sino a todos los sectores de la clase obrera en Turquía que quieren entrar en lucha. Lograron permitir a todos los obreros participar en la huelga. Esta es la razón por la que hoy, se tienen orgullosamente a la vanguardia de la clase obrera en Turquía. Permitieron a los obreros de Turquía salir del sueño en que estaban después de años haciéndolos unir las luchas obreras del mundo entero. Representan las semillas de la huelga de masas, como las que ha visto sacudir el mundo estos últimos años de Egipto a Grecia, Bangladesh a España, Inglaterra a China.

Esta lucha está en curso, y pensamos que aún no es tiempo de sacar todas las conclusiones. Con la idea de una huelga de hambre y de un ayuno total puesta por delante por un lado, y por el otro el de un Comité de huelga puesto en marcha por los obreros que no encuentran adaptada la huelga del hambre para la lucha y quieren al contrario extenderla, con los burócratas de Türk-Is que forman parte del Estado por una parte y por otro los obreros que quieren una huelga general, es difícil prever lo que espera a esta lucha, donde irá, qué resultados obtendrá. Dado que se dijo esto, debemos hacer hincapié en el hecho de que, cualquiera que sea la salida, la actitud notable de los obreros de Tekel dejará lecciones inestimables para toda la clase obrera.

Gerdûn (20 de enero de 2010)

1 Tekel es la compañía que tuvo el monopolio de Estado de todas las empresas de producción de alcohol y tabaco.

2 Respectivamente, la Confederación de Izquierda de los Sindicatos de Obreros del Sector Público, la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Revolucionarios, y más importante, la Confederación de Sindicatos de Empleados Públicos, conocido para sus simpatías pro fascistas.

3 Primer Ministro, también dirigente del Partido de la Justicia y Desarrollo o AKP (AKP (Adalet ve Kalkınma Partisi).

4.http://www.cnnturk.com/2009/turkiye/12/05/erdogana.tekel.iscilerinden.protesto/554272.0/

5 Ciudad del Kurdistán turco.

6 http://www.evrensel.net/haber.php?haber_id=63999

7 Teca Gıda-İş, Sindicato de Obreros de la Alimentación, del Alcohol y el Tabaco, miembro de la central sindical Türk-İş.

8 La "reforma kurda" es una tentativa del Estado turco para encontrar una solución al problema planteado por la guerrilla kurda en el Este del país, flexibilizando las leyes anti kurdas (por ejemplo suprimiendo las prohibiciones contra la utilización de la lengua kurda). Esta "reforma" recientemente tomó peso en el ala con la prohibición en diciembre de 2009 del partido kurdo DTP (véase también el artículo nuestro sitio en inglés: http://en.internationalism.org/icconline/2009/10/turkey).

9 Región conocida tradicionalmente por su nacionalismo y su apoyo al partido en el poder.

10 http://www.evrensel.net/haber.php?haber_id=63999

11 Confederación de sindicatos turcos, la más antigua y la mayor confederación de sindicatos en Turquía que tiene una historia totalmente infame, se forma bajo la influencia de Estados Unidos en los años cincuenta según el modelo de la AFL-COI, y posterior saboteador de luchas obreras.

12 Conocida por ser la capital no oficial del Kurdistán, Diyarbakır es una metrópoli del Kurdistán turco.

13.http://www.kizilbayrak.net/sinifhareketi/haber/arsiv/2009/12/30/select/roeportaj/artikel/136/direnisteki-tek.html

14 Ciudad del Kurdistán turco.

15 http://tr.internationalism.org/ekaonline-2000s/ekaonline-2009/tekel-iscisinden-seker-iscisine-mektup

16 Alrededor de 9000 sobre de los 10.000 de la empresa.

17 El Şemame es una danza kurda muy conocida, y el Horon otra también muy conocida de la región del Mar Negro de Turquía.

18 El partido nacionalista de izquierda, kémaliste, tranquilizador, miembro Internacional del socialista, extremadamente chauvinista.

19 Los obreros del municipio de Esmirna, una metrópolis de la costa del Mar Egeo. Estos obreros fueron despedidos por el Partido Republicano del Pueblo que controlaba el municipio donde trabajaban y a continuación brutalmente atacados por la policía mientras se manifestaban contra el dirigente del partido.

20 El principal partido fascista.

21 http://www.kizilbayrak.net/sinif-hareketi/haber/arsiv/2009/12/30/select/roeportaj/artikel/136/direnisteki-tek.html

22 Banda de asesinos vinculado al Gran Partido de Unión (BBP, Büyük Birlik Partisi), una escisión fascista radical del Partido del Movimiento Nacionalista.