El verdadero significado del Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Trabajadores

Versión para impresiónEnviar por email

A principios de julio se llevó a cabo en Brasil lo que sus organizadores llamaron un "encuentro histórico latinoamericano de luchadores", el Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Trabajadores (ELAC). Este encuentro tiene características nuevas o al menos particulares que merecen ser analizadas con atención:

- el encuentro ha reunido por "primera vez en la historia a varias centenas de dirigentes obreros, populares y estudiantiles"([1]), principalmente de 14 países de América Latina y el Caribe, pero también de Estados Unidos, Suiza, Suecia, Rusia, Portugal, Irlanda, Sudáfrica y España.

- el encuentro se califica como internacionalista: "Esta presencia, con todos los esfuerzos hechos para lograrla, fue la concreción de la comprensión de la necesidad de avanzar en una concepción internacionalista de las luchas que libramos en cada país. Ahora tenemos que comenzar a concretar la tan necesaria unidad y solidaridad internacional"([2]), "Lo que estamos haciendo es rescatar el manifiesto comunista y la solidaridad internacionalista."([3]), "¡Abajo la represión a las luchas y organizaciones de los trabajadores, los despidos y las amenazas. Por la independencia de clase. Por organizaciones obreras independientes y autónomas del imperialismo, las burguesías, el Estado, los gobiernos y los partidos, ¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!, ¡VIVA LA UNIDAD DE LOS TRABAJADORES DE TODO EL MUNDO!"([4]).

- la convocatoria del encuentro denuncia los gobiernos que se engloban en el supuesto "Socialismo del siglo XXI" o progresistas: de Hugo Chávez en Venezuela, de Kirchner en Argentina, de Lula en Brasil, de Evo Morales en Bolivia, del Frente Amplio en Uruguay, de Rafael Correa en Ecuador, y de Fernando Lugo en Paraguay: "Ha pasado una década, pero la situación de los trabajadores no ha mejorado, más bien todo lo contrario. Argentina y Venezuela tienen la inflación más alta del continente (30%), los salarios de los empleados estatales están congelados desde hace años en Venezuela, en ambos países hay una enorme cantidad de trabajadores en negro ([5]) (40% en Argentina, donde el principal empleador en negro es el Estado)... En Argentina, la deuda externa es hoy mayor que durante el menemismo, se gasta más en el pago de la deuda que en salud y educación ([6])...bajo los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador... los trabajadores continúan recibiendo salarios miserables. En Ecuador la Asamblea Constituyente que se está gestando bajo la batuta de Correa, ha generado algunos mandatos que atentan gravemente contra los derechos laborales ([7]) ... el Gobierno destapa su verdadero rostro: continúan ... los ataques a trabajadores y sus organizaciones, a indígenas, a profesionales y a los movimientos sociales....La política laboral del régimen significa un retroceso de 70 años, desconociendo...derechos fundamentales como: la estabilidad, a la organización, a la contratación colectiva, a la huelga, al trabajo digno...El objetivo es la destrucción del movimiento laboral...En esta misma línea se inscribe el ataque a los colegios profesionales. La farsa de la reestructuración institucional disfraza el despido masivo e indiscriminado de trabajadores... ([8]) Al mismo tiempo el Gobierno de Correa, fue cómplice y agente de la represión, hacia los movimientos de las luchas mineras y petrolera. Además de permitir el enjuiciamiento de intelectuales por delito de opinión, más de 600 enjuiciados y 40 con orden de captura... También en el campo policíaco-militar, Correa ha actuado como un ejemplar Gobierno burgués. La despiadada represión a las poblaciones de Dayuma y Molleturo no nos dejan lugar a dudas, de que su gobierno es anti obrero..."([9]).

Los hechos arriba descritos, que hemos escogido de los documentos relativos al ELAC, son reales y muestran verdaderamente el carácter capitalista de los supuestos gobiernos socialistas o progresistas. Algunas consignas en estos documentos, como las que mostramos, podrían pertenecer a una organización internacionalista. ¿Será verdad entonces que este encuentro representa una alternativa proletaria que va en el sentido de luchar contra el capitalismo como lo dicen sus promotores?: "Por primera vez, representantes sindicales combativos de distintos países latinoamericanos nos reuniremos para discutir cuáles son las principales tareas del movimiento obrero, en pleno desarrollo del desprestigio y el comienzo de la crisis de los gobiernos de frente popular... La ruptura política con estos gobiernos avanza en toda América Latina. Esta es la explicación del éxito de la convocatoria del ELAC. Han madurado las condiciones para que, por primera vez desde que León Trotsky lo propusiera, se lleve adelante una convocatoria de estas características" ([10]). ¿Será que de verdad está surgiendo un sindicalismo de nuevo tipo que verdaderamente luche por los intereses de la clase trabajadora? El análisis marxista de la historia dice que esto no es posible.

Desde que el capitalismo entró en su fase de decadencia, marcada por la Primera Guerra Mundial en 1914, éste es incapaz de conceder mejoras duraderas a los trabajadores y por ello los viejos métodos de lucha parlamentaria y sindical dejan de ser una forma de la lucha proletaria y se convierten en armas del Estado en contra de ella. En relación con el caso que analizamos, los sindicatos se convierten en agente de la burguesía en los centros de trabajo y así, por ejemplo, tenemos que "el viejo aparato sindical y parlamentario de la II Internacional, roído hasta la médula por el cáncer del reformismo...se pasará, con armas y equipo, al campo del capital sirviéndole inmediatamente como banderín de enganche para su carnicería imperialista". En 1919 en Alemania los sindicatos participaron activamente en la represión sangrienta de la insurrección obrera en Berlín. La gran huelga de 1968 en mayo en Francia surgió contra la voluntad de los sindicatos. En 1973 en Venezuela, los trabajadores de la principal zona industrial del país tomaron como rehenes a los líderes sindicales que se oponían a su lucha y se enfrentaron violentamente a las fuerzas militares que llegaron a liberarlos. En los 80 el sindicato Solidarnosc entregó a los obreros de Polonia atados de pies y manos a la represión del gobierno de Jaruzelki. La respuesta masiva de los obreros en Italia durante el otoño de 1992 contra el plan de austeridad del gobierno de Amato, mostró nuevamente que en Italia como en todos los países, los obreros van a tener que enfrentarse permanentemente a los agentes del orden burgués en sus filas. ([11])

La función de los sindicatos queda clara cuando se les ve en cualquier movilización proletaria: impedir que los trabajadores se organicen por ellos mismos, evitar que tomen contacto con los trabajadores de diferentes fábricas y que extiendan la lucha, falsificar las reivindicaciones de los trabajadores, utilizar la mentira y la calumnia para lograr la vuelta al trabajo, etc. En resumen, su función es evitar y derrotar las verdaderas luchas proletarias impidiendo así que los trabajadores construyan su unidad y tomen conciencia de su objetivo histórico y los medios de alcanzarlo.

Puesto que el encuentro es convocado por organizaciones sindicalistas (junto con grupos de la extrema izquierda del capital e izquierdistas con funciones también de resguardo al sistema capitalista) tenemos que concluir que la función que tiene este encuentro es preparar nuevas armas contra el proletariado. ¿Por qué nuevas armas? La realidad imperialista de todos los Estados alrededor del mundo presenta dos caras de una misma moneda que no pueden ser ocultadas: el aumento de ataques cada vez más feroces contra la clase proletaria y otras capas explotadas, y la exacerbación de las pugnas entre las fracciones burguesas dentro de cada Estado. Estas dos caras son más difíciles de esconder en América Latina, incluso, como lo hemos visto, en los países con gobiernos supuestamente socialistas o progresistas. Ante estas circunstancias, con esta realidad que se muestra cada vez más desnuda y terrible, los sindicatos tienen que adaptarse para seguir cumpliendo su papel de sabotaje de las luchas obreras y seguir recibiendo así los respectivos pagos a sus servicios de las fracciones burguesas a las que pertenecen.

Dicho en otras palabras, lo que muestra la organización del ELAC es que los sindicatos se están preparando principalmente en dos planos:

- Se están cambiando la careta por una de más radical, para ser capaces de atraer a todos aquellos trabajadores que se han desilusionado por las políticas anti-obreras de sus gobiernos supuestamente de izquierda y de su sindicalismo "oficial".

- Se preparan para no quedar fuera en la repartición de beneficios al ver que arrecian las pugnas de las fracciones burguesas ante las dificultades que la crisis económica trae para la acumulación capitalista.

También hay muchos ejemplos en la historia sobre esta ‘radicalización' que encaran los sindicatos ante la pérdida de ilusiones de los trabajadores o el incremento del nivel de su lucha. La radicalización es un mecanismo que ahora desarrollan los sindicatos en America Latina para neutralizar la conciencia que se va desarrollando entre minorías de trabajadores sobre el verdadero carácter imperialista de todos los Estados en la región. De esta manera, la burguesía intenta cubrir el flanco que el peso de la crisis va revelando con el desempleo creciente, con el aumento de los precios y con la terrible miseria que se va adueñando del continente. Aquellos que reconozcan la patraña de los países con gobiernos progresistas o socialistas tendrán los llamados de un falso internacionalismo para ser conducidos a la trampa de un sindicalismo radical que cumplirá la misma función anti-obrera que cumple cualquier sindicalismo en la decadencia del capitalismo.

Que la función de este encuentro es preparar las armas contra el proletariado y la defensa del capitalismo lo confirman los verdaderos objetivos de este encuentro que se esconden en su manifiesto y propuestas tras las consignas hurtadas al movimiento obrero: "por la reforma agraria, contra las reformas neoliberales, por la nacionalización del comercio exterior de los alimentos, no a las empresas mixtas y por la renacionalización sin indemnización cien por ciento estatal, contra las privatizaciones de los servicios públicos y por la reestatización de las empresas privatizadas, por el no pago de las deudas externas e internas, contra los Tratados de Libre Comercio (TLC), no al MERCOSUR..."

Todas estas consignas muestran los intereses económicos de una fracción de la izquierda del capital que no quiere perder sus privilegios en la rebatinga que provoca la acelerada extinción de las áreas que aún permiten la extracción de plusvalía. Todas estas medidas propuestas corresponden a medidas propias de la decadencia del capitalismo o de reforzamiento del capitalismo de Estado que, al final, se traducen en cambios sólo en la forma de distribuir las ganancias entre los diversos grupos capitalistas pues en realidad no traen ninguna reactivación de la economía ni mucho menos mejoras para la clase trabajadora, sino que por el contrario, son la búsqueda de mecanismos para mejorar los sistemas de explotación para dar un respiro a la economía que se hunde cada vez más en la crisis, respiro pues, que se da a costa de los pulmones de los trabajadores.

 

"El Estado moderno es la organización que se da la burguesía para defender sus intereses colectivos, sus intereses de clase, contra los ataques de los obreros por un lado y de los capitalistas individuales por otro (en primer lugar contra aquellos capitalistas y compañías que no quieren sacrificar parte de sus intereses individuales en favor de la defensa de los intereses colectivos de toda la clase burguesa contra los trabajadores). Todas las actividades del Estado capitalista, aunque se llame "obrerista", sirven para un solo fin: el reforzamiento del régimen capitalista. En la fase de la expansión del capitalismo, el reforzamiento de éste tenía un carácter progresivo, a pesar de la opresión creciente que de ello resultó, porque en aquellos tiempos, la historia todavía no había puesto la revolución proletaria en el orden del día. El único progreso posible era el capitalista. Hoy. En su fase de descomposición, es decir en la fase imperialista que vivimos, el reforzamiento o la "reforma" del capitalismo tiene un carácter sumamente reaccionario y contrarrevolucionario, porque hoy solamente la destrucción del capitalismo puede salvar a la humanidad de la barbarie. El rol actual del Estado es defender al capitalismo contra la revolución proletaria. En la fase imperialista, el Estado capitalista, cualquiera que sea su forma, es la verdadera encarnación de la reacción y contrarrevolución. Hoy no hay ni puede haber un Estado capitalista progresivo. Todos son reaccionarios y contrarrevolucionarios. Reforzar el Estado equivale a prolongar la vida del bárbaro sistema capitalista aquellos que luchan por la destrucción del Estado capitalista están al lado del proletariado, de todos los explotados y oprimidos, luchando con ellos por su emancipación por medio de la revolución proletaria". Grupo de Trabajadores Marxistas, El carácter reaccionario de las nacionalizaciones en la fase imperialista del capitalismo (Texto de la Izquierda Comunista Mexicana).

Las consignas antiimperialistas como: "fuera las tropas extranjeras de Haití, fuera el imperialismo de Latinoamérica y el Caribe, de Irak, Palestina, Afganistán y de todos los lugares donde tiene presencia militar. No al bloqueo a Cuba, no al intento imperialista y de la oligarquía de dividir a Bolivia", lanzadas en este encuentro, esconden la naturaleza imperialista de todos los Estados del mundo, aún de los más pobres, en la fase de la decadencia capitalista y por lo tanto esconden los intereses particulares de la burguesía de un Estado imperialista o grupo de Estados imperialistas contra los intereses de la burguesía de los otros Estados. Las consignas antiimperialistas son así, consignas 100% burguesas que tratan de atraer a la clase trabajadora a tomar partido en las pugnas interburguesas y que la han llevado a las carnicerías guerreras en la defensa de un bando imperialista y a masacrarse contra sus hermanos de clase. En el contexto histórico actual, nacional quiere decir imperialista: "...Desde entonces el imperialismo ha enterrado por completo el viejo programa democrático burgués: la expansión más allá de las fronteras nacionales (cualesquiera que sean las condiciones nacionales de los países anexionados) se han convertido en plataforma de la burguesía en todos los países. Claro está, la fraseología nacional se ha mantenido, pero su contenido real y su función se ha convertido en todo lo contrario. Sólo sirve para tapar más o menos las aspiraciones imperialistas , si no es utilizada claramente como grito de guerra, en los conflictos imperialistas, como único y último medio ideológico para captar la adhesión de las masas populares y que así hagan de carne de cañón en las guerras imperialistas..." (Rosa Luxemburgo, "La crisis de la socialdemocracia").

De esta manera, las propuestas, el manifiesto y los objetivos del ELAC no sólo no van en defensa de los intereses de la clase trabajadora, sino que por el contrario, pisotean los principios internacionalistas y los objetivos revolucionarios del proletariado y los convierten en una trampa que esconde los verdaderos objetivos de este encuentro que están totalmente contra el proletariado: defensa de la nación, del estado, de los mercados, de la mercancía, de la explotación, de los intereses burgueses, y sus guardianes; en suma, defensa del capitalismo y de la explotación y destrucción que acarrea. El Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Trabajadores es un momento en que el sindicalismo se radicaliza para enfrentar a la clase trabajadora en esta región, es decir es un momento en que la burguesía prepara sus armas y como tal hay que denunciarlo.

Corriente Comunista Internacional


[1]. http://argentina.indymedia.org/news/2008/07/616496.php

[2] . Dirceu Traverso de la Conlutas http://argentina.indymedia.org/news/2008/07/616496.php

[3] Dirceu Traverso de la Conlutas http://luchainternacionalista.org/spip.php?article319

[4] Manifiesto de la ELAC. http://www.lahaine.org/index.php?p=31891

[5] . Precarios o informales: sin contrato, sin prestaciones, con sueldos menores al mínimo, etc.

[6] . Convocatoria al encuentro de la ELAC.

[7] . Militantes del Movimiento Al Socialismo en http://www.litci.org/MateriaES.aspx?MAT_ID=1308

[8] . Manifiesto de la CONAIE, sindicatos petroleros, eléctricos, telefónicos y una larga lista de firmantes, denominado "Al país, a la Asamblea Constituyente, Al Gobierno Nacional", publicado el 2 de junio, citado en "Desde Ecuador, Si vamos al ELAC" http://www.litci.org/MateriaES.aspx?MAT_ID=1308 . Citado en

[9] . Militantes del Movimiento Al Socialismo en http://www.litci.org/MateriaES.aspx?MAT_ID=1308

[10] Convocatoria al ELAC.

[11] . Folleto: Los sindicatos contra la clase obrera, CCI.