Luchas obreras en Alemania: una acumulación de descontento

Versión para impresiónSend by email

Los últimos cinco años hemos visto un desarrollo
internacional de la lucha de clases. Las luchas se han producido en respuesta a
la brutalidad de la crisis capitalista y al dramático empeoramiento de las
condiciones de vida y de trabajo en todo el mundo. Hoy, al entrar en una nueva
agravación de la crisis, anunciada por la crisis inmobiliaria en EEUU, cabe
esperar una intensificación de estas luchas. En algunos de los países donde las
condiciones obreras son más miserables -Egipto, Dubai, Bangla Desh- ya hemos
visto los gérmenes de futuras huelgas de masas. En Europa reaparecieron en
2006, con las protestas de los estudiantes en Francia, un movimiento proletario
de protesta con un carácter masivo y tendencias hacia la autoorganización.

En este momento en Alemania, asistimos al inicio de una
nueva etapa de este desarrollo. En uno de los países industriales destacados de
la cuna del viejo capitalismo, la simultaneidad de diferentes conflictos
laborales amenaza con hacer bola de nieve y convertirse en una verdadera oleada
de luchas obreras.

 

Un Año Nuevo de descontento

El año 2008 empezó
mostrando cómo la compañía de ferrocarriles Deutsche Bahn (DB) se veía obligada
a conceder el 11% de aumento salarial y una hora de reducción de la semana
laboral de los conductores de tren. Esto ha sido el resultado de meses de
fogoso conflicto que no han podido erosionar ni la ilegalización de las huelgas
a escala nacional de los ferrocarriles, ni la división de la fuerza de trabajo
de DB que han llevado a cabo los sindicatos. A esto le siguieron las
movilizaciones en el área del Ruhr contra el cierre de la producción de
teléfonos móviles Nokia. Durante una jornada de movilizaciones en Bochum, en
solidaridad con los trabajadores de Nokia, se pudo ver manifestándose en la
calle a obreros de diferentes sectores, así como el envío de delegaciones de
diferentes partes de Alemania. En particular, los obreros de la fábrica de
automóviles Opel en Bochum se pusieron en huelga durante esta jornada, en apoyo
de los "Nokianer".

Para entonces, el ritual anual de las negociaciones
salariales ya había comenzado. A la sucesión de huelgas de los obreros del
metal les siguieron paros de decenas de miles de obreros del sector público en
todo el país. Hacia mitad de Marzo, los médicos de los hospitales municipales
también se manifestaron, reivindicando, como muchos otros trabajadores, un 12%
de aumento salarial.

Pero sobre todo es la huelga total indefinida de los obreros
del transporte en Berlín desde el final de la última semana de Marzo, la que ha
mostrado que este año las luchas por la negociación salarial están desafiando
directamente la ofensiva capitalista contra la clase obrera. Esta huelga de
10000 trabajadores -que de entrada es la más importante y más larga de su
categoría desde la posguerra en la historia de Alemania- ha manifestado una
combatividad y una determinación que inicialmente cogió a la burguesía por
sorpresa. Este conflicto se agudizó precisamente en el momento en que la
compañía de ferrocarriles trataba de hacer un último intento de retractarse de
las concesiones que se había visto obligada a hacer, y cuando las negociaciones
en el sector público estaban a punto de romperse. En este último sector, el
Estado "ofrece" un 5% de "aumento" en dos años y pide a cambio ¡una ampliación
de la jornada semanal en dos horas! En Berlín, donde todo el trasporte
municipal está en huelga, excepto los trenes suburbanos (S-Bahn, propiedad de
DB), de repente se abrió la perspectiva de que también estos últimos
trabajadores, y la totalidad de los trabajadores del sector público, se
pusieran en huelga, ¡no sólo en Berlín, sino en todo el país! La clase
dominante tuvo que activar la parada de emergencia[1].
La compañía de ferrocarriles retrocedió en unas horas, antes de que se
produjera una reanudación de la huelga nacional de conductores de tren. Al
mismo tiempo, las instancias federales y municipales y el sindicato Verdi, llamaron a una mediación en el
conflicto del sector público, lo que significaba que las huelgas en este sector
serían ilegales en las siguientes semanas. De esta forma, el gobierno, los
patronos y los sindicatos, aislaron la huelga de la compañía de transportes de
Berlín (BVG).

Pero el potencial para que la simultaneidad de las luchas
obreras plantee objetivamente su interrelación no viene únicamente del
descontento general masivo por la caída de los salarios reales; también hay una
acumulación de despidos masivos. Unos pocos días después de lo de Nokia, se
impidió la bancarrota del banco semiestatal WestLB a costa de una operación
estatal de salvamento de 2 billones de euros. El coste para los empleados: 2000
despidos, un tercio de la plantilla, y recortes salariales masivos para los que
se quedan. El Estado, que ha desembolsado billones de euros para sostener esas
y otras instituciones de crédito, como el IKB en Dusseldorf, o el banco
provincial de Sajonia, les dice ahora a los obreros del sector público que ¡no
hay fondos disponibles para satisfacer sus reivindicaciones salariales!

Pero además de las víctimas del actual cataclismo del mercado
inmobiliario, las pasadas semanas varias compañías industriales -Siemens, BMW,
Henkel (Persil)- han anunciado beneficios record y al mismo tiempo despidos
masivos. La tradicional mentira que las empresas en dificultad cuentan a sus
trabajadores -que restablecer la rentabilidad mediante "sacrificios"
salvará sus empleos- ha quedado una vez
más hecha añicos.

Estos ataques sin precedente han llevado no sólo a las
primeras expresiones de resistencia este año: Nokia, y también las
manifestaciones de los mineros en el Saar contra el cierre de minas[2]; sino también ayudan a erosionar la
propaganda de la clase dominante. Tras la campaña de "unidad nacional" de los
sindicatos y los políticos burgueses contra la compañía finlandesa Nokia, uno
de los "gags" favoritos de los cómicos es quejarse de los ¡horribles
capitalistas finlandeses que dirigen la Siemens y el WestLB!

 

La politización de la lucha

Uno de los signos más significativos de la actual maduración
de la situación es el principio de una politización más abierta y consciente de
la lucha obrera. Los acontecimientos recientes nos dan tres importantes
ejemplos:

1.- El papel de la factoría de automóviles Opel en Bochum en
el reciente conflicto en Nokia. Lo cierto es que los trabajadores de Nokia se
sintieron desmoralizados e intimidados por la provocativa brutalidad con la que
se anunció el cierre de la fábrica. La masiva intervención de los obreros de
Opel en Nokia, llamando a luchar y prometiendo unirse a cualquier eventual
huelga, es lo que hizo posible la movilización que tuvo lugar. Ya en el 2004,
una huelga salvaje de una semana en Opel en Bochum, impidió el cierre de su
propia planta. Hoy los "Operaner" (obreros de la Opel) están determinados a
generalizar esta lección ampliamente a los trabajadores: ¡la resistencia obrera
y la solidaridad sirven de mucho! Lo que vemos aquí es la emergencia de
vanguardias combatientes en grandes concentraciones obreras, que son
conscientes de su peso en la lucha de clases, y que están dispuestos a ponerlo
en juego en beneficio de todos los trabajadores. Otra de estas concentraciones
es la de Mercedes-Daimler, que ya en los años 90, mediante una huelga a gran
escala, previno el recorte del subsidio por enfermedad que quería llevar a cabo
el gobierno Kohl. En el 2004, los obreros de Daimler, que tomaron las calles en
Stuttgart y en Bremen contra los recortes de salarios y de subsidios,
declararon que no luchaban sólo por ellos, sino por todos los trabajadores.
También deberíamos recordar que Alemania aún es un país de grandes fábricas y
concentraciones industriales, con millones y millones de obreros altamente
cualificados.

2.- El principio de confrontaciones abiertas entre los
trabajadores y los órganos de control de izquierda del capital se concretiza en
la huelga del transporte de la BVG
en Berlín. Esta huelga no es únicamente en reacción contra la actual pérdida de
salario real ante la inflación creciente. Los trabajadores también se rebelan
contra las consecuencias de los acuerdos salariales del 2005, que han dado como
resultado reducciones salariales del 12%, un horrible empeoramiento de las
condiciones de trabajo, y la "subcontratación" de plantilla en condiciones aún
peores. Un acuerdo que Verdi, el
principal sindicato del sector, aún defiende vehementemente. Consciente de que
la nueva "oferta" salarial que la patronal iba a hacer sería una provocación
para los obreros, Verdi organizó
anticipadamente una jornada de protesta para un sábado a finales de Febrero, de
modo que causara los menos desórdenes posibles. Pero cuando los obreros
escucharon que sus salarios iban a congelarse a nivel de los de 2007, con
aumentos sólo para los contratados a partir de 2005, fueron a la huelga 24
horas antes de la jornada prevista, sin esperar el permiso del sindicato. Tal
es la indignación, no sólo respecto a las de hecho reducciones salariales, sino
también frente al intento obvio de dividir a los trabajadores, que Verdi se ha visto obligado a abandonar
su búsqueda de un "acuerdo cordial negociado" y a llamar a una huelga total.
Esta huelga también ha llevado a una confrontación abierta con la coalición de
izquierdas de la
Socialdemocracia y el ala izquierda "Linkspartei" (coalición
"Red-Red"), que gobierna Berlín. Este último partido, que surgió del partido
estalinista SED, que gobernaba en Alemania del Este, y que ahora se está
extendiendo por la antigua Alemania occidental con el apoyo del que antes fuera
líder del SPD, Oskar Lafontaine, denuncia la huelga como expresión de ¡una
"mentalidad de privilegiados", de "mimados" berlineses occidentales! Esto
sucede en el momento en que poderosas fracciones de la burguesía alemana
intentan establecer el partido de Lafontaine y Gysi como la quinta fuerza
parlamentaria, capaz de reconvertir el descontento obrero al terreno electoral.
¡No importa que noche tras noche, las noticias de la TV se las arreglen para no
mencionar siquiera una huelga que está creando el caos en la capital!

3.- Están apareciendo los primeros blogs de Internet donde
por ejemplo los obreros ferroviarios expresan su admiración y su solidaridad
con la huelga de la BVG. Esto
es tanto más importante cuanto que, en sectores como los conductores de tren,
los pilotos o los médicos hospitalarios, donde el peso del corporativismo es
particularmente fuerte, la burguesía está respondiendo a la creciente
insatisfacción con los sindicatos oficiales DGB, animando sindicatos seudo
radicales pero estrictamente corporativos. Esto no es únicamente para contener
la combatividad en un marco sindical y prevenir la autoorganización, sino
también para tratar de contrarrestar la radicalización política. El sindicato
de maquinistas de tren, el GDL, actualmente favorito del izquierdismo, es de
hecho una caricatura de estrecho parroquianismo y de conformismo apolítico.

 

El papel creciente del proletariado alemán

Durante décadas, la burguesía alemana ha estado orgullosa de
su sistema de autonomía de negociación salarial, un marco legal estrictamente
definido dentro del cual, sobre la base de la división sectorial y regional de
los obreros, los patronos y los sindicatos imponen la voluntad del capital. Sin
embargo 2008 no es la única vez en la Alemania de posguerra que la clase obrera ha
empezado a poner en cuestión este marco burgués. Desde las huelgas de
septiembre de 1969 a
la lucha masiva en la Ford
de Colonia en 1973, huelgas salvajes han contestado los "acuerdos" impuestos
por sindicatos y patronos. Esta intervención autónoma de la clase fue provocada
sobre todo por las consecuencias de la inflación. Tampoco es la primera vez que
ha habido movilizaciones obreras y expresiones de solidaridad de clase en
respuesta al cierre de fábricas. En particular la lucha de Krupp Rheinhausen en
1987 ha
quedado en la memoria colectiva de la clase.

Pero hoy tenemos ambos fenómenos juntos. La inflación y la
acumulación de los efectos de años de verdaderas reducciones salariales han
llevado a un malestar generalizado. Los despidos y el desempleo masivo, que
inicialmente han tenido a menudo un efecto intimidatorio sobre la combatividad,
provocan una reflexión cada vez más profunda sobre la naturaleza del sistema
capitalista.

Las luchas actuales son la continuación de las de los años
60, 70 y 80, de cuyas lecciones hay que apropiarse conscientemente. Pero no son
sólo una continuación. También son una profundización de esta tradición de
lucha. Después de 1968, Alemania participó en la reanudación internacional de
la lucha de clases. Pero aún iba a la zaga de otros países, a cuenta de la
particular brutalidad de la contrarrevolución y de la inicialmente mayor
capacidad de Alemania para resistir a los peores efectos de la crisis
capitalista.

En oposición a esto, el proletariado alemán está empezando
actualmente a unirse a sus hermanas y hermanos en Francia y otros países, a la
cabeza de la lucha de clases internacional.

Traducido de Welrevolution,
prensa de la CCI
en Alemania, 14 de Marzo de 2008

 


[1] En los
años recientes, la rama del sector público en Berlín rompió con las
negociaciones en común con otras provincias (Länder), para llevar a cabo las
negociaciones salariales por su cuenta y así aislar a los trabajadores del
Estado allí de sus colegas en otras partes. Como telón de fondo hay que
considerar la especificad contemporánea alemana de que la capital no sólo es la
mayor ciudad, sino también la más pobre de las grandes ciudades del país.

[2] Desde hace
años, la excavación de minas en el Saar ha producido terremotos, ocasionando
daños a otras propiedades. Hasta ahora esto nunca ha incomodado a la clase
dominante. Ahora, de repente, esto provee un pretexto para cerrar todas las
minas que quedan en la provincia.

Geografía: 

Noticias y actualidad: