Movilizaciones en Francia: Contra la guerra a nuestras vondiciones de vida, ¡Lucha de clases!

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email 0 false 21 18 pt 18 pt 0 0 false false false /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-hansi-font-family:Calibri;}

Razones para luchar no faltan, la burguesía ha declarado una autentica guerra a nuestras condiciones de vida, es su forma de enfrentar la crisis mortal de su sistema de explotación.  Nada se salva a sus siniestras intenciones: recorte de sueldos, pensiones y subsidios; despidos, precariedad, aumento de las tasa universitarias... Ningún sector de la clase obrera queda al margen de los ataques, todas las generaciones son igualmente golpeadas por los planes de austeridad: jóvenes estudiantes, parados de todas las edades, trabajadores en activo, pensionistas, inmigrantes... todos igualmente victimas de un sistema que no tiene nada que ofrecer a la humanidad más que miseria y destrucción.

Todos los trabajadores sentimos que hay que luchar, pero la gran pregunta es ¿cómo luchar? Esta misma pregunta  ha estado muy presente en el movimiento que ha sacudido Francia los últimos siete meses[1].  Son muchas las lecciones que este episodio de lucha de nuestros hermanos de clase en Francia ha dejado para todos los trabajadores  y no podemos tratarlas todas en este artículo. Aquí nos conformaremos con abordar dos cuestiones:

- ¿Cómo podemos tomar a cargo nuestra lucha?  ¿Cómo organizarnos en y para nuestra lucha?

- ¿Qué podemos hacer las minorías obreras y los grupos revolucionarios para contribuir a que este proceso de desarrolle y fortalezca?

Para tratar de responder a esta primera cuestión publicamos a continuación dos artículos que forman parte de un suplemento editado por nuestra sección en Francia en el curso de la lucha y difundido ampliamente en las manifestaciones.

 

¿COMO TOMAR A CARGO NUESTRAS LUCHAS?

El movimiento contra la reforma de la pensiones dura ya 7 meses. La primera jornada de acción se produjo el 23 de Marzo y reunió a 800 000 personas en un ambiente sobretodo átono y algo desesperado. Pero después la lucha ha ido creciendo.  Al movimiento se han ido agregando, poco a poco,  cada vez más trabajadores, parados, precarios, familias obreras enteras, estudiantes de bachiller y secundaria, universitarios, hasta alcanzar los ¡tres millones! manifestándonos en la calle.

Esta reforma de las pensiones se ha convertido en el símbolo de la degradación general  y brutal  de nuestras condiciones de vida. Los jóvenes se enfrentan a un muro infranqueable cuando tratan de encontrar un trabajo. La oferta pública es prácticamente cero y en el sector privado los escasísimos puestos que se les ofrecen son en unas condiciones de precariedad insostenibles a cambio de un salario de miseria.

La congelación salarial, la subida de los precios, la caída drástica de de la parte reembolsable de las recetas médicas y de todas las ayudas sociales... son ataques crueles que nos conducen progresiva pero inexorablemente a una miseria creciente.

En esta situación, para muchos de nosotros, lo que nos permite soportarlo es la perspectiva de la jubilación, del "bien merecido descanso" tras años de explotación, putadas y bloqueos salariales. La jubilación parece la luz al final del túnel.   Los trabajadores de los años 1950 y 1960 pudieron beneficiarse de ese relativo "Eldorado". Pero tras 20 años sus pensiones no han cesado de mermarse, hasta tal punto que hoy en día son tan misérrimas que muchos jubilados tienen que hacer pequeños trabajillos para poder llegar a fin de mes.  Todos sabemos que esta reforma agravará aún más esta situación dramática. Como coreaban muchos manifestantes, lo que nos depara el futuro es "Metro, Trabajo, Tumba". La crisis económica mundial del capitalismo lleva a toda la humanidad hacia el abismo de la miseria. La situación es grave, y esta gravedad de refleja en la cara de las gentes.  Siete meses de luchas... múltiples jornadas de acción, sectores enteros en huelga reconducible, polígonos industriales bloqueados por obreros fieros y combativos enfrentándose a la represión. "los jóvenes en la mierda, los viejos en la miseria". No cabe la menor duda, la cólera es inmensa y afecta a toda la clase obrera. Pero el gobierno no retira su reforma de la jubilación. No basta con que 3 millones salgan a la calle. Todos sentimos que a este movimiento "le falta algo". Y "eso que le falta" es que los trabajadores mismos tomemos a cargo nuestra lucha. Si nos conformamos con seguir como borregos las consignas de la intersindical iremos a la derrota como en 2003 y 2007. Además, en nuestra filas crece la desconfianza en los sindicatos.  Pero hoy solo una minoría osa dar el paso, osa tratar de autorganizarse en asambleas generales soberanas y no sindicales. Que sepamos hoy hay una decena de asambleas interprofesionales de este tipo en toda Francia. Por ejemplo, hay una asamblea que reúne regularmente ferroviarios y profesores, parados y precarios en la Estación del este en París. En Toulouse también hay regularmente asambleas en la calle ante la Bolsa de Trabajo, así como al final de las manifestaciones. Pero esto aún es sumamente minoritario.

El proletariado debe recuperar la confianza en sí mismo, en su capacidad de luchar y organizarse colectivamente como clase. ¿Cómo?, ¿Cómo puede tomar a cargo SUS luchas?. A esta cuestión crucial y determinante para el futro pretendemos dar una algunos indicios de respuesta con estos artículos.

¿COMO  ORGANIZARSE EN LA LUCHA?

Un movimiento de lucha se organiza a través de mil meandros.  Los piquetes informativos, los panfletos, los bloqueos, las ocupaciones, las manifestaciones espontáneas, entre otros muchos de los medios posibles para el desarrollo del movimiento.  Y a ciencia cierta la clase obrera, desarrollará otros en futuros combates.

Sin embargo, debemos destacar que en el centro de toda lucha se sitúan las Asambleas Generales. En ellas, podemos debatir y decidir colectivamente. Las Asambleas Generales son EL LUGAR de discusiones abiertas y eventuales tomas de decisión del rumbo que deben tomar las luchas. Por ello, son el objeto de todo tipo de sabotajes por parte de nuestros enemigos de clase.

LAS ASAMBLEAS GENERALES: LOS PULMONES DE LA LUCHA OBRERA

Fuera de los momentos de lucha abierta, las asambleas sindicales se realizan por doquier. Todas son iguales: los delegados sindicales las convocan, en ellas participan los especialistas sindicales y algunos "afiliados de base" y, el papel de los no sindicados se reduce al de meros espectadores a los que en ocasiones se les hace tal o cual consulta. En general no son muy concurridas ya que la mayor parte de los obreros saben que en ellas no se decide nada.

Cuando estallan las luchas, como ha ocurrido recientemente en Francia, los sindicatos se adaptan a la situación y utilizan varias estratagemas para neutralizarlas:

* Hacen todo lo posible para que asistan cuanto menos trabajadores mejor, ya sea convocándolas de tapadillo, avisando a última hora, o dándoles la menor difusión posible.

* Cuando la cólera obrera es grande y no les queda más remedio que organizar asambleas masivas para evitar que estas se produzcan espontáneamente y fuera de su control. Sin embargo, estas asambleas en caso de producirse, están organizadas por sectores, corporación profesional, empresa, etc. Esto no es ninguna casualidad ya que de esta forma organizan la división, parcializan las respuestas y hacen todo lo posible para evitar la unificación de las asambleas y por extensión de la lucha. En las  recientes luchas en Francia hemos visto a los sindicatos organizar, por ejemplo en los ferrocarriles, asambleas de conductores, de administrativos, de controladores. Igualmente en los hospitales, en especial en la región de Toulouse, este sabotaje ha alcanzado sus más altas cotas de cinismo: cada planta del hospital tenía su propia asamblea.

* Para mantener el control a toda costa de las asambleas,  los sindicatos están dispuestos a cualquier tipo de artimaña. En la estación del Este, en París, tenía que haber tenido lugar una Asamblea masiva el 14 de Octubre por la mañana.  Los conductores debían decidir acerca de la reconducción de la huelga. Pero los permanentes sindicales decidieron tomar la decisión en miércoles 13 por la tarde. De esa forma consiguieron que ya no hubiera motivos por los que asistir masivamente en la mañana del jueves ya que, a espaldas de los trabajadores, se había tomado la decisión. Y así ocurrió, prácticamente nadie apareció por la asamblea el jueves. ¡Véase aquí un claro ejemplo de cómo los sindicatos matan a la verdadera vida obrera!, ¡Aquí tenemos un nuevo ejemplo de  las artes del sabotaje sindical!

En un artículo reciente titulado ¿Qué es una Asamblea General?, la CNT de Gers señalaba con razón otra serie de peligros que amenazan siempre a las Asambleas Generales:

* "...la monopolización del debate: las asambleas generales no son democráticas. El caso clásico es cuando el delegado sindical monopoliza la palabra y el turno de la misma y se erige en moderador, contestando a todo lo que se plantea y sin dejar de parar de dar su punto de vista....".

* "... a menudo el voto no es respetado en las asambleas. Manipulando el orden del día se plantean a votación cuestiones que ya se habían decidido previamente hasta agotar a los participantes en la mayor de las confusiones. A menudo esta manipulación se produce al final de la asamblea con el fin de destruir su coherencia y sus acciones más decididas...".

* "...Neutralización de las Asambleas Generales: cuando una asamblea es muy viva y rica en debates y decisiones, lo que se hace es no darle continuidad. Es decir, se las neutraliza haciéndolas un momento parcial que sirve para que la cólera obrera se desahogue y que las decisiones tomadas se conviertan en papel mojado...". 

Las verdaderas Asambleas Generales obreras deben de ser todo lo contrario. De entrada han de romper cualquier tipo de división corporativa o sectorial.  Deben estar abiertas a todo el personal de los centros en lucha, sin ningún tipo de distinción y, además, a los trabajadores de otras empresas,  a los jubilados, a los compañeros con trabajo eventual, a los desempleados, a los estudiantes y, a todos aquellos que quieran participar a la extensión del movimiento y se planteen y quieran responder a la cuestión de ¿Cómo luchar? Tal y como señala la organización de la CNT-AIT citada anteriormente:

* ".... la Asamblea General es democrática y por ello garantiza el turno de palabra, un turno equitativo repartido adecuadamente entre todos los temas en discusión. El turno de palabra está garantizado por el moderador elegido por la Asamblea...".

* "... las Asambleas Generales son decisorios y los acuerdos se toman por el voto a mano alzada...".

* "....la Asamblea General es perenne, se toman actas de sus acuerdos y se realiza un resumen del contenido de la misma efectuado por un secretario elegido a tal efecto al principio de la misma, que se encarga de anotar y difundir los debates y acuerdos adoptados por la Asamblea General. La propia Asamblea debe decidir  la fecha, hora y lugar de la siguiente Asamblea.."

Todos estos puntos son primordiales. Una Asamblea General no es una simple caja de resonancia, un lugar "...donde desahogar la cólera obrera..". Es mucho más que eso. Es un lugar de debate y reflexión colectiva. A menudo es uno de los pocos lugares en donde los trabajadores pueden expresarse libremente. Pero es, sin duda, sobre todo el lugar en el que se decide como construir y mantener la unidad de la lucha obrera:

* Es en ese contexto donde nuestra clase puede tomar sus decisiones colectivamente. Es vital para ello que la realización de tales asambleas se acompañe por la adopción de decisiones (utilizando el voto a mano alzada) y de textos o acciones a realizar.

* Es en el Asamblea donde se puede decidir y organizar la extensión de la lucha, desplazándose o enviando delegaciones masivas hacia otros centros obreros (fábricas, hospitales, administraciones,...) cercanos geográficamente y combativos para llamarlos a la unión de la lucha.

* Es en la Asamblea General donde se construye la coordinación entre los diferentes sectores en lucha. Las Asambleas Generales deben de coordinarse entre ellas por medios de Comités Elegidos y Revocables en todo momento que deben responder ante las mismas de los mandatos y acciones que se le hayan encomendado.

El movimiento de lucha desarrollado por nuestra clase en Francia contra la reforma del sistema de pensiones, ha mostrado la profundidad de la cólera que recorre a toda nuestra clase. Ha mostrado el hartazgo ante los ataques sin fin que sufrimos y lo que es más importante, ha mostrado la determinación y la capacidad para movilizarse masivamente luchando como clase. Pero hay que reconocer que nuestra clase no ha conseguido aún, en esta movilización, organizarse colectivamente en la lucha por medio de Asambleas Generales soberanas y autónomas. He aquí la principal lección y la principal debilidad del movimiento que acabamos de vivir. He aquí la etapa y el camino que el proletariado debe superar en el futuro si quiere tomar las luchas en sus propias manos y hacer frente de forma unida y solidaria al Capital.

Suplemento al número 417 (Octubre 2010) de REVOLUTION INTERNATIONALE, publicación en Francia de la CCI.

¿Qué podemos hacer las minorías obreras y los grupos revolucionarios para contribuir a que este proceso de desarrolle y fortalezca?

En el transcurso de la lucha, al final de las manifestaciones convocadas por los sindicatos sobre todo después del verano, pequeños grupos de trabajadores sentían que manifestarse en la calle y luego irse cada uno a su casa no basta, que ese momento colectivo tenía que aprovecharse para discutir, reflexionar, sacar lecciones y preparar como continuar el combate. Así en muchas ciudades de Francia (Toulouse, París, Tours, Lyon, etc) algunas decenas de personas se quedan discutiendo al final del recorrido en improvisadas asambleas en la calle, en ellas una idea surge con claridad: ¡hay que seguir reuniéndose sin esperar a la próxima manifestación convocada por los sindicatos!, pero ¿cómo hacerlo?  Lo muchas veces impensable se hace evidente: ¡hacer hojas que convoquen a nuevas asambleas! Así por ejemplo los participantes en la "Asamblea General de la Estación del Este", que reúne a cerca de 100 personas desde principios de Septiembre,  realizan una hoja y la difunden llamando a todos los trabajadores a volver a reunirse los días 12 y 13 de Octubre porque dejar a los sindicatos "decidir en nuestro lugar es dejar la puerta abierta a nuevas derrotas...La forma que tome el movimiento es asunto nuestro... Nos corresponde a nosotros decidir los medios de acción, las reivindicaciones... a nosotros y a nadie más".

En el mismo sentido,  a iniciativa de la CNT-AIT y secundada por nuestra organización, al final de la manifestación del 2 de Octubre en Toulouse y bajo la pancarta "Asalariados, desempleados, estudiantes, jubilados, tomemos la lucha en nuestra propias manos" se reagruparon algunas decenas de personas abriendo una dinámica de asambleas populares que a su vez dirigieron llamamientos similares para dar una alternativa a la frustración de las convocatorias sindicales "las experiencias del pasado nos han mostrado que estas `Jornadas de Acción´ [se refieren a las convocatorias sindicales] a repetición no son más que mascaradas estériles... Por ellos os invitamos a venir a debatir para romper el aislamiento, la atomización y el desamparo al que estamos sometidos... Encontrémonos el lunes 11 de Octubre a las 13h en los mercados exteriores de Arche para debatir juntos y juntos encontrar una respuesta a cómo podemos desarrollar nuestra respuesta. ¡Combatamos la dispersión!, ¡Aprovechemos este momento para crear un lugar de discusión fraternal y solidario, abierto a todos y cada uno de nosotros".

Por nuestra parte la CCI, como organización revolucionaria internacional segregada por nuestra clase, hemos intervenido  activamente en todo este movimiento in situ, contribuyendo con nuestra prensa y hojas al desarrollo de la reflexión y de la conciencia de nuestra clase en lucha, participando en la medida de nuestras fuerzas -codo a codo con otras organizaciones legítimamente proletarias y con minorías activas de trabajadores- en las asambleas y reagrupamientos obreros que han florecido por doquier. Hemos tratado, en el curso del propio movimiento, de sacar las lecciones de las fuerzas y también de las debilidades de este episodio del combate de nuestra clase. Lecciones que aún deben ser, necesariamente, completadas.

Y finalmente, en tanto que organización internacional y firmemente internacionalista, estamos tratando de poner todos los medios a nuestro alcance para que el proletariado mundial se beneficie de la rica experiencia de este combate, que desde luego va mucha más allá de lo que la burguesía nos presenta en sus medios de "comunicación": obreros desfilando tras las banderas sindicales y jóvenes "descerebrados rompe-lo-todo".  Como señala el Manifiesto Comunista "Los comunistas no tienen intereses propios, separados de los intereses del conjunto del proletariado. No establecen principios especiales a los que pretendan amoldar el movimiento proletario... por una parte en las diversas luchas nacionales de la proletarios resaltan y hacen valer de modo especial los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de su nacionalidad;  por otra parte en cada uno de las fases del desarrollo que recorre la lucha entre el proletariado y la burguesía, defienden siempre los intereses del movimiento en su conjunto... El objetivo inmediato de los comunistas es el mismo que el de los restantes partidos proletarios: la constitución del proletariado como clase, el derrocamiento de la dominación burguesa, la conquista del poder político por parte del proletariado" ("El Manifiesto Comunista", apartado "Proletarios y Comunistas").

Como no podía ser de otra forma, el reciente movimiento de los trabajadores en Francia ha suscitado gran interés y reflexión dentro del medio de los grupos y minorías internacionalistas, y ha dado lugar a múltiples tomas de posición que, desgraciadamente por razones de espacio, no podemos reproducir en este articulo paro que nuestros lectores pueden ver en nuestra web[2].

Animamos a nuestros lectores a visitar nuestra web donde alimentando la reflexión sobre las lecciones del movimiento en Francia, especialmente respecto al sabotaje sindical de la lucha.

15/11/2010

Alba/Vyborg.


[1] Ver en nuestra web http://es.internationalism.org/node/2965 el articulo "Francia: movilizaciones obreras contra el ataque total a nuestras condiciones de vida"

 

[2] Ver en nuestra web  http://es.internationalism.org/ccionline/2010_solifrancia "Solidaridad con los trabajadores en Francia" las tomas de posición de Oposición Obrera (OPOP) de Brasil, GEC de Perú, Núcleo de discusión internacionalista de Ecuador, LECO de Costa Rica, GLP de Perú, etc