Toma de Posición de Internasyonalismo (Filipinas) para el XVIIº Congreso de la CCI

Versión para impresiónEnviar por email

 

 

Los camaradas de Internasyonalismo mantienen contactos con la CCI desde hace más de un año. Están decididos a desarrollar la presencia de la Izquierda Comunista en Filipinas en unas condiciones extremadamente difíciles. Gracias a los esfuerzos de estos camaradas, la CCI puede hoy publicar su propia página web (www.internationalism.org) en idioma filipino y nuestros lectores pueden seguir y participar en las discusiones con, y de, los camaradas de Internasyonalismo en su blog.

 

La CCI invitó a Internasyonalismo a que enviasen una delegación a nuestro XVIIº Congreso. Ésta, por diversas razones de índole material, no ha podido asistir. Ha sido una verdadera lástima. Sin embargo, los camaradas enviaron al Congreso una Toma de Posición que publicamos ahora aquí.

El Congreso saludó calurosamente con gran entusiasmo lo que enviaron los camaradas. Consideramos que su decisión expresa no únicamente su solidaridad comunista internacional con la CCI y los otros grupos que participaron en el Congreso, sino que aporta una contribución importante a los debates y al trabajo de éste, en particular sobre la cuestión sindical, tal y como se manifiesta en países como Filipinas, y sobre el desarrollo de China como potencia imperialista en Oriente.

 

------

Camaradas:

 

(...) En sus casi cien años de existencia, los obreros de Filipinas no han sabido nada de las posiciones de la Izquierda comunista. Ni siquiera los revolucionarios de esta zona tuvieron la oportunidad de leerlas o de estudiarlas, ni aún en el periodo de los años 1920-30. Ahora, los comunistas internacionalistas de Filipinas, a pesar de que somos pocos, vamos a hacer todo lo mejor que podamos para contribuir en los debates y discusiones colectivas del Congreso a través de éste texto.

Hemos estudiado y discutido colectivamente los tres documentos (Proyectos de Informes) para el XVIIº Congreso. Lo que sigue es lo que nosotros podemos presentar en él.

En general estamos de acuerdo con las posiciones y el contenido de los tres documentos: el proyecto de informe sobre la lucha de clases, el informe sobre la evolución de la crisis del capitalismo y el informe sobre los conflictos imperialistas. Los documentos están basados en el internacionalismo, la presente dinámica del sistema en descomposición y la lucha de clases; además de en las actuales intervenciones de las minorías revolucionarias a escala mundial. Son informes conforme al método materialista histórico del marxismo.

 

 

El proyecto de informe sobre la lucha de clases

 

«Que con la actual evolución de las contradicciones, la cuestión más crítica para la humanidad es la cristalización de una conciencia de clase suficiente para la emergencia de la perspectiva comunista" y "la importancia histórica de la emergencia de una nueva generación de revolucionarios. (Informe sobre la lucha de clases para el XVIIº Congreso internacional).

En conjunto estamos de acuerdo que la solidaridad de clase es lo más importante para nosotros en tanto que revolucionarios. La maduración de la conciencia de clase se puede medir por el grado de solidaridad de clase, por ser esta última expresión concreta de la autoorganización y del movimiento independiente del proletariado. (...). Hoy, cuando lo prioritario y más importante es buscar los caminos de la solidaridad de clase para poder alzarse sobre las firmes bases del internacionalismo y del movimiento de clase independiente, queremos proponer al Congreso lo siguiente:

1. Por su naturaleza reaccionaria, los sindicatos pueden detener, en el capitalismo decadente, el desarrollo de la auténtica solidaridad de clase a escala internacional.

En los países avanzados, los sindicatos (de izquierda y de derecha) se han puesto en evidencia ante los obreros; en los países en los que el capitalismo es más débil, los sindicatos de izquierda siguen siendo una poderosa mistificación para los obreros ya que los patronos capitalistas son, por lo general, anti-sindicatos. Para los obreros de estos países los sindicatos izquierdistas son expresiones de implicación militante y de defensa de los intereses obreros, a pesar de que ciertos sectores, cada vez más amplios, de la clase, se plantean dudas sobre las promesas y los resultados obtenidos por esas organizaciones.

En la época de la lucha de masas, cuando las asambleas obreras se corresponden con la manera de organizarse propia de la clase proletaria, abrirles - por solidaridad - estas asambleas a los sindicatos es poner en peligro la lucha independiente de la clase y arriesgarse a que estas asambleas se transformen en instrumentos de los sindicatos o acaben siendo víctimas de los conflictos y los ajustes de cuentas entre los sindicatos de las diversas organizaciones izquierdistas.

Fueron las Alianzas - de obreros (tanto sindicados como no sindicados) y apoyados por las clases medias-, constituidas en el proceso de las luchas masivas que se desarrollaron en Filipinas en los años 1970 y 1980 quienes encabezaron estas luchas, y no los sindicatos. Estos participaron en esas Alianzas pero no fueron decisivos. Los obreros no sindicados sí que lo fueron al estar en mayoría.

Los sindicatos, conducidos por los izquierdistas, organizaron a los obreros no sindicados en esas Alianzas, aumentando así el número de sus miembros en el curso de algunos años. Durante la oleada de luchas que siguió, desde mediados de los ochenta hasta ahora, las Alianzas han sido transformadas en Federaciones sindicales y puestas bajo el control de los sindicatos.

2. Debemos resaltar que, codo con codo con la búsqueda de la solidaridad de clase, está la vigilancia y la resistencia oportunas frente a todas las maniobras de los sindicatos y el sabotaje por éstos de las asambleas obreras. El objetivo es evitar que desvíen la generalización de la lucha, especialmente en una situación como la de Filipinas donde el sectarismo y la competencia en las diferentes federaciones sindicales y en las distintas organizaciones izquierdistas son muy fuertes.

3. En la búsqueda de la solidaridad de clase las amplias masas de obreros deberán también ser puestas en guardia contra los peligros del sindicalismo, de la misma manera que les ponemos en guardia contra el reformismo y el izquierdismo.

 

 

Informe sobre la evolución de la crisis del capitalismo

 

Estamos completamente de acuerdo con el análisis de la evolución de la crisis del capitalismo. A pesar de todo, queremos insistir sobre los puntos siguientes:

1. El aumento de la industria llamada básica es también una manifestación de la crisis en los países capitalistas avanzados, especialmente en Estados Unidos. Estas empresas una vez deslocalizadas o "externalizadas" emplean a centenares de miles de jóvenes trabajadores tanto en China como en India. Casi todos estos obreros trabajan con contratos eventuales en condiciones muy precarias y durante jornadas larguísimas.

2. China ha invadido también la economía filipina pero aún estamos reuniendo datos para conocer la amplitud de esta ocupación y si ese país apoya a alguna fracción de la clase dirigente filipina para rivalizar con la política de control de Estados Unidos.

Programas informáticos fabricados en China, microcomponentes e incluso un proyecto ferroviario multimillonario (en dólares) se cuelan en el país. Muchas grandes empresas filipino-chinas invierten en China y muchos funcionarios ministeriales, tanto del nivel local como del nacional, han viajado a China para comerciar. Muchos de ellos ven a China como un modelo de desarrollo. El imperialismo estadounidense es bien consciente de eso y presiona al Gobierno de Arroyo al respecto.

 

 

Informe sobre los conflictos imperialistas

 

Este informe es comprensible y detallado. Estamos de acuerdo con que, hoy el caos y la barbarie avanzan diariamente hacia peor. No obstante, la capacidad del proletariado internacional no es todavía suficiente para pararlos y para derrocar finalmente el capitalismo internacional. Por consiguiente, es urgente que la Izquierda Comunista del mundo entero haga un mayor esfuerzo de intervención en las luchas del proletariado.

Con todos estos informes es hoy necesario y urgente que todos los comunistas internacionalistas del mundo coordinen sus actividades y sus intervenciones a escala mundial. El proletariado únicamente podrá apresurar la acumulación de sus fuerzas e incrementar su conciencia de clase, a través de los esfuerzos en común de las minorías revolucionarias en todo el mundo. El sectarismo de las otras organizaciones de la Izquierda comunista es muy perjudicial para el proletariado internacional y su combate contra su potente enemigo de clase

¡Por el éxito del XVIIº Congreso Internacional de CCI!

INTERNASYONALISMO (21 mayo 2007)