Plantes espontáneos en Airbus: ¡así se hacen oír los trabajadores!

Ver tambien :

Versión para impresiónEnviar por email

A los pocos días de que se celebrara la primera vuelta de las elecciones presidenciales, estallaba la noticia de una nueva respuesta de los obreros de Airbus contra los ataques de la empresa. Efectivamente el miércoles 25 de Abril, la Dirección comunicó que el importe de las primas para el año 2007 era de tan solo 2’88 euros[1], cuando el año pasado alcanzó los 4500 euros. La perdida de salario que esto supone es bestial y significa un hachazo en toda regla al presupuesto de las familias obreras.

Los trabajadores de Airbus han reaccionado inmediatamente contra esas migajas que, como si fueran perros, les “ofrece” la patronal. En la factoría de Toulouse, la indignación se transformó en lucha, y una de las cadenas paró espontáneamente y sin preaviso. Además los obreros de ese taller pidieron a los de otros que les acompañasen a las oficinas de la Dirección. El coraje y la voluntad de no dejarse amilanar crece cada vez más. Uno de los obreros ha contado esta experiencia: «Ayer, sobre las 16 h. hemos sabido que la prima era de 2’88 euros. Los compañeros se han negado a seguir trabajando y así ha empezado una huelga espontánea. Todo el FAL [el taller de montaje] se ha sumado».

Este compañero insiste en que lo que se ha vivido es una auténtica reacción espontánea de los trabajadores que ha contrariado los planes de los sindicatos: «Uno de los responsables sindicales nos ha dicho que teníamos que volver al trabajo, que nuestro gesto había causado efecto, y que lo mejor es que volviéramos tranquilamente al curro».

Este testimonio permite ver claramente cómo los sindicatos se dedican a sabotear la combatividad obrera y que los obreros no podemos confiar en ellos para llevar nuestras luchas adelante. ¡Todo lo contrario! Para impulsar la lucha sólo contamos con nuestras propias fuerzas. Por eso no es de extrañar la preocupación de los jerifaltes sindicales, y que pidieran a sus afiliados que les tengan informados y que traten de calmar los ánimos: «Lo que ha pasado no ha sido a iniciativa de ningún sindicato, hay que tener cuidado con lo que se hace [¡sic¡] Debéis ponernos al corriente cuando pasan cosas como las de esta mañana».

Y lo mismo que sucedió en Toulouse, paso en Saint-Nazaire y en Nantes. La indignación corrió como un reguero de pólvora: los obreros siguen la estela de sus compañeros de Toulouse y, a su vez, hacen paros “salvajes”. Salen masivamente a la puerta de la fábrica para bloquear la entrada. Todo eso lo hacen sin esperar las convocatorias sindicales, sino más bien en contra de sus recomendaciones. Así un trabajador declara a la prensa: «Esto no ha salido de ningún sindicato. Ha salido del hartazgo de los
propios trabajadores»
.

También en Saint-Nazaire y en Nantes, los trabajadores ven la “prima” como un autentico insulto que sumar a las provocaciones y presiones cotidianas: «Nos piden que hagamos horas extras los sábados pero no contratan a nadie y no les renuevan los contratos a los eventuales», testimonia encolerizado otro trabajador. Los 2’88 euros se convierten durante varias horas en el símbolo que concentra toda la inhumanidad que sufre la clase obrera.

Tanto en Toulouse como en Saint-Nazaire, los sindicatos, aunque no lograran evitar el estallido de cólera obrera, lograron finalmente hacerse con el control de la situación, “sumándose” a la lucha. Como contaba un trabajador de Airbus en Toulouse: «unas cuantas horas después, antes de la comida, los de FO [el sindicato “Fuerza Obrera”] han organizado un simulacro de movilización pero evitando invitar a todos los trabajadores».

Al enfrentarse colectivamente a sus explotadores, al negarse a ser tratados como ganado, los trabajadores de Airbus han mostrado lo que es la dignidad de la clase obrera. Nos han recordado que frente a los ataques continuos que sufrimos en todas las empresas, en todos los sectores tanto públicos como privados, sólo tenemos una salida: luchar todos juntos, unidos. Pese a todas las maniobras de la burguesía para enfrentarnos unos obreros contra otros, para exacerbar la competencia entre nosotros, lo que marca, cada vez con más fuerza, la situación social es la creciente tendencia a la solidaridad activa entre los proletarios. Como muy bien dice un obrero de Saint-Nazaire: «! Queríamos también solidarizarnos con el movimiento en Toulouse¡ »

Esta reacción de los trabajadores de Airbus propagada de tajo a tajo, de taller en taller,… muestra el camino que tiene que tomar la clase obrera para hacer frente tanto a los ataques como a las provocaciones de la burguesía. También ha puesto de manifiesto el papel de los sindicatos como fuerzas de encuadramiento al servicio del orden capitalista. En los próximos meses y años los trabajadores nos veremos obligados a enfrentarnos cada vez con más fuerza a ese sabotaje sindical, para poder desarrollar verdaderamente la solidaridad y la unidad de las luchas.

 Señalemos por último que explosiones de indignación obrera como las de Airbus, así como la sucesión de conflictos quizá pequeños pero numerosos (en el sector del automóvil, los correos, la enseñanza, etc.), nos recuerdan que, pese a la matraca electoral y el “triunfo de la democracia”, ¡no hay tregua en la lucha de clases!.

 

Béatrice (28 abril)

 

 

 


[1] Este anuncio, especialmente escandaloso, bien pudo constituir una provocación para echar humo sobre el anuncio realizado el 27 de Abril de la supresión de puestos de trabajo en los distintos centros de trabajo y la lista de los “agraciados” por los despidos. Esto no desmerece en absoluto que la reacción espontánea de los trabajadores sea verdaderamente ejemplar.